Categoría | Actualidad, Sierra Oeste

Las piñas son el nuevo cobre

Los pinares de nuestra zona son generosos en piñas de las que se obtienen ricos piñones. Alrededor de este producto se ha generado un negocio en el que ha hecho aparición el recolector furtivo. Antes fue la chatarra y ahora las piñas. Los cosecheros estiman que les han quitado ya 800 mil kilos.

Un grupo de siete piñeros de la zona, concretamente del municipio de Cenicientos y de los abulenses de Hoyo de Pinares y Sotillo de la Adrada se han dirigido a las autoridades de varios pueblos de la comarca para denunciar una situación para ellos insostenible. Acuden a las subastas públicas del piñón, cuando se trata de ayuntamientos, o a la compra directa, cuando el propietario es un particular. Para ello han de adelantar grandes cantidades de dinero que intentan recuperar en los cinco meses que dura la recolección. Además han de cumplir con las obligaciones fiscales y laborales de cualquier empresa que supone, por ejemplo, la contratación de personal. Según sus propios cálculos, entre los siete, han invertido alrededor de un millón de euros para esta campaña.
Economía sumergida
Pero la crisis económica y el desempleo consiguiente han acarreado que mucha gente ocupe sus ociosos días recogiendo las piñas que, con o sin conocimiento, están sustrayendo a los que han pagado por ellas. Es más, los piñoneros comienzan oficialmente el 1 de noviembre la campaña mientras que los recolectores ilegales lo hacen veinte días antes: el 10 de octubre ya se detectaron recogidas de piñas en nuestros montes. En los municipios donde actúan estos siete cosecheros hay al menos otros tantos puntos en los que se paga por este producto: cuatro en Cadalso de los Vidrios; dos en San Martín de Valdeiglesias, uno de los cuales incluso abrió una sucursal en Hoyo de Pinares; además de otro comprador en El Tiemblo. Haciendo una estimación, se deben haber comercializado de manera ilegal unos 800.000 kilos de piña por la que ellos ya habían pagado.
Vacío legal
Los Agentes de Medio Ambiente y la Guardia Civil han recibido cientos de llamadas para avisar de estos hurtos, pero la mayoría de las veces se quedan en una simple falta. Sin embargo no ha habido ninguna intervención en los puntos de compra, que es donde verdaderamente podría realizarse una actividad delictiva. La Ley de Enjuiciamiento Criminal contempla como delito la receptación de un producto ilegal e insta a las autoridades a denunciar estas actividades. Además el piñón es un producto alimenticio que necesita una documentación de trazabilidad. Parece claro que finalmente acaba en industrias de Valladolid, pero no está tan claro que se emitan facturas cuando las piñas llegan a las básculas. ¿Son autónomos o están dados de alta por alguna empresa quienes llevan las piñas a las básculas?
Se ha dado un caso extraño en San Martín de Valdeiglesias, donde el proceso de subasta ha durado varios meses con hasta tres adjudicatarios y mientras tanto cientos de personas se dedicaban a recolectar furtivamente. Al final el precio quedó cinco veces por debajo de su valor porque la piña había desaparecido del monte.
Investigación
Los siete piñeros se han dirigido a los ayuntamientos y demás autoridades para pedir que se tomen cartas en el asunto. Su actividad se ha visto muy perjudicada con estas prácticas y los puestos de trabajo que generan estas empresas podrían fácilmente desaparecer. Solicitan al menos que se investiguen las básculas de recepción de la piña o que se aplique otra legislación que, como en el caso de Cataluña, la declara fruto silvestre. Siendo así, cualquiera tendría derecho a recogerlas, pero a su vez las administraciones no podrían cobrar por su recolección.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

EDICIÓN IMPRESA

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

28 de mayo

 

 

CORONAVIRUS

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

mayo 2021
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31