Archivo de etiquetas | "Rafael Valverde"

Seis creadores de la Sierra Oeste para la próxima década

Una mirada a la cultura de la comarca con algunos de sus artistas más jóvenes y pujantes.

Que nuestra Cultura está en crecimiento y expansión parece cada día un poco más obvio, que hay nuevas fórmulas culturales naciendo y extendiéndose también, que nuestros jóvenes están tomando ya el relevo para ser las próximas figuras visibles dentro de unos municipios cada día más conectados gracias a las redes sociales digitales, a los medios de comunicación comarcales y a su proyección personal debería ser una realidad evidente, pero ¿está sucediendo así en realidad? ¿Tenemos savia nueva con la que reverdecer nuestra actividad cultural y nuestros lazos de unión o estamos cada día más aislados y separados los unos de los otros? ¿Nuestra cultura es fuerte y no deja de florecer o se ha quedado un tanto estancada en una posición relativamente cómoda para creadores, aficionados e instituciones? Para averiguarlo nos reunimos con varios creadores y artistas que deberán tomar, antes o después, las riendas de nuestros eventos y movimientos culturales.
Para descubrir el estado de la cultura para nuestros creadores y artistas más jóvenes nos reunimos a merendar en el Restaurante Voltereta de Navas del Rey con la artista plástica Ester López, con el grafitero Álex Sánchez (Siso), con el bailarín Rafael Valverde, con la fotógrafa Samanta Aretino, con el escritor y cantante Diego Tello y con la narradora oral Cristina Hidalgo. Faltaron a la cita las escritoras Miriam García y Amanda San Román, que no pudieron acudir a la reunión. Con ellos echamos un vistazo somero y muy personal al estado cultural de la Sierra Oeste de Madrid.
“No es fácil ser creador en la Sierra Oeste de Madrid”
La reunión empezó poniéndonos cara. En muchas ocasiones, incluso en el mismo municipio en el que vivimos, nos cuesta conocernos los unos a los otros y descubrir la actividad que nos rodea o que nuestros vecinos pueden tener nuestras mismas inquietudes. Quizá, como afirmaba Siso, “las redes sociales digitales hacen que estemos muy pendientes de lo que ocurre en la otra punta del mundo, pero nos hagan dejar de ver lo que hay a nuestro alrededor. Las oportunidades son pocas y, a veces, nos damos codazos los unos a los otros o esa es mi sensación” —seguía el grafitero de San Martín de Valdeiglesias ante el asentimiento general del resto de invitados. Rafa nos hablaba de la constancia que ha necesitado para poder triunfar como lo está haciendo ahora mismo con el Hip-hop en Villa del Prado, “la prioridad era, al menos en el mundo de la danza en mi municipio, la Danza Clásica, es donde los municipios ponen fuerza porque es donde piensan que van a conseguir más cantidad de alumnos y se atreven poco a las variantes nuevas, como la Danza Moderna. Creo que Villa del Prado es el único municipio de la comarca donde hay algo como lo que ofrezco. Me costó mucho introducirme y me costó que el ayuntamiento me diese oportunidades. Ahora, que ya tenemos bastante reconocimiento y muchos alumnos sí somos más tenidos en cuenta. Me he tenido que pelear mucho”.
Cristina nos hablaba de las “dos visiones” que encontraba tras haber vivido en dos municipios diferentes de la Sierra Oeste (Chapinería y Fresnedillas de la Oliva). Ella no ha buscado nunca el apoyo de sus respectivos ayuntamientos porque “no parecía que ninguno estuviese por apoyar a los creadores, pero sí que hay personas interesadas en lo que haces, sobre todo lejos de nuestra Sierra”. Cristina cuenta para la Comunidad de Madrid y ha venido a nuestros municipios, pero nunca contratada por los ayuntamientos o bibliotecas. “Hay muy poca inversión en cultura o en determinados eventos y acciones culturales” —decía, aunque nos confesaba que en esta legislatura Fresnedillas de la Oliva cuenta con un movimiento popular cultural muy amplio y respaldado por las instituciones locales.
“Faltan espacios de reunión y creación”
Ese es otro de los grandes inconvenientes que encontramos durante la conversación. La necesidad de centros abiertos en los que los jóvenes se puedan reunir y donde se pueda crear esa unión que parece faltarnos. “Cuando un municipio tiene un artista local puede tener una bendición o un dolor de cabeza” —sentencia Siso, que se muestra como uno de los más activos durante toda la conversación— “Si hay dinero para toros, para discotecas, orquestas y otro tipo de actividades mayoritarias, debería haberlo también para otras maneras de acercarse a la cultura. Se suele buscar tener contenta a una parte de la población que te va a perpetuar dentro del ayuntamiento, pero los municipios son de todos”.
Ester nos habla de la facilidad relativa que hay en Cadalso de los Vidrios para realizar actividades, no por parte del ayuntamiento en sí, sino de colectivos locales como la Asociación Cultural de Amigos del Camino de Santiago, a la que pertenece. Tras su exposición puesta en marcha en la Casa de los Salvajes el club de fútbol local le dio trabajo: le permitió realizar un mural, diseños gráficos para el equipo… “son las asociaciones las que mueven la cultura. El concurso de cortos que se ha organizado en mi pueblo lo ha movido una asociación, no el ayuntamiento. O el concurso de pintura… Tengo la sensación de que la cultura la mueven colectivos e iniciativas privadas, no las instituciones públicas. Colaboran en todo, pero no organizan casi nunca”.
En Aldea del Fresno, según Diego Tello “no hay compromiso”. El joven escritor habla del interés de la gente por las propuestas culturales en general, que encuentra algo escaso. Diego dice que el dinero gestionado para Cultura debería tener en cuenta esas “tradiciones o peticiones de buena parte de los vecinos de un pueblo, como los eventos taurinos que cuestan mucho dinero y se realizan año tras año sin discusión. Algo que se lleva a cabo también por en interés de los vecinos. Nosotros somos los que estamos eligiendo esto. Si no hubiese interés por los toros o por el fútbol esto no sería así”. Para Diego “es más fácil encontrar reconocimiento fuera porque hay más interés fuera”. Él, con su grupo Tres Tristes, ha llegado a ser escuchado y comentado en Latinoamérica y ha actuado en diversos municipios de toda España, pero en Aldea del Fresno es poco conocido o muy poco escuchado. “El problema es nuestra Educación”.
“A21 y Radio 21 han sido fundamentales para el crecimiento de la cultura en nuestra comarca”
Samanta nos cuenta que la primera exposición que realizó en solitario fue en Aldea del Fresno, “salió en el periódico y a raíz de ahí fui creando lazos. A través del periódico y de la radio me he dado a conocer y me han salido otros proyectos. En mi caso ha sido fundamental”. Ester comenta que “gracias al periódico te enteras de cosas de las que antes no te enterabas. Asuntos que, como son de ámbito local, antes no llegaban hasta otros pueblos y que hacen ver que cualquier proyecto se puede llevar adelante”. Rafa dice algo que suena muy llamativo, “creo que A21 y Radio 21 son los únicos que, de verdad, se creen lo de comarca y trabajan para ello. Estando tan cerca los unos de los otros parece que no hay absolutamente nada en común y que cada ayuntamiento va un poco a su bola. No hay una política de colaboración entre municipios en muchos aspectos y el periódico es de los pocos casos en los que se reflejan los municipios como una unidad y no como entes independientes. Es una labor muy importante, porque nos hace formar parte de un conjunto”. “Es verdad que estamos muy desconectados unos de otros” —sigue Cristina— “y creo que la única conexión real que hay somos las personas que nos movemos de un pueblo a otro y vamos tejiendo redes”.
Falta coordinación y trabajo colectivo
“No puede ser que en el mismo día y a la misma hora se hagan actos en diversos municipios” —dice Cristina y Samanta remata afirmando “y luego hay fines de semana en los que no hay nada en ninguno de los pueblos de la comarca”. Se hacen muchas actividades en nuestros municipios, eso no hay quien lo dude, pero se hacen a nivel individual y no se tiene en cuenta qué se hace en otros pueblos, son cosas pequeñas y poco vistas en otros lugares.
“En esta charla estamos algunos de los más cabezotas de la comarca”
La sensación de casi todos los reunidos en esta merienda es la de que nuestra cultura ha ido a menos. “Ya no se realizan los conciertos o los nombres que se veía antes” —argumenta Siso— “no me imagino, por ejemplo, a Rosendo en nuestra plaza de toros a día de hoy.” Este nivel “menor” de sensaciones se debe, en palabras de Samanta, a un “reflejo de la Crisis y de lo que ocurre en toda España en general”. Lo que es cierto es que el presupuesto en Educación es el más bajo de la historia de nuestro país, con un 3,8% del PIB, lo que termina repercutiendo al sector cultural en general y al de nuestra Comarca en particular, porque nuestros municipios no dejan de ser un reflejo de lo que ocurre en otros rincones de nuestro país.
Con lo difícil que está el mundo de los creadores, llegar hasta el momento de decidir dedicarse a ello por completo es solo para los más tenaces o cabezotas, esta es una carrera de fondo y es complicado subsistir. “Hay eventos enormes que cuestan mucho dinero, pero apenas hay recursos para contratar y apoyar artistas locales, en ocasiones se contrata cultura porque toca. Lo nuevo y lo local no se fomenta demasiado, pero sí existe un gran gasto para otro tipo de artistas”.
Cristina reflexiona, “a veces los ayuntamientos e instituciones muestran desinterés ante los creadores o ponen muchas trabas que pueden matar la creatividad. No hay facilidades ni, por supuesto, apoyos económicos. Nos encantaría contar con los gobiernos locales, sería lo ideal. Menos mal que existen muchas asociaciones y propuestas privadas que impulsan más la creación y el arte. En nosotros está el conseguir que el público se interese por lo que proponemos”. Y aquí empieza el debate: la asistencia e interés del público por las propuestas culturales que les llegan, su nivel de información, la educación cultural o incluso la exigencia que hay que pedir a los ayuntamientos e instituciones como nuestros que son y como elementos públicos de todos los ciudadanos… porque mientras algunos optan por la imposibilidad de tener en cuenta a gobernantes locales y ayuntamientos para fomentar la cultura otros los creen absolutamente necesarios para lograrlo.
Entonces, ¿con este panorama, hay que salir de la Sierra Oeste para vivir de la cultura?
No todo podían ser críticas o miradas de pesadumbre sobre nuestros municipios en una merienda entre amigos. Está bien encontrar lo que falla en cualquier sitio para intentar ponerle soluciones. Rafa Valverde nos regala uno de los fundamentos que ha llevado a que su escuela de Hip-hop haya pasado de un quinteto de alumnos, “gracias a que el ayuntamiento de Villa del Prado fue paciente y me dio una oportunidad”, haya llegado a los sesenta que tiene este curso. También nos habla de la fuerte inversión cultural de Villa del Prado con la edificación del Centro de Artes y su exitosa escuela de Música y Danza. Rafa nos comenta que su Escuela de Baile es mucho más que una extraescolar o que una actuación anual. Es además “una manera de enseñar que el arte es mucho más que arte, que es esfuerzo, tesón, formación… sus alumnos no van a pasar el rato, van a aprender una disciplina difícil, que cuesta mucho en ocasiones. El objetivo es crear una cantera de bailarines que, en el futuro, puedan optar a dedicarse al baile y extiendan lo que yo les estoy enseñando”.
Hay mucha esperanza, con personas como Rafa enseñando a los niños a bailar, pero también toda una suerte de valores como la constancia y las ganas de aprender, se puede soñar con un futuro comarcal en el que la cultura sea uno de los puntos fuertes, económica y socialmente. “La mejor manera de conseguir que la comarca crezca y evolucione a nivel artístico es inculcando a los niños tu pasión. Después sus padres, las personas que les rodean, la sociedad, van a descubrir una riqueza en potencia que aún nos queda por explotar”.
“Tenemos que hacer crecer lo que tenemos. Enseñarlo y fomentarlo. Si queremos vivir de la cultura, del arte, de la creación… tenemos que luchar por conseguir que sea un elemento enriquecedor y atrayente para nuestros vecinos”.
En este punto de la merienda llegamos a Colmenar del Arroyo, que ha conseguido convertirse en uno de los pueblos más turísticos de la Comunidad de Madrid gracias a una iniciativa asociativa, pero apoyada y fomentada por el ayuntamiento. Un turismo que se ha logrado explotar económicamente y que ha generado una marca muy potente para un pueblo tan pequeño. “Hay que conseguir la implicación de nuestros municipios y de nuestra gente, porque siempre es mejor la proximidad y la cercanía”. Y es que cuando se trabaja con inteligencia, la cultura puede traer mucha riqueza, mucho público y mucha publicidad a cualquiera de nuestros municipios o, mejor, a todos en su conjunto.
Ester, Siso, Cristina y Samanta son más partidarios de la necesidad de salir de la comarca para crecer como creadores o para poder vivir del arte. Rafa, que trabaja con niños, cree que aquí es posible medrar y crecer. Y Diego nos cuenta que no pretende salir de Aldea para crear, que, quizá, no pueda vivir nunca de sus creaciones, pero que seguirá creando cueste lo que cueste.
¿Qué nos falta para que la cultura sea de verdad importante en la comarca?
Algo falta, eso parece obvio. Para llenar teatros, para conseguir que nuestros creadores actúen en nuestros municipios, para que nuestros vecinos acudan a espectáculos de pueblos diferentes a los suyos… como hacen, por ejemplo, cuando llegan las Fiestas Patronales y parece que no importa tanto la distancia o la incomodidad.
Ester piensa que “debemos aprender a vivir del turismo y conseguir que todas las personas que vienen de Madrid, que está más cerca de lo que pensamos, acudan a nuestros eventos y espectáculos”. Aunque aquí llega uno de los inconvenientes más notables al que se enfrentan los creadores de la Sierra Oeste de Madrid, el transporte. Es imposible, por ejemplo, comunicarse en transporte público entre San Martín de Valdeiglesias y Cadalso de los Vidrios o entre Chapinería y Aldea del Fresno o entre Villa del Prado y Robledo de Chavela… nuestra comarca parece estar partida en tres partes a causa del transporte público del que disponemos todos los vecinos y eso complica mucho las cosas a la hora de moverse. “Es imposible que exista de verdad una comarca si nuestros municipios no están conectados entre sí por transporte público. De ahí que nuestras asociaciones sean, en su mayoría, tan locales”.
“Necesitamos más comunicación y una red de creadores locales que nos permitan conocer quiénes somos, qué hacemos y cómo ponerse en contacto con nosotros.”
A veces son los propios creadores los que se aíslan.
El nivel de implicación de los artistas reunidos es muy variable respecto a sus ayuntamientos y municipios. A veces por experiencias fallidas o frustrantes, otras por dejadez o incluso por desconocimiento de cómo hacerse escuchar. No todos los invitados a esta merienda pertenecen a asociaciones culturales o colaboran con otros vecinos de sus municipios a la hora de realizar actividades.
“Y hay que empoderarse, darse a conocer con las redes que disponemos, reales o digitales, porque los que no están por la cultura las usan y las saben manejar muy bien” —anima Diego— “tenemos que usar todas las herramientas a nuestro alcance para que se nos tenga cada vez más en cuenta”.
La charla se alargó aún mucho más de lo que podréis leer aquí.
Y continuará, porque estos creadores darán mucho que hablar en el futuro y porque me encantará seguir sus carreras durante muchos años. Casi todos ellos ya lo hacen en el presente y dan voz y cara a nuestro impulso cultural más atractivo. En la merienda, es verdad, hubo quejas, peticiones, lamentos… como en casi cualquier reunión de artistas. Pero también sueños e ideas, agradecimientos y nuevas oportunidades. Conocerse, unirse, trabajar en común, apoyarse los unos a los otros, darse a conocer, dejarse ver, trabajar mucho y aprender de los que más saben, autogestionarse, tomar el control… No dejar de lado lo trabajado por los que han estado antes y continúan empujando y trabajar porque el futuro sea cada día un poco más fácil para los que lleguen. Todo eso hubo en la conversación. Y más que no entra en estas páginas.
Este reportaje concluye aquí con un sueño, que dentro de diez años podamos afirmar que no nos fijamos mal al invitar a los amigos que nos acompañaron y que es imposible reunir en una única merienda a todos los nuevos creadores, de disciplinas que aún ni conocemos incluso, porque se hayan convertido en un número imparable y creciente.
De algo no cabe duda, aquí seguirán creando los más cabezones de la comarca.

 

Javier Fernández Jiménez.

Publicado en Actualidad, Cultura, Sierra OesteComentarios (4)


LOCAL PELAYOS

 

TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

mayo 2018
L M X J V S D
« Abr    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com