Categoría | Cultura

Garufa y El Brujo

Gran éxito del Tiétar Festival 2022, una variada propuesta de cultura al aire libre.

El Castillo de La Adrada es un lugar muy especial para disfrutar de la cultura. Su arquitectura centenaria es un espacio idóneo para disfrutar de la buena música, de la magia o del teatro y su ubicación en lo más alto del municipio permite un soplo de aire fresco en las noches del tórrido verano.
En esta edición de 2022 han desfilado ante el público del municipio abulense Manu Tenorio, protagonista de la primera edición de Operación Triunfo; el pop añejo que bebió de la Movida de Los Secretos (esta vez en Las Gorroneras); la frescura nostálgica de Marlena, el dúo formado por Ana Legazpi y Carolina Moyano que ha llegado a lo más alto con Me sabe mal; el cuarteto madrileño La La Love You y su softpunk que, con el tema El fin del mundo, ha conseguido casi tres millones de escuchas en Spotify y más de un millón en YouTube; la magia mainstream de un Jorge Blass, siempre sorprendente; el regreso de Miguel Ríos 40 años después de su primera visita a esta localidad del Valle del Tiétar, en la piscina municipal de Las Gorroneras, tal como entonces; el poeta y cantautor de Aluche Marwán, de raíces palestinas; y Fofito y Mónica Aragón, que el día 20 echaron el cierre a este exitoso Tiétar Festival.

El Brujo.

 Lazarillo embrujado
Rafael Álvarez El Brujo presentó el 31 de julio en La Adrada una versión de la adaptación realizada por Fernando Fernán Gómez  y estrenada en 1992 de la novela que inauguraba el género picaresco allá por el año 1554: El Lazarillo de Tormes. El cordobés continuaba así con su exitosa fórmula de revistar clásicos, en formato monólogo, trufando los textos originales con disgresiones de la más rabiosa actualidad. Como viene haciendo desde hace décadas, El Brujo enlaza los tiempos de los místicos o del Quijote con referencias a internet o al Festival de Eurovisión, por poner algunos ejemplos. Sabe el actor de Lucena mantener la atención del espectador con una escenografía minimalista en la que la palabra se hace atemporal, eterna, adueñándose de la representación y que apenas da descanso. En el Lazarillo se ha producido, según él, “una transformación de la sensibilidad del público propiciada porque los canales de comunicación han modificado su forma de reaccionar ante este texto, que sigue siendo muy actual”. La función didáctica de sus espectáculos siempre es prioritaria y, una vez más, El Brujo lo consiguió en La Adrada.

Miguel Ríos. Foto: Ayto La Adrada.

El metal más recoleto
La banda madrileña de metal alternativo Sôber, formada 1994 y liderada por los hermanos Carlos y Jorge Escobedo inmersa en una gira titulada Elegía venía a presentar Bajo las velas, donde dieron la vuelta a su repertorio habitual abriendo con Sombras y continuando con Blancanieve, Eternidad, Vulcano, Verona, Cubos y El hombre de hielo en un concierto de algo menos de dos horas que, sin ser acústico, dejó a un lado la distorsión de su estilo hard rock. Continuaron con Lejos (del álbum Paradÿsso) y El día de la liberación (“revelarse ante el mundo para buscar tu salvación”). Náufrago, Arrepentido, Estrella Polar. Eclipse, La escalera, Tic Tac y Diez años fueron el resto de temas de este rotundo concierto.

Malevaje.

Tango canalla
Cuando vi a Malevaje en el cartel, reconozco que me embriagó el recuerdo de los años mozos, de una vez que vi a sus músicos en directo en la sala Universal de Madrid. De aquella formación original, más numerosa en 1984, quedan Antonio Bartrina (voz y letras) y Fernando Gilabert (contrabajo), a los que se une ahora Fernando Giardini (bandoneón y guitarra). Malevaje surgió en plena Movida madrileña con músicos de Gabinete Caligari y Los Coyotes, en lo que fue entonces una novísima apuesta.
A su repertorio de tangos y boleros, muchos versionando a clásicos de la talla de Discépolo y Gardel y otros de cosecha propia, se sumaron el vals, la chançon francesa y hasta el rapeo hip hopero  de los versos de Siglo XX Cambalache por parte de Bartrina. Al final invitaron a Virginia Díez, que formó parte como bailarina y tocando las castañuelas del grupo en sus inicios y que ahora reside en el Valle del Tiétar, a acompañar al trío en las dos últimas interpretaciones: el homenaje al calavera porteño Garufa, el bacán más rana del barrio La Mondiola; y Arroz blanco, clásico de Malevaje creado en sus inicios por Osvaldo Larrea y el propio Bartrina y que resultó en su época un auténtico éxito.

La cultura genera riqueza
La quinta edición del Tiétar Festival ha vuelto a resultar un gran éxito de asistencia y un indudable acierto en la configuración del cartel en el que hay cabida para los más variados estilos y artistas para todo tipo de público. Una cita ya habitual en los veranos de La Adrada, englobada otro año más en el marco del circuito Festivales con Encanto, patrocinado por el Ayuntamiento en colaboración con la Diputación Provincial de Ávila. El organizador Óscar Santos, de Festivales con Encanto, quiso agradecer a ambas entidades “su apuesta valiente por la cultura, que es fundamental para generar riqueza”. Todo un lujo para nuestro territorio que suma así al tesoro de su patrimonio natural los eventos culturales para atraer el turismo.

 

J.J. Huertas.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

30 de SEPTIEMBRE

  III FESTIVAL FOLKLORICO RONDA EN VELA DE ROBLEDO   Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

septiembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930