Categoría | Actualidad, Tendencias

Susana Bernardo, desde Brunete hacia el certamen de Belleza Mrs.+30 Spain

La madrileña que lleva 20 años esperando  la oportunidad de ser Miss verá sus sueños cumplidos con el certamen que se celebrará en Madrid a finales de Mayo de 2022.

Desde el departamento de prensa del  certamen oficial en España  que elije cada año, a las representantes Españolas  para acudir a los certámenes internacionales de las Categorías ; +30,40 y 50 años (Mrs. Universe, Mrs. Europe, Woman Of The Universe, Classic Universe, universal woman of the year y  Grandma of the  Universe, ha realizado algunas preguntas a la candidata para conocerla más de cerca  y demostrar por qué  los certámenes Mrs.+30 son una gran plataforma para dar visibilidad a mujeres que piensan que la edad  no es un impedimento para ver sus sueños cumplidos.

Esta es la historia de Susana Bernardo:

¿Cómo te llamas y por qué te presentas al certamen Mrs. +30 Spain?

Mi nombre es Susana, tengo 35 años y soy mamá de una preciosa princesa de 4 añitos. Presentarme a este certamen me da la oportunidad de romper con todos los estereotipos que nos persiguen a las mujeres después de ser madres, no importa la edad, no importa la belleza. Ser mujer es mucho más, es valentía, es fuerza, es ilusión y tenacidad. Será un orgullo representar a mi ciudad en este certamen y demostrar que se puede ser reina con más de 30

¿Qué pensaste Cuando te hablaron de un Certamen de Belleza para Mujeres +30 años?

Cuando me hablaron sobre un certamen de belleza para mujeres de más de 30 años no me lo pensé dos veces, ya es hora de vivir una experiencia diferente, es hora de abrir las puertas que desde joven tenía cerradas, es hora de borrar miedos e inseguridades y disfrutar de la madurez que me dan mis 35 años, ¿por qué no ahora?

Soñaste alguna vez con ser Miss, cómo lo veías con 20 años menos?

Recuerdo cuando era niña ver en la tele todos los años el certamen de Miss España y esperar impaciente para conocer quién representaba a la Comunidad de Madrid, era una ilusión diferente al resto de niñas, las cuales no sabían ni de qué se trataba el concurso. Pero nada que ver con la emoción del último momento, esa decisión final del jurado en la que coronaban a una de las finalistas como Mrs España, recuerdo el nudo en el estómago y la piel erizada en el momento de la elección. Pero toda esa emoción terminaba en el mismo instante en el que llegaba al espejo de mi habitación, me peinaba, me daba un poco de color en los labios con algún pintalabios de mi madre, me pellizcaba las mejillas para sonrosarlas y era entonces cuando me daba cuenta de que yo no era una de esas chicas. Demasiado morena, demasiado volumen en el pelo, demasiado bajita, ortodoncia en los dientes, granitos en la cara…demasiado insegura al fin y al cabo.

Cada año volvía mi ilusión y cada año seguía mirándome al espejo esperando algún cambio, alguna esperanza. Pero los años pasaron y mi entorno se encargó de bajarme de las nubes y centrarme en lo que ellos consideraban una “chica de bien”: estudios, formación, experiencia, trabajo y familia, eso es lo que necesita una mujer y los sueños para la hora de dormir, al fin y al cabo eso son, sólo sueños.

Así que olvidé mis sueños y me limité a seguir el camino recto marcado por la sociedad. Estudié duro, conseguí licenciarme en pedagogía y me especialicé en autismo, un mundo lleno de retos al que hoy en día me dedico con satisfacción y motivación. Con 28 años me casé y con 30 años tuve a mi hija, el amor más grande que he podido sentir hasta el momento. Fue entonces cuando en una preciosa mañana de Junio me miré al espejo, con mi bebé de un mes en los brazos e intenté buscar a aquella niña que quería llegar lejos en el mundo de la moda, de la fotografía y de los desfiles, pero en su lugar encontré a una mujer demacrada, con un cuerpo con el que no se sentía identificada y con una vida que no le correspondía, pero con algo muy importante: madurez y pensamiento crítico. Ahora tenía entre mis brazos a una personita que iba a seguir mis pasos y tenía muy claro que esta vez iba a tomar el camino de curvas del que tanto me habían alejado. Rompí con todo lo establecido, me levantaba a la luz del alba para correr por los 70 metros cuadrados de mi casa y perder peso, revisaba tutoriales de maquillaje y peluquería para rejuvenecer mi aspecto, deseché toda aquella ropa que me parecía cómoda para la madre que era y empecé a buscar los modelos guardados con los que tan atractiva me sentía con 20 años, rompí mi matrimonio que me marcaba el camino y que me manipulaba cada vez que me salía de lo establecido, por primera vez en mi vida empecé a ser yo y a luchar por sacar a flote lo que estaba escondido en el fondo de mi ser, ahora sí tenía sentido, llegó la hora de enseñar a mi hija que por los sueños se lucha y si no hay rendición, los sueños se consiguen.

¿Qué has aprendido a tus 35 años?

A mis 35 años he aprendido que la vida hay que exprimirla hasta la última gota para sacarle todo el jugo y que nunca, nunca, nunca, por muy tarde que nos parezca, hay que dejar de perseguir nuestros sueños, aunque el camino que nos separe de ellos esté lleno de curvas y baches. El certamen de Mrs Spain +30 abre puertas a mujeres como yo, capaces de demostrar al resto del mundo que es muy difícil ganar al que nunca se rinde, ¿por qué no ahora?

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

24 de JUNIO

  Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

junio 2022
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930