Categoría | Productos de la tierra

El caldo de la marmita: será la última vez

“Una reivindicación que debería avergonzarnos”

Por Julio Reoyo Hernández. Cocinero. Restaurante Doña Filo.

Ya sabemos todos, yo también, un año más una celebración que no debiera de existir y que, debido a todo el camino que aún queda por avanzar, todavía hemos de celebrar en aras de una reivindicación que debería avergonzarnos.
Con toda seguridad será la última vez, aunque parezca contradictorio, que escriba algo sobre este tema, la igualdad y equiparación de la mujer para tantos escenarios donde aún no existe. Me parece tan retrógrado, tan carca y rancio, tan irracional y denigrante que no puedo por menos que preguntarme qué hace un semejante hablando de este tema de otro semejante por muy de otro sexo que sea. El asunto no puede resultar más anacrónico. Me dan náuseas solo de pensar en ello y en que todavía, siglo XXI, no hayamos sido capaces de solucionarlo. “Se dan pasos, hemos avanzado mucho, las cosas van en buena dirección”, las frases no pueden ser más patéticas. Señores, es solo una cuestión de voluntad, pero no política o geopolítica o metafísica o sociológica o qué más paparruchadas absurdas con las que pretenden entretenernos para no terminar de solucionar el problema, de voluntad personal, se trata sólo de voluntad personal. Bastaría con que cada uno de nosotros/as tuviéramos claro que la diferencia de sexo solo nos ha traído beneficios, tales como la procreación sin la cual seríamos una especie desaparecida (esto lo digo con toda la sorna posible y a modo de epítome). Pues bien, cómo es posible pensar que esto se tiene que resolver a base de leyes que hemos de acatar como quien adiestra a un animal doméstico, haciendo de nosotros unos auténticos cretinos y no de manera racional que es como nos corresponde.La cocinera. Discípulo de Murillo, Bartolomé Esteban.  Museo Nacional del Prado.
Por lo que a mi gremio respecta, siempre ha habido y sigue habiendo grandes cocineras. Me importa un rábano sin son muchas o pocas, si hay mucho porcentaje en comparación con los hombres, poco porcentaje o igual porcentaje. Entiendo que hay las que quieran serlo y las que no, pues serán otra cosa. Cuando hay talento se paga, se valora y se reconoce el talento; cuando hay habilidad; se paga, se valora y se reconoce la habilidad, cuando hay especial conocimiento se paga, se valora y se reconoce el especial conocimiento; y cuando el puesto es de designación estándar, esto es, ni se necesita talento, ni especial habilidad, ni especial conocimiento, pues se recurre al convenio en vigor y listo, que en nuestro gremio no hace distinciones.
Siento verdadera admiración por las mujeres que me rodean y, por ende, las demás, que saben hacer muchas cosas mejor que yo, que de manera cuasi innata, y las más de las veces desinteresada, hacen que mi vida sea mucho más fácil, productiva y racional, que complementan a la perfección la parte que desde mi masculinidad no soy capaz de aportar, que engendran, que respiran, que trabajan, que viven o sobreviven; bueno, en definitiva, queridos amigos/as, lo mismo que hago yo. No veo ninguna diferencia entre ellas y yo salvo las puramente fisiológicas. Tan difícil de entender es esto señores, no puede ser posible que nos lo tengan que imponer antes de que nos demos cuenta.
A alguien he escuchado decir que lo único que nos diferencia de los animales irracionales son las herramientas, espero por nuestro propio bien y el de la humanidad que no sea así.
Debemos enarbolar la misma bandera, si no ya me contarán.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

26 de JUNIO

  Chollocolchon   Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

junio 2024
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Verificado por MonsterInsights