Categoría | Cultura

Sotillo de la Adrada homenajeó a Francisco San Martín, máxima figura de su tradición folclórica

Tarde de emociones, tarde de inspiraciones. Así podríamos describir lo vivido en la tarde del sábado 17 de marzo en La Pasada para homenajear a sus 80 años a quien ha portado sobre sus hombros la responsabilidad durante décadas de encabezar la promoción y difusión de nuestro folklore.


Tras un breve pasacalles y después de que La Alegría del Soto rondase a Francisco San Martín Martín a la manera tradicional, en el balcón de su casa se descubrió una placa conmemorativa de este día, que quedará para la posteridad como homenaje de todos los sotillanos a su figura.
A continuación y ya en un Centro Cultural de La Pasada repleto de espectadores, tuvo lugar un acto plagado de emoción, con discurso del Alcalde, entrega de regalos, proyección de vídeos que repasaron su trayectoria vital y una serie de actuaciones musicales en las que los componentes del Grupo Folklórico La Alegría del Soto rememoraron algunas de las canciones que han marcado la trayectoria de Paco: Romance sotillano, la Ronda a la Virgen de los Remedios y el Pasodoble Sotillo.
Estelar también fue la actuación de Flores de Burgohondo, otra figura del folklore abulense que marcó una época gloriosa de la música tradicional en el Valle del Alberche y que a sus 78 años quiso acompañar a Paco en este día tan especial.
Para finalizar este homenaje, el grupo folklórico ofreció un aperitivo a todos los asistentes en la sala de exposiciones del propio Centro Cultural.
Desde el Ayuntamiento de Sotillo queremos agradecer a todas las personas que han contribuído a hacer posible este día: a Paco, a su familia, a la Alegría del Soto, a los músicos que quisieron acompañar y dar brillo a este homenaje, a Flores y en general, a todos los sotillanos y visitantes que con su presencia han dado testimonio de su admiración a este hombre.

2 Respuestas para “Sotillo de la Adrada homenajeó a Francisco San Martín, máxima figura de su tradición folclórica”

  1. A LA FERIA DE SOTILLO

    A la feria de Sotillo,
    de Sotillo de la Adrada,
    jinete y mula albardada
    hacen alto en un cerrillo.

    La mula que coces daba
    al sentir los aparejos
    y del arado trebejos,
    por los belfos resollaba.

    De sudor un mar de espuma
    le corría por las ancas,
    como el agua de barrancas
    que por Sotillo rezuma.

    El camino hizo al galope
    yendo desde Cenicientos
    cual Eolo, dios de vientos
    vertiginosos a tope.

    Descabalgando el jinete,
    entre susurros la calma,
    quita lomillos y enjalma,
    y ella dócil se somete.

    La seca lomos e ijares,
    tripa y remos de las patas,
    orillado entre unas matas
    de olorosos tomillares.

    Después la introduce al paso
    y en la feria la introduce,
    y su caminar seduce
    por su tranco y acompaso.

    Se interesan compradores
    y la miran y examinan,
    y palpándola conminan
    a que muestre sus errores.

    Extraños no hace la mula,
    más mansedumbre no cabe
    en falso animal que sabe
    que en la feria se simula.

    Y en la feria de Sotillo,
    de Sotillo de la Adrada,
    de feriantes muy colmada
    se vendió este animalillo.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  2. LA ANTIGUA FERIA DEL GANADO DE CENICIENTOS

    Un gentío abigarrado,
    mulas, vacas y borricos,
    hombres grandes, niños chicos,
    y un calor anticipado.

    Gran concurrencia en los prados,
    gentes venidas de fuera
    vigilando la Ladera
    a multitud de feriados.

    Copresidiendo las Peñas,
    los acuerdos y los tratos
    y los ropajes baratos
    con antiguas estameñas.

    Los chalanes con blusones
    y gitanos con patillas
    y gitanas amarillas
    pronostican bendiciones.

    Con puestos chamarileros
    y olor de moñigo y bosta
    y una voz que adrede imposta
    uno que vende sombreros.

    Con las alforjas mendigos,
    husmeando que se pierde,
    entre lo reseco verde
    eran de todo testigos.

    Los charlatanes vendiendo
    hojas de afeitar y peines,
    y calcetines de empeines
    a un ritmo loco ofreciendo.

    Y al comediar la mañana
    comenzaba el regateo,
    “¡este borrico es muy feo!”,
    comentaba una gitana.

    Aparece el patriarca,
    los dedos en el chaleco,
    patilludo y negro, enteco,
    rodeado de su jarca.

    Y atusándose el bigote
    con el nudo del bastón
    le pega un buen coscorrón
    y la gitana huye al trote.

    Con borricos matalones
    las mulas de gran alzada
    con la gente harto animada
    y abundancia de mirones.

    Saber palpar a las mulas
    entre las patas las mamas,
    infértiles cual las gramas
    donde a los surcos ondulas.

    Y mirarles la bocaza
    observando bien los dientes,
    estudiando sus mordientes
    y los años que atenaza.

    En borricos mataduras
    y estudiarles el pelaje
    y ver bien el andamiaje
    igual en las comisuras.

    Y las rumiadoras vacas
    se encontraban más lejanas,
    con sus cencerros campanas,
    badajo de unas estacas.

    Después los tratos cerraban
    con apretones de manos,
    preludios de los veranos
    vacaciones que empezaban.

    Se intercambiaban cigarros
    y sendas botas de vino,
    y emprendían el camino
    a pie o en mulas o en carros.

    Y los muchachos coruchos
    con ojos maravillados
    veíamos asombrados
    fajos de dinero muchos.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

Trackbacks/Pingbacks


Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

LA SOLIDARIDAD A ESCENA

 

LOCAL PELAYOS

 

TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

septiembre 2018
L M X J V S D
« Ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930