Categoría | Salud

El Hospital Universitario Rey Juan Carlos promueve la mejora de la calidad de vida de personas con trastornos del lenguaje y la nutrición

En la jornada “Ayudas en los trastornos del lenguaje. Nutrición. Disfagia”.
En estos pacientes es fundamental la valoración nutricional y el seguimiento por parte de los endocrinólogos y los nutricionistas.
El Hospital Universitario Rey Juan Carlos, integrado en la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, celebró recientemente el taller “Ayudas en los trastornos de lenguaje. Nutrición. Disfagia”, con el objetivo de informar, promover y optimizar los cuidados de quienes atienden a personas en situación de dependencia y mejorar la calidad de vida de los pacientes”, tal como explicó Mercedes Ramírez Ortiz, nutricionista clínica del hospital mostoleño.

La jornada, celebrada en formato online y enmarcada en el proyecto del hospital mostoleño “Taller de Cuidadores”, que organiza periódicamente encuentros informativos y formativos sobre aspectos de interés para quienes se encargan de los cuidados de personas con problemas de salud, contó con la participación de expertas de distintas áreas implicadas en los trastornos del lenguaje.

“Nuestro objetivo es facilitar a los cuidadores consejos para abordar el día a día con pacientes dependientes, para quienes lo primordial es mantener un buen estado nutricional a través de una dieta mediterránea, variada y adaptada a las necesidades de cada paciente, y que tenga presente el llamado ‘plato saludable’, que incluye proteína, tanto de origen vegetal como animal, frutas, verduras, hidratos de carbono, grasas saludables y lácteos”, añadió Ramírez. Y es que -dijo- “una buena alimentación requiere de planificación y variedad para que el paciente tenga una alimentación agradable, pero que respete sus gustos y preferencias”.

Afasia y disfagia

Por su parte, María Sánchez Verdugo, logopeda, explicó que la afasia es uno de los trastornos más frecuentes en la edad adulta, y que produce dificultades en la comprensión y/o expresión del lenguaje oral y/o escrito: “En el caso de pacientes con daño cerebral adquirido, es posible presentar una recuperación espontánea, sobre todo en los tres primeros meses de evolución; pero, aun así, recomendamos la valoración precoz por un servicio de Rehabilitación para que el paciente pueda volver a su vida habitual en las mejores condiciones posibles”.

En pacientes con afasia puede producirse disfagia, siendo transitoria o perdurando en el tiempo. A este respecto, Beatriz García Botrán, enfermera responsable de disfagia en el Hospital Universitario Rey Juan Carlos, concretó que ésta “es una alteración o dificultad para tratar de deglutir los alimentos (sólido y líquidos) e incluso, en pacientes con alteraciones severas, la propia saliva”. Entre sus síntomas más comunes destacan la tos y el carraspeo, durante y después de las comidas, y los atragantamientos frecuentes. Como consecuencia de ello puede generarse desnutrición, por lo que es fundamental el asesoramiento de nutricionistas y endocrinólogos para recibir una orientación nutricional adecuada.

En este sentido, Lidia Mela Carrillo, enfermera de nutrición enteral en el hospital mostoleño, destacó los beneficios de mezclar ciertos nutrientes en las comidas mediante este tipo de alimentación (enteral) en aquellos pacientes que no pueden utilizar la vía oral. Y en estos casos, ayudar al cuidador es fundamental, sobre todo acompañándole para que pueda aprender adecuadamente las tareas de limpieza de la sonda nasogástrica o la gastrostomía, explica. Igualmente, destacó otra recomendación muy relevante sobre la postura de la persona que va a recibir la nutrición, que debe ser sentada-incorporada en un ángulo de 300-450, mientras se administre la alimentación.

“Trabajar por la mejor calidad de vida del paciente -y también del cuidador- requiere, en cualquier caso, una labor conjunta de los profesionales de Otorrinolaringología, Logopedia, Endocrinología y Nutrición, y Neurología; y así es como lo llevamos a cabo en nuestro hospital”, concluyó Ramírez.

 

Sobre el Hospital Universitario Rey Juan Carlos

 

El Hospital Universitario Rey Juan Carlos da cobertura sanitaria a cerca de 178.00 habitantes de 18 municipios (Móstoles, Navalcarnero, Cadalso de los Vidrios, San Martín de Valdeiglesias, Villa del Prado, Navas del Rey, Villaviciosa de Odón, Cenicientos, Rozas de Puerto Real, Pelayos de la Presa, Aldea del Fresno, Sevilla la Nueva, Villamanta, Villamantilla, Villanueva de Perales, Chapinería, Colmenar de Arroyo y El Álamo).

El Hospital cuenta con 292 habitaciones individuales, 18 dobles, 134 consultas, 36 puestos de hospital de día médico y 14 puestos de diálisis. En el área quirúrgica dispone de 12 quirófanos, 6 salas de dilatación-paritorio, 32 gabinetes de exploración, 78 puestos de urgencias, 21 salas de radiología, 10 puestos neonatología y 18 puestos de UCI.

 

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

26 de JUNIO

  Chollocolchon   Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

junio 2024
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Verificado por MonsterInsights