“En el año 94 inaugurar un teatro en San Martín de Valdeiglesias fue todo un orgullo”

  • Entrevista a José Luis García, quien fuese edil principal durante aquellos años; Mónica Martín, actual concejala de Cultura del municipio sanmartineño e Isidoro Rábanos, el responsable de la empresa constructora que realizó la edificación.

El Teatro Municipal de San Martín de Valdeiglesias es una referencia en la Sierra Oeste, por su escenario han paseado y pasean artistas y espectáculos para todos los gustos y de todas las categorías artísticas posibles. Gracias a su creación, hace ya 25 años, nuestra comarca empezó a disfrutar del mejor teatro posible sin la necesidad de viajar hasta Madrid o hasta El Escorial, donde se encontraba el teatro más cercano hasta entonces. Ahora tenemos la fortuna de estar muy bien acostumbrados, tanto por el nivel de los espectáculos, como por los lugares en los que podemos disfrutar de ellos, ya que tenemos grandes espacios culturales muy a mano, pero ¿fue todo tan sencillo hace un cuarto de siglo? ¿Cómo se erigió un teatro en condiciones en uno de nuestros pueblos? ¿Quiénes trabajaron en su puesta en pie?
Para hablar de ello nos reunimos con José Luis García, quien fuese edil principal durante aquellos años y es actualmente miembro de la Asamblea de la Comunidad de Madrid, Mónica Martín, actual concejala de Cultura del municipio sanmartineño e Isidoro Rábanos, el responsable de la empresa constructora que realizó la edificación. A la charla estaba invitado también Vicente Hernández, el concejal de Cultura de la época, que desgraciadamente no pudo acudir al encuentro.
Un teatro que nace de la idea de la necesidad de que la cultura sea uno de los ejes vertebradores de un municipio y que casi surgió de unas obras de rehabilitación, “Este proyecto se enmarca entre dos edificios, que eran las antiguas escuelas, de finales de la época de Primo de Rivera”, empieza José Luis García, antiguo alcalde de la localidad, “cuando entramos en el Ayuntamiento en el año 87, estos edificios estaban muy deteriorados y lo primero que hicimos fue recuperar esos edificios para que no acabasen hundiéndose. Después se nos ocurrió la idea de meter dentro de los dos edificios, en el patio interior un teatro. Pensamos que iba a ser mucho más sencillo y menos costoso, pero fue algo muy complejo y nos ocasionó algún sufrimiento, aparte de conseguir más financiación para seguir con la obra, todo lo que conllevó, como encontrarnos con que las escuelas viejas no tenían cimientos o con unos obstáculos físicos que impidieron, por ejemplo, que el patio de butacas esté algo más inclinado y cuente con mayor visibilidad”.
Puede que para la mayoría de nosotros se haga muy evidente la necesidad de un buen teatro o un buen centro cultural en cada uno de nuestros municipios. Quizás hace 25 años en la Sierra Oeste eso no fuese tan evidente como ahora, “En el año 94 inaugurar un teatro de ese tamaño por la zona fue todo un orgullo. Puede que sonase a locura en aquel momento, pero igual que lo fue la construcción de la plaza de toros, por ejemplo”, continúa José Luis, que nos cuenta que ya fue concejal en el año 1979 y que por aquel entonces existía en San Martín el grupo de teatro Valderrábanos, por lo que la afición teatral ya era una realidad y que se entendía que en el municipio era necesario un espacio escénico. Aun así, la construcción del edificio teatral, con una capacidad de casi 400 espectadores buscaba traer al municipio espectáculos grandes que fuesen más allá de la afición municipal.
“Hacer este teatro nos dio bastantes quebraderos de cabeza”, nos cuenta Isidoro Rábanos, “nos presentamos a concurso público junto a muchas otras empresas, quedamos los primeros y empezamos una obra que nos regaló muchas noches sin dormir. El teatro tiene poca inclinación en sus butacas, lo comenta mucha gente. Esto se debe a que nos encontramos con una capa freática y mucho granito. Las corrientes de agua eran tremendas, pero el gran problema fue que los cimientos de las dos escuelas viejas estaban hechos con desechos de obra, con cascotes; con lo cual, si excavábamos con el agua se caían. Tuvimos que parar la obra, dejar la construcción del teatro y hacer un zuncho de hormigón armado, de 30 o 40 centímetros para que no se cayesen los dos edificios. Es un cinturón que da a los dos muros y que los sujeta. Nos presentamos además en época de lluvias y pensábamos que aquello se nos venía abajo, pasamos algunas noches… fue toda una experiencia, ahora nos reímos, pero en aquel momento no nos reímos mucho, no.”
“Tener un teatro en San Martín en aquella época reflejaba las ganas del Ayuntamiento de proteger la cultura”, sigue Isidoro, “me imagino que entonces mucha gente pensaría que el alcalde se había vuelto loco, pero gracias a ello hoy nuestro teatro es una referencia en toda la Sierra Oeste. Tengo amigos de Cebreros, de Sotillo de la Adrada que iban a Madrid al teatro y ahora prefieren sacarse el abono y quedarse en San Martín de Valdeiglesias”.
Mónica entra en una conversación a la que ha asistido muy atenta hasta el momento, “ahora mismo tenemos más de 200 personas abonadas al teatro. Incluso hay 30 abonos de personas que los contrataron en la primera ocasión que los pusimos a la venta, en 1999 y siguen abonadas en la actualidad”. “Hace 25 años era muy pequeña, ahora es más fácil que los niños de nuestros pueblos vayan a Madrid y estén acostumbrados a todo lo que ofrece, para nosotros el teatro era algo gigantesco y muy especial. Recuerdo que los colegios íbamos a las obras de teatro que nos ofrecían y nos teníamos que sentar de dos en dos en las butacas porque no cabíamos”.
El teatro de San Martín se aprovecha casi a diario. Lo usan las escuelas municipales de danza y de música, gracias a la familia Pachón ofrece cine durante los fines de semana y es el escenario escogido para muchas de las actividades sociales más importantes de la localidad, “para algunas de las propuestas se deberían hacer dos pases”, apunta Mónica, “a veces se nos queda pequeño”. Pero, según José Luis “no tiene sentido hacer un teatro más grande, es mejor que se quede alguien fuera a que sobre demasiado y después cueste mucho un mantenimiento que no se puede acometer”.
La cultura es importante y parece que en San Martín de Valdeiglesias fueron de los primeros en verlo en nuestra comarca o de los primeros en tener la locura necesaria para poner en marcha un teatro de tanta envergadura. “En San Martín la apuesta por la cultura siempre ha sido muy fuerte, un pilar básico. Ahí está la importancia que le damos al aprendizaje musical y a nuestra escuela de música. No todo el mundo va a llegar a ser profesional de la música, pero hay muchas personas que han podido aprenderla gracias a una escuela que funciona desde hace muchísimos años”, sigue José Luis, “no hay que crear infraestructuras que luego se llenen de actividades, hay que crear actividades que demanden y precisen esas infraestructuras. La cultura es fundamental desde la infancia. Primero, para tener más respeto, para saber trabajar en equipo, para saber estar con el resto del mundo… por eso me parece lamentable que se haya eliminado la subvención que daba la Comunidad de Madrid para la Escuela de Música y que nos ayudaba a que mantenerla fuese más fácil para el ayuntamiento”.
“Es cierto que la cultura es importante”, apunta Mónica, “cuando hay algún problema en el municipio relacionado con vandalismo o con juventud, es muy difícil, por no decir imposible, que esté relacionado con alguno de los alumnos de las escuelas culturales del municipio. La cultura es fundamental”.
San Martín es uno de los pueblos más grandes y habitados de la Sierra Oeste, puede que por eso su riqueza cultural sea algo más amplia, “es verdad que tenemos el privilegio de tener más habitantes, pero también hemos sabido dotarlos de los recursos culturales necesarios, como la Escuela de Idiomas, la UNED, el propio teatro… simbolizan la apuesta decidida de este ayuntamiento por esa cultura que se mantiene y se potencia”.
Cada vez hay mayores espacios escénicos y mejores recursos culturales en la Sierra Oeste. Tenemos buenos teatros en Chapinería, en Villa del Prado, en Colmenar del Arroyo y otros espacios de menor capacidad, pero misma riqueza cultural, sin embargo, el teatro de San Martín de Valdeiglesias sigue siendo un baluarte, una seña de identidad, un rincón al que acuden personas de toda la Comarca a disfrutar de buenísimos espectáculos teatrales o musicales. “Hay muchos abonados al teatro de San Martín de Valdeiglesias, pero la inmensa mayoría son de fuera del municipio”, anota Mónica.
El pasado del teatro de San Martín es historia viva de nuestra Sierra Oeste, muchos de nosotros hemos pasado por este epicentro cultural en alguna ocasión, para disfrutar de múltiples espectáculos o de otras propuestas sociales o culturales; el presente lo vivimos cada día gracias a su continua propuesta de agenda, ¿y el futuro? Preguntamos a nuestros invitados por el porvenir de este rincón tan especial de la Comarca y parece que la apuesta pasa por la continuidad, el aprovechamiento por parte de los elementos culturales del propio municipio y por la apuesta por una diversidad de funciones teatrales o musicales para abrir la mente y proporcionar diversas vías de disfrute para todos los que acudan a aprovecharlas.
Para los nostálgicos, un apunte, las primeras actuaciones que hubo en el teatro municipal de San Martín de Valdeiglesias en 1994 estuvieron protagonizadas por la Unión Musical y por el grupo de Jotas María de la Nueva y la función propuesta por la compañía Francisco Portes “que se negó a que el ayuntamiento regalara las entradas de la actuación, porque la cultura tiene que demostrar lo que vale y tiene que pagarse”, quizás una de las primeras enseñanzas que dejó el teatro en los vecinos de San Martín de Valdeiglesias y que vino con El alcalde de Zalamea.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

DRAGONES ROBLEDO

 

LOCAL PELAYOS

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

julio 2019
L M X J V S D
« Jun    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031