Categoría | Cultura

120 vecinos de Sevilla la Nueva han disfrutado de cada espectáculo de ‘¡Viva el Domingo!’, que despide temporada

  • El Centro de Interpretación, con aforo completo, ha sido escenario de los siete espectáculos celebrados durante el curso 2017-2018.
  • Por segundo año consecutivo, una tarde de domingo al mes, el Ayuntamiento de Sevilla la Nueva ha ofrecido espectáculos de magia, cuentacuentos, teatros y musicales.
  • El programa, que lanza la Concejalía de Juventud, vuelve el próximo 21 de octubre con el espectáculo de magia ‘Amèlie’.

‘El brujito de Gulugú’, de la compañía de teatro ‘El retablo de la ventana’, fue el encargado de cerrar la programación de ‘¡Viva el domingo!’, iniciativa desarrollada entre los meses de de octubre a junio por parte de la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Sevilla la Nueva.

Un programa de ocio infantil que, un domingo al mes, ha traído al Centro de Interpretación cuentacuentos, obras de teatro de actores y de títeres, musicales, conciertos y una gran variedad de espectáculos dirigidos a los más pequeños a través de profesionales de la animación con gran experiencia en público familiar.

Aventuras, fábulas, magia, canciones y, en definitiva, diversión para los niños y niñas de Sevilla la Nueva que, cada tarde y cada cita, han llegado a completar el aforo de esta sala, con capacidad para 120 personas, por segundo año consecutivo.

Todo un éxito que la organización espera repetir en próximas temporadas, con esta gran acogida entre las familias con pequeños del municipio, y que vuelve el próximo 21 de octubre con el espectáculo de magia ‘Amèlie’.

3 Respuestas para “120 vecinos de Sevilla la Nueva han disfrutado de cada espectáculo de ‘¡Viva el Domingo!’, que despide temporada”

  1. LOS TITIRITEROS EN CENICIENTOS

    Una cabra y una mona
    y tocando unos panderos,
    asoman titiriteros
    en carro de desmorona.

    ¡”Húngaros ya están aquí!”,
    grita la muchachería,
    y todo es algarabía
    que nos gusta a ti y a mí.

    La cabra no es cabra es, cabro,
    y la mona resabiada
    y se siente muy agraviada
    en cuanto escucha el palabro.

    Titiriteros hambrientos
    venidos de sabe dónde,
    que su miseria no esconde
    llegaban a Cenicientos.

    Con panderos y trompetas,
    y a crudo bombo y platillo,
    te pedían un durillo
    vendiendo unas camisetas.

    La función se organizaba
    en el centro de la plaza,
    y un fortachón con la maza
    al más viejo golpeaba.

    El pobre viejo achacoso,
    tumbado sobre cristales,
    aguantaba pedernales
    en estado comatoso.

    Una gran piedra en su pecho
    el de la maza rompía.
    “¡Que le entre una perlesía
    viendo al buen viejo maltrecho!”.

    Eso mi abuela decía
    a coro con sus vecinas,
    de estar de pie ya cansinas
    marchándose de estampía.

    Otra gritando exclamaba:
    “¡Mejor un carbunco negro
    como el que tuvo mi suegro
    que como un toro bramaba!”.

    A continuación vendían
    papeletas de una rifa,
    y pretextando engañifa
    coruchos se escabullían.

    De coñac unas botellas
    rifaba la pobre gente,
    siendo una mano inocente
    a la luz de unas estrellas.

    ¿Se ganarían la cena,
    los pobres titiriteros,
    por los agrestes senderos
    que da una vida de pena?

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  2. LOS COPLEROS EN CENICIENTOS

    Vendedores de coplas y romances de ciegos
    deleitaban oídos y sucesos sangrientos,
    erizaban cabellos y los niños atentos
    las carreras cesaban y paraban sus juegos.

    Con romances escritos por iletrados legos,
    con las vírgenes violadas con tormentos lentos,
    truculencias que caían sobre Cenicientos
    traídas por unos errabundos andariegos.

    Y en la dulce Plazuela se agolpaba un enjambre
    de mujeres y niños de una hirsuta pelambre,
    que veían el hacha y los hachazos atroces

    cernirse implacables sobre unas viudas galanas,
    que en solariegas ventanas abrían ventanas
    por las que accedían los asesinos feroces.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  3. LOS COPLEROS EN CENICIENTOS

    Vendedores de coplas y romances de ciegos
    deleitaban oídos y sucesos sangrientos,
    erizaban cabellos y los niños atentos
    las carreras cesaban y paraban sus juegos.

    Con romances escritos por iletrados legos,
    con las vírgenes violadas con tormentos lentos,
    truculencias que caían sobre Cenicientos
    traídas por unos errabundos andariegos.

    Y en la dulce Plazuela se agolpaba un enjambre
    de mujeres y niños de una hirsuta pelambre,
    que veían el hacha y los hachazos atroces

    cernirse implacables sobre unas viudas galanas,
    que en solariegas mansiones abrían ventanas
    por las que accedían los asesinos feroces.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

Trackbacks/Pingbacks


Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

LOCAL PELAYOS

 

TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

agosto 2018
L M X J V S D
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031