Categoría | Actualidad, Sierra Oeste

El Ayuntamiento distribuye 76 papeleras de reciclaje en los colegios de El Escorial

  • Campaña promovida por Ecoembes.

Las Concejalías de Medio Ambiente y Educación del Ayuntamiento de El Escorial han puesto en marcha una campaña conjunta con Ecoembes para promover en los centros educativos municipales la gestión y separación de los residuos en origen para su debido reciclaje y recuperación.

Esta campaña consiste en el reparto y colocación de 76 papeleras, principalmente en las aulas de los centros de la localidad que disponen de bandera verde (Felipe II, Gredos San Diego e I.E.S. El Escorial) así como en el colegio infantil Padre Gerardo Gil. La mitad de estas papeleras (38) son amarillas para depositar en ellas los envases ligeros (plásticos, latas, briks, etc…) y la otra mitad azules para el depósito de papel y cartón. papelera1

El principal objetivo que se persigue desde las concejalías y los propios centros colaboradores es poder implantar la recogida selectiva en otros lugares fuera del hogar, para dar ejemplo y educar en este hábito a los ciudadanos, en este caso sobre todo a los más jóvenes, y que el esfuerzo que se pide a los vecinos para separar los residuos se realice en todos los ámbitos de nuestra vida, tanto en el propio domicilio como fuera del mismo. “Una buena gestión a la hora de separar siempre redunda en una mejora del reciclado y valorización de los residuos así como en la sostenibilidad del medio natural” recuerda Ignacio Belaunde, concejal de Medio Ambiente.

“Agradecemos enormemente la estupenda acogida que ha tenido esta iniciativa en los centros educativos y creemos que integrar el gesto del reciclaje en la vida escolar, donde los niños pasan gran parte del día, ayudará mucho en su educación y sensibilización medioambiental”, concluye Soledad del Valle, concejal de Educación.

Una Respuesta para “El Ayuntamiento distribuye 76 papeleras de reciclaje en los colegios de El Escorial”

  1. LA PRIMERA EXCURSIÓN QUE HICIMOS EN LA ESCUELA

    Desde nuestra escuela fuimos
    muy contentos de excursión
    y tanto fue lo que vimos
    que años fue de evocación.

    Salimos muy de mañana
    en autocar de epopeya,
    viendo desde la ventana
    como un friso de Pompeya.

    Las labores naturales
    propias de los campesinos,
    el cuidar de los parrales
    que producen buenos vinos.

    Un trabajo conocido
    y en nosotros no infrecuentes
    pues los hemos ejercido
    desde que nos salen dientes.

    Fue nuestra primer parada
    en los toros de Guisando,
    buen comienzo de jornada
    y aguardar lo por llegando.

    El maestro muy pausado
    nos fue contando una historia,
    todo muy bien sonsacado
    del libro de su memoria.

    Habló de un acuerdo o pacto
    celebrado entre unos reyes,
    y solemnidad de un acto
    patentado en unas leyes.

    Con la lección aprendida
    por el que quiso aprenderla,
    reanudamos partida
    con la intención de leerla.

    Llegamos al Escorial
    y entramos al Monasterio
    siendo sus salas caudal
    de belleza y de misterio.

    Recorrimos aposentos
    mirando las armaduras,
    muchachos de Cenicientos
    con asombro de criaturas.

    Y nuevamente el maestro
    dijo que los caballeros
    ocultaban el espectro
    de cuando fueron guerreros.

    Que don Felipe segundo
    vagaba por las estancias
    imperando sobre el mundo
    con cara de circunstancias.

    Que construyó el edificio
    al ganar una batalla,
    con el mayor artificio
    que en todo el orbe se halla.

    Y al decaer el Imperio,
    donde el sol no se extinguía,
    el Caudillo también serio
    a la patria engrandecía.

    Y nos fuimos a ver su obra
    poco hacía inaugurada,
    que gran importancia cobra
    en la España actualizada.

    El maestro nos dio el nombre:
    el Valle de los Caídos
    obra dijo, de un gran hombre
    que nos tiene guarnecidos.

    Ascendimos escaleras
    de una cumbre de montaña,
    descubriendo unas laderas
    con muchas telas de arañas.

    Ya en la ciclópea cruz
    vimos los Evangelistas
    donde se posaba luz
    propagada por artistas.

    A la imponente basílica
    la recorrimos entera,
    y leían una Encíclica
    y el maestro explicó que era.

    De nuevo en el autocar
    directamente a Madrid,
    viendo pueblos al pasar
    y sobre Babieca el Cid.

    Vimos la Plaza de Oriente
    frente al Palacio Real
    y ocultándonos de gente
    aportamos el caudal.

    De las bolsas cinco duros
    fuimos todos aportando
    y en unos puestos oscuros
    en golosinas gastando.

    El día fue memorable:
    cuanto vimos y aprendimos,
    lo vivido inolvidable
    todo cuanto recorrimos.

    Supimos geografía
    y algo de historia de España,
    y hasta una fotografía
    nos dieron de una cabaña.

    Y poseídos por fiebres
    cantamos cosas muy finas,
    “¡por el mar corren las liebres
    por el monte las sardinas!”.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

Trackbacks/Pingbacks


Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

26 DE FEBRERO

 

DEPORTE VALDEMORILLO

 

 

CORONAVIRUS

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

febrero 2021
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728