Categoría | Sierra Oeste

De Chernivtsí a la Sierra Oeste

Nuestra comarca acoge a las primeras personas procedentes de Ucrania.

La historia de Liubov y Bohdana, una madre ucraniana de 37 años y su hija, de 12, es solo una más de las que están viviendo millones de ciudadanos ucranianos que, de golpe y porrazo, han visto cómo su rutina diaria se esfumaba por la criminal invasión de su país. Según Naciones Unidas, hasta el 21 de marzo, más de 3,3 millones de personas han salido de Ucrania con destino principalmente a otros países de Europa. En el interior del país, el número de desplazados llega incluso a triplicarse, según datos de diferentes ONG. En España, el Gobierno calcula que, hasta esa fecha, unos 25.000 desplazados ucranianos están ya en nuestro país. Y algunos de ellos están residiendo en municipios de nuestra comarca, como es el caso de Navas del Rey, que ha dado la bienvenida recientemente a tres familias.
Liubov y Bohdana fueron las primeras en llegar. Lo hicieron el pasado 10 de marzo tras un largo viaje en autobús desde Chernivtsí hasta la ciudad polaca de Cracovia, con parón de varias horas en la frontera, y desde allí enlazando varios trayectos en tren hasta Madrid. María y Sergio son su familia de acogida en Navas del Rey. Ya conocían a Liubov desde 2018, cuando por aquel entonces ofrecieron su casa para acoger a jóvenes cristianos en el encuentro de Taizé en Madrid. Todas las personas que acogieron resultaron ser ucranianas y, cuando comenzó la invasión, no dudaron en contactar con ellas para interesarse por su situación y ofrecer todo cuanto necesitaran si salían del país. Liubov pensó en quedarse y ayudar como voluntaria en su ciudad, pero ante la incertidumbre de una guerra cada día más encarnizada, confió en la invitación de sus amigos españoles, pidió permiso en el museo en el que trabaja, y salió junto a su hija en busca de un lugar más seguro. Aunque Chernivtsí no ha sido objeto todavía de bombardeos, “las sirenas de alerta están sonando casi a diario y la gente tiene que refugiarse en sótanos o refugios”, según las noticias que le llegan a través de amigos y familiares.
El recorrido en tren hasta Madrid fue largo, con paradas en Viena, Lörrach (Alemania) y Barcelona pero, ya desde la misma entrada a Polonia, la ayuda que recibieron en todos los países que atravesaron fue excepcional. De Liubov solo salen palabras de agradecimiento por “lo bien que se están portando los europeos” con el pueblo ucraniano ante esta situación. En cada uno de los países atravesados, instituciones como Cáritas y Cruz Roja se encargaron de gestionar sus traslados y alojamientos hasta la misma estación de Atocha. Una vez en España, llegó el momento de iniciar una nueva etapa. Su familia de acogida se volcó en ayudar con los trámites burocráticos: solicitud de protección temporal, empadronamiento, alta sanitaria en el ambulatorio, escolarización de Bohdana… Su nueva rutina en Navas empieza a abrirse camino poco a poco, aunque todavía faltan tareas importantes por resolver como la tarjeta de transporte público que anunció el 28 de febrero la Comunidad de Madrid, y que aún no se ha concretado, y las clases de español para adultos en los CEPA prometidas también en el plan de ayudas del Gobierno regional. Según Sergio, por el momento “solo hay alguna iniciativa particular de profesores que se ofrecen altruistamente a dar clases de español online. En los CEPA y otros organismos públicos no hay nada concreto por el momento para quienes ya están aquí”.
Madre e hija están muy agradecidas a todas las personas que han conocido hasta el momento tanto en Navas del Rey como en Cenicientos, el pueblo de Sergio, que ya han podido visitar. “Todo está yendo muy bien aquí, la gente es muy hospitalaria, amable y alegre”, afirma Liubov. Bohdana comparte las palabras de su madre. La joven es ya una alumna más del CEIPS Isabel La Católica de Navas, donde su integración está siendo muy positiva gracias al gran recibimiento de profesores y compañeros. Su buen conocimiento del inglés está facilitando su adaptación al centro, con sección bilingüe. Apasionada por la escritura y la historia, Bohdana reconoce que le gustaría ser periodista, y muestra sin tapujos unas enormes inquietudes culturales y ganas de ampliar conocimientos, desde recitar poesía al dibujo, pasando por la geometría y el álgebra, y todo acompañado de una sonrisa infinita. Por el momento está compaginando las clases presenciales en su nuevo instituto con los deberes que sigue haciendo del centro educativo de su país natal, en el que ha estado asistiendo a clases online hasta justo antes de empezar en Navas.
El futuro de Ucrania solo se puede describir ahora con una palabra, incertidumbre, pero Liubov tiene claro lo que desea para su país. “Victoria, vida y valores europeos”. Unos valores que ahora están amenazados pero que espera que puedan prevalecer, porque “los ucranianos buscan la paz”. Confía en que “las personas en el este cambien su conciencia y luchen también por la libertad”, que los invasores rusos se marchen de Ucrania y dejen vivir a su gente en paz. Bohdana sueña con que Ucrania sea “un país europeo hermoso, pacífico y próspero en el futuro, y que los castaños”, uno de los símbolos de su capital, “florezcan en la pacífica Kiev”.

Sergio Lizana Calvo.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

22 de DICIEMBRE

  Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031