Categoría | Burladero

Los Sábados Taurinos 2021 en Cadalso de los Vidrios y el Príncipe del Toreo

Este sábado 6 de noviembre, a las 19:00h., se reanudan los XV Sábados Taurinos después del parón del año 2020 por causa del virus sin corona. Están patrocinados magníficamente por la Asociación Taurina Cultural “Cadalso“, con la inestimable colaboración del Ayuntamiento de Cadalso de los Vidrios que apuesta decididamente por el arte de la Tauromaquia. Esa tarde se impartirá una conferencia-coloquio sobre el torero desaparecido en la Plaza de Toros de Colmenar Viejo (Madrid), hace más de 36 años, José Cubero Sánchez, “Yiyo”. En ella intervendrán: El periodista y escritor Alfonso Santiago, su hermano y banderillero Juan Cubero y el también banderillero Pablo Saugar, “Pirri”; hijo de Pablo Saugar, “Pali-Pirri”, que aquella tarde lidió en la cuadrilla del joven torero que contaba entonces 21 años. José murió corneado por el toro “Burlero”, de Marcos Núñez (“Pali”, este toro me ha matado”). Estos coloquios gozan de justa fama y se han consolidado de tal forma que no se concibe un mes de noviembre sin ellos y, lógicamente, sin la posterior charla taurina aderezada por unos aperitivos y cervezas con los que gentilmente obsequia el Ayuntamiento a los numerosos asistentes y protagonistas. Allí estará el polifacético aficionado y artista cadalseño Jorge García Escudero, que por segundo año consecutivo ha ganado el primer premio del concurso de carteles que, cada noviembre, anuncian estos coloquios. Por primera vez tendrán lugar en la Casa de la Cultura, todos los anteriores se desarrollaron en el Hogar del Jubilado. Será un acto lleno de emociones, como era el toreo de José Cubero, “Yiyo”. Adjunto un escritito que, con motivo de este evento, he garabateado extrayéndolo de mis recuerdos.

 

PRÍNCIPE DEL TOREO

Uno se va haciendo mayor y esa evidencia te descubre que tu mejor tiempo pasó, que hay que dar entrada a las nuevas generaciones que llegan con renovadas ideas y entusiasmos. Ahora me complazco muchísimo viendo pasar los días y a lomos de ellos voy recordando mi torera vida pasada y al Príncipe de los Toreros. Una vida contemplativa de la que me rescatan los recuerdos, ellos hacen que me ilusione encarando mi pequeña existencia futura.

¡Podría hablar tanto del Príncipe Yiyo! Veréis: Yo me desplazaba desde Argel a Madrid en los años 80 para ver los Sanisidros. Y en uno de ellos, el del 83, me encontré con dos lidias inconmensurables que dejaron honda huella emocional en mí. Acaecieron las tardes del 22 de mayo y el 1 de junio y enloquecieron a Las Ventas hasta desmantelar nuestros corazones. José dominó con sentimiento de artista y sabiduría de lidiador inigualable a dos sobreros fieros y broncos de Ordoñez y de Bernardino Jiménez. Aquellas faenas las recibí como latigazos emocionantes que recorrieron todo mi ser. No pude parar quieto en mi asiento y cuántas más lágrimas me limpiaba, más afloraban en miríada incontenible sobre mis ojos.

El torazo de Ordoñez le cogió de fea manera toreando con el capote alado, embraguetado, roto y con un empaque inigualable; pero aún más escalofriante fue la cogida que sufrió con el de Jiménez toreando sobrecogedoramente al natural, dándole distancia y toda la ventaja al morlaco. Le veo ahora levantarse de la arena como un resorte principesco para volver a ponerse de frente y al natural con un valor y una pureza arrebatadora. Triunfó porque nunca se desanimó en los tiempos duros, porque sabía que en cualquier corrida siempre hay una ocasión, por fugaz que sea, para triunfar y estremecer.

El 2 de junio volvimos a aquella enorme y fría casa en la que vivíamos en Argel. Tenía un pasillo larguísimo lleno de incertidumbres, nostalgias, penas y esperanzas. Y desde aquel día también se llenó de torería… Yo me colocaba en un extremo y el toro imaginario en el otro. Huelga decir que yo era El Yiyo toreando a los toros de Ordoñez y Bernardino Jiménez entre gritos ensordecedores de ¡¡¡Torero, Torero, Torero!!! Y así muchas tardes mientras Paloma me miraba sorprendida y un tanto admirada.

Y es que uno era muy joven y soñaba que hacía el paseíllo junto a él en Cadalso abrazándonos y deseándonos suerte. Esa suerte que tan esquiva fue con él. El Príncipe Yiyo se fue a soñar torerías con el Rey Joselito El Gallo. Los Dioses del Olimpo los quieren con ellos muy jóvenes. Era un torero de sentimientos incontenibles, de arte sobrecogedor, de atardeceres toreando al miedo en Argel… Aún sigue toreando conmigo en el pasillo de mis recuerdos.

                                                                               Miguel MORENO GONZÁLEZ

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

17 de diciembre

 

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

diciembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031