Categoría | Tendencias

Madrid apuesta por el turismo asiático

La Comunidad de Madrid está trabajando duro para atraer a la mayor potencia mundial como es Asia. Las cifras demuestran que este perfil turístico ha crecido en 2017 dejando datos, tales como, que los visitantes chinos crecieron un 85% y los japoneses un 43% en lo que va de año.

Lo importante es la experiencia vital del turista

Este tipo de visitantes van mucho más allá del turismo de sol y playa. Madrid lo sabe y por eso ha decidido ofrecer junto a Iberia una experiencia vital a los turistas asiáticos. Este proyecto se basa en dos videos promocionales en los que se puede ver como una niña japonesa suelta un gran “olé”. A este grito español se le suma una sucesión de imágenes de las zonas más turísticas de Madrid.

El turista asiático es todo un objeto de deseo para España, ya que gasta mucho y exige poco. Se asegura que el visitante chino es uno de los más rentables para la industria turística española, ya que es capaz de gastarse en un día lo que un europeo en una semana, destinando el 70% de su presupuesto a las compras.

Estos turistas buscan nuestra cultura más genuina y nuestra idiosincrasia. Aquello que nos diferencia. Es decir, nuestra historia, el flamenco y los toros.

En este sentido, Ibiza no se queda al margen, ya que se encuentra entre los destinos favoritos de los asiáticos. El país de Asia que más reservas realiza es Corea del Sur. Cuando estos visitantes llegan a la isla optan por el alquiler de coches. En Ibiza alquilar un coche es de lo más habitual y rentable para todo tipo de turistas. Este servicio les permite el fácil desplazamiento por la ciudad, así como la rápida conexión entre el aeropuerto y su hotel.

9 Respuestas para “Madrid apuesta por el turismo asiático”

  1. EL CANTO A CENICIENTOS

    En la cuña introducida,
    de abulenses y Toledo
    está el pueblo y su viñedo
    sostenimiento de vida.
    La cepa fue mantenida
    como diosa en los altares
    y las uvas en lagares
    corría rojo su mosto
    por el canalillo angosto
    como el agua de los mares.

    Con gentes acogedoras
    transitando por las calle
    hacen ameno este valle
    de las coruchas auroras.
    Armonía de las horas
    transcurren de forma lenta
    si el espíritu aposenta
    apego por el sosiego
    del que harto de trasiego
    vida tranquila le tienta.

    Quien nos visita se queda
    y si se va siempre vuelve
    cuando la brisa le envuelve
    del arcón de su almoneda.
    Paseante en la vereda
    viendo la vida que pasa
    hace trasvase y trasvasa
    olvido de su paisaje
    y se siente paisanaje
    y cimenta aquí su casa.

    Siempre impera aquí la calma
    y el horizonte apacible
    que se bebe y es bebible
    como néctar en el alma.
    Aparejo que es la enjalma
    de sus pocos animales
    otrora en los hierbazales
    abundaban los rebaños
    pero el paso de los años
    los mantiene terminales.

    Que más decir de su Peña
    a la que enaltezco tanto
    y con mis versos la canto
    y de mi rima se adueña.
    Sostengo que es nuestra enseña
    y la base del futuro
    y aunque yo yerto y oscuro
    cuando el suceso acontezca
    el poema permanezca
    y ser cierto lo que auguro.

    ¡Tomad, os presto mis ojos
    y su enfoque en la llanura
    y abridlos en herradura
    con que aparta los abrojos!
    No reparad en rastrojos
    y veréis a don Quijote
    que con Rocinante al trote
    va por tierras de la Mancha
    gritando: Castilla es ancha
    y se me atufa el bigote!

    Y si tornáis la mirada
    nuestra capital Madrid
    y cabalgando va el Cid
    en la alta madrugada.
    Y en la noche despejada
    he visto un cielo de bruma
    flotando como la espuma
    desde la Peña las luces
    polucionando de bruces
    a Madrid con que lo abruma.

    Y de la Peña bajando
    al pasear por el llano
    la dehesa en un rellano
    por el cual ir divagando.
    Los coruchos paseando
    por la estrecha carretera
    ven en el cielo una esfera
    límpida de aire tan puro
    que su clima es un seguro
    de naturaleza extrema.

    Pinares, huertos y encinas
    viven en el horizonte
    y la quietud en el monte
    e higueras en las retinas.
    Visitante que caminas
    y buscas vida apacible
    y de vivir lo indecible,
    el pueblo de los coruchos
    tiene en alicientes muchos
    para hacértelo factible.

    Y hablamos aquí un lenguaje
    ingenioso y cervantino
    junto al amor de su vino
    colofón de un buen viraje.
    Y habrás hecho un maridaje
    con la estrella de los vientos
    que aseda los movimientos,
    de nuestros recios olivos
    que muestran sin paliativos
    el alma de Cenicientos.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  2. AMO A MADRID
    “Madrid,Madrid que bien tu nombre suena,
    rompeolas de todas las Españas”
    D. Antonio Machado

    Madrid Universal del brazo abierto,
    con su Puerta del Sol alba de España,
    entrañable ciudad que a nadie extraña
    ya sean de interior, montaña o puerto.

    Madrid Universal de error y acierto
    de la Historia Patria que te acompaña,
    y un Manzanares que ahora te baña
    saludable y limpio, breve y despierto.

    Madrid Universal de Austria severo,
    señor de medio mundo y gesto adusto,
    con la gorguera pareció altanero.

    Y un Borbón de napolitano gusto
    que sosegado amó y no empuñó acero
    y fue ilustrado Rey y su Alcalde justo

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  3. EN ALCORCÓN A TANTOS DE TANTOS

    Recorro tus campos, ando en tus calles,
    persevero en mi afán,
    conocí a mi esposa, engendré a mis hijos
    y amasé aquí mi pan.

    Campos vi de trigo y vi de cebada
    tras de mi ventanal,
    de esmeralda olas vaivén de las brisas
    de aire primaveral.

    Y fue aquí en Santa María la Blanca
    mi boda y desposar,
    de mis hijos ante el ara el bautizo
    antes de echar a andar.

    Trabajé en casa y tuve en mi taller
    el cincel y el buril,
    la gema, la lupa y base del fuste
    y un soneto en mi atril.

    Vine a un pueblo y ahora es ciudad,
    Alcorcón sideral,
    con sus amplias y extensas avenidas
    y un moderno hospital.

    Aquí envejezco, en Alcorcón prosigo,
    y bien puedo dar fe,
    de un cambio existencial evolutivo
    que palpable se ve.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  4. DESTACO A CENICIENTOS SOBRE EL MAPA

    Destaco a Cenicientos sobre el mapa
    que de Madrid conforma monte y suelo,
    siendo parte importante de su cielo
    buque insignia que prende en su solapa.

    En grata sensación que pronto atrapa,
    sus vinos suavidad de terciopelo
    y brisas marejadas del consuelo
    que adhieren al viajero como lapa.

    Un sortilegio tiene su montaña
    con su Peña entrañable que se baña
    en el pinar tendido ante sus pies.

    Y al trasponer el sol sobre la cumbre
    es tamaña su belleza y deslumbre
    que la villa corucha adorable es.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  5. CENICIENTOS EN EL CORAZÓN

    Es mañana grisácea en el pueblo,
    de una lluvia que cae mansamente,
    y un tañer de la campana doliente
    sume a la calle en silencio y despueblo.

    Es preciso y urge hacer un repueblo
    que atraiga en cascadas a nueva gente
    y vea un alba de nuevo creciente
    al igual que yo lo canto y lo amueblo.

    ¿Qué versificaré por alabarte
    y en versos épicos alto ascenderte
    y sobre el mapa de España situarte,

    e imperecedero así siempre verte,
    pueblo corucho, sin cesar de amarte
    hasta cubrirme el velo de la muerte?

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  6. EL ÁGUILA DEL REY

    Fue un águila capturada
    por don Felipe Segundo,
    el señor de medio mundo
    por su mano gobernada.
    y el águila fue entregada
    a su pintor Juan Pantoja,
    que la pintó ave coja,
    y a partir de aquel instante
    la España de alba radiante
    se columpió en cuerda floja.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  7. EL ENGASTADOR, EL BRILLANTE DE TRES QUILATES,
    EL GALLO Y LAS VECINAS

    Suceso es real y cierto,
    en Madrid y en pleno centro,
    también el engaste incierto
    y un gallo se cuela dentro.

    Retirándose a comer
    un colega al mediodía,
    desguarneció en su taller
    brillante de de gran cuantía.

    Quedó solo en la bandeja
    sobre la pulcra pastera,
    sin emitir una queja
    y en silencio la astillera.

    Por una ventana abierta
    desde el patio de vecinos,
    inició una descubierta
    un gallo de los más finos.

    Con un corto y torpe vuelo
    se encaramó en el dintel,
    aterrizando en el suelo
    que le sirvió de escabel.

    La ronda ya comenzada
    entre oteo y cabildeo,
    el fulgor de llamarada
    le deslumbró en su paseo.

    Y aquel gallo pretencioso,
    viendo en él su vivo espejo,
    cacareó majestuoso
    retratado en su reflejo.

    Y con recio picotazo
    el brillante se tragó,
    y fue lazada y fue lazo
    que la vida le costó.

    Al gallo vio la sirvienta
    de un prócer del principal,
    que fregoteaba lenta
    entre arrobo virginal.

    LLegado el desventurado
    espeso tras la comida,
    con un grito desgarrado
    exclamó: “¡hostias mi piedra huida!”.

    Y encorvado por el suelo,
    escudriñándolo a gatas,
    blasfemaba contra el cielo
    entre tallas de oro y platas.

    Acudieron las vecinas,
    el prócer y su sirvienta,
    se despoblaron cocinas
    y bizcaba una asistenta.

    Bulla, bullanga y dislate
    y cónclave en la escalera,
    y exponiendo escaparate
    una moza ventanera.

    Salió el gallo a la palestra,
    quien oculto en un rincón,
    con una llave maestra
    el prócer dio defunción.

    Un cuchillo por ensalmo
    apareció en una mano,
    y sin letanía y salmo
    le abrió en canal un profano.

    Y el brillante apareció
    verdad que un poco manchado,
    pero fulgido lució
    en solitario engastado.

    Pues el Madrid de posguerra,
    el de las hambres caninas,
    y tiestos colmos de tierra
    criaba gallos y gallinas.

    Y tal vez como anticipo
    de tiempos que se avecinan,
    colegas os participo
    si a lo mismo nos conminan.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  8. LA BIBLIOTECA ÁNGEL GONZÁLEZ

    Descampado de edificios derruidos
    con árboles escuálidos su acera,
    al borde de la antigua carretera
    que a Madrid nos traía seducidos.

    Cerebros brillarán esclarecidos
    del barrio que en su día fue frontera,
    de la capital, de urbe arrabalera
    del chotis, del cuplé y de los cocidos.

    Un edificio alzaron en su suelo
    que piedra a piedra, sobrio levantaron
    libros, en su interior, remontan vuelo

    y a González con ellos lo elevaron
    a bibliotecas mágicas del cielo
    y de esta su Ángel custodio nombraron.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  9. SINFONÍA DE LAS GEMAS DE COLOR
    A una dama de la Joyería Grassy

    LA ESMERALDA

    Al engastarla es temida
    sobre todo en calibrado,
    si lasca en el cincelado
    nos complica bien la vida.
    Más si queda bien ceñida
    y perfilado el bisel,
    un jardín será y vergel
    de dama lozana y bella
    convertida en una estrella
    y sus dedos en joyel

    EL ZAFIRO

    Antiguamente se dijo:
    que dabas inteligencia
    y eras prodigio de ciencia
    y de un Dios terrenal hijo.
    Y como no se desdijo,
    yo te engasto por mi parte,
    y entre el oro aprisionarte,
    afirmado sobre el fuste,
    mientras procedo a tu ajuste,
    inspirado por el Arte.

    EL RUBÍ

    Es alegre y es divino
    con su color rojo intenso,
    y figura entre el incienso
    de la iglesia, el pan y el vino.
    Y me lo asignó el destino
    que en un cáliz lo engastara,
    y al Vaticano viajara
    mostrándose a Jesús Dios
    y mi alma inmortal en pos
    con él a Roma volara.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

Trackbacks/Pingbacks


Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com