Archive | Opinión

Edición impresa A21 agosto 2021

El número 163 de A21, el periódico mensual independiente y gratuito de la Sierra Oeste de Madrid y alrededores , correspondiente a agosto de 2021, lleva en portada el regreso de la cultura. La pandemia condiciona nuestros hábitos de vida. Muchos de nuestros pueblos de la Sierra Oeste nos han hecho más llevadero este verano programando eventos culturales que además han servido de reclamo turístico. Los artistas han tenido que amoldar sus espectáculos a aforos más reducidos y a una audiencia con mascarilla, sentada en la butaca. A pesar de las limitaciones es un claro signo de que poco a poco estamos volviendo a la normalidad y un soplo de esperanza ante la pertinaz COVID-19. La música en las noches estivales, algo que echábamos especialmente de menos, ha sido la gran protagonista de este verano que está a punto de acabar. También han vuelto el teatro, los monólogos, el cine, las exposiciones y los toros. De esta forma la añoranza de las fiestas patronales que se han tenido que cancelar se llevará mejor también en este septiembre que se presenta repleto de actividades.

Editorial: El fuego que no cesa

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (más conocido por sus siglas en inglés, IPCC) publicó su último informe, realizado por representantes científicos de 195 países, el 9 de agosto destacando que “es inequívoco que la actividad humana ha calentado la atmósfera, el océano y la superficie terrestre” y que “muchos de los cambios observados en el clima no tienen precedentes en miles, si no en cientos de miles de años”. Se declara así una crisis sin precedentes que evidencia que la influencia humana ha aumentado la posibilidad de eventos extremos desde la década de 1950, incluyendo un incremento en la frecuencia e intensidad de olas de calor y sequías a escala mundial; una notable subida en el riesgo de incendios en todos los continentes habitados; y un aumento de precipitaciones e inundaciones extremas en el planeta.
Ante este panorama ese informe recomienda que se tomen medidas drásticas para frenar el calentamiento global que, entre otras cosas, favorece la propagación y extiende la temporada de incendios, aunque estrictamente no determina que los haya. El incremento en los fuegos no depende tanto del clima como de la actividad humana, especialmente en zonas forestales. La abunancia de combustible vegetal está relacionada principalmente con el abandono del campo y con la mala gestión de nuestros bosques.
Lejos de intentar conservar lo que la naturaleza nos lleva ofreciendo miles de años estamos optando por un modelo económico en el que los cambios tecnológicos solo se enfocan en la dirección del beneficio inmediato. El reciente y crónico desastre medioambiental del Mar Menor ha sacado a la luz que explotaciones agrarias intensivas están asfixiando sus aguas y perjudicando gravemente a otros sectores como por ejemplo el turismo. No se trata de retroceder y negar el progreso, pero es evidente que la ‘España vaciada’ no se resuelve con macrogranjas; sirva como ejemplo que según datos del INE en los últimos diez años la población de Cuenca ha caído un 8% frente a la subida de un 417% del número de cerdos. Es necesario un desarrollo económico sostenible que garantice que la herencia que vamos a dejar a nuestros descendientes no sea un mundo inhabitable.
Este año el fuego ha vuelto a asomar por la Sierra Oeste, es algo recurrrente a lo que nos vamos acostumbrando, que deja desolados a nuestros municipios y cercena sus recursos pero que parece del todo inevitable cada verano. Es responsabilidad de las autoridades intentar reducir su frecuencia e intensidad empleando para ello los medios que sean necesarios. El trabajo de prevención es primordial cuando a pesar de todo lo que se invierte en medios de extinción no es suficiente para apagarlo y vemos cómo el fuego supera una y otra vez los denodados esfuerzos del personal que lo combate. Se ha repetido hasta la saciedad, pero conviene recordarlo: los fuegos se apagan en invierno.

Download (PDF, 14.1MB)

Publicada el Editorial, Sierra Oeste0 Comentarios

¿Se ríen de nosotros los bancos en Cadalso?

Desde hace muchos años venimos sufriendo, en Cadalso de los Vidrios, un declive en los servicios que ofrecen las sucursales bancarias instaladas en la localidad.
Primero fue la oficina de BANKIA (ahora CaixaBank) cuyo cajero no funcionaba en óptimas condiciones. Día sí y día también, sobre todo cuando llegaban jornadas festivas, el cajero se averiaba y teníamos que desplazarnos a la sucursal de Rozas de Puerto Real a sacar NUESTRO DINERO o a las otras sucursales bancarias del municipio donde nos cobraban la correspondiente comisión.
Estas incidencias hicieron que muchos de sus clientes cambiarán sus cuentas y productos a Banco Santander y BBVA.
El BANCO SANTANDER, al ser agente colaborador, solo gestiona en ventanilla operaciones de los clientes cadalseños, dejando de lado al resto de clientes del Banco sin poder ni actualizar su libreta, menos mal que parece que el cajero no falla. Eso sí, tiene un reclinatorio para que nos pongamos de rodillas cada vez que vamos a sacar dinero y nos cobren la correspondiente comisión por no ser cliente de dicho banco.
Y ahora le toca al BBVA… Gracias a la buena gestión de los empleados que años atrás atendían a cualquier cliente de manera comprensiva y atenta, muchas cuentas y productos se desplazaron a dicha sucursal. Llegó a tener 3-4 empleados y en la actualidad solo tiene a 1 que atiende cuando está y quiere.
El cajero automático está roto cada dos por tres y, como norma, te indican que entres a la ventanilla a sacar TU DINERO cobrándote 2€ por la gestión que venías a hacer al cajero de forma gratuita (según firmamos en las condiciones generales cuando “nos obligan” a tener una tarjeta). Como norma, tardan en arreglarlo de 2 a 3 días aunque ha habido veces que la reparación se ha demorado en el tiempo.
Además y para más inri, cuando más gente hay en Cadalso coge el empleado y se va de vacaciones 15 días, dejando a sus clientes con una mano delante y otra detrás ya que no envían a nadie que le supla. Obligan a los clientes a desplazarse a sucursales cercanas como San Martín de Valdeiglesias, donde no hay conexión de bus y las personas que no tienen vehículo, la mayoría de cierta edad, tienen que buscarse la vida.
Lo bueno vendrá cuando digan que cierran la sucursal porque no tienen clientes que la hagan rentable y han sido ellos los que han ido echando a esos clientes con sus actuaciones.
No entiendo cómo juegan de esta manera con las personas, los clientes y el municipio en general. Los visitantes que llegan a pasar un rato agradable a Cadalso y quieren consumir, no pueden creer lo que ocurre en los tiempos tecnológicos en los que vivimos. Menos mal que, de momento, funcionan los datáfonos de las tiendas y tenemos cobertura, de vez en cuando claro.. .
Y como dice la canción: “y el arreglo pa cuando…”

Roberto García Escudero.
Cadalso de los Vidrios.

Publicada el Cartas del lector0 Comentarios

Edición impresa A21 junio 2021

El número 161 del periódico mensual independiente y gratuito de la Sierra Oeste de Madrid y alrededores, correspondiente al mes de junio lleva en su portada la toma de posesión de Isabel Díaz Ayuso el 19 de ese mismo mes,  tras ser investida el día anterior en la Asamblea de Madrid. Hasta ahora venía ejerciendo como presidenta en funciones pero ya lo es en toda regla. Durante la ceremonia celebrada en la Casa de Correos estuvo arropada por la dirección nacional del Partido Popular. En su discurso confirmó que en estos próximos dos años no va a cambiar el rumbo del Gobierno. “Mejoraremos con todo lo aprendido y allí donde nos hayamos equivocado, nos enmendaremos, porque queremos que los madrileños vean que este ilusionante 4 de mayo ha merecido la pena”. Lo primero que ha hecho es reducir a nueve las consejerías y asegurar que estudiará las exigencias de Vox tras su apoyo a la investidura.

Segunda partes

Todos hemos oído alguna vez que ‘nunca segundas partes fueron buenas’, comparando las secuelas con su correspondiente original. Parece ser que fue el bachiller Sansón Carrasco en la Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha, quien pronunció ese lema por primera vez.
La vicepresidenta y ministra de Trabajo Yolanda Díaz anunciaba a finales de mayo que el Gobierno de coalición que ella lidera por la parte de Unidas Podemos “empieza ahora la legislatura”. Se refería a que las acciones llevadas a cabo por el ejecutivo desde el primer momento, casi desde su toma de posesión, se habían dedicado en exclusiva a la lucha contra la pandemia. Tras conocerse que la mitad de la población española ha recibido al menos una dosis de la vacuna, los esfuerzos del Gobierno central podrán dedicarse ahora sí a otros temas, en lo que han calificado como Plan de Transformación, con la contrarreforma laboral como plato fuerte y todo ello anunciando a los cuatro vientos que agotarán su tiempo de mandato. En este caso Pedro Sánchez se ve claramente condicionado por sus necesarios socios de Gobierno. Otrogarles concesiones es algo que no se puede negociar, de ahí que haya tomado decisiones muy impopulares como indultar a los presos del procés. Están confiando en los buenos augurios económicos que llegan desde Europa para terminar con posibilidades de continuar en el poder
Su antagonista, Isabel Díaz Ayuso, también afronta esta segunda parte del partido sin haber hecho el descanso. Al contrario que Sánchez ella sí se ha despojado de alianzas que coartaban su poder plenipotenciario y se dispone a dirigir la región sin compañía. Además ha echado un órdago colocándose como principal rival del PSOE y eclipsando incluso a su jefe de filas, Pablo Casado, al que pone en constantes aprietos con sus irreflexivas palabras allí donde comparece públicamente. Para algunos, cuando salgan a la luz todos los datos del COVID-19 su arrasadora reputación se verá mermada.
Tanto unos como otros se presentaron como debutantes y ahora están ya curtidos. A la izquierda le vale con compartir el poder de un estado plurinacional, mientras otros no se conforman con la Comunidad de Madrid y quieren ser los líderes de la clasificación, exportando la gestión que hacen en ella a todo el país. Mientras sube la luz, se anuncian cheques-bebé y mientras se avisa que bajará el IVA energético, Ayuso dice que no pagará las juergas de los catalanes.
Hay quien asegura que por ejemplo El padrino 2 y Goldfinger son segundas partes (de la saga de los Corleone una y de James Bond otra) mejores que las originales. Veremos si en política ocurre lo mismo que en la ficción ahora que acaba de comenzar el segundo tiempo.

Download (PDF, 13.12MB)

Publicada el Editorial0 Comentarios

Carta a los ayuntamientos tras el paso de Filomena

A la atención del Equipo de Gobierno Municipal:
Nos dirigimos a ustedes para mostrarles nuestra preocupación por la situación de los montes públicos y las zonas de interfaz urbano-forestal tras el paso de la borrasca Filomena. Si se repiten los episodios de aridez extrema, altas temperaturas y fuertes vientos vividos en veranos anteriores, y a ello se suma el exceso de combustible (ramas rotas, árboles tronchados, etcétera), el resultado puede ser trágico este verano, aún peor que el verano de 2019.
Recordemos que los modelos de evolución de incendios apuntan a un mayor protagonismo de los Grandes Incendios Forestales. Aumentan también los llamados incendios de “sexta generación”, que pueden hacer arder comarcas enteras, con las consecuencias de destrucción ambiental, forestal, de animales, e incluso graves pérdidas humanas (en 2020 en Australia murieron 37 personas; en Portugal, en 2017, fueron 64).
Por todo ello consideramos inaplazable la limpieza de los perímetros de contacto entre las zonas urbanas y forestales; es urgente, asimismo, la limpieza de caminos, pues muchos de ellos resultan a día de hoy intransitables para un vehículo de extinción. Nos gustaría, además, recomendar la sustitución de setos de arizónicas por otras especies sin resina para que las urbanizaciones estén protegidas y no sean corredores para el fuego.
Estas medidas podrían contribuir a una gestión de la economía circular y a la creación de empleo local, transformando los residuos en compost o pellets y evitando, dicho sea de paso, las quemas de residuos vegetales. Creemos que este puede ser un buen destino para los Fondos Europeos de Recuperación y Resiliencia.
Atentamente,

Sierra Oeste desarrollo Sostenible.
Correo electrónico.

Publicada el Cartas del lector0 Comentarios

Los antivacunas y el negacionismo, un apunte psicológico

  • Por Sergio García Soriano, psicólogo.

Esta crisis sanitaria del covid sin precedentes en décadas, nos acerca a diferentes formas de afrontar la pandemia por parte de los ciudadanos. Incluso una misma persona puede pasar por distintas etapas en medio de todo este proceso que nos ha cambiado nuestra vida y comportamiento.

El negacionismo COVID-19 consiste en oponerse a una realidad que no les agrada, negando la cifra de fallecidos, minimizando el problema socio/laboral, inventando teorías de conspiración y por supuesto, negándose a ponerse mascarillas o a hacer las medidas de seguridad y por ende, negándose a recibir la vacuna.

Sin embargo, esta situación no es nueva. Frente al progreso o frente a una nueva realidad, nuestra psique necesita un proceso de adaptación para su reconocimiento y aceptación. ¿Quién de nosotros no pensó que no era para tanto esto del coronavirus a pesar de que parte de Italia estaba confinada? ¿No tendimos todos a pensar que era un asunto lejano y ajeno a la sociedad española?

Cada persona necesita un tiempo para que el mecanismo de defensa que se erige para conservar el estadío anterior, pueda albergar los nuevos datos y la nueva situación. Expresado de otra manera, nuestra mente es conservadora y tiende a querer mantener “la zona de confort” previa. Por lo tanto, todos hemos pasado por grados de negacionismo y forma parte de la condición humana.

El movimiento de los antivacunas, negadores de los avances científicos, es antiguo y es consustancial a la primera vacuna. La historia nos aclara que cuando Edward Jenner produjo la primera vacuna de la viruela en 1798, extendida por américa por los españoles Isabel Zendal y Francisco Javier Balmis, este hecho no fue bien acogido por la población. Jenner fue vilipendiado por algunos sacerdotes anglicanos que consideraban que la vacuna era una intromisión en la obra de dios o porque se desconfiaba de los efectos secundarios o que contenía “restos de animales inferiores”. Algunas obras artísticas reflejan el miedo social del momento, dibujando a la vacuna como una vaca que come niños o parodiando en un cuadro la figura de su inventor junto a vacunados con múltiples deformaciones, generalmente cabezas de vaca que les salen de sus cuerpos. Otro apunte sociológico, sería el nacimiento de la liga antivacunas de Leicester del siglo XIX y la viruela, donde el gobierno tuvo que poner como obligatoria la vacunación con multas económicas o de cárcel ya que los médicos de aquella localidad hicieron una gran oposición al descubrimiento y recomendaban exclusivamente el confinamiento. Hubo más de 3000 procesados por no vacunarse y 100.000 manifestantes en 1894 contra la vacunación reconduciendo al gobierno a quitar su obligatoriedad.

En 1950, Jonas Salk descubre la vacuna contra la poliomelitis que mataba a decenas de miles de niños, sin embargo, las primeras dosis tuvieron efectos adversos y la sociedad estadounidense la rechazó mayoritariamente hasta que el gobierno hizo un plan de divulgación exhaustivo y con figuras de autoridad que aliviasen los miedos de los padres hacia este nuevo antídoto.

Analizando este perfil con estudios recientes, se comprueba que los negacionistas son personas de clase media/alta con estudios intermedios y superiores, no siendo personas incultas con falta de información o falta de inteligencia. Si no personas que sostienen sus creencias pese a la lógica de los argumentos en contra, protegiendo así su identidad y su sistema cognitivo.

Para terminar, hay que hablar del rasgo de desconfianza que tiende a rozar en ocasiones lo paranoide. Sin embargo, esta característica puede ser potenciada también por parte algunos partidos políticos que quieren el poder, por parte de diferentes instituciones y que da lugar a exacerbar esta variable negacionista. Se ha demostrado según la Universidad de Gotemburgo en un estudio de Charron y Rodríguez Pose que cuando el nivel de polarización es alto, el nivel de mortalidad es cinco veces mayor que en sociedades donde los objetivos están claros y  grupos opositores o institucionales se dirigen hacia la misma meta. Vencer el virus.

Debemos de exigir a nuestros líderes mediáticos, políticos, culturales un acto de responsabilidad, que será la mejor manera de no potenciar ni legitimar personas negacionistas o antivacunas.

Sergio García Soriano, psicólogo.

 

Publicada el Firmas, Opinión0 Comentarios

Cartas del lector: “A la alcaldesa y la 1ª teniente de alcalde de San Martín de Valdeiglesias”

CARTA ABIERTA A LA SRA. ALCALDESA Y A LA 1ª TENIENTE DE ALCALDE

Estimadas Sras. Alcaldesa y 1ª Teniente de Alcalde:

No podemos dejar de resaltar que no han cumplido sus promesas de cambio en la forma de gobernar ya que, en mayo de 2019, en plena campaña electoral municipal Vds. decían:… “en el Ayuntamiento de San Martín de Valdeiglesias gobernaremos todos sin excepción porque creemos en instituciones plurales, dedicadas exclusivamente a trabajar por los vecinos y no para imponer una visión sectaria de la vida y de la sociedad”
Hace ya más de dieciséis meses que les pedimos por escrito (04-09-2019) dirigido a la Sra. Alcaldesa, que nos facilitaran la identidad de quien/es han fisgoneado en sede electrónica y con medios municipales nuestros datos de carácter personal y económico, sin orden judicial o expediente administrativo habilitante alguno. Necesitamos esos datos a efectos de defendernos y de reparar nuestros derechos tan gravemente violentados.
Nos prometieron verbalmente que nos harían llegar dicha información. La creímos por su compromiso de campaña donde expresamente decía: “…la ejemplaridad de nuestros cargos políticos municipales es más que un compromiso, es la primera exigencia de nuestro servicio a los vecinos”
Desde entonces, la hemos mandado tres escritos reiterando la petición: uno destinado a la Secretaría del Ayuntamiento (fecha 21-10-2019), otro a la Concejalía de Atención al Ciudadano (fecha 29-11-2019) y un tercero, a la Concejalía de Hacienda (fecha 09-09-2020) y seguimos sin contestación alguna.
Cuando hemos comparecido ante Catastro, nos han confirmado que dicha información ya la habían remitido al Ayuntamiento, y la Secretaria anterior nos indicó que, efectivamente, ya se había recibido y que nos lo harían saber. La realidad es que este ayuntamiento a fecha de hoy, 10 de febrero de 2021, aún no nos ha dado traslado de su contenido.
Ahora hay una nueva Secretaría y no sabemos el porqué no se nos hace entrega de dicha información, necesaria para la defensa de nuestros derechos fundamentales como ciudadanos. Estos derechos son, entre otros, la protección de nuestros datos personales y económicos y este Ayuntamiento debe velar por los citados derechos.
Necesitamos saber qué papel juega este Ayuntamiento en la ocultación de esta información y en la negativa a darnos traslado de un informe que necesitamos para defender nuestros derechos. Es por ello que lo denunciamos púbicamente a través de esta Carta Abierta dirigida a todos los ciudadanos de San Martín de Valdeiglesias.

¿Qué tapan y por qué?
Sra. Alcaldesa, solo la pedimos que cumpla con su promesa de mayo de 2019: “…tu Ayuntamiento será la casa de todos. Una institución abierta a una participación ciudadana creíble y eficaz, con capacidad para dar respuestas solventes a las reclamaciones e inquietudes vecinales a través de los sistemas innovadores “, porque la realidad, a día de hoy, es que no son capaces de dar ninguna respuesta mínimamente satisfactoria.

Atentamente: JOSÉ PÉREZ MORENO (Pepe Polilla)

Publicada el Cartas del lector0 Comentarios

‘El virus sin corona’, por Miguel Moreno González

                  Se acuesta roto y se levanta como un puzle deshecho. Le duele todo: Las lumbares, las pestañas, los ojos, el pecho, la garganta y el corazón a veces también le duele… Su fatiga es como un pesado fardo que a duras penas soporta. En ocasiones no puede erguirse ni calzarse las zapatillas. El agotamiento y las molestias le impiden mantener una mínima y decente verticalidad.

                La otra mañana se sentó en la terraza frente al sol. Llegó titubeante a la silla antes de quedarse sin fuerzas. Sintió tal impotencia que se abandonó indiferente a su suerte. Según miraba abatido el horizonte recordó –una vez más- la frase de Miguel Hernández: “Tanto penar para morirse uno…” Más tarde se encontró mejor. El virus sin corona suele darle una tregua entre las 12:00 y las 18:00h… Luego reaparece y se acuesta sobrecogido, triste y apenado.

                Hoy oyó el piar gozoso de los pájaros y se entretuvo observando sus graciosos y preciosos arabescos. Ese ir-y-venir buscando sustento entre los árboles y la nieve, le pareció como un hermoso ballet etéreo, semejaban ángeles pequeños jugando a los juegos de siempre. Los tordos son los más activos y su canto le agrada, aunque no es el de la oropéndola ni el del ruiseñor anunciando la llegada de la primavera en el Valle de Tórtolas. ¡Qué va! ¡Dónde va a parar…!

                Hay noches que duerme poco y mal. Tiene pesadillas desagradables pero molesta lo imprescindible a los demás. Colocó un bastón junto a la cama para ayudarse e ir al servicio. Si le duele la cabeza o respira con dificultad, aprovecha el viaje y se toma un Paracetamol o un Ibuprofeno. La otra noche lo pasó fatal, se vino abajo… ¡Qué duro debe ser morir entre dolores!

                “Hay que soportar y resistir para ser más fuertes en el futuro…” Este virus sin corona no es un caballero. Es cruel y traidor. Es un asesino sin escrúpulos que aguarda agazapado en un callejón oscuro para, sin piedad y a traición, asestarle una vil puñalada. Unos arcángeles de blanco le arrebataron el puñal al criminal cuando se lo iba a clavar.

                Los pajarillos, los niños y los ángeles trabajan en los hospitales. Se mantienen activos todo el día sacando fuerzas de flaqueza. Nunca protestan, no se les distinguen los rostros. Únicamente imploran con sus miradas comprensión mientras raudos van de habitación en habitación, de lamento en lamento. Hay momentos que parecen acariciar la esperanza espesa de la clínica bajo esa indumentaria suya espacial…

                Gracias a ellos y al ánimo que le restaba consiguió rehacerse: “¡Gracias por salvarme. Nunca os olvidaré!” Lloraban emocionados cuando le vieron abandonar el hospital. Caminaba seguro repartiendo ánimos a quienes recibían fuerzas e ilusiones frente al sol. “Queda poco para que el ruiseñor cante en el Valle de Tórtolas y en vuestros corazones…”

                                                                                              Miguel MORENO GONZÁLEZ

Publicada el Firmas, Opinión0 Comentarios

La nueva normalidad por hacerse, una cuestión psicológica

  • “Las epidemias han tenido más influencia que los gobiernos en el devenir de nuestra historia.” Bernard Shaw.

El ser humano nunca ha tolerado bien los cambios, cada uno tiene muy marcadas sus ideas frente a la sociedad, frente al futuro y no quieren que nadie les haga cambiar de opinión. Su opinión juega un papel importante en su identidad comunitaria, la ideología sería un barniz que te permite la seguridad de lo conocido. Permite un “nosotros y ellos” que hace de paraguas y produce una determinada interpretación del mundo.
¿Podría ser la crisis del COVID-19 una oportunidad de crecimiento personal y de la sociedad?
Como individuos es una novedad el confinamiento, las consecuencias de la `pandemia y de la desescalada. Pero la especie humana si tiene experiencia en esto: peste negra, bubónica, cólera, SIDA han estado presentes en la historia de la humanidad y en todos ellos pudo haber aprendizajes necesarios para los países y los sujetos que pudieron escuchar la nueva sinfonía.
Si nos vamos a la peste negra, vemos como en un periodo corto de tiempo, varios años, murieron la mitad de los europeos generando el decremento de la mano de obra para poder abastecer “el mercado”. Muchos campos de cereal y viñedos dejaron de existir, sin embargo la mano de obra aumentó su valor y desaparecieron los siervos. Antes de esta peste de 1348, muchos seres humanos se vendían junto con los huertos y las tierras pero la pandemia propició una migración al mundo rural y una mayor independencia de cada uno.

Sergio García Soriano, psicólogo.

La innovación también puede surgir frente a la catástrofe. En las fábricas en Estados Unidos la energía eléctrica y los motores eléctricos estaban plenamente avanzados en 1890 pero no se pudo implementar hasta 1920 ¿Por qué? Porque era necesario reciclar a los trabajadores y rediseñar las fábricas siendo esto imposible (la ideología, la inercia del funcionamiento les detenía) hasta después del estallido de la I Guerra Mundial. Es decir una tragedia de esta índole mejoró la productividad y sumó avances al desarrollo industrial.
Tendríamos que pensar que la II Guerra Mundial también pudo traer una reflexión que desembocaría en la Seguridad Social y en los sistemas de pensiones según los conocemos ahora mismo. Con esto queremos poner de relevancia que “la nueva normalidad” tan comentada en la actualidad vendrá a nosotros si podemos situarnos en un modo de pensamiento amplio viendo las variables que tejen la “realidad”.
La primera lucha que tenemos que hacer es contra el “negacionismo”, aparecía una notica de una mujer estadounidense que formaba parte de una asociación contra la existencia del coronavirus y que se hacía test para demostrar que todo era mentira, una confabulación China. Hasta que una de estas pruebas le da positivo y se encierra 14 días de cuarentena. Después de las dos semanas con síntomas leves, no queda redimida intentando quitar la ceguera a sus amigos y compatriotas sino que mantiene su postura sobre la no existencia del coronavirus y redobla sus esfuerzos sobre una conspiración mundial. Los alcohólicos si suelen llevar un proceso de evolución de estas características siendo después muy moralistas frente a cualquier ingesta de alcohol a su alrededor.
Un ejemplo así, casi una caricatura nos sirve para pensar sobre cada uno de nosotros y ver qué estoy negando sobre “la nueva normalidad” que podemos llegar a producir. La OMS fue ciega en ver venir la pandemia pero nosotros ¿en qué vamos a modificar nuestros hábitos, nuestra afectividad, nuestra comunicación o nuestras empresas después de Covid-19? ¿Cómo nos preparamos para ello?
Desde la psicología, la “normalidad” siempre ha sido un tema a debate para poder diagnosticar o prevenir lo “anómalo”. En este momento, se está dotando de contenido al paradigma de la “nueva normalidad” pero cuando hablo con las demás personas o en los grupos terapéuticos es muy infrecuente alguien que no esté pensando en ¿cuándo vuelve el pasado? ¿cuándo puedo volver a mi vida “normal”? Y si no hay vacuna tendríamos que plantearnos otras preguntas, ¿en qué puede mejorarme esta nueva situación global? ¿Me voy a poder adaptar?
Los protocolos y las normas que estamos viendo no son fáciles de cumplir, la población no es homogénea tenemos negacionistas que aunque en nuestro país no se asocian. Cuando ellos salen a la calle y no cumplen ninguna medida sanitaria, su comportamiento delata su forma de pensar.
Milgram, psicólogo social en Yale, hizo un famoso experimento donde pedía aleatoriamente a la gente que hiciese daño a ciudadanos a través de tocar a un botón o rueda reguladora porque se lo pedía un comité científico en aras a un estudio. Se vio que cuando el experimentado, escuchaba los gritos de dolor era menos “sádico” que cuando era más una cuestión abstracta aunque la información la tuviesen exactamente iguales.
Y por otro lado, hay personas que están muy temerosas a contagiarse y que las medidas de seguridad seguidas por ellos de manera muy exhaustiva les producen una alerta constante del sistema nervioso que no les permite “naturalizar” sus salidas a la calle ni sus entradas en casa.
Algunos se han convertido en policías de balcón, poniendo su mirada sobre sus vecinos, a veces como envidia por sentir que tienen una vida más flexible u holgada que ellos, estando más pendiente de los demás que de nosotros mismos, acusándoles de irresponsables sin conocer completamente las situaciones. Sirviéndonos del otro para descargar el malestar y la rabia por el confinamiento.
Por eso vemos que por un lado existen los decálogos de comportamiento, las publicaciones en el BOE y por otro, las emociones y la ideología de cada uno frente a eso. La variabilidad humana. En Estados Unidos desde hace décadas ya hubo leyes que impedían cobrar más a un hombre que a una mujer por el mismo trabajo pero a la hora de llevarlo a la práctica, la sociedad lo sigue haciendo sin tener en cuenta los aspectos legales. Por eso, el miedo es libre aunque tengamos elementos de seguridad a nuestro alrededor. Necesitamos elaborar pronto qué es la nueva normalidad para cada uno de nosotros y “aceptar” que de momento ha venido para quedarse.

Sergio García Soriano.

Publicada el Opinión0 Comentarios

Espacio Vecinal de La Adrada. Carta al alcalde: la mejor arma contra la pandemia: el agua

El 15 de mayo A21 informaba de que La Adrada ha aprobado un presupuesto de 2,9 millones para hacer frente a la pandemia de COVID-19. Desde el colectivo Espacio Vecinal de La Adrada se reprocha al alcalde de la localidad, Roberto Aparicio “no haber anulado el Tarifazo al agua potable, un bien esencial y sanitario en el contexto del coronavirusa la vez que solicitan la publicación de la siguiente carta al Alcalde.

La crisis actual está poniendo a prueba a nuestra sociedad, a quien se le pide un esfuerzo tanto material como de valores para no dejar abandonados ni poner dificultades a los más vulnerables en el reparto de recursos básicos y esenciales. Hemos visto en este tiempo atrás la promulgación por parte del gobierno del estado español en la defensa del agua de los decretos ley 8 y 11 de marzo de 2020 garantizando el disfrute del derecho humano del agua tanto de los sectores sociales vulnerables, vulnerables severos o en riesgo de exclusión social (RD ley 8/2020) como los que, debido a la crisis de la COVID-19 y al actual estado de alarma, lo son potencialmente (RD ley 11/2020).

En plena crisis, se ha puesto de manifiesto la importancia del agua, en tanto que su disponibilidad es fundamental para la vida, la higiene personal y doméstica, y en consecuencia, para la salud. Los expertos recomiendan para evitar la transmisión del SARS-CoV-2 el uso del agua: lavar las manos con agua y jabón y lavar la ropa y los platos a una temperatura de 60 grados.

A pesar del consenso social que suscitan estas medidas y de la intensificación del uso del agua por parte de las familias, el Ayuntamiento de La Adrada aprueba un presupuesto de 2,9 millones de euros para hacer frente a la pandemia,  pero no anula la subida de un 5% en la tarifa del agua doméstica al incluir el suministro a la piscina municipal.

En este contexto, desde Espacio Vecinal de La Adrada pedimos al consistorio que aborde las siguientes iniciativas para conseguir que la provisión de los servicios del ciclo integral urbano del agua sirvan para satisfacer las necesidades sociales de la ciudadanía y sean coherentes con el derecho humano al agua y al saneamiento:

-Anular el incremento de un 2,9% correspondiente al suministro a piscina municipal abonando las deudas de esa instalación por otras partidas del ayuntamiento con superávit, mostrando sensibilidad y coherencia con la situación actual y exonerando al recibo del agua de cargas ajenas al ciclo urbano del agua.

-Aportar claridad al canon concesional dedicando los ingresos de Aqualia a mejorar la calidad del agua, de su captación, potabilización y distribución a la ciudadanía.

-Favorecer la democratización sobre el control, transparencia y participación ciudadana en la gestión del agua,

Es competencia de los ayuntamientos por la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, regular los impuestos, tributos y tasas teniendo presente -eso sí- para el agua doméstica y atendiendo  las disposiciones superiores de la Resolución 64/292 de 28 de julio de 2010 de la  Asamblea de Naciones Unidas  y el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que reconocen explícitamente el derecho humano al agua y al saneamiento, reafirmando que todo el  mundo ha de disponer de agua suficiente, saludable, aceptable, físicamente accesible   y  asequible para su uso personal y doméstico.

Espacio Vecinal de La Adrada

Publicada el Actualidad, Cartas del lector1 Comentario

Los sanitarios son la clave

Compartimos una reflexión sobre la nueva realidad que se dibuja en el mundo y que ya condiciona nuestra vida.

Ante ataques de pandemias como la actual, la primera barrera es un bien montado sistema de salud. La clave es el personal sanitario. Es decir, los médicos, enfermeros, celadores, limpiadores…de nuestros centros sanitarios. A ellos se aplaude cada tarde desde las ventanas. Ellos nos cuidaron siempre, y en estos días luchan por salvar de la muerte a todos los que pueden.

Son cercanos porque todos hemos ido al hospital o ambulatorio con la duda y el miedo ante el fallo en nuestro cuerpo. Ahí estaban ellos, dándonos la seguridad y el cuidado que necesitábamos. Pero son también unos desconocidos.

Hay aspectos que conviene sacar a la luz, como son que los sanitarios:

1. Trabajan mucho. A menudo más de lo establecido, sin ser reconocido ni pagado.

2. Cobran poco para el riesgo que supone y los horarios infinitos…

3. Realizan guardias de 24h que alteran el descanso, la conciliación familiar. Se pagan peor que horas extra, son obligatorias hasta los 55 años y no se tienen en cuenta a la hora de valorar antigüedad, experiencia ni cotizaciones a la Seguridad Social. Esto hace que algunos médicos especialistas de hospital tengan 60-75 horas de trabajo semanales.

4. Dedican mucho tiempo al estudio. La carrera de medicina dura 6 años, más el examen posterior MIR, para hacer 4 o 5 años de especialidad. Hay que estudiar siempre…

5. La mayoría son eventuales o interinos (no fijos): no pueden pedir excedencias o permisos sin sueldo, y pueden ser despedidos aunque lleven años ocupando el mismo puesto. El Tribunal de Justicia Europeo dictaminó en 2017 que la administración pública española abusa de la contratación temporal para satisfacer necesidades de carácter permanente. España debe resolver ya la situación de 700.000 españoles con puestos temporales de más de 3 años de duración en varios sectores públicos, entre ellos 200.000 sanitarios. Es una situación insostenible y de clara injusticia.

6. Están sufriendo un duelo particular en esta pandemia. Los sanitarios que están en primera línea están agotados por los horarios y tensión, acompañando a sus pacientes, tomando decisiones muy duras…Algunos aquejan ya un síndrome ansioso depresivo postraumático.

7. Mueren más. Los sanitarios son los profesionales más expuestos a la muerte por Coronavirus: 38.000 sanitarios contagiados en España, es el país del mundo con la cifra más demoledora. La causa: proximidad al riesgo y falta de equipos de protección.

8. Emigran a otros países. En Gran Bretaña, Francia y Alemania médicos y enfermeras españoles ganan el doble y en EE.UU. cuatro veces más. Los que, pese a tentadoras ofertas, optan por seguir en España merecen un trato mejor.

Esta reflexión tiene varios destinatarios:

  • Las familias de los fallecidos: sepan que los sanitarios han dado lo mejor de sí y su familiar ha sido cuidado con toda la ternura del mundo.
  • Los pacientes que se han recuperado. Lo vivido puede marcar un antes y un después, para priorizar lo esencial de la vida…
  • Los sanitarios o cuidadores de residencias y centros sociosanitarios. Nuestro esfuerzo no habrá sido en vano.
  • Los funcionarios de la OMS e investigadores. Continúen buscando las mejores estrategias, vacunas y medicamentos sin descanso. Y que sean financiados por las autoridades.
  • Las ONGs, religiosos, empresarios de hoteles y entidades, que están poniendo lo mejor de sí para ayudar a pacientes y sanitarios a sobrellevar la situación.
  • Los trabajadores esenciales como bomberos, policías, agricultores, trasportistas, operarios de fábricas reconvertidas para producir mascarillas, respiradores, tests, etc.
  • Los autónomos o trabajadores que temen perder el empleo o no llegar a fin de mes.
  • Todos los ciudadanos que han permanecido confinados de forma ejemplar y aplauden cada tarde a sus sanitarios
  • Los Sindicatos, en el día del Trabajo que deben proteger los derechos de los trabajadores y presionar por las plazas fijas de miles de eventuales.
  • Las autoridades, la “clase política” que muchas veces solo critica o busca protagonismo sin buscar soluciones, de ahí que sea mal calificada en las encuestas… El clamor popular es “Estén a la altura”, preparen una España mejor, para eso les votamos. Nunca más recorten en sanidad pública.

Y mientras, amigos que aplaudís y cantáis desde ventanas y balcones, pensad que conocéis algo mejor a vuestros sanitarios y así os sentiréis más cerca de ellos.

 

Fdo. Marisa García de Aguinaga, médico internista, y José Luis García, abogado y escritor.

 

                                                                                                                Madrid, mayo de 2020

Publicada el Actualidad, Firmas, Salud, Sierra Oeste0 Comentarios

La huelga de los titiriteros

  • Por Javier Fernández Jiménez

Érase una vez un mundo que tuvo que pararse, la mayoría de sus habitantes se vieron obligados a quedarse en sus casas, el miedo se expandió como una enfermedad virulenta y la angustia por la incertidumbre que pronosticaba el futuro hizo que muchas familias viviesen aquellos momentos de paréntesis con angustia. Fue un momento terrible y complicado para ese mundo, cuyos moradores siempre habían pensado sentirse a salvo del miedo y de la angustia colectivos.

Y ocurrió algo que, al menos, iluminó un poco el encierro de todas esas personas cobijadas, con suerte, en sus casas. Músicos, actores, escritoras, ilustradores, productoras, editores, narradoras orales, pintores, fotógrafas… toda una suerte de creadores y artistas decidieron echar una mano desde sus propios hogares. La mayoría de ellos estaban en la actualidad sin trabajo, tan deprimidos y angustiados como el que más, imposibilitados de realizar la labor para la que se habían formado durante años, incapaces de desarrollar su vida laboral, tan perdidos y asustados como el resto de los ciudadanos, pero con un valor añadido en su interior, la capacidad para emocionar a los demás.

Cada uno por su lado, algunos asociándose entre sí, se pusieron manos a la obra y de un modo solidario que no dejó de crecer, ofrecieron al resto de los ciudadanos de su mundo parte de su trabajo diario, de su esfuerzo, de sus horas de aprendizaje y de conocimientos. Regaron las pantallas, las mentes y los corazones de todo el mundo con historias, imágenes, canciones y todo lo que se les ocurrió para echar una mano desde su propio confinamiento e incertidumbre. Fue algo maravilloso, único. Una ola imposible que salpicó a toda la sociedad, incluso a los héroes que llegaban fatigados a casa tras una lucha sin cuartel o a los que denostaban habitualmente la existencia de esa extraña raza de personas que creían que eran capaces de emocionar a los demás con sus creaciones e interpretaciones y pretendían menospreciarlos llamándoles “titiriteros” (por otro lado una muy digna y difícil profesión).

Los artistas y creadores se entregaron con toda la pasión que ponían en sus respectivos trabajos. Y lo hicieron, en una inmensa mayoría, gratuitamente. Solo por la necesidad de echar una mano, de ayudar, de contribuir a que aquello pasara de la manera más apacible para todo el mundo… Y así ocurrió hasta que se sintieron de nuevo menospreciados e infravalorados por sus gobernantes, como en tantas ocasiones anteriores se habían sentido y decidieron enmudecer durante 48 horas, en una protesta colectiva con la que demostrar la importancia de su existencia.

Comedias y Comediantes. Fotograbado Durá y Cía. Romero Calvet.

Disculpad esta introducción tan larga, solo quería dejar en unas líneas el sentimiento de decepción, de molestia y de incredulidad que muchos creadores y artistas sentimos en estos momentos y que provocó ayer el llamado y controvertido #ApagónCultural durante 48 horas propuesto por la Unión de Actores para ayer, 10 de abril y hoy mismo, que fue secundado por diversos colectivos culturales de nuestro país y muchos creadores y artistas a nivel particular.  Y que, finalmente, se limitó a un ruido de fondo que provocó más revuelo que realidad, siendo desconvocado a las pocas horas de su puesta en marcha tras una comparecencia de la ministra de Hacienda en la que se habló de ayudas a un sector que teme por su desaparición y que se será, con toda probabilidad, uno de los últimos en encontrarse en disposición de volver a la normalidad, si es que esa normalidad termina por llegar alguna vez (o si nuestro modo de vivir habitual puede denominarse normalidad).

La iniciativa llegaba tras escuchar la ausencia de medidas específicas del Ministerio de Cultura para el sector cultural, una ramificación laboral que aporta al PIB español un 3,2% y supone un monto de unos 700.000 trabajadores en activo. La propuesta pretendía demostrar la importancia de la Cultura para un país y para cada uno de nosotros, aunque la relevancia real de la iniciativa se hacía, cuando menos, dudosa y muchos creadores y artistas renegaron de ella desde el principio, pues suponía más “un tiro en el pie” que una acción que pudiese llegar a conseguir nada en realidad.

Secundar la huelga era sencillo y suponía más un golpe de efecto, una ilusión, que una acción real, bastaba con no publicar ningún elemento cultural durante los dos días escogidos en ninguna red social digital. Se pensaba en dar a entender que el encierro que estamos viviendo era mucho menos llevadero sin arte y sin cultura, aunque ninguno de estos creadores y artistas pensaban en realidad en dejar a nadie sin Cultura durante 48 horas seguidas, ya que la red está llena de propuestas y regalos culturales anteriores, además de que todos tenemos disponibilidad de disfrutar por diversos medios de un amplio abanico cultura sin salir de nuestro salón de casa.

El golpe de efecto, el ruido o revuelo pretendido por la Unión de Actores y secundado por toda una suerte de otros colectivos e individuos terminó convirtiéndose, al menos en Twitter y Facebook, en una excusa perfecta para aquellos que piensan que los artistas y creadores españoles son “unos subvencionados con ínfulas” o unos “parásitos culturales”. Aunque la mayoría de los comentarios que se pudieron (y se pueden) leer en internet acerca de este pretendido apagón olvidan que la inmensa mayoría de los países del mundo subvencionan sus productos culturales y que la Cultura es mucho más que el cine y las grandes estrellas, por ejemplo, pocas personas (incluso entre los que propusieron el apagón) pensaron en los libros, en los cómics o en todas las personas adyacentes al mundo cultural de renombre y alfombras rojas, entre los que se encuentran taquilleros, tramoyistas, impresores, camareros, transportistas… y un infinito abanico de profesiones y personas que están igual que afectadas que otros por este momento de incertidumbre y de parón obligatorio.

Quizás deberíamos replantearnos qué es la Cultura de un país y a qué tipo de personas afecta cuanto le pase directa o indirectamente y también empezar a pensar que los creadores y artistas (incluso lo más famosos y de relumbrón) en su inmensa mayoría son personas como cualquier otra, que sufren y viven y comen, que pagan sus impuestos como el que más, que tienen que pagar sus facturas y a las que les cuesta en muchas ocasiones llegara a final de mes. Era muy penoso leer ciertos comentarios alabando a creadores y artistas extranjeros mientras denigraban a los españoles, en un nuevo caso de ira descontrolada en las redes, donde parece que es más fácil ser masa que en la  realidad y donde a veces da por pensar que el insulto gratuito e interesado es una fórmula demasiado fácil de esgrimir y sin ningún tipo de castigo o reprimenda social. Amparados en la libertad de expresión, nos mostramos demasiado soeces y burdos en ocasiones, da un poco de miedo el odio que destilan las redes sociales, es más, da mucho miedo en realidad.

Muchos pensaron que no era el momento de realizar una protesta semejante, que ahora hay que estar a otras cosas más importantes y oportunas, aunque según los convocantes (que desconvocaron a eso de las 20.30 de la noche de ayer, tras la comparecencia de María Jesús Montero, ministra de Hacienda) fue un éxito realizarla, pues vieron el gesto de mano tendida que se les ofreció desde el Gobierno, un respaldo que no habían sentido en comparecencias anteriores y que no tenía que ver ni con dinero ni con subvenciones, sino con gestos decididos de apoyo al sector cultural, como ya han ofrecido países tan elogiados por otros motivos como Alemania, Francia o Dinamarca.

Aunque la propuesta llegó al gran público en voz y rostro de algunos de los actores y actrices más conocidos de nuestro país, como Juan Echanove o Aitana Sánchez Gijón, lo que ha provocó ese crecimiento de muchos de los comentarios negativos en redes sociales, quienes realmente sufrirán enormemente esta crisis económica del sector cultural serán los pequeños empresarios, los autónomos y los que están siempre entre bambalinas o en los niveles más humildes, cuya propia existencia en el mundo de la Cultura pende siempre de un hilo y que pueden, como ya ocurrió con muchas personas durante la Crisis de 2008, verse obligados a abandonar este mundo laboral para siempre.

Por lo que pude leer en muchos comentarios acerca de esta movilización, nadie pedía que el Gobierno de España decidiese quitar partidas presupuestarias de otros sectores para echar una mano a uno de los últimos que podrá empezar a funcionar con normalidad, pero sí que el ministro del ramo se acuerde de aquellos a quienes comanda y a quienes debería cuidar, como ya ha hecho, por ejemplo, con el mundo del deporte. Quizás no todo fuese una cuestión económica, quizás, el sector cultural de nuestro país, uno de los que se ha mostrado más solidario en el primer mes de la crisis, solo estuviese pidiendo el reconocimiento que tanto le cuesta conseguir cada día, aunque esta propuesta de parón o de apagón terminase siendo un desacierto o acabase en una mera anécdota menospreciada por muchos.

Y no me gustaría terminar sin mencionar que la Cultura de un país, toda la Cultura, la que nos gusta y la que no nos gusta, la de los que piensan como nosotros y la de los que no, toda la Cultura también es nuestra bandera, también es nuestro país, también es de los nuestros, proceda del bando que proceda (y qué triste es tener que seguir hablando de bandos en un país tan rico, variado y precioso como el nuestro).

Publicada el Opinión0 Comentarios

¡Cuidado con la Policía de balcón!

El confinamiento en los hogares de un amplio espectro de la sociedad española está dejando ver lo mejor de nosotros mismos, con toda una suerte de ofertas y muestras de solidaridad y respeto diarias, pero también algunos comportamientos y actuaciones que no parecen tan halagadoras ni tan saludables. Todos los que debemos estar en casa intentamos hacerlo con el mejor de los talantes y con todas las restricciones necesarias y obligatorias según el Estado de Alarma decretado por el gobierno, de momento hasta mediados de abril, pero se están empezando a ver comentarios, noticias, avisos y mensajes que nos recuerdan a otros tiempos y a otros regímenes políticos que deberían ser ya cosa del pasado.

Gritos desde los balcones a personas que caminan por la calle, carteles amenazadores, pedradas y perdigonazos, mensajes acusatorios en redes sociales… parece que el confinamiento está sacando a toda una red de justicieros que, lejos de ayudar, podrían generar un caos aún más profundo que este en el que nos encontramos, porque podrían degenerar la convivencia no ya para los días que nos está tocando vivir, sino para los que vendrán en el futuro.

Y si bien es cierto que aún quedan personas irresponsables que actúan de manera totalmente reprochable y que merecerían más de un reniego por parte de cualquiera, también es cierto que estamos comprobando que ya empiezan a enumerarse multitud de casos en los que esa presunta justicia esgrimida desde el balcón o desde la ventana de una casa ha errado el tiro y ha supuesto una enorme injusticia, cuando no, directamente, un grave delito. Leía ayer el caso de una enfermera que volvía a su casa desde su puesto de trabajo a eso de las 12 de la noche y a quien uno de estos vigilantes gritaba desde las alturas, sin saber las circunstancias vitales o necesidades de una mujer que se está jugando la vida a diario y tiene que soportar que encima la increpen cuando vuelve a su casa cansada y agotada moralmente. También se han dado casos ya de insultos y menosprecios a acompañantes de personas con diversidad funcional que deben salir a la calle en determinadas circunstancias y lo que parece ya el colmo, el cartel que circulaba esta misma mañana por las redes sociales digitales en las que un buen ciudadano se dedicaba a contarnos todas sus verdades sobre una de las vecinas de su portal, con el fin de reprochar públicamente su actitud.

Incluso teniendo razón en muchas de estas situaciones, nos deberíamos de parar a pensar si nosotros somos quiénes para juzgar, zaherir o recriminar ese tipo de actitudes, por mucho que nos molesten. Para eso están los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, para eso tenemos a la Policía y a la Guardia Civil en estos días, incluso en algunos lugares al Ejército, que son quienes tienen potestad en esta sociedad en la que vivimos para realizar este tipo de recriminaciones o amonestaciones cuando es necesario. Nosotros podemos alertar cuando veamos algo muy grave o demasiado flagrante, ese es uno de los deberes de todo ciudadano, pero nada más que eso. Ninguno de nosotros  debería tomarse la justicia por su mano.

Empieza a haber comportamientos y actitudes de algunas personas que recuerdan demasiado a la red de informadores con la que contaba la Stasi o el Tercer Reich, por poner un par de ejemplos. Cualquier dictadura soñaría con toda una hueste de vecinos como informadores en tiempo real de todo cuanto ocurre a su alrededor. Pensemos en el futuro, en la convivencia cuando todo esto pase, cada uno vivirá con la conciencia de cómo actuó y de cómo se comportó durante estos días terribles y aterradores en muchos casos. Por favor, seamos prudentes, hagamos nosotros lo que tengamos que hacer y dejemos que el resto de la sociedad se atenga a las consecuencias si vulnera la ley, porque para esto disponemos de un conjunto de derechos y de deberes que todos tenemos que cumplir y bajo los que vivimos en sociedad, al menos en España.

Javier Fernández Jiménez.

FOTO: uppers.es

Publicada el Opinión0 Comentarios

Cuando todos tenemos que ser héroes

Llevamos casi diez días confinados en nuestros hogares, intentando protegernos de un enemigo invisible y probablemente más letal de lo que los expertos y gobiernos nos habían dicho, estamos asustados y hay quien empieza a echar de menos el poder verse con los amigos, dar un paseo, tomarse un café en el bar… Todos, o casi todos, estamos haciendo grandes renuncias en estos días que parecen sacados de una película apocalíptica, y lo peor de todo es que parece que solo acaba de empezar, pero es precisamente en estos momentos cuando todos tenemos que demostrar (y algunos ya lo estamos haciendo) de qué pasta estamos hechos en realidad, ahora es cuando nos toca demostrar que somos verdaderamente solidarios, inteligentes, conscientes y valientes. Y la mejor manera de hacerlo es quedándonos en casa y saliendo solo en momentos imprescindibles.

Tenemos que colaborar para que nuestra primera línea, nuestros héroes, venza en esta pelea a la que se enfrentan. Nuestra sociedad, por fin, está viendo a sus héroes reales, a los que día a día se dejan la piel sin que nadie les aplauda ni les dé una palmadita en la espalda ni les agradezca todo lo que hacen para sostener una sociedad que, de no ser por ellos, sería demasiado endeble para sostenernos. Todo el personal sanitario, el de seguridad, el de limpieza, el del sector primario, los educadores, los transportistas, los tenderos… y podríamos seguir enumerando a muchas personas y a muchos trabajos de los que suelen pasar desapercibidos en las grandes noticias o en las portadas de los periódicos en favor de otros que, en estos momentos de necesidad, parecen totalmente desaparecidos o realmente inútiles en algunos casos.

Quizás, en unos años tengamos un nutrido grupo de científicos, médicos, sanitarios, cuidadores y agricultores muy jóvenes formado por todas las niñas y todos los niños que hoy están viendo cómo están actuando y con qué energía se están dejando la vida para que nosotros podamos seguir por aquí sin demasiados problemas serios en nuestra inmensa mayoría. Quizás empecemos a comprender que los valores hay que cambiarlos, que hay que mirar de otro modo, que cualquiera de nosotros, desde nuestro pequeño rincón del mundo, podemos ser el héroe que ayude a los demás.

Y para que ellos logren realizar sus hazañas, para que su valor, coraje y energía no se gasten en vano, para que su trabajo tenga sentido real, para ayudarles en esta pesadilla que a muchos de ellos les está tocando vivir casi cada día, solo tenemos que hacer una cosa, solo nos han pedido un esfuerzo, uno que tampoco es tan duro, porque la suerte ha querido que esto nos toque pasarlo en uno de los momentos en los que estamos más conectados desde la distancia y en el que tenemos a nuestra disposición más comodidades que nunca, ¿alguien ha pensado en lo que habría sido superar el Coronavirus y el Estado de Alarma en una España sin internet y sin la comunicación a distancia tan desarrollada? Solo nos han pedido que nos quedemos en casa, solo eso. Con todas o casi todas las comodidades que tenemos a nuestra disposición a diario.

El día de mañana, cuando esto pase, porque pasará, siempre podrás recordar que cumpliste, que dentro de los límites de lo que podías ofrecer a los demás, fuiste un héroe y que parte del éxito en la misión de fulminar al maldito COVID-19 también fue tuya.

 

Javier Fernández Jiménez.

Publicada el Opinión0 Comentarios

Coronavirus Día 0: Entre la incertidumbre y el miedo

La decisión de la Comunidad de Madrid de suspender la actividad docente durante, al menos, quince días, ha provocado toda una ola de reacciones en toda la región, de las que nuestra comarca no ha podido escapar. La presidenta, Isabel Díaz Ayuso, comparecía ante la prensa en la tarde de ayer, 9 de marzo de 2020 y hacía pública la resolución, ante la sorpresa, el miedo e incluso el enfado de muchas madres y padres que han tenido que imaginar en solo unas horas qué van a hacer con sus hijos durante las dos semanas que no van a acudir a clase, puesto que muchos de ellos ni pueden dejar de trabajar ni pueden optar al teletrabajo.

Esta situación ha dejado patente uno de los problemas más graves y aparentemente invisibles que tiene nuestra sociedad actual en España, la conciliación familiar y ha puesto de manifiesto que cuando la carrera diaria a la que estamos sometidos debe detenerse por un inconveniente cualquiera, no sabemos demasiado bien cómo actuar ni que hacer. La decisión de suspender la actividad docente es algo más que un inconveniente y un alto en el camino, es un hecho histórico que mantiene a la mayoría de los habitantes de la Comunidad de Madrid en alerta y en un estado de ánimo que va desde la incertidumbre hasta el miedo más absoluto.

Aunque el paro en los centros educativos de toda la Comunidad de Madrid (más de un millón de alumnos) comenzará mañana, a día de hoy aún no está demasiado claro qué ocurrirá con todos los días lectivos que se van a perder, si se recuperarán en el futuro o nos obligarán a dar clase en pleno verano. El gobierno de la región y algunos estamentos educativos han hablado de las plataformas digitales con las que cuentan los centros en nuestra comunidad para responder a esta cuestión, pero no parece sencillo poner en marcha este sistema para hacer llegar trabajos, actividades y materias a todo el alumnado madrileño. Además, hay alumnos pendientes de pruebas como la EVAU que se juegan parte de su carrera educativa en mitad de una crisis sanitaria sin precedentes en el mundo.

Esta mañana se ha empezado a notar en nuestros colegios la ausencia de varios de sus alumnos y ya han sido varios los ayuntamientos que han avisado de la suspensión o el aplazamiento de muchas de sus actividades diarias o puntuales. Los centros polideportivos, las bibliotecas públicas, los centros culturales… van a permanecer cerrados y cualquier actividad con público atrasará su realización o, directamente, será suspendida.

El miedo (o la prudencia) se ha extendido como la pólvora por toda la región, quizás por ese anuncio televisivo y por cómo se desarrolló y planteó posteriormente por los medios de comunicación, y han sido muchas las personas que han decidido hacer acopio de alimentos o artículos de primera necesidad, formando largas colas y haciendo trabajar a reponedores, cajeros y otros trabajadores de supermercados, hipermercados y tiendas a destajo, dejando imágenes para la historia, con estanterías totalmente vacías y artículos imposibles de reponer en el momento. Incluso en algunos lugares la policía se ha visto obligada a intervenir para que algunas situaciones no se complicasen en demasía. Los grandes centros comerciales y sus representantes han asegurado que no existe ni la más mínima posibilidad de desabastecimiento, pero eso no ha evitado que sean muchos los que hayan llenado la despensa por lo que pueda ocurrir.

Mensajes contradictorios, estafas, el 112 colapsado, noticias falsas y mucha desinformación o información muy alarmista están logrando que el miedo se extienda y se hayan vivido por momentos escenas semejantes a otras que hemos podido ver en la ficción. De algunos municipios de la Comunidad de Madrid han llegado imágenes de comercios regentados por personas chinas que han cerrado “por vacaciones” durante 15 días. Lo cierto es que desde la administración y desde todos los rincones se nos pide tranquilidad, pero todos los datos que nos están llegando desde diversos lugares nos están alarmando en demasía y parece que el miedo se ha instalado en la mayoría de nosotros.

Prudencia y mesura, eso es lo que debería guiarnos en un asunto como este, del que apenas sabemos nada. Desde A21 pedimos tranquilidad a todos nuestros lectores y aconsejamos que se cumplan todas las restricciones que nos pidan acometer, ahora lo importante es acabar con esta enfermedad y  superar este momento con el mejor de los talantes posible.

Javier Fernández Jiménez.

Publicada el Opinión0 Comentarios

Denuncian vertidos del Safari Park en Aldea del Fresno

Les informo que hace unas semanas el Safai ParK realizó una reparación de cerca de 200 metros del vallado del recinto de los monos, colindante con el camino que discurre entre el Safari y la finca el Rincón de los Canchos. Como resultado de esos trabajos se han tirado al entorno del camino los hierros, cables, maderas astilladas y llenas de clavos que han sido sustituidos. Siendo peligroso el tránsito de personas y animales por esa zona. Tras haber remitido un correo a través de la página web del Safari y habiéndolo comunicado por escrito al Ayuntamiento de Aldea del Fresno, a fecha de hoy los vertidos permanecen en el camino. Les remito adjunto algunas fotografías de los vertidos, si les interesan más, puedo proporcionarselas.
¿Una actividad económica como el Safari Park relaciona con la naturaleza, no debería cuidar más estos aspectos, por su propia imagen?
Un saludo.
Antonio García Menéndez.

Publicada el Cartas del lector, Medio Natural, Opinión0 Comentarios

Soneto ‘A la Peña de Cenicientos’ de Carlos Quiza Velasco

Lenguas de fuego abrasan su semblante

pues la envidia reclama tal verdor,

y siente de la muerte que el hedor.

le atosiga de forma crepitante.

 

Obró Hefesto de espaldas al Tonante.

sembrando en el paisaje gran dolor

y ese Olimpo de Zeus, su señor,

demanda agua de forma muy abundante.

 

Cruel venganza del fuego que no cesa

en Cenicientos, lleno de cenizas,

que en Cadalso también logró su presa.

 

Dantescos lares lluvia no los besa.

Afloran emociones hechas trizas

donde hizo su nido la pavesa.

 

Cenicientos, 30 de Junio del 2019

Publicada el Actualidad, Cartas del lector, Sierra Oeste0 Comentarios

El fútbol, ese terrible enemigo de los libros

  • Jugadores de la Liga de Fútbol Profesional española van a grabar vídeos en los que leerán párrafos de libros.
  • Muchos amantes de los libros han levantado la voz en contra de esta propuesta.

Es curioso este mundo, curioso y preocupante en muchos momentos. O, al menos, preocupante para mí, a veces incluso terrible. Fijaos, hace unos días saltaba la noticia, la Liga de Fútbol Profesional y el Ministerio de Cultura llegaban a un acuerdo, un acuerdo provechoso para el fomento de la lectura, para los libros y para todos los amantes de la Literatura, o eso pienso yo. La idea es sencilla y muy fácil de explicar: algunos jugadores de la Liga de Fútbol Profesional española van a grabar una serie de vídeos en los que van a leer, sí, van a leer. Y no van a estar leyendo un periódico deportivo o una revista del corazón, qué va, van a leer párrafos de libros. Puede que incluso recomienden algún título y alaben un libro.
Se me ocurre, igual que se les ha debido de ocurrir a las personas que han puesto esta idea en marcha, que la repercusión de los futbolistas puede ser muy útil para que más personas lean, porque estos jugadores son importantes, son iconos, modelos a seguir por muchos ciudadanos de cualquier ámbito social. Ha llegado la hora de que promocionen algo más que una vida disoluta, alguna marca que los patrocine o un coche impresionante con una cilindrada demasiado superior a la recomendable. Cobran mucho dinero de sus clubes deportivos, de los patrocinios y, a veces, incluso de nosotros cuando acuden a la Selección Española para representarnos por todo el mundo. Mucho. Y está muy bien que lo hagan, porque si lo cobran será porque lo generan. Porque nos convierten a todos en soñadores o en seleccionadores, porque hemos decidido montar una sociedad en la que ellos son unos privilegiados, gracias a todo lo que nos ofrecen partido tras partido, que no es poco. Por eso a mí no me molesta que cobren tanto, aunque cada uno de sus sueldos multiplique en mucho el que cobro yo en una década… o en varias. Los niños y los mayores, todo el mundo se fija mucho en lo que hacen, en cómo lo hacen, en qué dicen, en qué invierten su tiempo libre… ¡y hay muchos miles de personas que deciden imitar algunos de sus actos, maneras de ser o diversiones! Por eso me parece tan importante que hablen, además de hacerlo de muchas otras cosas, de libros, porque será muy fácil que alguien compre uno que ha leído o ha dicho leer su jugador favorito.
Pero eso no es lo que me preocupa, no… de hecho me parece muy bien que el Ministerio tire de cualquier recurso bien seleccionado para fomentar la lectura, porque estoy seguro de que se seleccionará muy bien qué jugador lleva un libro y qué libro lleva. Lo que me preocupa es la cantidad de rencor que me he encontrado con este asunto. De envidia o de rivalidad extrema o inventada.
Muchos amantes de los libros han levantado la voz en contra de esta propuesta, ofendidos, según he entendido, porque para ellos todos los futbolistas profesionales son una panda de egoístas analfabetos que no saben ni lo que es un libro. Creo, en primer lugar, que es injusta esa generalización. Es probable que haya futbolistas analfabetos, futbolistas egoístas o incluso futbolistas a quienes los libros les importen más bien poco… o nada, pero ¿son todos así? Y aunque lo fuesen, ¿no serían un recurso igualmente estupendo? ¿Es que para hablar de libros hay que ser un erudito o de una pasta especial? Porque entonces sí que estaríamos haciendo un flaco favor a la Literatura, estaríamos afirmando que solo unos pocos privilegiados pueden leer o pueden hablar de libros o pueden recomendar aquellos títulos que, por unos motivos o por otros, les han cautivado.
Y no estoy hablando de prescripción, para eso hay grandísimos profesionales que se dedican a ello, pero en una aventura como esta cualquier ayuda es buena, ¿no os parece?
Me ha fastidiado ese odio de clase que me he encontrado contra los futbolistas por el mero hecho de serlo. Me sienta muy mal ese odio poco disimulado por un mundo entero, el mundo del fútbol y yo, que suelo ser más de aliados que de enemigos, además de un amante (cada vez menos pasional, también es cierto) del balompié, siento que tenemos demasiado terreno perdido que no sabemos ganar. O, lo que sería más preocupante, que no nos interesa ganar. Parece que preferimos estar acampados en nuestro propio campo, en nuestra propia cueva y todo lo que venga de fuera o nos parezca ajeno tiene que ser dañino por definición. Un ataque contra el exquisito mundo del libro…
Y me jode que esa distinción de clase, ese odio o ese rencor descarado venga de un mundo que se dice culto o que se cree culto… es de risa, ¿no os parece? La literatura habla de libertad, de mundos extraños, de vacíos interiores, de encuentros con desconocidos y provoca que nos sintamos en la piel de personas que son muy diferentes a nosotros. Todos los escritores y los lectores soñamos con hallar esa galaxia irreal, totalmente nueva y en la que todo es posible, que moldeamos a nuestro gusto o que hollamos con la curiosidad como punto de partida… y sin embargo, cuando se presenta la oportunidad de acercarnos a un mundo que parece lejano y desconocido… de tener nuevos aliados en el fomento de esos que amamos tanto… bueno, hay quien solo ve maldades y enemigos.
El fútbol no es enemigo de la literatura, los futbolistas no lo son. De hecho pueden ser unos aliados increíbles de los escritores y de los libros, ¿por qué entonces querer tenerlos alejados? ¿Por puro rencor? ¿Por qué ese menosprecio e incluso ese odio visceral? Por favor, seamos más inteligentes y menos rencorosos, abramos las puertas y dejemos que los “otros”, los que son tan, aparentemente diferentes, se conviertan en nosotros y nosotros, disfrutemos de su amistad y compañía. Será un buen gol en favor de la lectura.

Javier Fernández Jiménez.

Publicada el Opinión5 Comentarios

Este año, que se aburran los niños

Por lo menos, un poco. Nos hemos acostumbrado en esta sociedad de saberes imposibles y obsesión por los títulos y los reglajes a que nuestros niños tengan agendas más apretadas que las de un ministro. Por la mañana, al colegio, después corriendo a comer para llegar a natación, a la hora de la merienda tienen fútbol, más tarde música o inglés… cuando llegan a casa, ¡los deberes! Pero ¿Por qué no han hecho los deberes en el coche cuando iban de catequesis a danza contemporánea? Bueno, que los hagan mientras hago la cena. Y si no tienen (que mira que es raro en España que los niños no tengan deberes), que vean un poco la televisión o jueguen a la videoconsola, que no molesten mucho. Después la cena, corriendo, que es tarde. Cepillarse los dientes, ducharse (puede valer al revés) y, con muchísima suerte para el niño, cinco minutos de lectura antes de dormir, que mañana es martes o miércoles o viernes… y tiene que ir a escalada vertical o a encaje de bolillos o, lo mismo, a clases de esgrima.
Es imposible vivir así. Decimos que vivimos con prisas, que este tiempo corre sin que nos percatemos de ello y ¿qué hacemos? Les metemos a nuestros hijos tantas extraescolares entre pecho y espalda que convertimos sus días en carreras contrarreloj para que sean más cosas que el hijo del vecino o para que sean capaces de hacer una buena volea, aunque no sepan ni para qué la quieren hacer.

Menudo Castillo peque
No soy experto, ni psicólogo, ni profesor titulado por el ministerio, pero estoy mucho con niños en el ámbito cultural y el deportivo y creo en el sentido común y en la Creatividad. Y pienso, sencillamente, que nos estamos cargando ambas cosas. Cuando todo está basado en reglas, cuando no hay nada que poner de tu parte y siempre hay alguien dirigiendo tus pasos, no necesitas imaginar ni crear, solo te dejas llevar. De ahí lo importante que es el que, por lo menos un par de horas al día, nuestros hijos se aburran mucho (con un poco me vale). No es necesario llenar todo nuestro tiempo con clases, actividades y deportes varios, qué va. Es bueno y necesario que una parte del día no tenga reglas ni ataduras, que nos permita soltarnos la melena y, quién sabe, lo mismo tumbarnos en un sofá para no hacer nada de nada.
Tengo una amiga ilustradora que siempre me dice que, si un día voy a su casa y me la encuentro tumbada en el sillón, con los ojos cerrados incluso, que no me asuste, que está trabajando, que está dejando que su imaginación fluya libremente, sin reglas, sin contratos. Solo por el mero hecho de volar y disfrutar con el vuelo.
Es bueno que los niños tengan extraescolares, que conozcan muchos mundos diferentes, muchas actividades y deportes, es muy bueno que estén con otros niños, que sepan seguir unas reglas establecidas, desde luego que todo eso es beneficioso y por supuesto que hay aventuras realmente increíbles y disfrutables, pero ¿sabéis qué? Ninguna tan disfrutable ni tan increíble como la que tenemos en nuestro interior, en nosotros mismos. Dejad que se desarrolle la Creatividad de vuestros hijos permitiendo un poco de aburrimiento al día. Del aburrimiento han nacido algunos de los males de nuestro mundo, pero, y esto es tan cierto como lo anterior, la mayoría de los inventos, de los descubrimientos y de las grandes aventuras de la humanidad también han llegado después de algunas horas de bendito aburrimiento.

Javier Fernández Jiménez.
Director de Menudo Castillo.

Publicada el Firmas, Opinión1 Comentario

Cuando la vida duele (En recuerdo de Sael, el amigo que se fue)

Qué difícil es, para un escritor, esculpir palabras cuando tienes el corazón herido… Vivir en un pueblo como Fresnedillas de la Oliva guarda la peculiaridad de quererse como si realmente todos fuésemos hermanos. Sin distinciones, sin barreras de ningún tipo. Así, cuando alguien muere, muere una parte de cada uno de los habitantes. Más aún, cuando el que emprende esta ruta es alguien joven como lo era él. Porque el sentir no conoce de credos y sólo sabe escribirse con las iniciales del querer.
Hoy, el pueblo sigue teñido de gris, buscando paz donde sólo quedan retazos de hastío, respirando en la mirada de Sael, un hermano que se fue, sin duda alguna, demasiado pronto. Y duele. Duele tanto el frío de la despedida cuando deseas abrazar y ser consuelo, y te descubres tan débil como una frágil vasija de barro… Anoche abracé a su familia y lloramos juntos, mucho, aunque nunca es demasiado cuando se trata de una separación así. Y todo mi sueño ha sido ese recuerdo. Me desgarraba el alma la agonía de su madre que, amarrada a la mía y con el corazón latiendo de pena, apenas le quedaban lágrimas con que llorar al hijo que velaba su vivir, me escocía cada milímetro de la piel al ver a su padre que, mientras descansaba su mano sobre mi hombro, miraba al cielo buscando entre las cenizas un abatido por qué, me atravesaban la respiración los abrazos cariñosos de sus hermanos –amigos queridos de siempre– que, entre lamentos sin consuelo, buscaban en mis ojos rotos la vida del que ya se fue…
Cuánto cuesta comprender la muerte cuando el sufrimiento desangra hasta el eco del vivir… La ley de esta frágil existencia nos ha enseñado que lo normal es irse de este mundo cuando el tiempo haya acumulado suficientes besos como años por cumplir. Morir joven sigue sin cotizar para cualquier corazón ansioso por rasgarle sentimientos a la vida. Anhelamos darle cuerda al mar, quitarle la ropa a la conciencia, desatarle los cordones al destino, y cuando alguien querido muere descubrimos que la existencia es capaz de hacerse añicos en un solo instante. Y veintiséis años de vida en este mundo no han atesorado suficientes caricias para una familia que aún sigue mirando al patio por si él vuelve a llegar…
Sin embargo, si hay algo capaz de regenerar el corazón herido de los dolientes es la capacidad para amar. Y estoy seguro de que Sael –tan valiente y, a la vez, tan sensible como era– desea ver a todos los que quiso, y siempre querrá, con una tímida sonrisa en nuestra cara que, abrazada a la piel de su recuerdo, sea el vivo reflejo de la suya. Ese es el poema que hemos de comenzar a escribir, manteniendo viva su mirada y conjugándola en presente, aunque su alma ahora repose en otra estación y en los brazos de otra tierra. Porque el amor, aunque tantas y tantas veces no lo comprendamos, es más fuerte que la muerte. Por eso, aunque atardezca, llore el silencio y caiga la noche, mientras le recordemos con una sonrisa, Sael nunca se habrá ido del todo.
Descansa en paz, hermano.

Carlos González García.

Publicada el Firmas, Opinión1 Comentario

Reacciones al artículo ‘Gatos, nacidos para cazar’

Nunca un artículo de A21 había suscitado tantos comentarios como lo ha hecho el firmado por Luis Javier Barbadillo “Gatos, nacidos para cazar”, publicado el pasado mes de mayo. Por correo postal, electrónico, comentarios en la página de Internet o en las redes sociales… han sido tantos que no tenemos capacidad material para publicarlos en nuestra edición impresa. Por ello hemos abierto esta entrada en www.a21.es en la que se pueden leer todas las cartas. Al tiempo el autor se ha prestado a hacer sus propias aclaraciones, que reproducimos en primer lugar.

Artículo “Gatos, nacidos para cazar”. Aclaraciones del autor

Como ya comenté en el artículo, la gestión de colonias de gatos callejeros es una cuestión que suscita polémica, lo cual puede ser hasta saludable. No obstante, cuando alguien se decide a debatir sobre un tema, resulta conveniente estar antes suficientemente “formado” e “informado”. Por ello, me gustaría aclarar que los datos y afirmaciones que se exponen en el artículo no provienen de corrientes de opinión en las redes sociales, blogs o sitios web de amantes o detractores de los gatos. De hecho, provienen de trabajos científicos publicados en revistas internacionales de primer orden y reconocido prestigio, como son Conservation Biology o Nature Communications, por poner solo dos ejemplos representativos. Hablamos, pues, de datos contrastados y contrastables, no de opiniones subjetivas. A este respecto, y para evitar malentendidos, intentaré resumir el núcleo central del artículo en una sola frase: La gestión de las colonias de gatos callejeros no puede seguir considerándose únicamente como un problema de bienestar animal, de salud pública o de convivencia vecinal ya que, en realidad, constituye un problema medioambiental de grandes proporciones, afirmación que viene sostenida por una cantidad abrumadora de estudios científicos. Puede que la verdad no nos guste, lo admito, pero eso no significa que debamos quedarnos cruzados de brazos o negar la mayor. Por eso apelo en el artículo a la responsabilidad de los dueños de los gatos y de las autoridades municipales competentes en la materia. Y sí, a mí también me gustan los gatos, y he tenido gatos. Y no les quepa la menor duda de que fueron muy felices viviendo en mi hogar, sin necesidad de molestar a los vecinos y jugando a cazar sin provocar víctimas ni daños medioambientales. Solo hay que tener un poco de cabeza y algo de responsabilidad. ¿Es mucho pedir?
Luis Javier Barbadillo.

En referencia al artículo “Gatos, nacidos para cazar”

Estimado Sr. Director: En relación con un artículo aparecido en su periódico correspondiente al mes de Mayo y que ataca ferozmente a los gatos, simplemente nos gustaría comentar que se percibe claramente por parte del autor una gran animadversión hacia estos animales, que si bien es verdad que son cazadores, también son capaces de dar el mayor afecto y compañía al ser humano.
Este artículo no representa un análisis objetivo bajo ningún concepto, y muchas, muchísimas personas (incluídos veterinarios) consideramos que resulta muy nocivo en cuanto a la influencia negativa que puede ejercer en un ambiente ya de por sí poco propicio hacia estos maravillosos animales, muy valorados en otros países. Tampoco demuestra ningún conocimiento profundo de su psicología, tan sólo una fría enumeración de datos seleccionados para apoyar una opinión que parece surgida de la Edad Media.
No es cierto que sean los mayores depredadores contra el medioambiente, ya que este dudoso honor le corresponde sin duda alguna al ser humano. A estas alturas está demostrado incluso su beneficio terapéutico y de sobra confirmado que un gato callejero puede adaptarse perfectamente a la compañía del ser humano en cuanto recibe un poco de atención y cariño, e incluso vivir en un domicilio pequeño. Los perjuicios que puedan ocasionar si son abandonados o dejados a su aire, corresponden únicamente a sus dueños, de la misma manera que ocurriría con otros animales.
Respecto al poco apropiado comentario sobre las personas que intentan alimentarlos y que lo hacen “con nocturnidad porque no tienen la conciencia tranquila”, se trata simplemente de evitar conflictos en un ambiente en el que está mal visto cuidar de un gato en la calle, pero no hay problema en envenenarlos, atropellarlos y salir huyendo. Eso, a algunas personas, les parece menos grave que el alimentarlos.
Cualquiera que se haya decidido a adoptar uno de estos animales, podrá contar mil cosas buenas sobre ellos y sobre su positiva influencia en los hogares donde viven, así como todo lo que pueden enseñarnos para mejorar nuestra calidad de vida.
Consideramos que los Ayuntamientos tienen asuntos mucho más graves de los que ocuparse , y mucho más dañinos para la sociedad, así que, por favor, centrémonos en cuidar realmente del medioambiente sin responsabilizar a quien no tiene ninguna culpa de su deterioro, aunque eso sí, tampoco tiene voz para defenderse.
Muchas gracias.
B.G.
Correo electrónico.


Al leer el articulo “Los gatos: nacidos para cazar” de Luis Javier Barbadillo en su número de mayo de 2016 me sentí preocupada y triste pensando en que su mensaje claramente anti felino y pro exterminio de este animal doméstico cale entre nuestra población.
El autor utiliza datos de dudosa procedencia y utiliza información sobre la introducción de este animal en algunas Islas como si fuera  igual que su casuística en el continente, y nada más lejos, pues aquí el gato no es considerado un animal invasor, ni es causa de la extinción de ninguna especie ni es la principal causa de muerte de la fauna salvaje.
Su crítica a las políticas de Captura/Esterilización y suelta controlada, que se quieren implementar en muchas poblaciones por considerarla la más eficaz y humanitaria para tratar con colonias de animales domésticos, que llevan siglos a nuestro lado, me parece peligrosa. Y más todavía la insinuación de que hay que “hacer algo” para acabar con la supuesta amenaza al medioambiente que supone la presencia de este animal en nuestras calles y jardines.
Es más, me indigno al comprobar como ejemplares de nuestra especie, el humano occidental, que somos realmente la principal causa del deterioro ambiental y de la destrucción del hábitat de la fauna salvaje, echen balones fuera y busquen a otros responsables, bastante más inocentes, por cierto, y sin voz ni poder para defenderse.
María G. Teruel.

Correo electrónico.


En relacion al reportaje citado en el asunto que me parece un maltrato hacia unos animales los cuales han echo y hacen más beneficio a las personas como demuestra el artículo que le mando a continuación.
LOS GATOS Y LA RELAJACIÓN.
Se sabe de sobra que los gatos tienen un maravilloso efecto relajante en las personas estresadas.
Tiene la capacidad de reducir la tensión arterial.
Mientras se le acaricia cuando ronronea tranquiliza el espíritu.
Conscientes del gran efecto terapéutico que los animales tienen sobre los seres humanos,los trabajadores sociales los han ido introduciendo en hospitales y geriátricos.
Aportan consuelo a personas solas,mayores,minus-validos que suelen salir poco de su casa.
Favorecen la salud mental ya que animan a renovar los vínculos personales con los demás.
EL GATO ES UN ANTIDEPRESIVO Y EFECTO CALMANTE.🐯
🐯

Todo esto esta sacado de libros que estudian e investigan el comportamiento del gato.

Le puedo mandar mas artículos del gato en la historia, cine, libros,pinturas en museos, en la Guerra, famosos con gatos… Y muchísimos más artículos que demuestran que el gato es mucho mas inteligente de lo que se dice en el de Luis Javier Barbadillo.

Muchas gracias.
Y a seguir otros 100 mas informando de los pueblos de la Sierra Oeste.

Belén González Garrido.


Primeramente es curioso que lo escriba un humano, raza causante de la extincion de bastantes más especies que el gato, que además suele vivir en entornos urbanos donde la presencia de fauna salvaje es prácticamente nula. En las ciudades lo que creo que denominas fauna local debe ser los desechos en los contenedores, que a parte de ser en gran parte la comida de los gatos callejeros atraen a especies asociadas a la conducta humna, como ratas, mucho menos desables que los gatos. ¿Cazan pajaros? Sí, pero creo que el uso abusivo de tóxicos por parte del ser humano es más perjudicial para estos que los gatos.
La verdad es que leyendo tu “escrito de opinión” ya que no creo que tengas la sensibilidad para escribir algo más profundo, paso a tomar varias consideraciones.
– Tu vecino tiene un gato que te molesta y te has convertido en el San Jorge de la cruzada anti gatos.
– Vives en otro planeta, ya que hay tantos gatos ahora como los que habia en los años 80, o quizás menos en que era normal que cualquier casa de la comarca tuviese varios gatos para limpiar de ratones las vaquerías y demas.
– Eres de perros y odias a los gatos por que te arañaban de niño.
– O simplemente no sabías de qué escribir y como a ti no se te puede esterilizar para que tu linea genética acabe en tu profunda ignorancia decidiste encontrar un enemigo que no se puede defender.

¡Pues la has cagado chato!

Félix.


Leo, preocupado, en nuestro periódico de la Sierra Oeste (A21), un artículo en el que se afirma que “un gato callejero puede cazar al año cerca de 50 aves y más de 300 mamíferos”, entre otras “desorbitantes” ocurrencias. Citando un lista de animales dañinos cuya fuente es el Departamento de Desarrollo de ¡las islas Cayman! que incluye a los gatos, les hace responsables poco menos que del diluvio universal, la peste bubónica o la caída del imperio romano. Cuando la batería de argumentos se le agota, acusa a las personas que les alimentamos del delito de lesa humanidad y hasta de mala conciencia… Imagino que al autor de tan brillante artículo nadie le alimentó y que ignora que la especie a la que pertenece (la nuestra) es la mayor causante de la desaparición de especies en este planeta. Y eso no parece crearle una gran impresión. De nada servirá recordarle que al gato le hicimos doméstico hace más de 3000 años, y que le introducimos en nuestros hogares para protegernos de plagas y que para muchas culturas es un animal sagrado. Parece que en nuestra hermosa sierra, declarada zona ZEPA, son ellos y no la actividad cinegética, el mayor peligro para las aves. Y yo miro a Yoga y a Agua (mis dos gatos recogidos de la calle) y por un instante digo: ¡Basta de tanta tontería!, hagamos una reflexión seria para controlar las colonias de gatos en nuestros pueblos. Pero no para evitar una amenaza si no para compartir con ellos todas las bondades de las que somos capaces, al menos algun@s…

José Antonio Rodríguez Alva.


Me ha sorprendido, y no precisamente de forma muy grata, el artículo publicado por este periódico en el mes de mayo sobre los gatos.
En dicho artículo, se nos muestra a los gatos, poco menos que como animales perversos depredadores, y que son los causantes de la extición de un sinnúmero de animales. Al leerlo, me recuerda a la demonización que se ha hecho, y sigue haciéndose con el lobo, hasta tal punto de considerarlo una “alimaña” a la que había que perseguir y exterminar. Y ahí está el resultado el gran descenso de la población de ese bello animal, que de seguir así estará al borde de la extición, como otros tantos animales que pueblan el planeta, y eso gracias al ser humano.
Este tipo de comentarios me resultan chocantes y además creo que son peligrosos, pues pueden fomentar la persecución de los gatos, al igual que sucede, y como ya he comentado con el lobo. Y más chocante es teniendo en cuenta, que no exite sobre la faz de la tierra, un ser más dañino, más devastador, más depredador, más exterminador, de otras especies y de nosotros mismos; como el ser humano.
Somos una auténtica plaga, de más de siete mil quinientos millones de individuos, acabando todos los recursos naturales, destrozando el clima, contaminando las aguas, quemando los bosques….
Por favor cuiden sus publicaciones , pues por desgracia hay mucha gente que no distingue la paja del trigo, y puede dar paso a que se comentan atrocidades contra este bello animal que es el gato.
Una amante de los animales, y del gato en particular.

M.V.G.


Me dirijo a D. Luis Javier Barbadillo, referente al artículo “Los gatos: nacidos para cazar”.

Nada más lejos de la realidad, porque, señor mío, un gato bien alimentado pasa de cazar.

Los únicos que son responsables de la extinción de la fauna, no sólo de aves y mamíferos, sino de grandes animales, son los cazadores que se cargan cualquier cosa que vuele o repte y no les importa dejar a unos pequeños conejos sin padres por el afán de disparar.

Los cazadores matan por matar, pero los gatos, si cazan es porque tienen HAMBRE.

Le voy a poner al tanto de las cosas que me han ocurrido, los casos de abandono por sus dueños, que eso sí que tenía que ser perseguido.

Voy al pueblo y me encuentro que los dos vecinos contiguos se han ido a vivir a la ciudad abandonando a sus gatos. Eran una gatita que estaba delgada como un lápiz (ahora pesa 6 Kg). Yo la alimentaba y le daba de beber. Una vez me trajo un pájaro que soltó vivo en casa, para demostrar que estaba agradecida, era como si me diera un regalo. Otra vez, un pequeño ratón que, igualmente, no se comió, sino que jugaba con él. Hasta ahora nunca más me trajo animal alguno, porque mi gata está superalimentada y no necesita cazar.

El segundo caso fue un gato que incluso cogió piojos y se negaba a comer. Le estuve alimentando con suero durante un fin de semana, hasta que fui al veterinario, le puso antibiótico y antiinflamatorio. El gato ahora está estupendo y éste jamás me ha traído nada a casa.

Si usted tuviera hambre, ¿no cazaría cualquier cosa para comer? Pues eso les pasa a todos los animales que cazan cualquier animal para comer, pero si se les alimenta (con pienso y tarrinas) los gatos no se molestarán en ir a cazar.

El dibujo del gato con el conejo, permítame que no lo crea ¿Puede un pobre gato alcanzar a un conejo con lo que corren estos? La gente (casi siempre hombres) que se mete con los gatos y con las personas que les alimentan, parece que no tienen otra cosa que hacer que vigilar al vecino, que se metan en su vida y hagan examen de conciencia.

Usted dice en su artículo que los que dan de comer a estos felinos van de noche. Esto es porque existen personas como usted que no saben nada acerca de estos y se ponen a criticar. Si van de noche no es por la conciencia, que la tienen bien limpia, sino porque no tienen ganas de guerra. Cuando algún desaprensivo les increpa e insulta, diciendo que los van a denunciar.

Pero me parece que al que tenían que denunciar es al malnacido que envenena a los gatos, pues los perros a veces también caen debido a este comportamiento.

En cuanto a las denuncias, pongo en su conocimiento que una vecina de Madrid fue multada, y una ONG recurrió y tuvieron que devolverle el importe, diciéndole el juez que podía dar de comer a los gatos donde y cuando quisiera, ya que el Ayuntamiento no se hacía cargo de alimentarlos y castrarlos. ¿Qué prefiere usted? ¿Verles morir de hambre y sed? Pues yo no.

Anónimo.

Correo postal.

Publicada el Cartas del lector, Opinión0 Comentarios

Respuesta al artículo ‘Los gatos: nacidos para cazar’

Estimado Sr. Director:

En relación con un artículo aparecido en su periódico correspondiente al mes de mayo y que ataca ferozmente a los gatos, simplemente nos gustaría comentar que se percibe claramente por parte del autor una gran animadversión hacia estos animales, que si bien es verdad que son cazadores, también son capaces de dar el mayor afecto y compañía al ser humano.
Este artículo no representa un análisis objetivo bajo ningún concepto, y muchas, muchísimas personas (incluidos veterinarios) consideramos que resulta muy nocivo en cuanto a la influencia negativa que puede ejercer en un ambiente ya de por sí poco propicio hacia estos maravillosos animales, muy valorados en otros países. Tampoco demuestra ningún conocimiento profundo de su psicología, tan sólo una fría enumeración de datos seleccionados para apoyar una opinión que parece surgida de la Edad Media.
No es cierto que sean los mayores depredadores contra el medioambiente, ya que este dudoso honor le corresponde sin duda alguna al ser humano. A estas alturas está demostrado incluso su beneficio terapéutico y de sobra confirmado que un gato callejero puede adaptarse perfectamente a la compañía del ser humano en cuanto recibe un poco de atención y cariño, e incluso vivir en un domicilio pequeño. Los perjuicios que puedan ocasionar si son abandonados o dejados a su aire, corresponden únicamente a sus dueños, de la misma manera que ocurriría con otros animales.
Respecto al poco apropiado comentario sobre las personas que intentan alimentarlos y que lo hacen “con nocturnidad porque no tienen la conciencia tranquila”, se trata simplemente de evitar conflictos en un ambiente en el que está mal visto cuidar de un gato en la calle, pero no hay problema en envenenarlos, atropellarlos y salir huyendo. Eso, a algunas personas, les parece menos grave que el alimentarlos.
Cualquiera que se haya decidido a adoptar uno de estos animales, podrá contar mil cosas buenas sobre ellos y sobre su positiva influencia en los hogares donde viven, así como todo lo que pueden enseñarnos para mejorar nuestra calidad de vida.
Consideramos que los Ayuntamientos tienen asuntos mucho más graves de los que ocuparse , y mucho más dañinos para la sociedad, así que, por favor, centrémonos en cuidar realmente del medioambiente sin responsabilizar a quien no tiene ninguna culpa de su deterioro, aunque eso sí, tampoco tiene voz para defenderse.
Muchas gracias.
B.G.

Publicada el Cartas del lector, Opinión3 Comentarios

Un pleno de hace un año en Pelayos

Hace un año, el 14 de abril, se celebró el pleno que daba un paso más hacia el final del callejero franquista en Pelayos de la Presa. Tras no incluirse en el pleno de diciembre mi moción sobre el tema, el anterior acalde decidió convocarlo, probablemente sin saberlo, en la fecha emblemática en que muchos años antes se declaró la II República.
Era imprescindible estar en el pleno para leer la moción y poder presentar luego un contencioso administrativo, sabiendo que el alcalde y su equipo municipal no iban a apoyar, bajo ninguna circunstancia mi propuesta. Lo cierto es que el día anterior estaba en Londres y aún por la mañana no sabía si podría ir. Finalmente, una noche templada en el Reino Unido me permitió acudir al pleno. La misma mañana del 13 de abril, tuve que comprar el vuelo para por la tarde.
Al día siguiente, acudí al pleno en el Ayuntamiento a presentar la moción y cómo podéis comprobar en el acta, me limité a exponerla. El alcalde dio su opinión en contra (por quinta vez), el equipo del PP le respaldó y el PSOE apoyó la moción. Hubo un pequeño debate entre la portavoz del PSOE y el alcalde. Se votó y el PP impusó su mayoría absoluta. No quise añadir nada más. Al día siguiente, como estaba previsto, mi abogado inició los trámites del proceso contencioso administrativo que aportó la presión suficiente para que el Ayuntamiento presentara una moción para el cambio de las calles en el mes de septiembre. El cambio físico de las calles se produjo a mediados de diciembre.

Al haberse satisfecho extraprocesalmente, el juez decidió archivar el asunto. Sin embargo, no impuso el pago de las costas  al Ayuntamiento. Hecho que fue recurrido por mi abogado por falta de motivación y por apreciar mala fe administrativa del Ayuntamiento después de votar en contra del cambio de nombre de las calles hasta cinco veces y sólo haber actuado tras tener conocimiento del contencioso administrativo. Ese recurso estaba pendiente de resolución hasta que el pasado 6 de marzo llegó la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Madrid dándome la razón en cuanto a la falta de motivación en el auto del juez y acordando la nulidad de ese auto, pero no condenando al Ayuntamiento a las costas del juicio.

Cuando se reclama transparencia hay que empezar por uno mismo, aunque las cosas no sean del todo favorables. En el enlace, podéis leer el auto. En nuestro país, parece que si quieres que se cumpla la ley, tienes que estar dispuesto a correr con los gastos de tu cuenta. En todo caso, hay que acatar la sentencia y valorar positivamente haber llevado a cabo este proceso ya que en menos de un año, se han eliminado las calles franquistas en Pelayos de la Presa y en definitiva, se ha conseguido el objetivo.

Mario Cuéllar.

Publicada el Cartas del lector, Opinión0 Comentarios

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

24 de septiembre

 

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

septiembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930