Categoría | Cultura

Actuación de Alpi con Verbo Azul en San Martín de Valdeiglesias

  • Crónica de una tarde, de su palabra y de algunos de sus alrededores.

El día 25 de noviembre ha sido aniversario del nacimiento de personajes ilustres como el gran poeta y dramaturgo Félix Lope de Vega y Carpio, los novelistas José María Eça de Queirós y Pérez Reverte, y además día escogido como protesta contra “La violencia de género”, pero también ha sido día importante para Verbo Azul.
En esta fecha, Verbo Azul hizo comunión de amistad, comunión de paisaje, de palabra, de música, y comunión de ayuda en un acto en favor de los refugiados bajo el paraguas de ACNUR. Y fue todo en San Martín de Valdeiglesias y en su teatro; y fue dulce la comanda, y fue dulce la tarde, y fue dulce el anochecer castellano, y fue, especialmente, bienhechora y dulce la noche y su celebración de la palabra.
Pilar Arias, como cordón umbilical del acto y presentadora del mismo, Rocío Ordóñez Rivera , Paquita Navarrete, Mariana Feride, Ana Bella López, y Juan José Alcolea oficiaron como sacerdotes en la declaración de la palabra; Ana Bella y José Luis Hinojosa Colt Trane), propiciaron la conjugación astral con voces y notas en una impagable actuación que hizo levantar a un público enfebrecido. Todo bajo la atenta mirada de Marisa González, Ángel Muñoz, María Jesús Picazo y Emilio Polo, estos dos últimos tratando de abrazarnos en el objetivo de la cámara.
Los tramadores del acto, Ana Garrido (en su recordada ausencia) y Juanjo Alcolea agradecen en nombre de Verbo Azul a todos los actuantes y los no actuantes, a todos los que acudieron y a los que no y al pueblo de San Martín y a sus gentes por la acogida y el calor.
Que recordada sea la efeméride.

12 Respuestas para “Actuación de Alpi con Verbo Azul en San Martín de Valdeiglesias”

  1. AGUA BEBIÓ

    Agua bebió en la esclarecida fuente
    de las letras del libro y de la vida,
    sin llevar a cabo vida recluida
    lo supo desde que era adolescente.

    Tuvo clara su vocación ardiente,
    la llamada avivada y presentida,
    virulencia volcánica surgida
    del creativo fuego de su mente.

    Sin base intelectual y por su cuenta
    estudió a los clásicos con denuedo,
    con la pasión y gustos de un esteta.

    Incansable avanzó de forma lenta
    y guiado por su instinto y por su credo,
    nació para las artes el poeta.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  2. LOS COPLEROS EN CENICIENTOS

    Vendedores de coplas y romances de ciegos
    deleitaban oídos y sucesos sangrientos,
    erizaban cabellos y los niños atentos
    las carreras cesaban y paraban sus juegos.

    Con romances escritos por iletrados legos,
    con las vírgenes violadas con tormentos lentos,
    truculencias que caían sobre Cenicientos
    traídas por unos errabundos andariegos.

    Y en la dulce Plazuela se agolpaba un enjambre
    de mujeres y niños de una hirsuta pelambre,
    que veían el hacha y los hachazos atroces

    cernirse implacables sobre unas viudas galanas,
    que en solariegas mansiones abrían ventanas
    por las que accedían los asesinos feroces.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  3. LOS TITIRITEROS EN CENICIENTOS

    Una cabra y una mona
    y tocando unos panderos,
    asoman titiriteros
    en carro de desmorona.

    “¡Húngaros ya están aquí!”,
    grita la muchachería,
    y todo es algarabía
    que nos gusta a ti y a mí.

    La cabra no es cabra, es cabro,
    y la mona resabiada
    y se siente muy agraviada
    en cuanto escucha el palabro.

    Titiriteros hambrientos
    venidos de sabe dónde,
    que su miseria no esconde
    llegaban a Cenicientos.

    Con panderos y trompetas,
    y a crudo bombo y platillo,
    te pedían un durillo
    vendiendo unas camisetas.

    La función se organizaba
    en el centro de la plaza,
    y un fortachón con la maza
    al más viejo golpeaba.

    El pobre viejo achacoso,
    tumbado sobre cristales,
    aguantaba pedernales
    en estado comatoso.

    Una gran piedra en su pecho
    el de la maza rompía.
    “¡Que le entre una perlesía
    viendo al buen viejo maltrecho!”.

    Eso mi abuela decía
    a coro con sus vecinas,
    de estar de pie ya cansinas
    marchándose de estampía.

    Otra gritando exclamaba.
    “¡Mejor un carbunco negro
    como el que tuvo mi suegro
    que como un toro bramaba!”.

    A continuación vendían
    papeletas de una rifa,
    y pretextando engañifa
    coruchos se escabullían.

    De coñac unas botellas
    rifaba la pobre gente,
    siendo una mano inocente
    a la luz de las estrellas.

    ¿Se ganarían la cena,
    los pobres titiriteros,
    por los agrestes senderos
    que da una vida de pena?

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  4. ANTIGUOS DICHOS DE LOS CORUCHOS

    Siendo yo niño decían
    en Cenicientos los viejos:
    “No miraos en espejos
    de azogues que oscurecían”.
    Lerdos aquí deslucían
    la Buvera y sus roquedos,
    enredados en enredos,
    sin saber cinchar la cincha
    eran burro que relincha
    y la cinchaban a pedos.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  5. EL TORO SALIENDO AL RUEDO EN LA PLAZA DE CENICIENTOS

    En tarde sin viento hay lleno en el coso
    en la nueva plaza recién construida,
    y el timbal y el clarín dan la salida
    a un toro cinqueño, astas de coloso.

    Figura imponente emerge del foso
    fiero resuella y la testuz erguida,
    produce asombro la estampa surgida
    belleza fiera del tótem fogoso.

    Un rayo de sol nimba su cabeza
    la impregna de luz riesgo y fortaleza
    de un fiesta única ancestral y mítica.

    La historia mágica armazón de España:
    que sus campos viste, hermosea y baña,
    del toro ausente de torpe política.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  6. LOS SANTOS DE LOS LIBROS

    Toda letra acumulada
    en mis libros de la escuela,
    disgustaban a mi abuela
    y los miraba extrañada.
    Siendo mi abuela iletrada
    imaginaba las rampas
    emponzoñadas con trampas
    que tiene un libro sin santos,
    sin toros corriendo abantos
    ni pájaros en estampas.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  7. EL LENGUAJE CORUCHO

    Con arcaísmos compuesto
    hallamos nuestro lenguaje,
    y es vestidura de un traje
    que el corucho lleva puesto.
    Y quien se hallare dispuesto
    a contradecir mi aserto
    en cualquier debate abierto
    digo que Lope y Cervantes,
    dos españoles gigantes,
    así hablaron con acierto.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  8. SONETO DE AMOR PARA TERESA

    Tu cuerpo en plenitud lo he engastado
    con buril de los besos de una fuente
    de áureas gemas de destello ingente
    del cincel al compás enamorado.

    Por un pavés cruzado y descruzado
    he visto tu cintura diferente
    de sílfide y la niña adolescente
    en la recia mujer cristalizado.

    Andando por caminos paralelos
    te convertiste en mujer y me hice hombre
    y amantes en ternuras y consuelos.

    Si hubo escombros hicimos desescombre
    compartiendo inquietudes y desvelos,
    y Teresa, al amor le di tu nombre.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  9. ME DICES SIEMPRE ENCANTADA

    Me dices siempre encantada:
    “¡Qué bien a la letra rimas,
    como la pules y limas
    dentro del verso engastada!”.
    Toma pues, mi enamorada,
    con laurel, mirto y canela
    a la luz feble de vela
    cuando apunta la mañana
    con mi beso en la ventana,
    te regalo esta espinela.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  10. DE LOS BURILES EL MANGO

    De los buriles el mango
    fue deformando mis dedos,
    y alimentando mis credos
    en ir subiendo de rango.
    Entre las gemas no hay fango,
    pero el mango da durezas
    y aristas con asperezas
    y callos sobre las palmas,
    que van templando las almas
    en busca de las certezas.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  11. QUIERO QUE MI VERSO FLUYA

    Quiero que mi verso fluya
    como el caño de una fuente,
    con un mensaje consciente
    que haga pensar y no influya.
    Ser manantial y que afluya
    con la fuerza de un torrente,
    pero luego evanescente
    entre el pueblo se diluya.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  12. EL TORO SALIENDO AL RUEDO EN LA PLAZA DE CENICIENTOS

    En tarde sin viento hay lleno en el coso
    en la nueva plaza recién construida,
    y el timbal y el clarín dan la salida
    a un toro cinqueño, astas de coloso.

    Figura imponente emerge del foso
    fiero resuella y la testuz erguida,
    produce asombro la estampa surgida
    belleza fiera del tótem fogoso.

    Un rayo de sol nimba su cabeza
    la impregna de luz riesgo y fortaleza
    de una fiesta única ancestral y mítica.

    La historia mágica armazón de España:
    que sus campos viste, hermosea y baña,
    del toro ausente de torpe política.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

Trackbacks/Pingbacks


Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com