Categoría | Cultura

En Villa del Prado se habló de emigrantes

Vivir en pésimas condiciones, soñar con un regreso que nunca termina de llegar, subsistir con todo aquello que encuentres y cohabitar con la nostalgia, el pesar y el abandono, es probable que ese sea el día a día de millones de emigrantes en todo el mundo, personas que, por unos motivos o por otros, se ven obligadas a abandonar su país de nacimiento y que se convierten en extranjeros, en seres que ya nunca podrán sentirse enteramente en casa, aunque logren estabilizarse o se conviertan en personas de “éxito”. Cuando no has elegido tu destino, sino que lo has encontrado de manera obligada, siempre llevarás la espina de no haber podido vivir como pretendías.

El escenario del Centro de Artes de Villa del Prado se convirtió el pasado sábado 1 de octubre en el sótano en el que conviven dos hombres, dos emigrantes que han huido de un país de régimen autoritario. Dos personas muy diferentes entre sí, que han salido de su país por asuntos diferentes, que no tienen nada en común el uno con el otro y que, sin embargo, en la última noche del año, descubren, a través de sus pensamientos y reflexiones en voz alta, de aquello que añoran, tienen o son, todo lo que tienen en común y todo lo que les falta.

Rafael Tomé y Alberto Hernández fueron los encargados de dar vida a los dos emigrantes del texto teatral publicado en 1975 por el escritor, dibujante, periodista y dramaturgo polaco Slawomir Mrozek, que explora, una vez más, como en muchas de sus obras, el abuso de poder de los sistemas totalitarios y el comportamiento humano ante diversas circunstancias.

Puede que la obra de Mrozek nos hablase de dos personas que huyen de un país totalitario del este, pero Alberto y Rafael deciden en su función no llevarnos a ningún país, a ningún lugar en concreto. Y es que la conversación entre los dos emigrantes, un intelectual que ha huido por la falta de libertad política y un obrero que pretende ahorrar lo suficiente para ayudar a su familia de la misera, podría ocurrir en cualquier país y proceder de personas de cualquier rincón del mundo.

La obra, que es muy dura en su reflexión y en algunos de sus pasajes, donde vemos que la convivencia no es del todo buena, llegando a convertirse en irrespirable en algunos momentos, está repleta de humor, un humor amargo, ácido, duro, un humor que provoca sonrisas e incluso carcajadas entre el público, pero que deja poso posterior. Aún hay algunos momentos de la función rondando por la cabeza de muchos de los asistentes al Centro de Artes, eso es seguro.

La puesta en escena fue impecable por parte de ambos actores y, seguramente, estemos ante una obra que vaya tomando consistencia y fuerza en posteriores representaciones, por lo que, es probable que crezca aún más y emocione a muchos espectadores, que recibirán un golpe duro aunque piensen que están disfrutando de una caricia.

Una estupenda puesta en escena del mejor teatro que se hace en nuestra comarca, sin duda un nuevo argumento para seguir afirmando que la Cultura de la Sierra Oeste puede regalarnos y de hecho nos regala, momentos y eventos realmente memorables.

Javier Fernández Jiménez.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

22 de DICIEMBRE

  Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031