Categoría | Burladero

Vicente Herrera: el primer tercero

Vicente Herrera Fragua vive en San Martín de Valdeiglesias tiene una cabeza de toro de resina en su garaje y allí pone las chapas de cerveza para entrenarse  con la puntilla. Subalterno de uno de los toreros del momento, el francés Sebastián Castella, con el que a veces viaja en avión privado.

Sebastián Castella tiene fama de tranquilo. ¿Qué tal se ha dado esta temporada?
Este año mejor, el pasado mucha más responsabilidad. Fue el primer año y este he disfrutado más. Es buena gente, sobre todo en la plaza, se porta con la cuadrilla fenomenal, aunque luego tiene su genio como todos los toreros.
¿Y cuando fallas con la puntilla?
Nunca me ha dicho nada, excepto en Madrid, que le cabreé y me atizó el toro a mí y solo me dijo si me había hecho algo para venirse conmigo a la enfermería. Le da más valor a que la persona quiera hacerlo de verdad que hacerlo a la primera.
¿Repites este año?
Sí, iré de tercero y en vez de torear 47 como este año, que toreemos 57. El maestro no tiene problema de torear más pero este año no ha habido entendimiento con algunas empresas y no hemos ido a Bilbao, a Granada, a Jaén, a Córdoba. Él tiene aguante no para 60 sino para torear 100. Sebastián no está en el G10 desde un principio, el G1 era José Tomás y el G2 era Sebastián, ellos dos iban por libre.
¿Cuál ha sido el mejor par de banderillas de este año?
Me quedo con el del Puerto de Santa María el día que estuvo el Rey presidiendo, que fue goyesca. Ese día sentí el par y saludé dos veces. El estar allí y que te canten por bulerías una vez que estás saludando y la plaza en pie es increíble.
Este año has hecho las Américas
Tuve que ir aunque normalmente no va un tercero. Se casaban mis dos compañeros y no quedaba otra, me tuve que ir para allá diez días. Toreé dos corridas de toros y fue una experiencia muy buena. Muy cansado, porque el torero está todo el día en el campo. Pero la experiencia fue muy buena. Además a un tercero allí le ven de arriba a abajo. Lo viven mucho y son muy buena afición. Ves salir el toro y crees que le puedes dar fiesta, pero cuando le dan el puyazo parece una locomotora, se viene arriba y quizá nosotros nos venimos abajo, tal vez por lo de la altura. Toreamos en Monterrey, en Aguascalientes pero la plaza de México, en la que estuve en 2009, impresiona. Con los mexicanos, me llevo muy bien. Con Zotoluco, que hemos coincidido menos, y me llevo muy bien. Pero luego hemos toreado con Arturo Zaldívar y Juan pablo Sánchez que los he visto aquí desde pequeñitos. Los banderilleros ya te miran de otra manera, pero muy bien con todos.
El día que estuvimos nosotros la plaza estaba casi llena. Entran 17.000 y habría 15.000. Toreaban Sebastián y dos de allí, de Aguascalientes y tiene tirón. Allí ahorran todo el año para comprar el abono. Los sorteos lo viven y se quitan de otra cosa para poder ir a los toros.
Te gusta el campo ¿Cómo es tu vida en San Martín?
Tengo caballos y dos hijas a las que las estoy enseñando, una de ellas ya monta fenomenal. Me levanto, llevo las niñas al colegio y me voy a la finca. Si me llaman, me gusta ir de tentaderos. Aunque me he tirado diez días con Sebastián en los que nos levantábamos a las seis y llegábamos a la una de la noche. Todo cansa, pero a él le gusta mucho, por algo es figura.
Hablemos de Francia
Este año hemos viajado menos a Francia pero estuvo bien. Indultó un toro. Cortó tres orejas después de la que lió José Tomás por la mañana, y así es muy complicado. En Francia cuidan la fiesta, dicen “nuestra fiesta” y no ves ninguna bandera francesa, las ves todas de España, con el toro de Osborne… parece que estás en el Puerto de santa María.
¿Crees que hay aficiones como la francesa que valoran más a los banderilleros?
En Francia se valora a todos por igual: banderilleros, picadores,… .
¿Te gusta tu papel actual o prefieres el capote?
Prefiero últimamente el capote (risas) que me veo más tapadito. No, en serio, yo sigo con mi puntilla, mis banderillas y mi capote cuando tengo que cortar a los compañeros sobre el caballo. El otro trabajo se lo dejo a los lidiadores, que entrenan para ello.
Aquella tarde en Madrid lo debiste pasar mal
A poco me apuntillo yo solo. Le pegué siete, se me cegaron los ojos, pero fue bonito. Empiezo a dar hasta siete veces, que me las contaron, y cuando ya voy a apoyarle la puntilla en la testuz, me echa mano. Y ya se calló todo el mundo, como diciendo “ahí tienes tu merecido ya”. Y me dije “ole, ya puedo pegarle cuatro más que no me van a decir nada”.
¿Cómo te encontraste con Castella?
El primer contacto lo tuve con Luis Manuel Lozano, el apoderado, que me llamó, y luego ya con Sebastián en Navalmoral de la Mata, matando toros a puerta cerrada. Yo cuando le vi dije “bueno, ya estoy aquí y ya no me escapo” y le vi venir y la verdad es que me impresionó mucho, le ves esa cara… Pero luego cuando le vas conociendo es completamente distinto. Ir con una figura conlleva responsabilidad. Dices “no me quiero bajar del carro”, pero lo difícil es mantenerse, no llegar. Mi meta es sumar, seguir y tirarme hasta que me lleguen los 55 ahí arriba, con una figura del toreo. Todas las metas que me he marcado las he conseguido. Estoy agusto y no me iría aunque me llamara otra figura.
¿Cómo es tu relación con los otros compañeros?
Me llevo bien con todo el mundo y mis compañeros igual. Tiene que ser como si fuera una familia: no vas a ir a un sitio donde te juegas la vida y no te hablas con dos personas. Es lo peor que te puede pasar.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

17 de diciembre

 

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

diciembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031