Categoría | Actualidad, Sierra Oeste

Embalse de San Juan: de “gallina de los huevos de oro” a “pollo sin cabeza”

  • 14 kilómetros de playa abandonados por la Administración.

El embalse de San Juan, publicitado como “14 kilómetros de playas a 60 km. de Madrid”, se convirtió en un reclamo urbanístico/turístico inmediato, las fotos reflejaban un entorno casi paradisíaco: pinos, agua, barcos y a tiro de piedra de la capital. No había duda, la gallina de los huevos de oro se había posado en el Alberche, junto a Cebreros, San Martín de Valdeiglesias y Pelayos de la Presa.
Cada uno de estos 3 municipios ocupa una parte de sus orillas, y a cada uno le repercute de manera diferente. En el término de Cebreros y a pie de agua, se encuentra la urbanización “Calas de Guisando”, con viviendas de alto standing y rigurosos controles de acceso que no impidieron que el fuego de 2003, originado en el vertedero municipal, afectara su entorno, algunas parcelas e incluso propiedades. Situado en la cola del embalse, contempla cada verano cómo las aguas que le rodean bajan a su nivel histórico de río, rodeado de barrizal más o menos seco.
San Martín de Valdeiglesias es quien más relación mantiene con el embalse. El espacio de la Virgen de la Nueva es la principal zona de baño de los vecinos, a la que llegan por una estrecha y sinuosa carreterita. Este único acceso es compartido por la “Urbanización Costa de Madrid” un ejemplo del modelo urbanístico de finales de los 60 que evidencia que aquel “todo vale” hoy conlleva “todo son problemas y de difícil solución”.

Otras urbanizaciones de su término, aunque se acceda por Pelayos de la Presa, volcadas hacia el agua son “La Javariega” y “San Ramón”, esta última con embarcaderos privados, acceso restringido y un eterno conflicto con “Costa de Madrid” al bloquear su vía de escape en caso de emergencia.
También a San Martín pertenece la zona de “El Yelmo”, que a pesar de no ser considerada como zona de baño es conocida como la “playa nudista de Madrid”. Su acceso es por pistas forestales que salen directamente de la M 501.
Pelayos de la Presa es el municipio por el que se accede a la zona de “El Muro”, la más cercana a la parada del autobús y la más masificada. Sin embargo, su término apenas roza el agua, nada más pasar el muro de contención, es suelo de San Martín, tanto hacia la presa como hacia el Club Náutico.
Tras esta somera descripción de los “14 kilómetros de playas” queda exponer por qué la gallina de los huevos de oro se ha convertido en un pollo sin cabeza.
Para empezar el Embalse de San Juan es el único de la Comunidad de Madrid que no tiene un Plan de Ordenación (P.O.E.) como obliga la ley. La excusa oficial es que afecta a dos Comunidades Autónomas y eso lo complica. La verdadera complicación es que todas las Administraciones Públicas que tienen competencias sobre este espacio no trabajan en conjunto, no plantean una mesa donde se establezca el cuidado de la zona como objetivo común, aportando lo mejor de “cada casa”. Se prefiere la situación actual, de “pío, pío que yo no he sido” cuando surge un problema y balones a tejado ajeno por si acaso.
Ejemplo claro de esta política nefasta son las recientes declaraciones del Sr. consejero de Salud de la Comunidad de Madrid (el de los abanicos de papel para los niños en las escuelas durante la ola de calor) en relación a los dos últimos ahogados en San Juan: “Los ayuntamientos que conforman el pantano tienen que tomar decisiones serias en cuanto a acotar la zona de natación, la zona de seguridad, poner las profundidades adecuadamente, los consejos correctos y, por supuesto, tener socorristas”.
Añadió: “También nosotros en el gobierno estamos adelantando y haciendo un estudio para ver si podemos tener la dotación que ya existe del SUMMA112 en el pantano los fines de semana y festivos, ponerla también los demás días”. (La Vanguardia, 31 julio 2017).
Puestos a echar balones fuera, estas actuaciones quizás tendría que habérselas reclamado a la Confederación Hidrográfica del Tajo, con competencias sobre el agua y su zona de policía, justo donde se producen los ahogamientos, y que además es beneficiaria de las tasas que cobra por las embarcaciones. ¡Qué despiste!… si son del mismo partido.
En esa misma estrategia, y como contestación al Sr. consejero de Salud, el Grupo Parlamentario Socialista reclama a la Comunidad de Madrid que limpie las zonas recreativas de San Juan y Picadas y ponga más vigilancia.
Este partido de pin-pon sobre responsabilidades se acaba rápido por esta temporada. San Juan está al 48% de su capacidad nada más empezar agosto, llegar al agua desde la orilla original ya es una expedición y en muchas zonas el desnivel es casi vertical, lo que descarta muchos espacios frecuentados semanas atrás.
La falta de una gestión comprometida por parte de todas las administraciones implicadas queda reflejada en datos, como la recogida de residuos que realizaron voluntarios de Greenpeace el 3 de septiembre de 2016 en la zona de El Muro:

  • Longitud de la orilla limpiada: 300 metros.
  • Anillas de plástico (de 6 packs): 21.
  • Bolsas de plástico: 476.
  • Botellas de plástico: 544.
  • Colillas de cigarrillos: 2 botellas de 2 litros llenas.
  • Envoltorios y envases plásticos (Tuppers, cajas, otras botellas): 46.
  • Fragmentos de plástico pequeños, incluyendo cubiertos y pajitas de plástico: 3 botellas de 2 litros.
  • Tapones de botellas (plásticas y no plásticas): 423.
  • Latas de bebidas: 1168.
  • Otros: Una nevera, restos de pesca, hilos, una red, boyas y anzuelos.
  • Esto sin mencionar los residuos orgánicos encontrados, resultado de la visita acumulada de miles de personas sin acceso a servicios públicos.

La Confederación Hidrográfica del Tajo, en lugar de proteger la calidad de las aguas de un embalse mayoritariamente destinado a consumo humano, tanto a pueblos y urbanizaciones cercanos como, mediante trasvases, al abastecimiento del Canal de Isabel II, se pliega sin pudor a las peticiones de los usuarios de las embarcaciones a motor:
30.09.2005. “Teniendo en cuenta las numerosas peticiones formuladas por los usuarios del Embalse de San Juan resuelve ampliar a 900 los permisos –600 a motor, 300 a vela-.
20.02.2014. “Debido a las peticiones de los usuarios y considerando que los avances tecnológicos en los motores fuera borda hacen que estos sean más seguros y menos contaminantes, esta CHT resuelve establecer la potencia máxima de 240 CV para los motores fuera borda (antes 150 CV).
20.02.2014. “Teniendo en cuenta las numerosas peticiones formuladas por los usuarios del Embalse de San Juan relativas a que sea autorizado el aumento de cupo de embarcaciones a motor, se resuelve ampliar a 1.000 el número de embarcaciones (700 a motor y 300 a vela).
2.10.2014. “Considerando que para las embarcaciones de mayor potencia el canon es de 4 € por caballo de vapor, lo que hace que la cantidad a abonar tenga un exceso de progresividad, se aprueba modificar el precio, disminuyendo el último tramo de los motores a fin de que sea más asequible para los usuarios (pasa a 3 €).
Esto sí que es un ejemplo de comprensión y solidaridad de la Confederación hacia los usuarios de las embarcaciones a motor, con especial mimo hacia las de mayor potencia. Para que luego digan que la Administración no tiene corazoncito.

Picadas.

Ante la degradada situación actual de toda la zona, fruto de la incapacidad de poner en valor el entorno, sin haber evaluado la capacidad de carga del territorio, sin gestionar la seguridad de visitantes frente a los riesgos del agua, sin elaborar planes de evacuación para la multitud de visitantes, queda preguntarse si al Embalse de San Juan le queda mucha trayectoria. Y no solo por lo difícil que parece ser revertir el estado actual, sino porque el evidente calentamiento global, las disminución de lluvias, la mayor demanda de agua, conlleva que el Embalse de San Juan se reconvierta poco a poco en el río Alberche.
Picadas (embalse del Alberche a continuación de San Juan) acumula otra importante secuencia de despropósitos. Un atractivo entorno visible desde el puente de la M-501, con una parada de autobús a menos de 200 mts, ambas orillas son “áreas recreativas” donde las únicas indicaciones señalan que no se puede acampar, hacer fuego o arrojar basuras. Pero NO SON ZONAS AUTORIZADAS PARA EL BAÑO.

Depuradora.

El agua no reúne condiciones sanitarias para ello (allí mismo desagua la depuradora obsoleta de residuales de San Martín de Valdeiglesias y Pelayos de la Presa), no existe ningún tipo de vigilancia y auxilio para los bañistas, cuando el agua es llamativamente fría al venir del fondo de la presa de San Juan. Los accesos a estas zonas, en especial a la del margen derecho (“la depuradora”), generan un punto conflictivo en su incorporación a la M-501, tanto por su peligrosidad como por el efecto tapón. Y como ya es habitual, en caso de emergencia, la evacuación de personas y vehículos dejaría en evidencia que son “ratoneras” de difícil gestión.
A pesar de todo ello, año tras año se repiten las escenas de multitud de personas bañándose en esas aguas e incluso entre semana acuden empresas con grupos de chavales para realizar “actividades en la naturaleza” cuando en realidad los llevan a chapotear a la salida de un depuradora con todos los riesgos que ya se han descrito.
Tan fácil como identificar la zona como BAÑO NO AUTORIZADO y ejercer vigilancia para que se cumpla. Esta sería una labor de prevención que cualquier administración responsable debería poner en marcha ya mismo, pero parece que da miedo la palabra “prohibir” y se prefiere la postura de cruzar dedos, invocar al “ángel de la guarda” con superpoderes y esperar que llegue el final del verano sin demasiados desastres. Lo de “prevenir, mejor que curar”, no se entiende ni, por supuesto, se aplica.

2 Respuestas para “Embalse de San Juan: de “gallina de los huevos de oro” a “pollo sin cabeza””

  1. OLIVO, CEPA Y ENCINA

    Olivo,cepa y encina
    e higuera del higueral,
    pineda del Cornetal
    y la Peña Buverina.
    Ladera, monte y colina,
    brisar de vientos y alientos,
    sotaventos barloventos,
    han de pilotar la nave
    que más la ruina no agrave
    y haga grande a Cenicientos.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  2. Rafael Rodríguez García dice:

    En efecto. Todo lo que se dice es claro, conciso y razonable. Pero no se menciona el hecho de que el embalse de San Juan está dentro de la ZEPA de los ríos Alberche y Cofio. Desde hace mucho tiempo esta circunstancia coarta, limita e impide un desarrollo armónico y coherente especialmente para San Martín de Valdeiglesias y Pelayos de la Presa. Y si es importante la coordinación de las administraciones públicas con competencias sobre San Juan y Picadas, resulta un tanto sorprendente que no se utilice el Consorcio Sierra Oeste, hoy conocido como Asociación de Desarrollo Integral de la Sierra Oeste de Madrid, con sede en Villa del Prado. Por eso no se entiende muy bien de qué nos quejamos cuando está recientemente aprobada la estrategia de desarrollo local en el marco de esa asociación.

Trackbacks/Pingbacks


Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com