Categoría | Salud

Cortes de agua por exceso de cloro libre residual en la Sierra Oeste

El pasado 4 de febrero fue detectado un exceso de cloro libre residual en las aguas de consumo en el centro de salud de Aldea del Fresno. Esta situación impedía su consumo, debido al riesgo de toxicidad que puede generar cuando presenta estas condiciones. La restricción de su utilización se ha mantenido durante algunos días, haciendo necesario un mayor número de controles de calidad en el abastecimiento del centro. Durante este periodo se ha suministrado agua potable embotellada para garantizar el suministro en el consultorio. Finalmente, el 17 de febrero, la Gerencia de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid comunicaba la vuelta a la normalidad tras los análisis realizados por el Canal de Isabel II (y confirmados por la empresa mantenedora de legionela, ANDASUR), en los que los parámetros alterados volvían a tener niveles correctos.

¿Es necesario realizar un tratamiento de las aguas de consumo?
Desde su lugar de origen (manantiales, embalses, fuentes subterráneas), el agua puede estar en contacto con distintas sustancias que alteren su calidad y no le hagan apta para el consumo. La contaminación de las aguas puede ocurrir tanto en el lugar, que se recoge como en los conductos de transporte o en los sistemas de almacenamiento, por lo que es necesario disponer de métodos que ayuden a depurar cualquier elemento perjudicial para la salud previo a su uso.
En nuestra comunidad la mayoría del agua que se consume proviene del Canal de Isabel II y su tratamiento es imprescindible para garantizar el abastecimiento en cantidad y calidad suficiente, evitando su contaminación. Las condiciones sanitarias de las aguas de consumo en la Comunidad de Madrid están reguladas por el Real Decreto RD 140/2003, en el que se establecen los criterios para el consumo humano.

Presa del embalse de Picadas, cercano a Aldea del Fresno.

¿Qué tratamiento reciben las aguas de consumo?
Dependiendo de la calidad del agua en origen, se aplicarán diferentes técnicas. Existen métodos de depuración físicos y químicos. En la mayoría de los casos, el proceso inicial es el desbaste (eliminación de restos solidos de gran tamaño mediante mallas, tamices y filtros). Posteriormente se procede a la aireación (mejorando las cantidades de oxigeno del agua), sedimentación primaria (mediante sistemas de decantación), clarificación (proceso por el que se eliminan partículas que restan transparencia al agua), ablandamiento o ajuste del pH (proceso para eliminar determinados iones y sales del agua) y finalmente la desinfección.
La desinfección es una operación imprescindible para garantizar que el agua está libre de patógenos. Uno de los métodos mas comunes de desinfección es mediante el tratamiento del agua con cloro, que se disuelve y es capaz de destruir la mayoría de los microorganismos causantes de algunas patologías, evitando las enfermedades transmisibles por el agua. Para poder eliminar los diferentes microorganismos, el cloro necesita un determinado tiempo de contacto con el agua (al menos 30 minutos, aunque este tiempo puede ser mayor si la temperatura es más baja). Existe una parte del cloro administrado que al reaccionar con el agua origina el llamado cloro libre residual.

¿Cuál es la importancia del cloro libre residual?
Es necesario poder detectar la cantidad de cloro libre residual en las aguas de consumo, ya que, en exceso, puede resultar tóxico si interacciona con el organismo. Existen unos niveles de seguridad de cloro libre residual que no impiden el consumo de las aguas. Sin embargo, cuando estos niveles son superados, el agua no es potable y hay que restringir su uso. Para evitar el riesgo de consumo de aguas con exceso de cloro libre residual, las empresas suministradoras realizan controles periódicos de vigilancia en diferentes puntos del abastecimiento para garantizar la seguridad del consumo de agua.

¿Qué problemas puede evitar el cloro en las aguas de consumo?
La cloración de las aguas ha sido uno de los avances con mayor relevancia sobre la salud de la población. Debido a las propiedades químicas, el cloro puede destruir numerosos microorganismos que habitan en el agua y causantes de enfermedades como la diarrea, fiebre tifoidea, hepatitis y cólera, entre otras.
Es importante señalar que el Ministerio de Sanidad, a través de una nota publicada en el mes de abril de 2020, afirma que la enfermedad de COVID-19 no se transmite por el agua de consumo, avalando su afirmación en estudios confirmados por la OMS en los que se demuestra que el coronavirus no se transmite por el agua.

¿Existen otras medidas importantes sobre las aguas de consumo?
Además del tratamiento con cloro, la adición de flúor a las aguas de consumo se ha relacionado con efectos beneficiosos sobre la incidencia de caries dental infantil, endurecimiento de la pared arterial y sobre el metabolismo del hueso en la osteoporosis.
¿Qué hacer si se sospecha de agua en mal estado?
La Comunidad de Madrid recomienda, ante la sospecha de aguas en las que se detecte mal olor o sabor, alteraciones en el color o cualquier alteración relacionada, dirigirse en primer lugar a la entidad gestora del abastecimiento para informar de la situación. También puede informarse a los servicios del área única de salud publica (la mayoría de los municipios de la Sierra Oeste tienen su sede en la calle Alonso Cano, 8, en Móstoles).

Jaime Amor Valero es médico de Familia del Consultorio Local de Salud Aldea del Fresno.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

27 de MAYO

  Chollocolchon

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

mayo 2022
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031