Categoría | Medio Natural

50 años luchando contra el fuego

  • El 43 Grupo de Fuerzas Aéreas es una de las armas principales en la lucha contra los incendios forestales.

El pasado 2 de febrero se han cumplido 50 años de la incorporación de los dos primeros hidroaviones, destinados a ser el arma principal en la lucha contra los incendios forestales desde el aire, junto a las brigadas forestales y demás medios aéreos. Tras diferentes reestructuraciones de la Unidad y evoluciones de la aeronave, el 43 Grupo de Fuerzas Aéreas del Ejército del Aire atesora un brillante historial y es una de las unidades más queridas y admiradas de las Fuerzas Armadas.

Descarga sobre el incendio de Arenas de San Pedro en 2009.

Su historia en España comienza en 1969 cuando, tras los resultados obtenidos en Francia, la empresa Canadair, diseñadora y constructora del hidroavión (hoy Viking), desplegó una aeronave en Galicia a requerimiento del gobierno español. Los resultados fueron tan óptimos que el Ministerio de Agricultura decidió comprar dos aparatos que serían operados y mantenidos por el Ejército del Aire, asignándose al 803 Escuadrón de la Base Aérea de Getafe, cuyo personal se formó en Canadá a finales de 1970, realizando en las instalaciones de la empresa canadiense los vuelos de entrega por las tripulaciones españolas, que los aceptaron el día 2 de febrero de 1971, llegando a su base, tras el cruce del Atlántico con escala en Terranova y Azores, el 8 de febrero y realizando su primer destacamento en el Aeródromo de Santiago de Compostela ese mismo verano.

Veterano tripulante que ostenta un parche que acredita su actuación en 10 campañas.

Debido al aumento de los incendios forestales y el comportamiento del avión en las dos primeras campañas, en 1973 se decide la compra de ocho hidroaviones más y se crea el 404 Escuadrón, unidad dedicada exclusivamente a la lucha contra los incendios forestales, basado en Torrejón de Ardoz. En 1974 llegaban los aviones con algunas mejoras, como radar para exploración y meteorológico y ventanas tipo burbuja, que les capacitaban para su tarea secundaria de búsqueda y rescate.

En las zonas de agua pueden llegar a volar varios aviones.

Los C-215 eran hidroaviones con motores de pistón Pratt and Withney (PW) con una potencia de 2.100 CV cada uno, además de depósitos para agua con capacidad de 5.400 litros. Su tripulación constaba de piloto, copiloto y especialista de mantenimiento que también asiste a la tripulación cuando es necesario.

No es facil volar entre fuego cenizas y humo que reduce la visibilidad.

En 1978 el 404 alcanza las 10.000 horas de vuelo y recibe diversas condecoraciones y reconocimientos por su ya brillante trayectoria. En 1980 el 404 Escuadrón pasa a ser el 43 Grupo de Fuerzas Aéreas, que mantiene hasta la actualidad así como sus despliegues en verano en Torrejón de Ardoz, Albacete, Palma de Mallorca, Santiago de Compostela y Zaragoza. En 1989 las horas de vuelo llegan a las 55.000 y empiezan a modificarse algunas aeronaves a la versión CL-215T. Esta variante, desarrollada por Canadair, se potencia cuando la empresa es comprada por Bombardier y ejecuta el programa que, entre otras mejoras, sustituye los motores de pistón por turbohélice, de mayores prestaciones y potencia (2.380 CV), hélices de cuatro palas, mayor capacidad en los depósitos de agua y reformas estructurales como winglets en los extremos de las alas y mejoras en controles y sistemas de vuelo. No todos los aviones se reconvirtieron, sino que se compraron diez hidroaviones de la nueva versión, siendo los de motorización primitiva no transformados vendidos u operados por empresas civiles, que hasta hoy han mantenido algunos en vuelo. El mantenimiento de la flota se realiza, desde 1971, en la Maestranza Aérea de Albacete y las homologaciones se hacen también en España, signo de la capacidad de nuestra industria aeronáutica y la competencia del personal.

Un viejo piston operado por CEGISA en el incendio del monte Abantos en 1999.

En 1995 el 43 Grupo operaba solamente con los nuevos CL-215T, alcanzando en 1999 las 100.00 horas de vuelo y contándose por miles de horas las realizadas en extinción cada temporada (de junio a septiembre). Con el paso del tiempo y la adquisición de aviones los destacamentos se han ampliado: además de Torrejón de Ardoz, Albacete, Palma de Mallorca, Santiago de Compostela y Zaragoza, se incluyen Málaga y Badajoz, con plena capacidad, como se ha demostrado recientemente, para desplegarse en Canarias de forma inmediata.

Un ejercicio en el embalse de El Atazar.

En 2002, con motivo del desastre del petrolero Prestige y la marea negra causada en las costas gallegas, el 43 Grupo colaboró junto con otras unidades del Ejército del Aire en la detección y seguimiento de las masas de vertido que se dirigían a las costas gallegas. Fueron vuelos intensos y largos en el duro invierno atlántico, que evidenciaron la preparación y compromiso de las tripulaciones y los equipos de mantenimiento para contribuir a mitigar el desastre. Prueba de ello es que, entre el 25 de diciembre de 2002 y el 9 de enero de 2003, se realizaron 9 salidas, que totalizaron 31 horas y 30 minutos de vuelo, durando algunas misiones en esa crisis hasta más de seis horas, volando de orto a ocaso.

Momentos previos a la toma en Valmayor durante la extincion del Abantos en 1999

En 2006 se recibía el primero de los cuatro nuevos CL-415, un CL-215T mejorado, y en 2012 el 43 Grupo alcanzó las 150.000 horas de vuelo. Actualmente depende orgánicamente de la UME disponiendo de más de 150 personas y 18 hidroaviones (14 CL-215T y 4 CL-415) que, año tras año, luchan contra los incendios forestales, no sólo en España. Otros países como Israel, Portugal, Francia o Marruecos han contado con el Grupo 43 para luchar contra los devastadores incendios que asolaban sus territorios.

Durante la extinción del incendio de 2020 en Robledo de Chavela.

Pero el trabajo del 43 Grupo no es fácil: es un vuelo manual, sometido a la intensidad de lanzamientos sobre zonas de mucho calor, tomar en superficies de agua no siempre limpias de obstáculos y otros factores que pueden desencadenar el desastre. Quince tripulantes han perdido la vida luchando contra el fuego a lo largo de estos años; su recuerdo y sacrificio tiene un recuerdo permanente en su base, como testimonio de que no es un trabajo fácil y exige a sus miembros el máximo para cumplir su lema oficial, que encierra la grandeza y humildad con las que sus miembros cumplen su Deber: “Apaga… y vámonos”.

Los antiguos pistones operados por CEGISA.

In memoriam
08-09-1976
Alférez D. José Luis Herráez Soria
Brigada D. José Cachofeiro Ramón
Sargento 1º D. José Pérez Belmonte

Descarga en las proximidades de Robledo de Chavela en 2020.

12-10-1980
Comandante D. Óscar Sáez de Santamaría Alegría
Sargento 1º D. Luis Vélez Tarano

Descarga durante el incendio de Arenas de San Pedro en 2009.

02-03-1981
Teniente D. Fernando Esteban Baturone
Teniente D. Aurelio Gil Laso
Alférez D. Eduardo Javier Moreno Jiménez
Sargento 1º D. Santiago García García

CL-215T volando sobre el puente en Valmayor_durante el incendio de Abantos de 1999.

09-09-1988
Capitán D. Pedro Álvarez de Sotomayor Seoane
Capitán D. Jesús Cembranos Díaz
Teniente D. Carlos Ramírez de Esparza Figuerola-Ferreti
Sargento D. Juan Carlos Muyo Romero

CL-215T en adiestramiento en el embalse de Valmayor

25-03-2003
Sargento D. Manuel Fábrega Salas
Sargento D. Manuel Fernández Carrascosa

 

Un artículo de Miguel Hernández Fernández.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

26 DE MARZO

 

DEPORTE VALDEMORILLO

 

 

CORONAVIRUS

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

abril 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930