Categoría | Salud

El Hospital Universitario Rey Juan Carlos realiza su primera cirugía de estimulación cerebral profunda

  • La estimulación cerebral profunda consiste en la implantación de uno o dos electrodos en el cerebro que, conectados a una batería, permiten mejorar el control de los síntomas incapacitantes de diversas enfermedades mediante la estimulación eléctrica de grupos de neuronas situados en regiones cerebrales específicas que coordinan diversas funciones del cuerpo.
  • La técnica no cura la enfermedad, pero sí mejora los síntomas, en la mayoría de los casos en más de un 80%, reduciendo la medicación diaria que el paciente debe tomar, lo que supone una enorme recuperación de su calidad de vida.
  • Esta técnica, en la que el paciente tiene que colaborar respondiendo a órdenes simples, por lo que debe permanecer despierto y consciente durante una parte importante del proceso, puede ser empleada en pacientes con enfermedad de Parkinson, temblor esencial, distonías, cefaleas y trastorno obsesivo compulsivo.
  • La primera paciente operada con esta técnica en el centro sufre temblor esencial desde los 16 años, lo que le ha impedido llevar una vida normal. Tras la operación, puede realizar actividades tan normales como peinarse, comer o beber sin ayuda.

Un equipo multidisciplinar del Hospital Universitario Rey Juan Carlos -perteneciente a la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid- formado por neurocirujanos, neurólogos, neurofisiólogos, neuropsicólogos, anestesistas y radiólogos, ha realizado recientemente con éxito la primera cirugía de estimulación cerebral profunda que se lleva a cabo en este centro hospitalario a una paciente de 64 años con temblor esencial desde los 16 años, lo que le ha impedido llevar una vida normal y que, tras la operación, ha mejorado muy significativamente su calidad de vida.

“Antes de operarse, la paciente requería ayuda para realizar actividades tan habituales como peinarse, comer o beber; tras la intervención quirúrgica, y mediante la estimulación de áreas muy concretas de su cerebro, la paciente ya puede realizar todas estas actividades sin ayuda”, explica la Dra. Mónica Lara Almunia, especialista del Servicio de Neurocirugía de este centro hospitalario, que se convierte así en el primer hospital público del Sur de la Comunidad de Madrid en ofrecer dentro de su cartera de servicios esta innovadora técnica neuroquirúrgica.

Dra. Mónica Lara Almunia.

La estimulación cerebral profunda consiste en insertar uno o dos electrodos en el cerebro, conectados a una batería que se implanta subcutáneamente. Esta técnica permite mejorar el control de los síntomas incapacitantes de diversas enfermedades mediante la estimulación eléctrica, para su regulación, de grupos de neuronas situados en regiones de localización profunda, ya sea en el interior del tronco cerebral -zona del cerebro encargada de coordinar las funciones vitales del cuerpo y de su desarrollo automático- o próximas a él.

“Se trata de un ‘marcapasos’, pero para el cerebro que, si bien, desgraciadamente, no cura la enfermedad, sí permite mejorar el funcionamiento del sistema nervioso del paciente, retrocediendo, en casos como la enfermedad de Parkinson, hasta unos diez años atrás -es decir, colocándole en la situación clínica en la que estaba una década antes-. “Este procedimiento ofrece dos claras ventajas: una mejoría de los síntomas, en la gran mayoría de casos en los que el resultado de la intervención es satisfactorio, hasta en un 80 por ciento, o incluso, puntualmente, en un cien por cien; y una reducción en la medicación diaria que debe tomar, lo que supone una enorme recuperación de su calidad de vida”, apunta la Dra. Lara, responsable de la operación, llevada a cabo del pasado 23 de abril.

En este caso, tras más de 6 horas en quirófano, la primera paciente operada con esta técnica en el Rey Juan Carlos permaneció ingresada unos días en el hospital con revisiones diarias para confirmar los resultados y evolución satisfactorios antes de ser dada de alta. El proceso postoperatorio se completa con visitas semanales y mensuales con los servicios implicados.

Indicaciones y requisitos para el paciente y el hospital

Las indicaciones de este tipo de técnica quirúrgica son muy variadas. En el ámbito de la Neurología puede ser empleada en pacientes con enfermedad de Parkinson, temblor esencial, distonías o cefaleas, mientras que en Psiquiatría se puede utilizar en pacientes con trastorno obsesivo compulsivo. Además, hay estudios en desarrollo que valoran su utilidad en patologías como la obesidad, la anorexia, el Alzheimer o incluso la depresión.

En cuanto a los criterios de selección de los posibles candidatos a esta intervención quirúrgica, son muy estrictos, y pasan por un estudio neuropsicológico del paciente y una evaluación del grado de afectación por su enfermedad, así como por un amplio proceso de estudio preoperatorio, que incluye la utilización de pruebas radiológicas (radiografía, scanner, resonancia magnética…) para la preparación de la intervención en la que el paciente, además, tiene que colaborar respondiendo a órdenes simples, como mover un brazo o decir ciertas frases o enumeraciones, por lo que debe permanecer despierto y consciente una parte importante del proceso.

Por todo ello, como apunta la neurocirujana, “tan solo una parte pequeña de los pacientes con las citadas patologías pueden ser finalmente intervenidos, siendo en términos generales candidatos idóneos aquellos pacientes menores de 70 años con enfermedad de larga duración y no respondedores a la medicación o con efectos adversos importantes derivados de ésta”.

En cuanto al hospital, la realización de cirugías de estimulación cerebral profunda requiere de formación específica de todos los profesionales que forman el equipo multidisciplinar que participa en la intervención, amplia experiencia en operaciones neuroquirúrgicas y el equipamiento necesario, como un marco estereotáctico y sofisticados programas de planificación.

Unos requisitos que ya cumple el Rey Juan Carlos donde, considerando el área de referencia del hospital -aunque la técnica también está disponible para pacientes de fuera de zona a través de la libre elección-, la Dra. Lara estima que realizarán una intervención quirúrgica de este tipo al mes. “Nuestro equipo está preparado para abordar todas aquellas patologías en las que la estimulación cerebral profunda ha demostrado ser segura y eficaz, como en la enfermedad de Parkinson, el temblor esencial, la distonía y el trastorno obsesivo compulsivo”, concluye.

Sobre el Hospital Universitario Rey Juan Carlos

El Hospital Universitario Rey Juan Carlos da cobertura sanitaria a cerca de 178.000 habitantes de 18 municipios (Móstoles, Navalcarnero, Cadalso de los Vidrios, San Martín de Valdeiglesias, Villa del Prado, Navas del Rey, Villaviciosa de Odón, Cenicientos, Rozas de Puerto Real, Pelayos de la Presa, Aldea del Fresno, Sevilla la Nueva, Villamanta, Villamantilla, Villanueva de Perales, Chapinería, Colmenar de Arroyo y El Álamo).

El Hospital cuenta con 292 habitaciones individuales, 18 dobles, 134 consultas, 36 puestos de hospital de día médico y 14 puestos de diálisis. En el área quirúrgica dispone de 12 quirófanos, 6 salas de dilatación-paritorio, 32 gabinetes de exploración, 78 puestos de urgencias, 21 salas de radiología, 10 puestos neonatología y 18 puestos de UCI.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

29 de octubre

 

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

octubre 2021
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031