Categoría | Cultura

Entrevista a David Martín Gómez, autor del libro Regálame una sonrisa

  • “Cuando hablas desde el corazón no hay ropas, no hace falta desnudarse”.

David ¿por qué escribiste este libro?
El motivo de escribir este libro está compuesto por tres factores muy importantes. El primero es que fue una promesa que hoy culmina, el segundo es el de ser útil para el mundo y si hay alguien a quien le pueda inspirar, ayudar o dar ese empujoncito, está bien pagado y el tercero es que me gustaría inmortalizar a mi hijo, que vino aquí no para vivir 5 años de edad, sino para ser eterno por lo que nos ha dejado.

No sé si quieres contar brevemente cuál fue ese golpe tan terrible que sufriste y que te cambió la vida para siempre…
Esta lección consiste en que un día está todo perfecto y al siguiente te levantas y está todo patas arriba. Mi hijo a los 3 años, estando fenomenal, como cualquier otro niño, un día dice que se marea y al mes le diagnostican un tumor cerebral y después de un año y medio de pelea, de lucha, de superación… no puede seguir, no es compatible con la vida e Iván fallece. Todo lo que él me deja durante este año y medio es lo que necesito compartir con el mundo.

Una lección de vida, eso es lo que afirmas que supuso perder a tu hijo, ¿tenemos que aprender a mirar de otro modo lo que nos ocurre en la vida?
Sí, siempre lo digo, que las situaciones no las elige uno y que lo que sí puedes elegir es cómo vivirlas, cuando uno está en presente la vida es mucho mejor y el lema y la máxima que aprendí, entre otras cosas, es que si la vida te da un limón lo único que puedes hacer es una limonada.

David Martín Gómez junto a la alcaldesa de Cenicientos, Natalia Núñez, tras la presentación.

Hemos tenido la suerte de desplazarnos a Cenicientos y de que su alcaldesa, Natalia Núñez, nos abriese un rincón muy especial, la nueva oficina de Turismo de la localidad para poder realizar esta entrevista. Cenicientos, David, creo que un lugar muy importante para ti…
Es muy importante para mí. Hay mucho de David Martín aquí, en este trocito de tierra que si de algo se caracteriza, además de por ser precioso, es sobre todo por la gente. Invito a todo el mundo a que venga a conocernos, porque merece la pena.

La Esfera de los Libros publica este libro en unos días y lo hace sin definir un lugar concreto en su colección, ¿qué nos vamos a encontrar todos los que nos adentremos en esta lectura?
Creo que esta lección no es igual a otras, por eso encajarla costaba. No creo que sea un libro de autoayuda, pero si ayuda a alguien bienvenido sea. Lo que vamos a ver aquí es cómo transformar una historia de sufrimiento en algo positivo, en algo bonito, en felicidad.

¿Sonreír es siempre o casi siempre parte del secreto de estar mejor?
Para mí es muy importante. Y esto me lo enseñó mi hijo. En el libro dejo también ese juego de sonrisas que nos inventamos y que nos hacía pasar el tiempo mucho mejor. Como decía antes no elegimos la situación pero sí que elegimos cómo pasarla y nosotros lo hacíamos con sonrisas. Si das sonrisas recibes sonrisas.

Cuentas con prólogo de Irene Villa, ¿cómo llega ella hasta el libro y por qué querías que Irene fuese quien lo realizase?
Para mí Irene me inspiró en muchos momentos, la seguía antes en bastantes momentos. En conferencias, me gusta cómo comunica, me gusta cómo trasmite y sobre todo la bondad y la humanidad que expresa. Pensé en ella cuando hice esto porque su forma literaria, su forma de ver las situaciones es muy parecida y quería que me acompañara. No lo dudó, fue localizarla, leer el libro y apoyarme. Otro sueño cumplido.

Antes de escribir este libro, de adoptar esta actitud ante la vida, un buen día tu vida se desmoronó por completo, en un instante, con una primera frase que decía tanto que era imposible de entender… ¿cómo ha sido todo el proceso para superarlo? ¿Cuánto ha costado?
No hablaría de superación, sino de entender que la vida es así y que en la vida hay muerte. Eso lo trasmito mucho, que si nos educaran sabiendo que la muerte existe viviríamos más en el presente. Al suceder aquello, quiero recordar que al tercer o cuarto día, no tenía ganas de levantarme, no quería vivir, no… y vi que entraban unos rayitos de sol por la ventana, me acariciaban la cara y pensé todos los días sale el sol y todos los días está en el mismo sitio… y ahí calculé los años de vida que me quedaban, no sabía sin 35 o 40 o 45… pero lo que sí que supe muy claramente era que no los quería pasar en la cama tumbado, porque si mi hijo quería celebrar su vida cómo no iba yo a celebrar la mía y ese fue el momento de mi cambio. Me levanté y me dije que iba a ir a por todas, que iba a vivir el día a día como si fuera el último. Con respeto a todo el mundo y a la vida no voy a dejar nada sin hacer y así me lo he tomado y me va bastante bien.

¿Qué te gustaría dejar en todos los que se acerquen a Regálame una sonrisa? ¿Qué sensación o sensaciones después de leerlo?
Lo primero una sonrisa, eso sí que se lo pido a todos, que manden una sonrisa. En el libro hay un juego y a día de hoy sigo compitiendo con Iván a ver quién consigue más sonrisas, así que, por favor, eso se lo pediría. Y que sea una herramienta y que sea útil para ese momento que todos sentimos o vivimos.

 

Javier Fernández Jiménez.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

23 DE OCTUBRE

 TEATRO AFICIONADO VALDEMORILLO

 

 

CORONAVIRUS

 

CEPA SAN MARTIN

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

octubre 2020
L M X J V S D
« Sep    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031