Archive | noviembre 29th, 2022

Edición impresa A21 noviembre 2022

La Comunidad de Madrid ha finalizado la temporada de vendimia con más de 9 millones de kilos de uva recogida, cantidad que supera las expectativas previstas antes del comienzo de la cosecha por las pocas lluvias caídas a lo largo del año. Nuestros caldos son cada vez más reconocidos a nivel nacional e internacional. La Sierra Oeste estuvo presente en el XXII Salón de los Vinos de Madrid que se celebró el 7 de noviembre en la Casa de Correos. En la imagen de portada del número 178 del periódico mensual independiente y gratuito de la Sierra Oeste de Madrid y alrededores (A21) vemos –de izquierda a derecha– a los regidores de Villamantilla, San Martín de Valdeiglesias, junto al presidente de la D.O. Vinos de Madrid, la alcadesa de Cadalso de los Vidrios, el viceconsejero de Medio Ambiente y los representantes de Aldea del Fresno, Chapinería y Navas del Rey.

Colarnos un gol

Se sinceraba Esperanza Aguirre en el diario digital The Objective el pasado mes de mayo tras el nombramiento de Alberto Nuñez Feijóo como presidente del Partido Popular. Reconocía en la cabecera de su artículo El peso de la ideología que desde el PP no han “sabido plantar cara a la superioridad moral de la izquierda: la partida no se juega en el campo de la gestión, sino en el de las ideas”. Para argumentarlo confesaba que se metió en política para emular a sus admirados Ronald Reagan y Margaret Thatcher; de esta última decía que estaba “liderando una auténtica cruzada para reivindicar la libertad frente al comunismo, la responsabilidad frente al socialismo y la autonomía de los ciudadanos frente a la cada vez mayor intervención del Estado y de la burocracia en sus vidas”. Convencida como estaba de que la ideología liberal es “la más correcta desde el punto de vista ético, no dudaba en afirmar que, llevándola a la práctica, es también la que “más bienestar y prosperidad proporciona a mayor número de ciudadanos”. Su partido tiene entonces que defender la libertad, la iniciativa privada, la moderación fiscal y el mérito. Propone no abolir el Estado, pero sí llevarlo a la mínima expresión, y “lograr que cumpla sus funciones: la defensa, la seguridad exterior e interior, la justicia y algunas obras públicas, como dijo Adam Smith”.
Aguirre dejaba claro que el Partido Popular debe por principios alejarse de un Estado del Bienestar basado en el ejercicio de la función pública,  de la intervención del estado en la economía y sociedad, para una mayor redistribución de la riqueza que mejore las condiciones socioeconómicas de la población.
Isabel Díaz Ayuso, que en sus inicios en política formó parte del gabinete de prensa de Esperanza Aguirre, es, sin duda, su alumna más aventajada y bebe de sus mismas fuentes. Pero hay ciertos asuntos de los que Aguirre no quiso acordarse, como hablar del sistema de salud público o que defender la seguridad también lleva implícito preservar el planeta y mantenerlo habitable. Pero, en sus años de jefa del gobierno regional, calificó sin rubor de mamandurrias las objecciones de los ecologistas por hacer caso omiso de los planes de impacto ambiental. La actual presidenta de la Comunidad de Madrid también se acaba de sumar al negacionismo del problema del calentamiento global –que algunos llaman cambio climático–. Las campañas mediáticas de ambas han intentado siempre dar la batalla contra la izquierda progre pero han vuelto a descuidar la superioridad moral que supone velar por la salud de la humanidad, del orbe. Claro que es perfectamente lícito un modelo de sanidad privado, en el que cada uno se costee lo suyo, se puede incluso poponer la liquidación del Estado del Bienestar, pero hay que tener  la valentía de avisar de esos propósitos en el programa electoral y no colarnos el gol  de forma subrepticia.

DESCARGAR PDF

Download (PDF, 25.78MB)

 

Publicada el Actualidad0 Comentarios

Vivero ciclista en la Comunidad de Madrid: Yuste Electricidad-Club Ciclista Ángel Arroyo

Remigio y servidor llevamos años pedaleando y compartiendo kilómetros, confidencias y recuerdos. Muchos recuerdos… Una tarde del pasado verano nos sentamos en la terraza del Hostal El Pilar, de San Martín, a tomar cervezas y Remigio se dejó llevar (¡una vez más!) por ese frenesí tan suyo y tan ciclista que le hace ser de una especie humana especial, entrañable y distinta a las demás. No es un centauro -¡qué va!- pero se le parece si la parte del caballo la cambiamos por una rueda con piñones y una cadena; delante dejamos su cuerpo y, sobre todo, su corazón. Llegó un momento que, parafraseando La Biblia, le animé: ¡Háblame, Señor, de ciclismo, que tu siervo escucha!
Y Remigio Yuste Blázquez razonó como Don Quijote, porque de la abundancia del corazón habla la lengua: “Corrían los años 80 y quedé en mi casa con dos amigos para hablar de nuestra mutua pasión ciclista. En un momento dado, como si fuera una de esas ideas que inopinadamente sobresaltan tu cerebro, convenimos en intentar crear una escuela de ciclismo. Y, para bien empezar, le pusimos nombre: Yuste Electricidad-P.C. San Martín de Valdeiglesias. Aquella ilusionante escuela inició su andadura con 50 niños de entre 7 y 14 años. Hicimos la presentación del proyecto acorazados de ilusiones ante nuestro castillo de La Coracera, donde, con inusitada y confiada expectación, nos aguardaban.
Comenzamos acudiendo a las carreras que se organizaban en los pueblos de la Comunidad de Madrid y para que os hagáis una idea del entusiasmo que cobijaban los chicos (y nosotros), lo hacíamos en una furgoneta sin ventanillas; allí convivían en armonía chavales esperanzados, pesadas bicicletas y mullidas colchonetas. Si coincidían ciclistas de varias categorías, ya teníamos que alquilar un autocar a León Álvarez. Así de sincronizados funcionábamos y, cuando más de 20 infantes llegaron a los 15 años, comprobamos que no existía un equipo juvenil para que siguieran practicando su afición preferida; entonces se nos planteó el dilema de qué hacer. Nos reunimos en la sede de mi empresa junto con mi amigo, campeonísimo ciclista y noble persona, Ángel Arroyo. Allí contemplamos la posibilidad, dado el potencial que atesoraban varios de nuestros muchachos, de apadrinar un equipo juvenil. No lo dudé y ofrecí el patrocinio de mi empresa, Yuste Electricidad, al tiempo que Arroyo aportó su nombre de campeón ciclista internacional. Dicho y hecho: en 1989 fundamos el equipo juvenil: Yuste Electricidad-Club Ciclista Ángel Arroyo. De los buenos deportistas únicamente puede esperarse cosas buenas.
Y el milagro aconteció: aquel equipo que parecía una aventura utópica de corto recorrido al poco tiempo se convirtió en una espléndida realidad. Significó un hito que situó al conjunto entre los más conocidos de España. No fue un hecho baladí, ya que nuestros éxitos -año tras año- así lo atestiguaron.  Salieron de nuestras filas campeones como: Pablo Lastras, Paco Mancebo, David Navas, Carlos Sastre, Curro García, Germán Gil, Candil Díaz, Luis Ocaña, Tomás García, Tinín, Toni, Zamorano, Serrano, Blázquez, Marcos García… unidos a muchos otros esforzados de la ruta multicolor que dan fe de ello. Jóvenes ciclistas nutrieron nuestras filas procedentes de todos los pueblos de alrededor: Sotillo de la Adrada, S. M. de Valdeiglesias, La Adrada, Navaluenga, Piedralaves, El Tiemblo… e incluso de la ciudad de Ávila. El ciclismo generó entre los vecinos de esos pueblos una relación deportiva y sentimental sin precedentes, tan intensa que aún hoy se conserva fija en sus memorias para orgullo de los corredores y de ellos mismos.
Cosechábamos sobre 15-20 triunfos por temporada entre etapas ganadas, clasificación general (Vuelta a la Sierra Norte, la Ruta del Vino….), clasificación por equipos y de montaña… Corrimos pruebas, además de en Madrid, en Cantabria, Navarra, País Vasco, Castilla-La Mancha, Castilla y León… Fuimos tan conocidos que, cuando se enteraban de que participábamos, generábamos gran expectación y se acuñó la frase admirativa de: “¡¡¡Que vienen los Yustes!!!”. Destaco que, entre los fundamentos más firmes y constructivos de ambas formaciones deportivas (infantil y juvenil), prevalecieron el compañerismo, el amor propio, la capacidad de superación, la ayuda a los líderes, conocer su cometido en las carreras, la unión y el respeto mutuo y, en definitiva, la disciplina que resume todo lo anterior… Nunca tuvimos problemas por incumplimiento de estos principios. Ello redundó –lógico- en el éxito del equipo y, consecuentemente, en una satisfacción generalizada por pertenecer a una agrupación deportiva con esos valores humanos y deportivos tan arraigados.
Con ese bagaje, el equipo profesional Banesto se llevó a cinco de nuestros juveniles a su formación de aficionados: Lastras, Mancebo, Curro García, Sastre y Navas acabaron en uno de los mejores equipos del mundo. Como no podía ser de otra forma, aquello nos llenó de felicidad ante la gran proyección deportiva que significaba para los chicos y para nuestra cantera comarcal. Ellos, ya profesionales de primer nivel, corrieron en campeonatos del mundo como el de Quito (Ecuador), Lugano (Suiza)… ídem de campeonatos de España e innumerables participaciones en la Vuelta a España, el Giro de Italia, el Tour de Francia, además de otras prestigiosas carreras nacionales e internacionales… El más sobresaliente fue Carlos Sastre, que ganó el Tour de Francia de 2008. Nuestra última perla aún sigue en activo (al igual que nuestro veterano Paco Mancebo), se trata de Marcos García, que pasó a profesionales con el Xacobeo Galicia, siguió en el Caja Rural y actualmente corre en el equipo japonés Kinan, con quienes ha ganado la Vuelta a Tailandia, Vuelta a Indonesia, Vuelta a Japón y hace unos días quedó tercero en la de Taiwán… Él es el último eslabón de nuestros grandes que, como el resto, es ensalzado por su talento, generosidad y compañerismo.
Hoy, cuarenta años después, muchos de aquellos chavales están casados y tienen hijos, pero siguen con su inquebrantable afición a la bicicleta y cuando coinciden conmigo en la carretera me saludan fraternalmente: “¡Adiós, tío Remi!”. Y, como en el fondo soy un sentimental, no puedo evitar emocionarme y aparece entonces sobre mi rostro un rictus de nostalgia, regocijo y cariño. Sólo eran niños cuando los conocí y no puedo evitar ese gozo que siente un padre cuando sus hijos le colman de alegría. Al fin y al cabo, mis muchachos me dieron muchísimas alegrías, las mismas que yo les deseo a ellos en sus vidas…
Enhorabuena, Remigio, por los logros conseguidos a lo largo de la vida que son fruto de tu abnegación, amor y trabajo. Soy un privilegiado porque -como tu familia- he saboreado las mieles de tu bondad y bonhomía desde que te conozco. Y eso es digno de agradecer en época de tantas carencias afectivas. Anochecía un día de fiesta en San Martín después de una triunfal tarde de toros; mientras tanto, Remi seguía amaneciendo a sus recuerdos….

Miguel Moreno González.

Publicada el Deportes0 Comentarios

El Campo de Fútbol Municipal de Villanueva de Perales pasará a llamarse Leonardo Gálvez

El alcalde, José María Barrado, llevará la propuesta al Pleno de la Corporación Municipal como reconocimiento al Nano, vecino del pueblo.

El Ayuntamiento de Villanueva de Perales, a iniciativa de la Alcaldía, va a dar nombre propio al Campo de Fútbol 11 de césped artificial, situado, junto con todas las instalaciones deportivas, en el Paseo Castilla del municipio.
Uno de los objetivos es darle personalidad propia a esta infraestructura deportiva, pasando a llamarse campo de fútbol Leonardo Gálvez. Este será el primer nombramiento de una instalación municipal. El Ayuntamiento de Villanueva de Perales quiere poner en valor a los propios vecinos del municipio y realizar un reconocimiento de los mismos.
Por otro lado, también se quiere honrar a este significativo vecino, miembro activo de nuestra comunidad y persona entrañable y comprometida con las tradiciones y el crecimiento de Villanueva de Perales.
Leonardo Gálvez Rodríguez, nacido en 1940, vivió toda su vida en Villanueva de Perales, siendo un hombre muy implicado con su pueblo, el mediano de tres hermanos y padre de cuatro hijos. Siendo joven empezó trabajando en la agricultura, como muchos vecinos y, posteriormente, creó una de las primeras empresas de la localidad, demostrando iniciativa y apostando por el crecimiento de Villanueva de Perales.
Leonardo Gálvez, el Nano, como todo el mundo le conocía, fue uno de los promotores de las actividades que se desarrollaban en Villanueva de Perales, participando en nuestras tradiciones.
Muchos le recuerdan organizando bailes y juegos y disfrazándose en las Fiestas Patronales; animando a niños y mayores. Gran aficionado al fútbol, fue uno de los precursores de los primeros equipos de fútbol del pueblo, y estuvo en activo, calzando las botas, hasta avanzada edad.
Reconociendo especialmente esta afición por el balón, el Ayuntamiento de Villanueva de Perales ha programado el Primer Partido Memorial Leonardo Gálvez, incluido en las Fiestas Patronales en honor a Ntra. Sra. Inmaculada Concepción, que se celebrarán en el Puente de la Constitución.
El Nano, con los años, se fue convirtiendo en un vecino emblemático de Villanueva de Perales; entrañable y con un peculiar carácter, todo el mundo en el pueblo tenía siempre un saludo del Nano.  Leonardo Gálvez falleció en el año 2019 pero, a día de hoy, los vecinos siguen recordando a este vecino, y tienen alguna anécdota con él que compartir.

Publicada el Deportes0 Comentarios

El caldo de la marmita: otra navidad más

Por Julio Reoyo Hernández. Cocinero. Restaurante Doña Filo.

Admito que no es una mis festividades preferidas, de hecho, nunca lo fue y cada vez creo que lo es menos. No quiero yo con estas palabras desanimar a nadie, mucho menos desilusionar y menos aun aguarle las fiestas. Siempre entendí el gusto por una mesa diferente en estos días, por unas viandas más opulentas (en el mejor sentido gastronómico), también el agasajo mutuo, los buenos deseos compartidos e incluso la ponderación. Lo que jamás entendí, y sigo sin hacerlo, son los excesos innecesarios, los gastos injustificados y casí siempre superfluos en aras de un sentimiento impropio, desmedido, fuera de tono y todo ello con tintes absolutamente abusivos. Es esto último, precisamente, lo que lo convierte en todo lo anterior.
Vivimos en un país y en una sociedad de sentimientos y confesión aún bastante católicos (lo digo con el máximo respeto, como no podía ser de otra manera). No soy católico practicante y, aunque espero no tenga ninguna relevancia para ustedes, comulgo perfectamente con muchos de sus mandamientos en cuanto a generosidad, humildad, moderación, justicia social, cierta sobriedad, mucha paciencia, comprensión y una pizca de recato y mucho sentido común se refieren. ¿Quién podría negar o poner en evidencia tan sensatas virtudes?
Pues bien, con estos magníficos ingredientes confeccionaremos un menú para estas fiestas que debería ser patrón moral para estos días con razonable dispendio.
Una cena de Nochebuena:
– Un reconfortante consomé de ave: ya saben, una buena gallina ¡que no esté escuálida, por favor!, alguna cebolla, unas zanahorias, algo de puerro, algún diente de ajo machacado, un par de tomates, una ramita de apio y, por supuesto, un hueso nada viejo de buen jamón y un buen puñado de garbanzos secos. Cocer a fuego muy lento durante 5 o 6 horas bien cubierto de agua, dejar macerar 4 horas y colar por un colador fino, reservar las carnes deshuesadas y reducir el consomé hasta que esté a punto del sabor que nos guste. Cocer aparte una hojas bien verdes de repollo y rellenarlas, haciendo paquetitos, con la carne desmenuzada de la gallina y el poco jamón ligadas con un poco de bechamel a modo de acompañamiento del consomé. Un comienzo de cine.
– Pedimos unas hermosas y fresquísimas caballas a nuestro pescadero, que nos la dará ya en lomos y despinadas y las sumergiremos en un escabeche bien caliente de ajo, cebolla, zanahorias, vino blanco, vinagre de Jerez, piel de naranja, media canela, sal y pimienta, al menos durante 24 horas para la noche de marras servirlas en nuestra mejor fuente de porcelana con su escabeche de las verduras acompañadas de escarola, granadas y fresas. Frescura, color y sorpresa.
– Deshojaremos unas alcachofas de Tudela hasta llegar a lo tierno cortando por la mitad para desechar la parte más alejada del rabo y sumergirlas, mientras acabamos con todas, en agua con hielos y rabos de perejil. Las cocemos en agua hirviendo salada durante 6 minutos. Mientras, vamos confeccionado una salsa verde a base de ajo fresco, cebolleta, una pizca de harina y caldo ligero de pollo, donde terminaremos de cocer las alcachofas junto a un puñado de almejas hasta que estas se abran y un buena cucharada de perejil fresco recién picado. Terminaremos en el plato con un huevo escalfado. Sencillez, sensatez y lujo, todo en el mismo plato.
– Por último, guisaremos un morcillo tal cual, sin dorar, trasero, de ternera muy joven y con cebollas, zanahorias, puerros, tomates y vino tinto durante 4 horas muy lentamente, sacaremos con cuidado la pieza en una fuente, colaremos y reduciremos el jugo y volveremos a poner el morcillo dentro del mismo para darle un último hervor. Solo nos quedará acompañarlo con unas patatitas bien fritas y crujientes y uno champiñones salteados con ajo y perejil.
– El postre, como siempre, lo dejo al albur de la abundancia y sobreexposición de los supermercados.
Bien, a esto me refería al principio, quizás a disfrutar de lo razonable huyendo de lo establecido por impropio, caro, opulento, gulesco y, en demasiadas ocasiones, incluso irreverente.
¡¡¡FELIZ NAVIDAD, AMIGOS!!!

Publicada el Productos de la tierra0 Comentarios

La Sierra Oeste vuelve a tener una feria del libro: San Martín de Valdeiglesias

Hace más de una década de la celebración de la última feria del libro comarcal de la Sierra Oeste de Madrid, que se realizó en Navas del Rey. Desde entonces, nuestros municipios han estado alejados de esta fiesta literaria tan especial, privándonos a todos los vecinos y visitantes de todo lo que un evento de este tipo puede ofrecer. Es cierto que ha habido alguna actividad literaria, pero es ahora cuando la comarca vuelve a vivir un evento literario considerable, con la celebración de la I Feria del Libro de San Martín de Valdeiglesias.
Y aunque es un arranque un poco tímido, al menos como idea, el edificio de Los Lavaderos se repletará de libros y de autores, con la llegada a la localidad sanmartineña de más de 30 escritores y escritoras llegados de diversos puntos de la Sierra Oeste de Madrid, así como de otros puntos de la Comunidad. El sábado 26 de noviembre, entre las 10 de la mañana y las 20.30 de la tarde, se podrá disfrutar en San Martín de firmas literarias, cuentacuentos, concursos, entrevistas, venta de ejemplares y muchas aventuras más.
Organizada por el ayuntamiento de la localidad, con la colaboración de la Biblioteca Municipal Miguel Hernández y Castillos en el aire, la nueva feria literaria nace con vocación de continuidad y con la intención de convertirse en un referente cultural de la comarca.
Además, la coincidencia de algunas sesiones de cuentacuentos en la biblioteca del municipio, la presencia en la localidad de la “Muestra del libro infantil y juvenil” y la puesta en marcha de los encuentros literarios ha convertido el mes de noviembre en un mes completo de literatura. Antes de la celebración de la feria, algunos de los autores que van a visitarla han acudido a formar parte de los tres encuentros previos. Mariana Feride, J. Seafree, Carlos Reviejo, Chus Maqueda, Anaïs Baranda, Javier Fernández, Pepa Gorostidi, Sara Barquilla y Enrique Jurado han sido los escritores que han participado en las tres mesas redondas celebradas: “Escribir poesía en la comarca”, “Escribir LIJ en la comarca” y “Escribir novela en la comarca”, celebradas los pasados miércoles 9, 16 y 23 de noviembre y presentados por la bibliotecaria local, Estela Micieces.
Se ha intentado que esta primera edición ponga en valor a los escritores que escriben, publican y residen en la Sierra Oeste de Madrid, por lo que la mayoría de los autores y autoras invitados son de  nuestro entorno más cercano. También se apoyará a las librerías de la localidad y a asociaciones culturales y sociales, como Talismán, que no se perderá esta cita tan importante.
Una cita cultural para toda la familia que rematará el mes de la literatura que ha vivido San Martín de Valdeiglesias.

Javier Fernández Jiménez.

Publicada el Cultura0 Comentarios

Concierto Antología de la Zarzuela por la Coral Polifónica de Alcorcón en Robledo de Chavela

El sábado 19 de noviembre se celebró en el salón de actos del Centro Cultural El Lisadero un concierto de la Coral Polifónica de Alcorcón bajo el título Antología de la Zarzuela. Evento organizado en colaboración con el Ateneo Antoniorrobles para los mayores de 60 años y dependientes de las residencias.
Se interpretaron una selección de las obras más famosas del género lírico español, la zarzuela. El salón de actos estuvo lleno y se contó con 24 mayores de las residencias Las Golondrinas y Santa Rita de la localidad.
Desde el consistorio quisieron dar  las gracias a la presidenta de la coral, Mónica Estalrich Carrasco, al director Gregorio Muñoz de la Calle, y a todos los componentes del grupo. “Este evento está enmarcado dentro de las actividades de inclusión social y cultural de las personas mayores dependientes en la sociedad. La música tiene un gran papel en nuestro bienestar físico y psicológico y por ello estamos realizando conciertos dirigidos a este colectivo”, destacó Mª José Quijada, teniente de alcalde y concejala de Mayores.

Publicada el Cultura0 Comentarios


"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

23 de FEBRERO

  Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

noviembre 2022
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930