Categoría | Sierra Oeste

Entrevista al alcalde de Pelayos de la Presa, Antonio Sin

  • “Llegamos a pensar que todo había pasado pero la gente sigue enfermando y sigue muriendo”.

Estamos a punto de terminar un año que ha sido uno de los más raros y difíciles de nuestras vidas, ¿cómo ha sido vivir este 2020 como alcalde de Pelayos de la Presa?
Un año diferente y complicado, porque nos hemos tenido que ir adaptando a muchas circunstancias que desconocíamos, a una situaciones muy graves y muy duras durante los primeros meses y luego adaptándonos a esta nueva manera de vivir, de trabajar, pero más allá de eso, con la misma pelea y con la misma lucha que siempre tienes en los ayuntamientos pero de manera diferente.

¿Una crisis en la que el ayuntamiento pelayero y sus vecinos han estado a la altura?
Sí, sin duda. La gente ha sabido entender la situación que vivíamos, ha habido momentos de mucha solidaridad, muchos momentos de apoyo, de responsabilidad… también hemos vivido momentos en los que se ha flojeado porque parecía que la situación iba mejor y bueno, el carácter que tenemos los españoles en general de vivir y la forma de relacionarnos que tenemos es más complicada para combatir a este virus que, quizás, la que tienen otras sociedades u otros países que tienen una forma de entender la vida de una manera diferente y se han adaptado mejor. Pero en general estoy muy contento con cómo se ha comportado la gente de mi pueblo, especialmente en los primeros meses, en lo más duro de la pandemia, con la situación tan crítica… esos momentos de confinamiento total, esa dureza y todo el mundo con el que te encontrabas o se ponía en contacto contigo se ofrecía para ayudar en todo lo posible, para echar una mano y eso se te queda ahí porque recuerdo todos esos momentos.

¿Estáis preparados para los retos que nos quedan por superar?
Ya le hemos cogido el ritmo y sí, estás pendiente de lo que pueda pasar, lo que pasa es que ya todos sabemos lo que tenemos qué hacer, cómo hacerlo y al final todo es seguir la batalla de mantener el listón alto y de seguir con las medidas de precaución y de hacer entender a la gente que tenemos que seguir en la pelea para estar cada día mejor.

Pelayos ha vivido un cierre perimetral junto a San Martín de Valdeiglesias de varias semanas, ¿cómo llegó la noticia y cómo se ha sobrellevado la situación?
En mi caso la noticia llega de parte de un alto cargo de la Comunidad de Madrid que me llamó un jueves a las tantas de la noche. Estaba dentro de las posibilidades, llegó en ese momento y nos tocó asumirlo, sin más, acatar las normas y, de alguna manera, nos ayudó a entender que esto no se ha acabado, que hay que seguir con la pelea. Fue un toque de atención que nos ha tenido cuatro semanas de una manera algo más complicada, pero el resultado está ahí, los datos han bajado y, puede que haya sido coincidencia, pero nosotros creemos que es porque este cierre ha servido y ha sido útil, y además nos sirve para entrar en las navidades concienciados y más protegidos.

¿Un cierre perimetral real o una mera formalidad que cualquiera podía saltarse sin demasiados problemas?
Hace unos días alguien me criticaba porque yo siempre apelo a la responsabilidad personal. Las administraciones podemos y debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano, lo que pasa es que tenemos los medios que tenemos. Para cerrar dos municipios como Pelayos de la Presa y San Martín de Valdeiglesias de manera hermética tendríamos que tener aquí al ejército, porque nuestros recursos de policía local o de Guardia Civil son los que hay… Pero lo importante es la gente, con esta enfermedad y con este virus si las personas no ponemos de nuestra parte ya podemos hacer las administraciones lo que sea, que no valdrá para nada. Pero la gente entiende muy bien lo que tiene que hacer y en este caso, incluso sabiendo que no había controles en la rotonda se ha quedado en su casa. Todos tenemos familia y amigos a los que queremos cuidar y proteger, nadie quiere ir al hospital.

¿Cómo respondieron los vecinos a la realización de los test de Covid-19?
Fueron 1.244 test los que se hicieron en Pelayos, que tenemos una población ahora mismo empadronada de unos 2900, ¿son muchos o pocos? Yo estoy satisfecho porque la gente ha respondido. ¿Podría haber ido alguno más? Sí, pero bueno… Ha servido para concienciar un poco, para hacer un baremo de lo que teníamos aquí y, visto el resultado, ha sido una cosa más, que había quien reclamaba mucho en otros momentos, los test para todo el mundo. Ha sido algo muy bien organizado, con un gran esfuerzo por parte de todos. Mi agradecimiento infinito a las y los profesionales del Hospital Virgen de la Poveda de Villa del Prado, a Protección Civil de Sotillo de la Adrada, que vinieron a echarnos una mano, a todos los empleados municipales, a toda la gente que nos ha ayudado, a la Comunidad de Madrid, que desde el principio estuvieron pendientes para que todo fuese muy bien. Aquí, por cierto, todo ha ido muy bien organizado y casi ni ha habido colas. Y es un recurso más para ver en qué situación real estamos, para saber que no estábamos tan mal dentro de una situación de alarma.

La famosa tasa de incidencia es algo complicado de explicar a cualquiera pero ¿a Pelayos también le resulta complicado explicar a las autoridades sanitarias que el censo que tiene no refleja habitualmente la población real del municipio?
Claro, pero ¿cómo se cuantifica eso? Se puede explicar y cuando hablas con la Comunidad de Madrid y te preguntan cuánta gente tienes realmente haces una estimación porque tampoco lo sabemos con exactitud, aunque sí que tenemos una idea más o menos clara y nosotros estamos o hemos estado doblando prácticamente la población que tenemos censada, pero no podemos dar una cifra concreta. Por ejemplo, en el tema de los test nos dijeron que fuera todo el mundo que quisiera hacerlo, aunque no estuviesen empadronados, que fuesen todos los que estuvieran por Pelayos, porque lo que se quería era tener un muestreo real. Desde marzo hasta hoy nosotros hemos subido mucho en población, algo que es lógico. Aquí se vive más cómodo que en un piso en Madrid. No importa que la gente venga, si vienen y hacen las cosas bien, da igual que estén viviendo en otra parte o aquí. Y nosotros encantados de que la gente elija Pelayos para superar estos momentos tan duros, siempre que seamos respetuosos y mantengamos las normas de seguridad. Los pueblos han ganado enteros respecto a la ciudad, ahora llega el invierno y los pueblos son más duros pero mientras ha hecho buen tiempo, la elección está clarísima.

“Nosotros estamos encantados de que la gente elija Pelayos para superar estos momentos tan duros”

Y ahora llega la Navidad, ¿preocupa lo que pueda ocurrir?
Preocupa, desde luego y vamos a hacer poco en cuanto a actividades, pero si la gente respeta no habrá ningún problema y si a alguien se le va de las manos, habrá que explicarle que no se le puede ir. Van a ser unas navidades muy tranquilas, muy de poca cosa. Vendrán otras mucho mejores, seguro, estas toca pasarlas así.

Y aun así hay que seguir con la actividad, de hecho el deporte y la cultura han vuelto a ponerse en marcha en toda la comarca y Pelayos de la Presa no se ha quedado atrás, ¿qué actividades se han podido reactivar y cómo están funcionando?
A nivel deportivo, desde que se pudo empezar, se reiniciaron las actividades para adultos, dentro de las actividades que se pueden realizar como el tenis, el pádel… que se retomaron en cuanto fue posible. Con el tema de los niños hemos sido mucho más precavidos. Cuando empieza el cole y empieza con los grupos burbuja valoramos la posibilidad de arrancar también con esos grupos burbuja pero cuando lo teníamos todo pensado empezó a subir el repunte de esta segunda ola, decidimos esperar para ver cómo iba evolucionando y como vimos que la escalada iba en aumento y el cole iba bien… el deporte es fundamental para el desarrollo de los chavales, pero el colegio lo es más, así que, ante cómo se estaba poniendo la situación y viendo que el colegio aguantaba bien decidimos esperar a ver la evolución, que nos llevó incluso a estas restricciones de las que acabamos de salir. Ahora vamos a pasar las navidades y cuando pasemos estas fechas retomaremos las ideas que teníamos previstas, si la cosa va bien, e intentaremos hacer un inicio con grupos burbuja, con grupos pequeños, con actividades al aire libre y empezar a ir haciendo cosas, siempre con la máxima precaución. Me preocupa todo lo que pase con nuestros niños y su actividad, pero están dado una demostración de responsabilidad, de saber entender, de disciplina y tienen toda una vida por delante. Van a perder un año de actividades, pero van a ganar un año de valores con respecto a sus mayores, con el respeto, con el saber que hay problemas en la vida que hay que acatar y solucionar. Si dejando a nuestros niños sin actividad este año salvamos la vida de nuestros mayores, será un año ganado, no perdido. Y, por supuesto, todo lo que hagamos será en continuo diálogo con el colegio de nuestro pueblo, que es al que van nuestros niños.

A este respecto, parece que la Comunidad de Madrid está llevando a cabo una programación cultural más que importante, ¿la cultura es un elemento fundamental para nuestra vida?
La cultura es fundamental, lo que pasa es que esta pandemia ha golpeado con mucha fuerza y de manera directa a la cultura y al mundo del espectáculo, poniéndola en una situación muy difícil, porque la cultura se ve, se toca… es cercana, pero te tienes que juntar en un espacio para poder verla. La situación es complicada pero se le están buscando las vueltas para intentar moverla. Por ejemplo, nosotros en el Monasterio hemos ofrecido teatro por parte de la Comunidad de un modo diferente. Se ha hecho una representación de una obra de Valle-Inclán con cinco personas en directo pero con más de cien a través de streaming viéndolo desde sus casas y con eso se ha conseguido que llegue a muchos rincones de Madrid algo realizado en Pelayos de la Presa. Hay que darle las vueltas al virus para poder seguir celebrando actividades culturales. Hay que intentarlo y estamos pensando en cómo ofrecer cultura con diversas opciones y soluciones.

¿Está ya el programa listo?
Este año estamos poniendo luces como locos en todo el pueblo para darle algo de color al municipio y estamos pensando en diferentes opciones con respecto a poder hacer alguna actividad más. Estamos viendo qué posibilidades tenemos con la cabalgata para llegar a todos los niños durante estas fechas, porque los niños y los abuelos son los protagonistas. Estamos pensando y algo haremos, pero siempre buscando la seguridad. Y si algo no es seguro no lo haremos.

¿Los Reyes Magos podrán venir a Pelayos de la Presa?
Estamos pensando mucho en ello y buscando soluciones para que cuando vengan los Reyes Magos puedan ver a los niños de nuestro municipio, pero sin acumular gente y sin amontonar gente, por lo que estamos mirando posibles alternativas. Los Reyes van a venir.

¿Y el número de la lotería?
La lotería ya se terminó. Después de las circunstancias del año pasado, lo complicado que fue todo, partiendo de una noticia muy positiva en determinados momentos se convirtió en una noticia muy negativa, aquello pasó, todo el mundo cobró sus papeletas y cobró su dinero y este año hemos variado la manera de actuar: en el mes de agosto elegimos el número que iba a distribuir el ayuntamiento de Pelayos, la administración de loterías se encargó de distribuirlo y en tres semanas se agotó. El año pasado se vendieron en Pelayos 20.000 €, este año se han vendido 32.000 € y ha durado tres semanas. Para Pelayos de la Presa todo empezó el día de la lotería, sale el número, que fue una noticia muy positiva, de hecho mucha gente ha podido superar el bache del coronavirus gracias a la lotería, después se lio aquello y prácticamente estábamos acabando de pagar el tema de la lotería y llegó de pronto toda la situación que hemos vivido. Ha sido un año raro, en el que aún hay días en los que me sorprendo de cómo hemos llegado a estar como estamos.

Una de las grandes preocupaciones de todos los municipios es el fomento y el apoyo del comercio local, ¿tienen pensada alguna fórmula para ayudar a sus comerciantes o han llevado ya alguna a cabo?
Este tipo de municipios, como Pelayos de la Presa, desde el principio estuvimos en contacto con nuestros comercios para intentar echarles una mano con todo el tema de las mascarillas, de las regulaciones, de las protecciones… que fue tan complicado y ahí estuvimos echando una mano a tope. Pero en municipios como el nuestro, en el que hemos recibido a mucha gente y Pelayos que no es un pueblo que más allá de la restauración y comercios de alimentación no tiene un gran tejido comercial, al recibir tanta gente el verano ha estado bien y nuestro comercio no ha estado mal. Sé que en otros municipios sí se han realizado todo tipo de campañas y demás, aquí, de momento no se ha percibido la necesidad y la gente va tirando, el invierno será más complicado, ahora en navidades llegamos a plantearnos la posibilidad de hacer algo, pero dada la situación en la que estamos hemos pensado que es mejor que todo siga a su ritmo, aguantar estos meses duros y ver cómo evoluciona todo de cara al año que viene. Si hay que echar una mano se echará, no cabe duda, pero paso a paso y lo que vaya siendo necesario.

Un año tan complicado como este parece ser de lo más indicado para alguna rebaja fiscal, aplazamiento en los pagos…
Bueno, los aplazamientos los tenemos de serie y están en nuestra ordenanza. Aquí lo que no hemos hecho ha sido subir los impuestos. Acabamos de firmar los presupuestos y es cierto que no hemos hecho ninguna rebaja fiscal, pero tampoco hemos subido nada. Estamos manteniendo servicios, servicios de calidad incluso teniendo muchísima más gente, vamos a seguir con esa pelea y desde servicios sociales estamos prestando ayuda a todo el que lo necesita, pero al que lo necesita, porque es importante prestar ayuda a quien lo necesita de verdad.

Con una crisis sanitaria y económica como esta, ¿es posible llevar adelante los proyectos y las ideas previstas al inicio de la legislatura?
En ese sentido, poco a poco se han ido haciendo cosas. Incluso en los meses más duros hemos seguido haciendo cosas. Hemos podido hacer cosas con el parón que nos habría sido más difícil estando a pleno rendimiento, por ejemplo, hemos cambiado el suelo del gimnasio que estaba muy deteriorado, lo hemos dotado de un sistema de calefacción y de aire acondicionado, lo hemos pintado… aprovechando que estaba cerrado le hemos dado una buena vuelta. Tenemos una serie de proyectos ahora que la Comunidad de Madrid está ofreciendo subvenciones de todo tipo y hemos solicitado varias. Tenemos dos planes de empleo ahora mismo con los que vamos a poder hacer muchas pequeñas cosas en el municipio, otro que nos acaban de conceder ahora… y este año que viene va a ser un año muy productivo, algo en lo que nos va a ayudar la nueva regla del gasto, que podamos utilizar el remanente que tenemos en el municipio, el gasto corriente del PIR que recuperamos… esa pequeña inyección económica nos va a permitir hacer una serie de cosas y tenemos varios proyectos encima de la mesa que vamos a llevar a cabo. Ahora mismo acabamos de aprobar, con recursos municipales, el arreglar toda la solera de la piscina municipal de cara al verano que viene, acabamos de terminar la obra que se ha estado ejecutando del Monasterio con fondos del ADI que sigue consolidando nuestro enclave arquitectónico más importante y nos acaban de comunicar que empieza la licitación para la zona de la portada de la iglesia, que esperamos se desarrolle el año que viene. Tenemos el proyecto de la Estación que vamos avanzando con él y que queremos realizar en esta legislatura para darle a ese edificio la importancia que se merece y muchas cosillas más que tenemos por ahí, como un tema de deportes del que no quiero decir mucho, con una subvención con la que creo que vamos a tener suerte y que nos va a permitir disponer de instalaciones deportivas de calle para fomentar el deporte al aire libre… muchas cosas. Ha sido todo mucho más complicado, pero no ha sido tan imposible como parecería y hemos podido seguir trabajando.
El Monasterio sigue convirtiéndose en la piedra fundamental del atractivo turístico de Pelayos.
El Monasterio tiene las tres patas. Por un lado el tema del turismo, que es fundamental y que, aunque ahora no estamos ofreciendo nuestras visitas guiadas, la Comunidad de Madrid ha estado grabando unos vídeos para turismo, patrimonio y demás… se están haciendo unas guías con lo mejor de la Comunidad de Madrid y siempre está presente el Monasterio… hemos tenido dos semanas en las que todos los días había alguien haciendo fotos, grabando vídeos… mucha gente está conociendo Pelayos de la Presa gracias al Monasterio; hemos tenido la fortuna de que Pablo López haya grabado un videoclip allí… todo el mundo lo va conociendo cada día más. Pero además del turismo y de los eventos, que nos dan recursos económicos para poder seguir avanzando y cada vez poder hacer algo más y tener los espacios mucho mejor y mucho más cuidados. Tenemos ahora un proyecto que se va a ejecutar ya para hacer una cartelería explicativa con unos paneles muy bonitos, que van a llamar mucho la atención y que van a permitir hacer una visita sin tener que ser guiada para poder tener más gente por aquí… este año no hemos podido hacer bodas, pero sí bastantes rodajes. Y la tercera pata, que es patrimonio, que al final, tanto la Comunidad de Madrid como con fondos europeos y el ayuntamiento a través de ADI hemos conseguido hacer esa obra, ahora otra nueva y se está generando mucha vida cultural, turística y económica, dentro del respeto a la historia y al Monasterio Santa María la Real de Valdeiglesias. Cada vez es un rincón más importante para Pelayos y para los pelayeros, social, cultural y económicamente.

El pantano es otro de sus puntos fuertes, ¿Ya se está pensando en posibles medidas de cara a este verano?
Es un atractivo de la zona, desde luego, es verdad que en Pelayos el pantano casi nos da más problemas que otra cosa, pero al final la gente conoce esta zona también gracias al Pantano de San Juan, que tiene que tener agua y estar de la mejor forma posible, tenemos que mejorar cada día en la situación de las playas del pantano, en la accesibilidad, en la seguridad y en que las visitas cada vez sean mejores. Este año, desafortunadamente se paró, no se pudo hacer nada, pero vamos a seguir con el convenio con la Comunidad de Madrid, con la Cruz Roja de los socorristas y poco a poco ir mejorando en la oferta, porque el pantano es importante, pero es más importante que se regule el turismo de calidad del pantano. Tenemos que seguir mejorando.

Muchas personas han abandonado la capital para venirse a vivir a nuestros municipios, ¿qué podemos hacer para atraer aún a más?
Olvidándonos un poco del tema pandemia, que nos limita mucho, siempre se puede mejorar. A nivel instalaciones deportivas, a nivel actividades culturales, calles del municipio que aún están en malas condiciones… en el tema de las comunicaciones hemos avanzado bastante, tenemos la fibra óptica en un tanto por ciento muy elevado en el municipio. Hay que seguir peleando para que no se pierda calidad, siempre está el asunto de la M-501 y el posible desdoblamiento del puerto, que sería muy importante. Se han puesto en valor estas zonas y con el teletrabajo se ha demostrado que en los pueblos hay mucha calidad de vida. Pero hay que seguir mejorando. Nosotros vamos a hacer un proyecto relacionado con las energías renovables y un pequeño asunto con la energía solar a ver cómo va, para empezar a usar estos recursos. Mejoras en el mobiliario urbano y en vehículos municipales que ya están previstas. Se puede mejorar muchísimo porque hemos tenido unos años con pocos recursos en los que hemos tenido que tirar con lo que teníamos, pero paso a paso veo un futuro interesante a corto plazo.

¿Y un crecimiento pensando en verde y en el respeto de nuestro entorno?
Es que no podemos pensar de otra manera, vivimos en nuestro entorno y tenemos que cuidarlo. Aquí todo se hace contando con ello, no hay otra opción. La zona ZEPA y la protección es muy positiva para algunas cosas y quizás muy restrictiva para otras, puede que haga falta poner la situación más en equilibrio, que sería importante. Nuestro entorno es nuestra vida, pero también son importantes las personas que viven en este entorno y el desarrollo personal y profesional también pasa por que la gente pueda trabajar aquí y tenga posibilidades. Y hay muchas cosas que no son perjudiciales para el medio ambiente que están muy limitadas, hay que equilibrar eso. Tenemos que tener la capacidad de que nuestros hijos puedan encontrar la manera de buscarse su trabajo y su vida en nuestros pueblos, hay que afinar un poco más.

¿Qué le gustaría decir a los vecinos de Pelayos y de toda la Sierra Oeste de cara a 2021?
Un deseo para 2021 y ahora que estamos en estas fechas navideñas, que todo esto vaya desapareciendo poco a poco, que acabe, que volvamos a vivir, más o menos, con la misma normalidad que teníamos y a partir de ahí, que valoremos todos lo que ha pasado, que valoremos las cosas importantes de la vida y que estoy seguro de que tenemos todos un futuro por delante positivo y con trabajo, con esfuerzo, con respeto todos los pueblos de esta comarca van a demostrar la valía que tienen, lo importantes que somos, el valor que tenemos a nivel medioambiental, a nivel patrimonio, a nivel cultural… tenemos aquí grandes recursos, grandes profesionales, grandes empresarios, emprendedores que están buscando ideas y buscando nuevas soluciones para seguir adelante. Todo eso ponerlo en valor, aquí hay gente con mucha valía, se está demostrando con esto de la pandemia y, estoy seguro, pronto veremos otra vez el resurgir de esta zona y mucha gente dirá “vamos a la Sierra Oeste porque es espectacular”.

Javier Fernández Jiménez.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

29 de julio

 

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

julio 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031