Categoría | Senderismo y Bicicleta

Senda de los molinos del Perales

Los encinares de las áreas circundantes a Navalagamella se encuentran en un magnífico estado de conservación y son el hábitat de numerosas especies de aves como el buitre negro, la mayor de las aves europeas y el águila imperial ibérica, una de las especies más amenazadas.

Se caminará paralelos al río Perales encontrando las ruinas de dos antiguos molinos harineros donde se puede intuir su funcionamiento.

Para dar inicio a nuestra ruta, nos acercaremos en coche hasta alcanzar el punto kilométrico 25 de la carretera que va de Navalagamella a Valdemorillo donde se encuentra el puente que cruza el Perales. Tomaremos un camino a la izquierda antes de cruzar el río (según se va de Navalagamella a Valdemorillo) y dejaremos el coche en una amplia explanada.

Tomaremos la senda de tierra que va río arriba de compañera. Enseguida moles de granito alterarán nuestro camino. El Perales se encaja en una cascada granítica serpenteándonos la ruta.

Este espacio de alto valor ecológico forma parte de las Sendas Verdes de la Comunidad de Madrid. Como tal, en nuestros pasos encontraremos paneles didácticos de la flora y fauna autóctona del bosque mediterráneo que atravesamos.

En breve alcanzaremos el molino de Baltasar, del que sólo queda el torreón de piedra o cubo, donde el agua se embalsaba y ejercía, al salir a chorro por una pequeña compuerta de la parte inferior, la fuerza necesaria para mover la maquinaria.

Avanzaremos por el caz del molino de Baltasar, que va por la ladera. En didácticos paneles aprenderemos que el caz era el canal por donde transcurría el agua hasta llegar al molino. El senderista observador descubrirá las alteraciones de la roca con dicha finalidad. Ascenderemos hasta topar con el segundo molino de nuestra ruta, el molino Alto. Esta aceña aún conserva un precioso acueducto aéreo de ladrillo que salva la distancia entre el caz y el río.

Por los limados canchos de piedra suavizados por la erosión del agua se deduce la virulencia que debía tener ese valle en tiempos de lluvia.

Atravesaremos la tubería que comunica los embalses de Picadas y Valmayor. Ahí el valle se abre surgiendo fresnos en el encuentro de los arroyos de Conejeros y de la Fuente Vieja, donde nace el Perales. Un poco más allá de esos prados alcanzaremos el camino por donde pasa la Cañada Real Leonesa, y encontraremos escondido el último puente de nuestra jornada. La ruta regresa por el mismo camino, o uno puede dirigirse hacia Navalagamella tomando hacia la dirección de la Cañada sin cruzar el río, hacia la izquierda según nos lo encontramos.

Los Molinos

Los molinos harineros formaron parte de la infraestructura de una importante industria que buscaba la energía del agua, y son reflejo de la importancia económica de esta zona en otros tiempos. El molinero trabajaba sólo la mitad del año, pues el río sólo adquiría suficiente caudal con las crecidas del invierno y la primavera. Pero ahora son otros tiempos…

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com