Categoría | Tendencias

Megan Maxwell y Regina Roman hablan sobre el chick-lit y la literatura romántica española

El sábado 24 de marzo la librería Liberespacio de Madrid acogió un encuentro de escritoras y lectoras de chick-lit o literatura romántica española. Al acto asistieron Regina Roman, autora de las novelas Un féretro en el tocador de señoras, Cuarentañeras y Del suelo al cielo. Y Megan Maxwell, autora de los libros Te lo dije, Diario de una chirli, Deseo concedido, Fue un beso tonto, Niyomismalosé, Te esperaré toda mi vida, Las ranas también se enamoran, Olvidé olvidarte y su última novela, ¿Y a ti qué te importa?

La primera en intervenir fue Roman, quien defendió a capa y espada este género. “El término chick-lit fue acuñado en América y es cierto que en Estados Unidos y en Inglaterra es mucho más visible y tiene una mayor repercusión, sobre todo gracias a la televisión y el cine, como ha ocurrido con Sexo en Nueva York o Mujeres desesperadas. Es un género que funciona fenomenalmente, los libros de chick-lit o romántica suelen ser best-sellers, pero también es verdad que mucha gente critica y demoniza este género. Dicen que es sexista y selectivo, que es literatura únicamente para mujeres, pero al menos yo tengo muchos lectores hombres que no solo leen mis libros y los disfrutan, sino que además luego me escriben para contármelo”.

Sobre este aspecto y sus libros, Roman añadió: “En mis novelas hay personajes y protagonistas masculinos. También se podría pensar que la novela negra es sexista, porque los protagonistas son hombres y las pocas mujeres que aparecen siempre están en un segundo plano”.

La superficialidad es otra crítica que se hace a este género de novelas. “Mucha gente dice que el chick-lit es superficial, pero personalmente creo que también se puede trabajar la psicología de los personajes, sus sentimientos, con profundidad. Se pueden tratar temas profundos, duros, que nos hagan sentirnos identificados con ellos y nos inviten a reflexionar sin renunciar al sentido del humor, a la diversión y a las risas al mismo tiempo que se incluye una moraleja en la historia”.

Sobre las críticas, la autora recordó: “Cuando algo funciona se le envidia. Pero tanto a las escritoras como a los lectores nos tiene que importar un pimiento lo que diga la gente. Tenemos que tener claro lo que nos gusta y lo que queremos escribir y leer. Ahora estoy leyendo un libro de Siri Hustvedt, la mujer de Paul Auster, una autora considerada seria y reputada porque sus protagonistas reflexionan y divagan casi como en un ensayo. Pero, por otra parte, trata temas muy manidos, como la infidelidad y el abandono”.

Roman se refirió también a otra conocida escritora, Mary Higgins Clark. “Ella siempre decía que cuando escuchaba una mala crítica sobre sus libros sufría mucho y se lo tomaba muy mal pero que, al mismo tiempo, pensaba que había vendido millones de ejemplares y que les diesen morcilla a sus críticos. Eso es lo que tenemos que pensar. Tenemos que disfrutar con lo que hacemos. Que nadie se avergüence de su trabajo”.

Regina Roman habló asimismo de sus nuevos proyectos. “En septiembre empezará el rodaje de la webserie de Cuarentañeras y también tenemos en mente un largometraje de Un féretro en el tocador de señoras. Además, Ediciones B ha publicado mi cuarta novela en México. Todavía está inédita en España, pero confío en que pronto se publique también en nuestro país. Aunque el título original era Las brujas también lloran, al final en México se va a publicar como Muerta de envidia, es la novela que más me ha costado escribir”.

Sobre Muerta de envidia, añadió: “La protagonista es una envidiosa patológica que no sabe diferenciar entre la admiración y la envidia. Para mí la envidia es un sentimiento ajeno, su protagonista es mi antiyo, me animé a escribir sobre este tema en un cursillo de escritura que hice. Tras nueve meses, cuando se acabó el cursillo, me animé a seguir y a terminar la novela. La protagonista se llama Blanche y es una hija de mala madre. Mientras escribía el libro me robaba toda la energía porque es una persona muy enferma de la cabeza y me estaba dejando muy tocada, me desgastó mucho”.

La creatividad y las ganas de escribir de Regina Roman no tienen fin. “Mi próxima novela trata un tema tan duro y al mismo tiempo tan importante como los malos tratos. Y os aseguro que aunque es un tema complicado, también os vais a reír con esta novela. Y el título de la siguiente novela es Esto te lo apaño yo.com. La protagonista es Marina Valdemorillos, a la que los lectores ya conocéis de Un féretro en el tocador de señoras y Del suelo al cielo. Trata el tema de las personas que no saben decir que no a nada ni a nadie. Ya tengo nueve novelas terminadas. Ahora estoy escribiendo una titulada Cuernos de vikinga que habla de la infidelidad. También hay otra que habla sobre esas personas que no saben querer ni se dejan querer, que son como ortigas emocionales”.

Para concluir, Roman quiso lanzar un mensaje de optimismo a sus lectores. “Estamos viviendo una época muy triste y dura en la que hace falta mucho sentido del humor, más tajo, más soluciones y desdramatizar todo. Necesitamos amor, solidaridad y fastidiar menos al prójimo”.

Por su parte, Megan Maxwell presentó su última novela, ¿Y a ti qué te importa?. “La protagonista es una actriz, una estrella de Hollywood que viene a España llena de glamour y sofisticación y que aquí conoce a un Geox, un hombre español que vive en Sigüenza. Ambos pertenecen a dos mundos contrapuestos, tienen caracteres muy diferentes. Ella es abierta, interpreta muchos papeles, cambia mucho, mientras que él es siempre igual, se le ve venir de lejos. Es un libro muy coral, con muchos personajes secundarios pero todos tienen papeles muy específicos”.

Maxwell añadió sobre su obra: “Es divertida, con muchas escenas que no se olvidan y que te hacen reír al recordarlas incluso mucho después de haber terminado el libro. Es una historia de amor entre dos lugares y dos personas muy distintos”.

Sobre los protagonistas, la autora explicó: “Ella se llama Noelia y me la imagino como la actriz Reese Witherspoon y a él como Keanu Reeves. Antes de de escribir una novela lo primero que hago es escribir la estructura de la historia y después siempre tengo que visualizar a los personajes, ponerles cara. Si fuese un actor español, habría elegido a Hugo Silva, el yogurazo”.

Maxwell compartió la visión optimista de Regina Roman. “Lo importante hoy en día es que la gente lo pase bien leyendo y para eso hace falta mucho sentido del humor. Para llorar siempre hay tiempo, las noticias están llenas de dramatismo”.

Sobre sus próximos proyectos, recordó: “Ahora estoy escribiendo mi próxima novela, que está protagonizada por un bombero. Siempre leía libros de chick-lit y de literatura romántica muy americanos y quería escribir sobre España. Por eso el libro Fue un beso tonto está protagonizado por un agente de la Policía Nacional. Nuestro país no tiene nada que envidiar a los demás y no descarto escribir sobre un guardia civil o un policía municipal. El protagonista es un bombero de clase media y la protagonista una fotógrafa de clase alta que oculta su condición social”.

Megan Maxwell también defendió su trabajo como escritora de chick-lit. “Estoy encantada y muy orgullosa de que se me ponga la etiqueta chick-lit o romántica. Sobre todo porque sé que los lectores de este género son los más fieles. No creo que haya que comparar nuestra lectura con la de otros países, por ejemplo con la de la irlandesa Marian Keyes, el nuestro es un chick-lit cañí, ibérico, lleva nuestro toque”.

Maxwel habló asimismo de los otros géneros que cultiva. “En julio la editorial Esencia del grupo Planeta va a publicar Desde donde se domine la llanura, la segunda parte de Deseo concedido, de la saga de novela medieval Las guerreras Maxwell. Y ya estoy preparando la tercera y la cuarta parte”.

Sobre sus comienzos en el mundo de la literatura, la autora confesó: “Siempre me gustó muchísimo escribir, desde pequeña, sobre todo diarios y pequeñas historias de amor en las que los protagonistas eran mis amigas y los chicos que les gustaban en cada momento. Poco a poco fue aumentando la extensión de los textos que escribía, hasta que con más o menos 26 años terminé mi primer libro, titulado Casi una novela, que también se va a publicar próximamente”.

Por último, Megan Maxwell también destacó que el chick-lit o la novela romántica no es un género exclusivo para mujeres. “Muchos hombres que leen estos libros se dan cuenta no solo de que les gusta sino de que además no son tonterías rosas como ellos pensaban. También se sienten identificados con los personajes y les sirve para entendernos mejor a nosotras. Mi marido, por ejemplo, nunca lee mis libros, pero le encanta leer lo que dicen los lectores sobre ellos en Internet, en blogs, páginas web y redes sociales”.

Una Respuesta para “Megan Maxwell y Regina Roman hablan sobre el chick-lit y la literatura romántica española”

  1. ¡Me ha encantado el artículo! No puedo estar más de acuerdo con estas dos autoras. Lo que dice Regina Roman es totalmente cierto. El chick lit no tiene porqué ser un género vacío de contenido. Se pueden tratar temas profundos a través de la psicología de los personajes, sin que por ello deba dejarse el humor de lado. Cada vez hay más señores que se apuntan al carro de las novelas protagonizadas por mujeres. A ver si se van animando a leer más este tipo de libros y nos entienden mejor 😉

Trackbacks/Pingbacks


Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

ACTSO Mujer

 

BANCO DE CASAS

 

LOCAL PELAYOS

 

TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

marzo 2019
L M X J V S D
« Feb    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031