Categoría | Opinión

Coronavirus Día 0: Entre la incertidumbre y el miedo

La decisión de la Comunidad de Madrid de suspender la actividad docente durante, al menos, quince días, ha provocado toda una ola de reacciones en toda la región, de las que nuestra comarca no ha podido escapar. La presidenta, Isabel Díaz Ayuso, comparecía ante la prensa en la tarde de ayer, 9 de marzo de 2020 y hacía pública la resolución, ante la sorpresa, el miedo e incluso el enfado de muchas madres y padres que han tenido que imaginar en solo unas horas qué van a hacer con sus hijos durante las dos semanas que no van a acudir a clase, puesto que muchos de ellos ni pueden dejar de trabajar ni pueden optar al teletrabajo.

Esta situación ha dejado patente uno de los problemas más graves y aparentemente invisibles que tiene nuestra sociedad actual en España, la conciliación familiar y ha puesto de manifiesto que cuando la carrera diaria a la que estamos sometidos debe detenerse por un inconveniente cualquiera, no sabemos demasiado bien cómo actuar ni que hacer. La decisión de suspender la actividad docente es algo más que un inconveniente y un alto en el camino, es un hecho histórico que mantiene a la mayoría de los habitantes de la Comunidad de Madrid en alerta y en un estado de ánimo que va desde la incertidumbre hasta el miedo más absoluto.

Aunque el paro en los centros educativos de toda la Comunidad de Madrid (más de un millón de alumnos) comenzará mañana, a día de hoy aún no está demasiado claro qué ocurrirá con todos los días lectivos que se van a perder, si se recuperarán en el futuro o nos obligarán a dar clase en pleno verano. El gobierno de la región y algunos estamentos educativos han hablado de las plataformas digitales con las que cuentan los centros en nuestra comunidad para responder a esta cuestión, pero no parece sencillo poner en marcha este sistema para hacer llegar trabajos, actividades y materias a todo el alumnado madrileño. Además, hay alumnos pendientes de pruebas como la EVAU que se juegan parte de su carrera educativa en mitad de una crisis sanitaria sin precedentes en el mundo.

Esta mañana se ha empezado a notar en nuestros colegios la ausencia de varios de sus alumnos y ya han sido varios los ayuntamientos que han avisado de la suspensión o el aplazamiento de muchas de sus actividades diarias o puntuales. Los centros polideportivos, las bibliotecas públicas, los centros culturales… van a permanecer cerrados y cualquier actividad con público atrasará su realización o, directamente, será suspendida.

El miedo (o la prudencia) se ha extendido como la pólvora por toda la región, quizás por ese anuncio televisivo y por cómo se desarrolló y planteó posteriormente por los medios de comunicación, y han sido muchas las personas que han decidido hacer acopio de alimentos o artículos de primera necesidad, formando largas colas y haciendo trabajar a reponedores, cajeros y otros trabajadores de supermercados, hipermercados y tiendas a destajo, dejando imágenes para la historia, con estanterías totalmente vacías y artículos imposibles de reponer en el momento. Incluso en algunos lugares la policía se ha visto obligada a intervenir para que algunas situaciones no se complicasen en demasía. Los grandes centros comerciales y sus representantes han asegurado que no existe ni la más mínima posibilidad de desabastecimiento, pero eso no ha evitado que sean muchos los que hayan llenado la despensa por lo que pueda ocurrir.

Mensajes contradictorios, estafas, el 112 colapsado, noticias falsas y mucha desinformación o información muy alarmista están logrando que el miedo se extienda y se hayan vivido por momentos escenas semejantes a otras que hemos podido ver en la ficción. De algunos municipios de la Comunidad de Madrid han llegado imágenes de comercios regentados por personas chinas que han cerrado “por vacaciones” durante 15 días. Lo cierto es que desde la administración y desde todos los rincones se nos pide tranquilidad, pero todos los datos que nos están llegando desde diversos lugares nos están alarmando en demasía y parece que el miedo se ha instalado en la mayoría de nosotros.

Prudencia y mesura, eso es lo que debería guiarnos en un asunto como este, del que apenas sabemos nada. Desde A21 pedimos tranquilidad a todos nuestros lectores y aconsejamos que se cumplan todas las restricciones que nos pidan acometer, ahora lo importante es acabar con esta enfermedad y  superar este momento con el mejor de los talantes posible.

Javier Fernández Jiménez.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

28 DE AGOSTO

  MADRID NO SE PARA

 

 

CORONAVIRUS

 

CEPA SAN MARTIN

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

agosto 2020
L M X J V S D
« Jul    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31