Categoría | Cultura

‘La solidaridad a escena’ llega al Castillo de la Coracera

  • Una muy agradable tarde de poesía y guitarra.

El pasado sábado 14 de octubre se dio la tercerea representación del festival de teatro solidario que está teniendo lugar en algunos de nuestros municipios en apoyo de ACNUR, Comité español. Esta vez la cita fue doble, en Cadalso de los Vidrios y en San Martín de Valdeiglesias. En el primero se realizó la segunda representación de “La terrorífica leyenda de Don Álvaro de Luna” a cargo del grupo De Luna. Y en San Martín de Valdeiglesias se estrenó dentro de este festival TRES TRISTES y ALPI CON VERBO AZUL.

De Luna.

En el magnífico emplazamiento del Castillo de la Coracera pudimos disfrutar ese sábado de la actuación de Cristian Araque (quien, aparte de cantar, acompañaba con su guitarra) y de la de Diego Tello en representación del Grupo TRES TRISTES cuyos versos y voces crearon una gran complicidad con el público, haciéndolo viajar desde el poema más íntimo hasta la crítica mordaz de un reggaetón sobre nuestra realidad política. Humor, reivindicación, sensibilidad, buena música y poesía a borbotones. Un gran descubrimiento, imprescindibles.

R.S.J.
La segunda actuación en la Coracera corrió a cargo de ALPI CON VERBO AZUL y el coro ANOCHECER CHILENO. Pilar Arias, en representación de ALPI, recitó una reflexión poética sobre el drama de las pateras titulado “Sinfonía en el mar” y una pequeña representación de la asociación de Alcorcón VERBO AZUL leyó algunos de sus poemas, entre los que hay que destacar la sencillez y empatía de Paquita Navarrete. Finalizó la velada con canciones campesinas chilenas interpretadas por ANOCHECER CHILENO.

11 Respuestas para “‘La solidaridad a escena’ llega al Castillo de la Coracera”

  1. EN ALCORCÓN A TANTOS DE TANTOS

    Recorro tus campos, ando en tus calles,
    persevero en mi afán,
    conocí a mi esposa, engendré a mis hijos
    y amasé aquí mi pan.

    Campos vi de trigo y vi de cebada
    tras de mi ventanal,
    de esmeralda olas vaivén de las brisas
    de aire primaveral.

    Y fue aquí en Santa María la Blanca
    mi boda y desposar,
    de mis hijos ante el ara el bautizo
    antes de echar a andar.

    Trabajé en casa y tuve en mi taller
    el cincel y el buril,
    la gema, la lupa y base del fuste
    y un soneto en mi atril.

    Vine a un pueblo y ahora es ciudad,
    Alcorcón sideral,
    con sus amplias y extensas avenidas
    y un moderno hospital.

    Aquí envejezco, en Alcorcón prosigo,
    y bien puedo dar fe
    de un cambio existencial evolutivo
    que palpable se ve.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  2. AL CENTRO MÉDICO DE LA RIVOTA SIN OMITIR A NADIE

    Venas,más nervios, tendones, tejidos,
    que conforman un todo, un cuerpo humano,
    precisan de un ejército y a mano
    que una órganos y amaine sus quejidos.

    Tebana legión, alma de afligidos,
    integrada en el orden ciudadano,
    consuelo cuando en males se es profano
    y actuamos como infantes desvalidos.

    Médicos discípulos de Galeno,
    de Hipócrates consulta de doctoras,
    llegado Ibn Siná de Isfahán remota,

    hallamos el amplio recinto pleno
    de enfermeras nutricias asesoras
    de un docto vademécum en Rivota.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  3. EL MADRINAZGO DE LA VIRGEN DEL ALBA

    Fronda del árbol que ante el templo vive,
    en donde el sol naciente se derrama,
    y el mirlo trémulo que está en la rama,
    canta a la noche en trinos su declive.

    La Virgen del Alba con él convive
    y el dulce canto la complace y ama,
    y el mirlo encendido en gloriosa llama,
    le ruega al día que avanzando avive.

    Y emprende el mirlo en búsqueda afanosa
    entre el brezo, el rosal y entre la rosa,
    que rodea la valla y la piscina,

    del Parque Mayor ramitas de un nido,
    que un nidal será sublime y florido
    con la Virgen que oficia de madrina.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  4. EL CENTRO CULTURAL LOS PINOS
    A Consuelo Ceregido Veiga

    Hierros erectos, pátina de herrumbre
    que hacéis original al edificio,
    ceñís su extraño talle de artificio
    y de vigor dotáis y reciedumbre.

    Vedlo señorial, fiel a su costumbre,
    si entre la cultura ejerce su oficio,
    digno es de ostentar en su frontispicio
    al Parnaso encumbrado hasta la cumbre.

    Aquí convergen múltiples caminos
    de conferenciantes, clases impartes
    Consuelo en esencia sigue en Los Pinos

    haciéndole anfitrión surtidor de artes,
    de los poetas versos gongorinos
    con la danza un bastión si los compartes.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  5. LAS CEBOLLAS DEL CHAVES NOGALES

    Desnudas las cebollas de sus faldas,
    privadas de sus capas de una en una,
    vestiduras tendrán las de la luna,
    y a vosotros cubriendo sus espaldas.

    Serpentinas serán y las guirnaldas
    que recibe a la noche clara o bruna,
    regalos nos darán de la fortuna
    y un verdor cristalino de esmeraldas.

    Enhiestas vais a verlas como lanzas,
    infantiles y alegres colegiales
    y orondas cual los ricos en finanzas,

    y ellas os hallarán niños geniales,
    y de hábitos sabrán y de semblanzas
    las cebollas aquí en Chaves Nogales.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  6. ME DICES SIEMPRE ENCANTADA

    Me dices siempre encantada:
    “¡Qué bien a la letra rimas,
    cómo la pules y limas
    dentro del verso engastada!”.
    Toma pues, mi enamorada,
    con laurel mirto y canela
    a la luz feble de vela
    cuando apunta la mañana
    con mi beso en la ventana,
    te regalo esta espinela.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  7. DON ÁLVARO DE LUNA A SU PASO POR CENICIENTOS
    A Gonzalo Barahona Alonso

    Riquezas tuvo, honores poderío;
    del rey valido, amigo y consejero,
    favorito y constante compañero
    y a su lado grandeza y señorío.

    De cuerpo enjuto, mas su fuerza y brío
    fue cantada elevada al romancero,
    y él fue juglar, poeta pasajero
    y en justas paladín cruzando el río.

    Gran señor, Condestable de Castilla,
    con gran pompa pasó por Cenicientos
    anhelando el cetro y ceñir corona.

    Magnífico jinete va en su silla,
    semblante alegre y oro en los jumentos
    que lleva a su castillo de Escalona.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  8. ÓSIP MANDELSTAM
    “Si por la poesía matan, eso significa
    que se le rinde el debido respeto, eso
    significa que se le teme y, por lo tanto es poder”.
    Ósip a Anna Ajmátova

    Nunca a los soviets cantó
    ni exaltó o cantó al tirano,
    y en su verso cotidiano
    una ética se implantó.
    Contra el tirano apuntó
    con su prosa y con su rima,
    y sumergido en la sima
    de la tundra siberiana,
    sobre la helada sabana
    Ósip murió en el Kolima.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  9. LA CASA DE ADOBE

    La casa humilde de adobe
    y de tierra apisonada
    por el permanente sobe
    de los años de morada.

    Casa venida de herencias
    de los parientes lejanos,
    habitando sus presencias
    al alcance de las manos.

    Casa estrecha y alargada
    con bombilla en la cocina,
    alumbrando fragmentada
    oculta por una esquina.

    Con un contador chicharra
    durante el día apagado,
    dando de noche tabarra
    al ánimo sosegado.

    La cuadra visible al fondo,
    la mula cara asomada,
    integrada en lo más hondo
    con la familia soñada.

    Paredes enjalbegadas
    con la cal acostumbrada
    en las antiguas posadas
    de una vida reposada.

    Los bajos y las alturas
    con ocres se perfilaban,
    asombro de las criaturas
    que absortos todo miraban.

    Sobre el suelo se extendía
    de las vacas la boñíga,
    con un olor aquel día
    lejos del olor a espiga.

    El techo era de madera
    separador del doblado,
    donde estaba la pajera
    con el grano acumulado.

    De negro la chimenea
    con los troncos chispeantes,
    y llama que parpadea
    pucheros regocijantes.

    Nuestras madres hacendosas
    cubiertas con sus mandiles,
    de aquellas casas las rosas
    y aceite de sus candiles.

    Y cuando el viento que brama
    por rendijas se filtraba,
    nos calentaban la cama
    con ascuas que el tronco daba.

    De adobe la construcción
    del pobre que el pan amasa,
    con la mayor emoción
    os he descrito mi casa.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  10. CAMINABA EL CAMINANTE
    a D. Antonio Machado

    Caminaba el caminante
    por camino solitario,
    en día de vendimiario
    pasito a paso adelante.
    De pronto un acompañante
    incorpóreo llegó
    y con él se emparejó,
    y él, que hablaba en soliloquio,
    fue y estableció un coloquio
    con Dios que le acompañó.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  11. AGUA BEBIÓ

    Agua bebió en la esclarecida fuente
    de las letras del libro y de la vida,
    sin llevar a cabo vida recluida
    lo supo desde que era adolescente.

    Tuvo clara su vocación ardiente,
    la llamada avivada y presentida,
    virulencia volcánica surgida
    del creativo fuego de su mente.

    Sin base intelectual y por su cuenta
    estudió a los clásicos con denuedo,
    con la pasión y gustos de un esteta.

    Incansable avanzó de forma lenta
    y guiado por su instinto y por su credo,
    nació para las Artes el Poeta.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

Trackbacks/Pingbacks


Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com