Categoría | Sierra Oeste

Villa del Prado: Condenado a cinco años de cárcel el autor de un delito de abuso sexual a una menor

Entrevista con los padres y el abogado de la víctima.

Carlos Aliaga Fernández, de 38 años de edad, ha sido declarado culpable por un delito de abusos sexuales a menores. El agresor ha sido condenado a cinco años de cárcel y ha tenido que indemnizar a la víctima por daños morales. Un caso que empezó en 2018, cuando se interpuso la primera denuncia.
En 2019, A21 se hacía eco de la noticia, donde se hablaba de varios presuntos abusos sexuales en el municipio de Villa del Prado. Dos años más tarde, hemos podido hablar con Fernando García Puertas (F.), abogado de la víctima, y con S. y J., padres de la menor que prefieren mantener su identidad en el anonimato. Una entrevista en la que han contado todo sobre cómo han vivido la resolución de un caso largo y complicado.

M.- ¿Cómo se enteraron de que su hija estaba sufriendo estos abusos por parte del agresor?
S.- Una de mis amigas más íntimas escuchó a alguien muy cercano a nosotros y a mis hijas discutir con el agresor en la salida del polideportivo. En esa conversación, esta persona le echaba en cara al agresor lo que presuntamente les había hecho a mis niñas, y mi amiga llamó para contármelo.
En ese momento fue cuando mi marido y yo decidimos hablar con ambas, y una de ellas se rompió. Empezó a decirme: “Mamá, vámonos de casa”.
J.- Y a partir de ahí fue cuando empezó a contárnoslo todo. Fue una noche muy larga, que se alargó hasta casi las seis de la mañana, donde nos confesó todo lo que le hacía. Nos decía que ella quería apartar todos esos momentos de su cabeza porque ella solo quería ser feliz.

M.- ¿Fue tras esta conversación cuando decidieron denunciar?
S.- Realmente no. La niña nos decía que ella no quería denunciar. Mi idea era convencerla en los días siguientes, darle un margen para que asumiese lo que estaba pasando y que se diese cuenta de que teníamos que denunciarlo. Pero, cuando me quise dar cuenta, una persona muy cercana a nuestra familia ya había ido a la pediatra a dar el nombre de mi hija. La pediatra fue la que me llamó para decirme que, si nosotros no denunciábamos ella, como médico de oficio, tenía que hacerlo.

M.- Desde que tuvieron lugar los abusos hasta que se interpuso la denuncia, ¿cuánto tiempo pasó?
S.- Pues cuando la niña sufrió los abusos tenía 8 años, y no contó nada hasta los 14, que fue cuando decidimos denunciar. Durante todos esos años nunca nos contó nada.

M.- Tras interponer la denuncia, ¿recibieron alguna amenaza por parte del agresor?
J.- A mí me llamó por teléfono, pero tras cogerlo y escuchar su voz colgué sin darle ninguna oportunidad a decirme nada.
S.- Lo que sí que hubo fueron muchas provocaciones. Durante los meses siguientes tuvimos varios pinchazos en las ruedas, aunque jamás pudimos saber si había sido él o no, y también seguía a la niña a la parada del bus, entre otras cosas.

M.- ¿Cómo evolucionó el caso a partir de ese momento?
F.- Primero se presentó la denuncia. Después la niña tuvo que ir a declarar al Juzgado de Instrucción nº6 de Navalcarnero con un equipo de psicólogos. También habló con la Guardia Civil, con aquellos que se ocupan de la parte de delitos sexuales. Luego se hizo un informe psicológico de la menor que dio mucha credibilidad a su testimonio, y a partir de ahí fue cuándo tanto el Ministerio Fiscal como nosotros solicitamos la apertura del Juicio Oral.
De ahí el caso pasó a la Audiencia Provincial de Madrid como órgano competente para juzgar este tipo de delitos, dada la pena aparejada. En dicho tribunal se le impuso la condena de 5 años de prisión. Dicha sentencia fue recurrida en apelación por el condenado ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, quien ratificó la sentencia, y ante el Tribunal Supremo, quien no ha admitido el recurso de casación interpuesto por la representación legal del Sr. Aliaga, confirmando todos los extremos de la sentencia de la Audiencia Provincial.

M.– ¿Estos abusos siempre tuvieron lugar en el núcleo familiar, es decir, en eventos con las personas más cercanas a la familia?
J.- Sí, siempre tuvieron lugar cuando estábamos en reuniones familiares. Él se levantaba de la mesa y decía que tenía que ir al baño. Es ahí cuando tenían lugar los abusos.

M.- ¿Ha sido difícil todo el procedimiento?
F.- El problema de estos delitos es que ocurren dentro de casa, como se suele decir, y no hay testigos por lo general. Esto hace que tengas que tirar con lo poco que tienes. Es decir, como no hay pruebas videográficas, solo el testimonio de la menor, estas declaraciones tienen que reunir una serie de requisitos jurisprudenciales, para darles verosimilitud por el tribunal enjuiciador.

M.- ¿A qué tipo de abusos se vio sometida la menor?
S.- La niña verbaliza que él sólo le obligó a darle placer, que nunca hubo penetración. Él la obligaba a que se le sentase encima, a que le cogiera sus partes íntimas y que le masturbase.

M.- ¿Cómo pudo demostrarse la veracidad del delito?
S.- Los psicólogos de Navalcarnero le hicieron escenificar ese momento con dos muñecos. Eso sumado a todo lo que les contó fue lo que hizo que el testimonio ganase peso y credibilidad.
J.- Sí, además la Guardia Civil vino a casa y nos hizo una entrevista individual a cada uno. Nos entrevistó un Guardia Civil y una psicóloga, y nuestras declaraciones se grabaron en vídeo.
S.- Primero me entrevistaron a mí, luego a él (J) y la última fue la niña. A ella le hicieron la misma pregunta cinco veces, formulada de distinta manera, para ver si su respuesta era la misma pero expresada de otras formas.

M.- Además de la pena de cárcel, ¿el agresor les ha tenido que indemnizar?
F.- Ha ingresado en la cuenta del juzgado mil euros, que es lo que está establecido como multa en concepto de daños morales. Se le pidió más dinero, concretamente 30.000 euros, pero tras el examen psicológico a la menor en la que se le ve muy entera con respecto a este tema no nos lo aceptaron. Lo que sí debe ahora pagar son las costas del juicio.

M.- ¿Quieren mandar un mensaje a alguien en especial antes de terminar la entrevista?
S.- Sí, lo primero agradecer a este hombre que tenemos al lado, Fernando García Puertas, nuestro abogado. Fue como un ángel caído del cielo, y ha movido cielo y tierra para que esta pesadilla acabase. Nunca podremos agradecerle lo suficiente.
J.- Y también a la Guardia Civil y a la Policía Local de Villa del Prado, que han protegido a nuestra niña y no le han quitado el ojo de encima en ningún momento. No se han podido portar mejor con nosotros.

 

Mar García Ramírez.

Una Respuesta para “Villa del Prado: Condenado a cinco años de cárcel el autor de un delito de abuso sexual a una menor”

  1. Sara dice:

    Qué cantidad de mentiras! Si supiérais la realidad de toda esta historia… Si las paredes hablasen…,como suele decirse. Sólo espero que a ninguno, y repito, “ninguno” de los hombres que habéis tenido que ver con esta publicación os encontréis con una mujer que quiera destrozaros la vida, porque si es así lo lleváis claro.

Trackbacks/Pingbacks


Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

14 de ENERO

 

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

enero 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31