Archive | Lugares con encanto

El Pozo de la Villa de Navas del Rey vuelve a ser un lugar vivo y digno de admirar

  • Un rincón histórico renovado

Todos los pueblos tienen un lugar especial, encrucijadas o rincones en los que se ha vivido y se ha visto crecer una población, transcurrir la historia y la vida de sus habitantes. Lugares especiales en los que el tiempo ha dejado huella y que, sin embargo, siguen tan vivos como en tiempos remotos. Navas del Rey es un municipio joven, apenas tiene doscientos años de historia como villa, de ahí que sea complicado encontrar este tipo de lugares, aunque los tiene y muy importantes, son poco visibles y demasiado modernos como para resultar de interés histórico en muchas ocasiones, al menos ante la mirada de visitantes o forasteros.
Uno de estos rincones especiales es el que ocupa en la Plaza de Calvo Sotelo (la Placituela) el Pozo de la Villa, un espacio que fue sinónimo de cruce de caminos, de parada obligada de caminantes y jornaleros, de viajeros que partían con sus productos hacia Madrid o de ganaderos que transitaban por nuestros municipios de pasto en pasto y de pueblo en pueblo, también de vecinos que saciaban allí su sed o de visitantes ocasionales que encontraban un lugar en el que parar y reparar fuerzas. El Pozo de la Villa, como todas las encrucijadas, fue lugar de reunión y de conversaciones, testigo mudo de la historia y crecimiento de Navas del Rey. Hace más o menos medio siglo fue clausurado y pocos hoy, a no ser que lo hubiesen visto en activo, sabían que las piedras y el cemento que muchos hemos usado como asiento durante muchos años ocultaban uno de los pozos y rincones de encuentro más importantes de todo el municipio, un conjunto de galerías que almacenaban —y almacenan— el agua procedente de diversos arroyos hoy invisibles a la vista durante casi todo el año.
10.000 pesetas, ese fue el presupuesto que el Valentín Díaz Segovia solicitó en 1922 al ayuntamiento de Navas del Rey para asentar y construir este pozo, no es hasta meses después, ya en 1923, cuando, según los archivos recopilados por el personal del ayuntamiento casero se remató y abonó el coste del pozo, que finalmente fue de unas 9.000 pesetas, aunque es de suponer que, quizá, los gastos de material fuesen abonados en otra partida presupuestaria. Si comparamos con las 2.500 pesetas que se gastaron en la construcción de un Hospital o de las 1.000 del Cementerio que se pueden ver en los registros de ese mismo curso político podremos hacernos una idea de la envergadura de la construcción del pozo y de su importancia para el municipio.
Sobre este pozo y su constructor, hablamos con Juan José, fotógrafo de El Escorial y vecino en la actualidad de Fresnedillas de la Oliva, nieto de Valentín, un experto en pozos y tratante de animales, que vino desde El Escorial hasta Navas del Rey, donde nació en 1921 una de sus hijas, tuvo siete, madre de nuestro interlocutor, que nos cuenta algunos detalles de “el que logró, sin medio mecánico alguno, construir un aljibe que tiene agua durante todo el año en uno de los rincones más secos de la Finca Canalejas de El Escorial”. Y es que Valentín tuvo que ser un hombre de lo más interesante, alguien que, cuando hacía falta por razones de trabajo, trasladaba a toda su familia a un municipio, alquilaba una casucha o un pajar y vivía en este pueblo hasta que se terminaba el trabajo. Amigo íntimo de Faustino “El Gitano” gracias a su trabajo como tratante de animales, Valentín Díaz Segovia logró un hito apenas posible a mediados del siglo pasado, dejar en herencia una casa para cada uno de los siete hijos que tuvo.
“El agua es vida y un pozo siempre es salud”, así me despide Juan José, que me promete contarme muchas más anécdotas y vivencias de su abuelo, el constructor de el que, quizá, fue el punto de encuentro —si quitamos la Picota— más importante de Navas del Rey y que ahora, gracias al empeño del ayuntamiento por recuperar rincones de cara al bicentenario casero, vuelve a ser un lugar vivo y digno de admirar.

Javier Fernández Jiménez.

Publicada el Actualidad, Lugares con encanto, Sierra Oeste5 Comentarios

La Comunidad crea la Mesa Regional de Turismo para fomentar un modelo turístico de éxito

  • Nace como órgano consultivo de coordinación entre las Administraciones, el sector empresarial y los destinos.
  • Apuesta por diversificar y descentralizar la actividad turística a lo largo del territorio regional.
  • Quiere ser una herramienta útil, que fomente un modelo de turismo de calidad y sostenible.

La Comunidad de Madrid constituyó ayer la Mesa Regional de Turismo, un órgano consultivo para compartir experiencias y enriquecer nuestra oferta turística. Presidida por la directora general de Turismo, Marta Blanco, esta Mesa pretende poner en común y desarrollar modelos turísticos de calidad, sostenibles y de éxito, que contribuyan a alargar la estancia del turista y que permitan mejorar, diversificar y descentralizar la oferta turística.

El alcalde de Pelayos de la Presa, Antonio Sin, en primer término.

Con la creación de esta Mesa, el Ejecutivo regional cumple con su Estrategia de Turismo 2016-2019 y se pone en marcha un foro que va a dar a conocer en el sector iniciativas turísticas eficientes que puedan ser aplicadas en distintos destinos de la región.

Roberto Cordero, gerente de ADI Sierra Oeste, también estuvo presente.

Como explicaba la directora general de Turismo, “la Mesa nace con la vocación de ser un referente técnico y de coordinación, una herramienta útil tanto para el sector turístico privado como para las administraciones públicas y los territorios que se han convertido en destino turístico”.
Un foro transversal
La Mesa tendrá una composición transversal, y estará formada por la Administración regional y local, pero también por entidades turísticas, asociaciones profesionales y empresariales del sector.
De esta forma, tendrán representación los tres destinos con enclaves Patrimonio Mundial (San Lorenzo de El Escorial, Alcalá de Henares y Aranjuez), las 11 Villas de Madrid, y otros espacios naturales como el Parque Nacional Sierra de Guadarrama o la Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón, que incluye el Hayedo de Montejo (desde julio Patrimonio Mundial Natural), las comarcas turísticas de Sierra Norte, Sierra Oeste y Sierra de Guadarrama, así como Las Vegas del Tajo.

La Mesa contará también con la presencia de representantes de productos turísticos que se están desarrollando y de organizaciones empresariales que ya estén trabajando en los destinos de la región. Además de la Consejería de Cultura, Turismo y Deportes, tendrán representación la Federación de Municipios de Madrid y la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio.

Publicada el Actualidad, Lugares con encanto, Sierra Oeste7 Comentarios

La Cepeda: el “Treviño madrileño” que se adjudicó José Cánovas del Castillo

Por  José Ruiz Guirado

Para  adentrarnos  en la dehesa de la Cepeda, que pertenece a la provincia de Madrid, tenemos que acercarnos al municipio de Santa María de la Alameda, que con su núcleo de población de Navalespino, viene a ser el más alto de la Comunidad, a sus 1.440 de altitud. Este municipio, que perteneció con sus pedanías (Robledondo, La Hoya, Navalespino, La Paradilla y Las Herreras) al de Robledo de Chavela, hasta que en el año de 1766 se independizara, según “La escritura de enajenación de Santa María de la Alameda de Robledo de Chavela”, en el trabajo: “Santa María de la Alameda, Historia, Costumbres y Tradiciones, José Ruiz Guirado. (Ayuntamiento Sta. María Alameda, 2012). En la que Clemente Herranz, vecino y fielato de la Villa, por no haber numerario Real, certifica que se hizo consejo público para otorgar la oportuna Escritura. El proceso histórico de la villa compartió protagonismo y hechos paralelos a los del alfoz escurialense, desde que surgiera como Comunidad de Aldea, (siglos XII-XIII), hasta 1833 en el que pasaría a pertenecer a la provincia  de Madrid. Surgiría debido al trasiego de ganados de la ciudad de Segovia, bajo el Sexmo Casarrubios, en los que participarían la Caballería Villana. Hecho este recorrido histórico, nos encontramos, para el tema que nos ocupa, emplazamos en el siglo XIX, en el que se produce la Desamortización, nos encontramos con esta zona de paso trashumante, al oeste de la Comunidad madrileña, entre las provincias de Avila y Segovia. En la que en monte de tierras de pasto de La Cereda (más de 1.100 Ha.), supere a los de monte, perteneciente desde el siglo XVIII, hasta su venta en 1683 a los propios de Madrid. Pero como no podía ser de otra manera, esta isla en madrileña  Santa María de la Alameda, en  medio de las provincias abulense y segoviana, provocaría las distintas disputas por su pertenencia, de las que apuntamos algún detalle, que le confieren su peculiaridad, a saber:

La Cepeda

Situación del exclave de la Dehesa de la Cepeda (Santa María de la Alameda) en la Comunidad de Madrid (arriba a la izquierda, incluida entre la provincia de Segovia y la de provincia de Ávila).

“HISTORIAL. Esta ficha corresponde con el monte catalogado n. 81., del catálogo de Ávila (se incluyó en el Catálogo  por orden de 27 de febrero de 1897), el cual se encuentra ubicado en el término municipal de Peguerinos, provincia de Ávila. La identificación  física en planos catastrales ha sido imposible, dado que en el ayuntamiento de Peguerinos, únicamente hay un listado de caracteres (documento 40), con relación de propietarios. Asimismo en la Delegación de Hacienda  de Ávila se ha encontrado un plano del avance catastral (documento 43), realizado en 1959. Este momento aparece en los inventarios de bienes municipales de 1956. El 16 de marzo de 1942 se inscribió la posesión de este monte en el Registro de la Propiedad de Cebreros (tomo 288, libro 9, finca 663, folio 69). Como documento 13 se aporta  nota simple. Según consta en la mencionada inscripción esta finca se hallaba libre de toda clase de cargas. El 8 de abril de 1944 se produjo una inscripción de demanda, dado que por el ayuntamiento de Peguerinos  se había presentado en el Juzgado de Primera Instancia de Cebreros, juicio declarativo de mayor cuantía, sobre la nulidad de inscripción primera, en virtud de esta demanda, el juez emitió un mandamiento para realizar una anotación preventiva de demanda. En esta demanda el ayuntamiento de Peguerinos solicitaba la nulidad de la inscripción  porque no se adecuaba a la realidad, se argüía que el ayuntamiento de Santa María de la Alameda, era titular únicamente del vuelo, correspondiente al suelo al ayuntamiento de Peguerinos. Se exponían como fundamentos de la demanda que estaba viciado. Por otra parte, como fundamento de derecho de la propiedad del suelo, se basaba en hechos históricos, según los cuales en 1835 el rey Alfonso XI, para terminar con el pleito entre el Monasterio de San Pedro de Rey Moros, y por otra parte los Concejos de Robledondo y El Espinar, concedió a estos el derecho y la posesión de la  Cepeda. En 1655 se dividió entre ambos el suelo, permaneciendo proindiviso el vuelo, quedando para el marqués de Robledondo el que hoy forma parte el monte de Santa María y como estaba enclavado en jurisdicción del Espinar, el suelo quedó para Peguerinos  y el vuelo para el marqués, quien luego lo cedió al pueblo de Santa María de la Alameda. Para justificar estos antecedentes, el ayuntamiento de Peguerinos se apoyó, también en un acta de deslinde y amojonamiento de 1909, en la cual los representantes de Santa María de la Alameda que el suelo era propiedad de Peguerinos. El ayuntamiento de Santa María de la Alameda se opuso a la demanda, esgrimiendo que los datos históricos a que se ha hecho referencia anteriormente, no corresponden a este monte; asimismo argumentó que este monte era propiedad del ayuntamiento, como mínimo desde 1862…”La Cepeda 0832

Nosotros, por nuestra parte, nos vamos a remitir a  la fecha de 1863 (PARRONDO FEO, Francisco. “Fincas de  rusticas en la provincia de Madrid. Consejería de Ordenación del Territorio, Medio Ambiente y Vivienda, 1984), en la que nos encontramos estos datos del término municipal de Santa María de la Alameda:

PROPIOS:

Número 10 del inventario.- La dehesa titulada de la Cepeda, procedente de los propios de Madrid, sita en la Cepeda, término de Santa María de la Alameda, que lleva en arrendamiento  don Justo Benito Díaz  y socios, de segunda clase, conteniendo pastos, dos casillas de una habitación para los pastores, unos cuantos pinos inmaderables, matas de piorno y peñas, con dos arroyos  permanentes; su cabida 3.182 fanegas, equivalentes á 1.089 hectáreas, 51 áreas y 68 centiáreas. Linda N. camino de canto los hierros, término del Espinar (Segovia). M. con la cañada y término de Peguerinos (Avila), L. camino de Fuente la Reina y término de Peguerinos y P. con campo Azálvaro, término del Espinar: ha sido tasada en 390.000 rs. Y capitalizada por la renta de 19.000 que la han graduado los peritos en 427.500, tipo para la subasta. Y han sido  adjudicadas a D. José Mitre Patrón por 822.100 rs., y a don José Cánovas del Castillo por 660.100 rs.La Cepeda 0002

Publicada el Cultura, Lugares con encanto1 Comentario


CERCANÍAS YA

 

LOCAL PELAYOS

 

TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

mayo 2018
L M X J V S D
« Abr    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com