Categoría | Medio Natural

Internet: ¿excursionismo responsable?

  • La ruta de la Peña de Cenicientos podría convertirse en una auténtica romería de fatales consecuencias

Nuestra comarca, un lugar sobresaliente en la zona centro de la Península Ibérica, admirada y deseada por gentes lugareñas y de más allá de los Pirineos, como hemos contado en otras ocasiones desde este periódico.
El suroeste de la Comunidad de Madrid, el sureste de Ávila y el noroeste de Toledo en un mágico baúl que al abrirlo desborda los sentidos a través de sus ecosistemas entroncados con el bosque mediterráneo, pero con sus peculiaridades y localismos que consiguen ser un atractivo imprescindible para caminantes, senderistas, paseantes, naturalistas y amantes del medio natural en general.
Afortunadamente disponemos de cientos de kilómetros de rutas con parajes admirables en este maravilloso ecosistema.
Las nuevas tecnologías, Internet, los navegadores, los móviles inteligentes…. a nuestro servicio para usarlos racionalmente como una ayuda inestimable.
Pero llegan los renglones torcidos, los versos sueltos que destruyen a unos y a otros.
Es de una enorme irresponsabilidad (y hasta ilegal) que bajo el amparo de la aventura fomentada desde los medios en este nuevo mundo de hombres de hierro, al estilo películas Arnold Schwarzenegger , o Sylvester Satallone, que alguien sea capaz, de, navegador en mano, buscar rutas alternativas para salirse del supuesto “guión” y sentirse almas libres, sin contar absolutamente con nadie ni con el más mínimo rigor de las consecuencias de su acto, primeramente en cuanto a la seguridad de los propios excursionistas, y a continuación en cuanto al daño a nuestros ecosistemas. Y más irresponsable aún publicarlo en internet como un trofeo.
Soy de los que piensan que ordenadamente aquí cabemos. Estoy convencido de que nuestros montes y ecosistemas no deben ser en ningún caso un mírame y no me toques.
Pero en una comunidad como la nuestra, con una presión humana de más de 5 millones de personas, se hace necesario un cierto orden basado en la comunicación, la información y la educación ambiental. Absolutamente necesario.

El caso de la Peña de Cenicientos
Pongamos un ejemplo, de entre los muchos que hay, práctico y real para que lo entendamos con claridad.
La subida a la Peña de Cenicientos posee unos atractivos indiscutibles en cuanto a su valor paisajístico, su ecosistema, y el trofeo de los que gustan solo de tener una foto en la cumbre y en la dificultad de la subida (en su derecho están unos y otros).
Normalmente se sube por la pista Sur, que ofrece unas vistas francamente bellísimas. Para que el caminante no se aburra, y después de volver por un tramo común se continua la vuelta por la pista de la cara norte, igualmente de paisajes atractivos. Para el que vaya más allá del paisaje, podrá percibir la singularidad de dos ecosistemas diferentes, algo muy difícil de encontrar, pues en la subida sur el ecosistema nos brinda una vegetación de encinas y piñoneros y suelos pobres; y en la cara norte castaños, cerezos silvestres, helechos y un largo etcétera que nos llevará a pensar cómo es posible tanta diferencia en tan poco espacio.
Además se cuenta con especies protegidas a nivel mundial porque la zona es de lo más “virgen” de la Comunidad de Madrid.
Y aquí entran las nuevas tecnologías y el afán de aventura de un determinado sector de excursionistas (no generalizo pues sería un atrevimiento no ajustado a la realidad) que bajo el argumento de la libertad de no ser guiado por pistas, y con el alma puesto en la dificultad y en la foto de la cumbre, pasa por encima del daño que pueda producir, primeramente a la seguridad de las personas, y después al propio ecosistema.
En el caso práctico que describimos, alguien trazó, navegador en mano, una ruta que colgó en Internet, por una zona muy escarpada, cerrada por zarzales, de pendientes extremadamente pronunciadas, y de una espesura de vegetación que lo convierten en una ratonera humana.

Peñas de Cenicientos. FOTO: J. Pascua.

Peñas de Cenicientos. FOTO: J. Pascua.

Como quiera que de ecosistemas no parecen entender mucho, ignoran, que debido a la meteorología de la zona, esa ruta que se han inventado, ofrece un peligro extremo por incendio no solo en verano, sino en cualquier época del año debido a que la zona posee una meteorología, un localismo, que lleva a que, con cierta frecuencia, la humedad relativa del aire (factor de extremo peligro para un incendio) baje del 10% o se sitúe en el 6% como ocurrió en el mes de diciembre pasado. La orografía y la pendiente de la ruta inventada hacen el resto. Quiero decir que urge que a aquellos foros de excursionismo, clubs de montañ, etcétera llegue esta información para que los propios excursionistas no se sientan engañados. Es de un peligro extremo usar esa ruta porque no tiene ninguna salida de escape. Ninguna.
No hace falta entender de ecosistemas para darse cuenta, que esta zona nada tiene que ver en cuanto a potencial de vegetación, con la Sierra de Guadarrama, por ejemplo. Es nuestro deber y obligación comunicar la peligrosidad extrema de la ruta.
Pero además pasa por zona “A” de protección extrema de especies protegidas. Algo que puede llegar a constituir hasta delito. Convertirla en una romería acabaría con la fauna de la zona.
Lo de menos es ya, que también, que cuando uno se cruza con ellos y se les da explicaciones, te enseñan los flamantes móviles afirmando que es una ruta existente. Internet y la ruta trazada está por encima de todo, es la verdad absoluta según ellos y a ello se atienen. Increíble.
Incluso en una ocasión me llegaron a sugerir que las especies protegidas, mejor en la cazuela.
Además, pasa por una finca privada (no es cuestión de propiedad privada sí o no), y la respuesta que dan es que la vallen. No, por favor, no den ideas. Que no la vallen. Si tanto amamos la libertad no pidan que la vallen. Porque se ignora que el propietario de la finca por donde han inventado el camino que nunca existió, es del mismo dueño que la Peña de Cenicientos, es decir, privada. Nada me dolería más que no poder acceder a ella por hartazgo del dueño.
Desde este periódico llamamos a la cordura y la responsabilidad. No se trata de prohibir por prohibir, sino de sentido común, responsabilidad y respeto por la vida humana y los ecosistemas que nos permiten vivir.
Y siendo conscientes, como somos, de que hay que dar alternativas porque aquí, ordenadamente, cabemos todos, se está recuperando una vía alternativa para dar salida a una realidad de un colectivo amante de las caminatas sin pistas.
Una vía que parte desde el mismo pueblo, que si es camino público no inventado, menos peligroso, con vías de escape en caso de incendio y con un impacto mínimo sobre el ecosistema.
Desde este periódico les comunicaremos cuando esté abierta, que será en breve.

Candea Basajaun.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

EDICIÓN IMPRESA

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

28 de mayo

 

 

CORONAVIRUS

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

mayo 2021
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31