Categoría | Burladero

El doctor Peña González desgrana en Valdemorillo la relación entre intelectuales y toros

  • En el marco de una conferencia, el destacado académico egabrense ofreció un detallado repaso por una realidad que atrajo la atención de todos, del aficionado, y de quienes nunca han visto una corrida de toros.

Nueva ovación la cosechada por el doctor José Peña González tras la disertación que, poniendo ahora el foco de atención en dos realidades tan dispares como las que encarnan los intelectuales y los toros ofreció en lugar de claro vínculo como Valdemorillo las razones para de ese binomio con nombre propio formado a través de las épocas. Ya fuera Ortega y Gasset versus el otro Ortega, Domingo, el de Borox, o un Belmonte y un Valle Inclán, ya Sánchez Mejías y Lorca, Manolete y Orson Wells, Hemingway y Ordóñez, y hasta Picasso y Dominguín. Son los nombres para una relación, a través de la historia, generación tras generación, la del escritor, el poeta, el pensador, y el amigo, el espada, el maestro, el torero. Certero en el dominio de la explicación hilando, al alimón, el dato con la anécdota, la realidad con la propia afición, y todo para citar la verdad del tema expuesto, el conocido académico repitió el interés que ya despertara en su anterior conferencia en esta Villa, cuando profundizó en la figura de Cervantes, y logró que los asistentes, seguidores o no de la Fiesta, se “engancharan” el tema, disfrutado especialmente del encuentro.
Centrándose especialmente en revelar las claves que ayudan a comprender la ‘extraña’ y a la par significativa pareja, por sus puntos de confluencia, que fueron formando intelectuales y toreros, como la que se dio, una y otra vez, especialmente desde finales del XIX hasta los años sesenta del pasado siglo, Peña González no dejó de recodar que ante “la permanente renovación” que exige esto del toro, varios son los elementos que motivan un dúo que, por aparentemente antagónico, no deja de tener su muchas coincidencias, al menos durante ese devenir de un tiempo donde intelectual y torero, en plena capea, cogían cada uno un lado del capote para pisar un mismo ruedo, tanto metafórica como incluso físicamente… Así, términos como interacción, entendida como el intercambio de papeles, “siempre además a favor del torero”, la esencialidad, al obligarse ambos a reflexionar “sobre el hondón de la vida nacional”, la cortesía, vista como claridad, como la serenidad que permite que el toreo sea el arte donde se inventa y ejercita la palabra templar, la necesaria anticipación y hasta la ideología, “que España es un país por colleras”, fueron condesando en sustantivos más concretos esa andadura compartida de tantos intelectuales con el mundo de la tauromaquia década a década.
Valor, inteligencia, penetración de la belleza, apelativos diversos en la larga lista de diestros, y el nombre de tanto de ellos, al fin, jalonando así esta cuidada disertación, con la que se respondió al acto organizado en la tarde del 6 de octubre por el Ayuntamiento y propiciado por la propia Concejalía de Cultura que gestiona Encarnación Robles. Presentado por Pilar Hiruela, responsable de Comunicación y Cultura del PSOE local, al brindar su apoyo para la celebración del mismo, también contó como invitado con Félix Alonso, presidente de la Asociación Cultural Colectivo-Rousseau, y además, entre sus asistentes, con la diputada socialista en la Asamblea de Madrid Lucía Casares. Y precisamente insistiendo “en ese punto de emoción que entraña la Fiesta”, y señalando que para hablar de la misma “conviene primero conocerla y entenderla”, también la Alcaldesa, Gema González, siguió el desarrollo de este encuentro, agradeciendo al doctor Peña González su presencia, “porque siempre es una suerte poder disfrutar con el acierto de sus interesantes y bien documentadas intervenciones”, así como por la posibilidad que brinda el contar con ponentes de su talla a la hora de abrirse a la reflexión y el debate de cuestiones como la planteada con esta nueva conferencia, tan asentada en el plano enteramente cultural.

2 Respuestas para “El doctor Peña González desgrana en Valdemorillo la relación entre intelectuales y toros”

  1. JUAN BELMONTE
    El Pasmo de Triana

    “Lo que no pueser,no pueser
    y además es imposible”
    El Guerra

    Pero Juan Belmonte demostró que se podía
    con su arte insuperable rindiendo multitudes,
    fue pasmo el ofrecido por estas latitudes,
    y un asombro que a los más escépticos rendía.

    Ardua le fue la entrada en la nueva cofradía:
    sin antecedentes avalando sus virtudes.
    Maletilla en Tablada, y encauzando aptitudes
    toreando desnudo hasta el despunte del día.

    Fracasó en Sevilla destapándose en Valencia,
    y aportó a la fiesta la desconocida ciencia
    del toreo en terrenos de veda restringidos.

    Doctorado fue por el Califa Machaquito
    e igual a un consenso popular sin plebiscito,
    el más célebre fue hasta sus últimos latidos.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  2. EL BANDERILLERO DE JUAN BELMONTE
    -Juan, a ti solo te falta morir en la plaza.
    -Todo se andará. don Ramón, todo se andará.
    (Diálogo entre el genial Valle-Inclán y el genial Belmonte)

    El Pasmo de Triana tuvo
    un magnífico peón,
    vuelto a ver en ocasión
    que en Guadalajara estuvo.
    Y en la charla que sostuvo
    de gobernador le halló,
    y como aquello le extrañó
    le dijo el banderillero:
    acabé en politiquero
    degenerándome yo.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

Trackbacks/Pingbacks


Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com