Categoría | Sierra Oeste

La vía pecuaria Arroyo del Boquerón se recupera de los daños ocasionados por Filomena

  • En el término municipal de Cadalso de los Vidrios.
  • Transcurrido más de mes y medio de la gran nevada que cubrió de blanco nuestra comarca, todavía se pueden apreciar a simple vista los daños ocasionados sobre la masa forestal que puebla nuestros montes.

La vía pecuaria del arroyo del Boquerón, localizada en el término municipal de Cadalso de los vidrios, es una de las zonas donde los daños se catalogan de mayor severidad. Su cubierta forestal la integran ejemplares de pino resinero y piñonero como especie principal, donde la mayoría de ejemplares gozan de buen porte y estado fitosanitario. Sin embargo, el paso de “Filomena” por ella, aunada al peso de nieve acumulada sobre copas y parte aérea ha desencadenado la caída de números ejemplares y ramas de gran tamaño, dejando el camino y sus accesos intransitables durante cerca de un mes.

Durante la primera semana de febrero los daños eran todavía patentes. Se habían limpiado los accesos desde la carretera de La Granjilla (M-541) hasta la conocida como “Casa de Tablas”, en el kilómetro 3 de la vía pecuaria y algo más de 500 metros en la parte que comienza en la M-542, a la altura de la urbanización “El Mirador”. No obstante, entre ambos puntos el panorama era desolador, con numerosas ramas y pinos de gran porte caídos y ocupando más de 2 kilómetros de camino, haciendo dificultoso el tránsito por la zona con mínimas garantías de seguridad. Sin embargo, desde mediados de febrero, la totalidad de la vía es ya transitable, tanto para senderistas como para ciclistas y vehículos de dueños de fincas colindantes, a excepción de un pequeño tramo del Camino de Santiago de Cadalso en dirección a San Martín de Valdeiglesias, una vez se pasa el puente sobre el arroyo del Boquerón, a la altura del kilómetro 2,250.

Los trabajos de limpieza ejecutados para despeje del camino han sido sufragados por la administración, donde han colaborado operarios de la misma, retenes forestales y una cuadrilla de Tragsa, según confirma para A21 Jesús Foncuberta Rico, ingeniero forestal y técnico del ayuntamiento de Cadalso de los Vidrios. En palabras del experto, los principales daños provocados por la borrasca Filomena fueron “caída y rotura de ramas de gran porte, derrumbe y fractura de fustes, además del cierre de caminos y accesos por todo el material vegetal acumulado, haciendo hincapié en el cese del tránsito por la peligrosidad para personas y vehículos por la presencia de ramas colgadas y pies inclinados”. Desde el ayuntamiento de Cadalso se está trabajando en evaluar cuantitativamente la cantidad de pinos afectados, pero por el momento no pueden ofrecer una estimación del porcentaje de masa forestal afectada. Sin embargo, en cuanto al punto de vista medioambiental, destaca que la importante cantidad de restos vegetales “podría propiciar la aparición de plagas de escolítidos conforme asciendan las temperaturas, con la consecuente propagación para el resto de ejemplares sanos en la masa, en perjuicio del propio estado fitosanitario de la misma”.

Los escolítidos, el enemigo invisible

Los escolítidos, son unos insectos perforadores de coníferas, comúnmente se les conoce también como “barrenillos”. Son pequeños escarabajos de 3 – 4,5 mm, que se desarrollan entre la corteza y madera de los pinos. Esta plaga supone un serio peligro para la masa de pinar, ya que sus larvas se alimentan de los tejidos que transportan la savia por el árbol, imposibilitando su flujo por los vasos conductores y conduciendo al árbol a su muerte.

Foncuberta quiere poner el foco de atención sobre este riesgo, ya que “es una cosa que no se habla” porque se tiende a pensar más en el peligro de incendio por acumulación de combustible vegetal. “Mucha gente alude a que hay mucho material combustible en el monte, pero lo cierto es que el material combustible en el monte es el mismo que había antes, no ha aumentado, simplemente en lugar de estar en copa está en el suelo, obviando por supuesto su pérdida de humedad y rápida inflamación ante un proceso de ignición de llama”, indica el técnico municipal, que subraya que “el principal problema medioambiental a combatir sería la supresión de estos restos vegetales y presencia de madera muerta, dado el riesgo que generan ante la aparición y desarrollo de plagas de escolítidos, con la consecuente propagación al resto de árboles sanos”.

Despejados los accesos y posibilitado el tránsito de personas y vehículos, los trabajos se enfocarán a partir de ahora en eliminar todo el material vegetal susceptible a propagar futuros incendios y desarrollo de plagas, que Foncuberta describió como el “enemigo invisible”, que en cuanto a tema de limpieza hay que combatir de forma prioritaria por la aparición de plagas”, ya que muchas veces “se pasa por alto y verdaderamente es lo más peligroso para la sanidad y permanencia de la masa”. No hay plazo establecido para la finalización de estas tareas, que avanzan a buen ritmo, aunque desde el consistorio cadalseño se indica que se acometerán con la “máxima premura posible”.

Daños en el árbol singular ‘Pino Carretero’

En esta ruta se encuentra uno de los árboles catalogados como singulares (A.S.) por la Comunidad de Madrid, en concreto el número 133, un majestuoso pino piñonero Pinus Pinea de 29 metros de altura y 3,69 metros de perímetro, con una edad aproximada de 200 años, al que llaman ‘Pino Carretero’ porque bajo su monumental porte descansaban las carretas en las que iban los ganaderos transportando el ganado, principalmente vacuno en la época de la transhumancia. Situado en el kilómetro 3 de la vía, en la zona conocida como Casa de Tablas, el ‘Carretero’ sigue afortunadamente en pie, aunque no ha podido evitar los efectos de la nevada y ha perdido numerosas ramas. Estos daños no deberían privar a este ejemplar de la catalogación como árbol singular puesto que demuestran rusticidad y vigor de la especie, según Foncuberta, aunque esto “lo determina el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres de la Comunidad de Madrid, en su categoría de “Árboles Singulares” por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.”

No obstante, el técnico recalca sobre la masa arbórea afectada, que “cualquier especie vegetal tiene medios de adaptación suficientes como para volver a regenerar y volver a repoblar el monte. Durante siglos y siglos ha sido así. Siempre han existido catástrofes naturales y la especie por sí misma ha sido capaz de volver a colonizar su nicho ecológico”.

Es muy difícil poder hacer una estimación del tiempo que tendría que transcurrir para volver a contemplar un paisaje similar al de antes de la nevada. Las “cicatrices” con decenas y decenas de árboles facturados en el monte son evidentes pese a que tanto ayuntamiento de Cadalso como Comunidad de Madrid se están esforzando en limpiar la zona a buen ritmo, pero tanto cadalseños como visitantes de otros lugares podrán pasear y hacer deporte con premura por esta vía pecuaria, situada en un entorno natural privilegiado donde los arroyos del Boquerón, Tórtolas y otros muchos cauces que manifiestan un fuerte estío, se encuentran rebosantes de agua.

Sergio Lizana Calvo.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

29 de octubre

 

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

octubre 2021
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031