Categoría | Medio Natural

Una numerosa colonia de buitres en la Comunidad de Madrid

La Comunidad de Madrid alberga una gran cantidad de buitres leonados (Gyps fulvus). No en vano posee unas 454 parejas repartidas en 20 colonias, lo que la sitúan en la décima comunidad autónoma en cuanto a lo que a número de parejas de buitres leonados se refiere (Del Moral et al., 2009). En cuanto a lo que a nuestra querida sierra oeste se refiere, posee unas 161 parejas estables desde 2004 (Traverso et al.,2004), lo que supone un 36% de la población madrileña. Se trata de un ave carroñera de gran tamaño (llega a los 2,90 m de envergadura), que anida en los riscos y cortados de nuestras montañas. En los últimos años hemos visto crecer las colonias situadas en el pico de La Almenara (1260 m), Las cabreras (1042 m) o en el maltrecho pico de Santa Catalina (1385 m), y observado con curiosidad como se volvían a establecer en otras colonias ya abandonadas, como es el caso de la situada en Malpaso. (Ver foto). Este cortado sobre las curvas de la m-501 permite observar como estas majestuosas aves permanecen ajenas al ruidoso ir y venir de coches al que se han acostumbrado y que años atrás les hiciera abandonarlo en busca de zonas menos bulliciosas. Sin duda este hecho pone de manifiesto una vez más la plasticidad de la naturaleza frente a la intrusión del ser humano.

 

A Pesar de que la especie se encuentra catalogada como de preocupación menor (el nivel más bajo de amenaza), tiene que hacer frente a numerosos peligros, como son la destrucción de su hábitat, el espolio de los nidos, la falta de alimento, sin olvidar los venenos que muchas veces ingieren de manera indirecta.

 

Quizás sea este último aspecto, los venenos, el que mayor daño hace a la fauna salvaje de la comarca junto con el furtivismo. La colocación de venenos para eliminar córvidos y zorros que disminuyen las piezas de caza es una práctica por desgracia habitual en algunos cotos de caza menor, si bien es totalmente ilegal. El que muera un animal envenenado implica que todo aquel organismo o ser vivo que se alimente de él muere envenenado también, con lo cual podéis haceros una idea del daño que hace una vez introducido en la cadena trófica. De este modo si un zorro es envenenado es cazado por un búho, este muere también por causa del veneno. Este aspecto cobra más importancia si cabe cuando hablamos no sólo de córvidos o zorros, si no de ratas. En nuestros hogares tendemos a colocar bolsas con raticidas que no dejan de ser un veneno igual, y que se propaga a través de la cadena alimenticia tal y como hemos contado antes. Hay otras formas de atrapar roedores como pueden ser la liga (pegamento) o la tradicional trampa, evitando así que otros animales mueran por causa del veneno.

 

Nuestro querido buitre leonado por fortuna goza de buena salud y todo hace prever que será así por muchos años. Si queréis saber más de la especie no dudéis en visitar nuestro Centro de Fauna Salvaje en el cual tenemos 4 ejemplares de esta maravillosa ave.

Isaac Navarro – Centro de Fauna Navas del Rey

 

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

24 de septiembre

 

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

septiembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930