Categoría | Cultura

Los eremitorios del Valle de las Iglesias (II)

  • Un monje apócrifo del Monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias terminó de escribir el Tumbo de Valdeiglesias en 1644; se trata de un manuscrito de más de 900 páginas conservado en la Real Academia de la Historia. En el riguroso y concienzudo escrito elaborado durante años, el monje contó la historia del convento, la muerte de Don Álvaro de Luna, las obras realizadas y su coste, su vida religiosa, el origen de San Martín y Pelayos, etc. Además, escribió sobre los doce eremitorios que poblaron la zona y que fueron el origen del recinto monacal. En este artículo se habla del cuarto al séptimo eremitorio.

El cuarto eremitorio e iglesia fue de la bienaventurada virgen y mártir Santa Cecilia cuyos vestigios parecen cerca de la villa de Pelayos en un pedazo de torre o muro antiquísimo que hoy llaman la Torrecilla de donde tomó el nombre el arroyo de la Torre que viene de Navas de Pozas y pasa detrás de la ermita del Salvador. Junto a este eremitorio están las eras de la Torre: Y las viñas que están allí junto se llamaron de Santa Cecilia: de modo que se conserva su nombre a día de hoy. De este dicho eremitorio e iglesia solo ha quedado el día de hoy algunos vestigios de los cimientos y no otra cosa que se pueda decir aquí.
El quinto eremitorio e iglesia fue del glorioso Protomartir San Esteban. A donde aparecen grandes vestigios y señales de Iglesia, celdas y otras cosas, quedan muestras de haber habido mucho número de monjes según por sus ruinas parece: Aunque por la codicia de plantar viñas los moradores de este valle han desecho ya todos los cimientos de estos edificios para cercarlas. Está este dicho eremitorio e iglesia cerca del cerro que hoy llaman de San Esteban en aquel llano hacia la parte de poniente, asomante al rio Alberche: de donde tomó nombre el dicho cerro. Así mismo le tomó la dehesa de S. Esteban que señaló el Arzobispo de Toledo D Martin por propia de este Monasterio Y el S. Rey D. Alonso el Bueno 8 lo confirmó por su privilegio con las demás dehesas, año del señor 1205.
El sexto eremitorio e iglesia fue del Arcángel San Miguel. Esta junto al camino que va a la villa de San Martín. Lo que hay al presente que yo medí son las paredes de la iglesia y capilla tiene de largo con la dicha capilla 24 (varas) y de ancho cuatro varas largas. La dicha capilla tiene 24 varas de largo y el grueso de la pared y su arco tienen dos pies y medio, fuera de la dicha iglesia hacía el medio día hay vestigios que hubo dos celdas que cogen todo lo largo de esta iglesia menos su entrada. Y detrás de la dicha capilla hacia oriente hay algunos cimientos, donde debió de haber otra celda y algún campanario. Todo lo que también ha consumido la planta de viñas, no solamente en esta ermita si no en todas las demás porque la gente vulgar ningún respeto ha guardado ni guarda a la conservación de tan principales antigüedades. En esta Iglesia instituyó el señor emperador D. Alonso 7. La cofradía del Arcángel San Miguel cuando hizo la Dotación de este Monasterio como adelante sería. Y el día de su fiesta y va un religioso a decir misa. Esto alcance yo muchos años, pero desde el año 1622 poco más o menos por no repararla el Concejo de San Martin y los cofrades de la dicha cofradía: la dejaron caer y por ser y así está sin tejado y las paredes desmoronadas. Antiguamente ponía el Abad de este Monasterio un ermitaño en esta ermita e iglesia y le daba un pedazo de tierra y huerta que había junto a ella, con cargo de pagar diezmo y prima como consta de un pergamino en el cual hay una escritura que otorgó el Abad Don Rodrigo en favor de Alonso Pérez Santero por él y sus sucesores con condición que no lo pudiese vender sin licencia del convento. Paso ante Juan Sánchez escrito de San Martin en que deben de LU40i. Esta es la memoria que hay de este dicho eremitorio e Iglesia del Arcángel San Miguel.
El séptimo eremitorio e iglesia que hubo fue de los gloriosos. San Martin Obispo y Confesor y San Pablo Apóstol el que t. estaba donde al presente está fundada la iglesia parroquial de la villa de San Martin. La razón que hubo para llamar esta villa San Martín y no San Pablo estando los dos santos en este eremitorio e iglesia juntos fue que como el pueblo se comenzó a fundar después de congregados todos los monjes de los demás eremitorios en este Monasterio y los moradores que siguen en aquel sitio hacen mayor iglesia y la vocación de la iglesia que allí había fuese de estos dos gloriosos santos: hubo diferencia entre los nuevos pobladores de cual de estos dos santos se intitularía la nueva iglesia y pueblo que comenzaría nuevamente a fundar: Y como ellos hubiese diversos pareceres y no se concordasen: Determinar dejar el negocio a la suerte. Y fue así que echaron suertes sobre el otro caso y cupo la suerte al glorioso y bien aventurado San Martín: El cual nombre juntándole con el del valle, se llamó San Martin de Valdeiglesias. Y por esta razón no solamente el pueblo se llama San Martín: pero también la iglesia parroquial quedó con esta misma vocación hasta el día de hoy. Y porque la memoria del glorioso apóstol San Pablo no se perdiese de todo punto dieronle su vocación en la sacristía de la Iglesia aquel año de 1633. Deshicieron: y por eso en lo alto de la dicha sacristía se llama S. Pablo y la de la iglesia nueva que van haciendo pienso cae en la misma parte y se quedará con el nombre de S. Pablo. Visto este suceso y que nuestro señor se servía de ello, el Abad y monjes de este monasterio dieron a los pobladores el dicho eremitorio e Iglesia de San Martin y San Pablo para Iglesia suya, porque era de este Monasterio como todos los demás eremitorios de este valle. Y porque no quedase este otro Monasterio sin ermita o lo que más cierto es: en memoria de este suceso tuvieron por bien como trueque edificase este Monasterio dentro del dicho pueblo otra ermita o capilla para si. Por lo que se edificó la ermita de la gloriosa Virgen y mártir Santa Catherina: la cual ha poseído siempre desde entonces. Y posee el día de hoy: está cerca de las casas que tienen en la otra villa. Tuvo más este Monasterio en la otra villa un huerto a donde dicen la Presa que fue de los monjes que allí vivían y en memoria de ello se conservó muchos años: Hasta que por discurso de tiempo se vino a enajenar y perder. Tuvo también unas casas en memoria de la población que se hizo de la dicha villa: que fueron las primeras que se hicieron en ella por este Monasterio las cuales estarían más debajo de la Iglesia que llamaron las Casas M.  También se enajenaron y perdieron: Porque les pareció a los antiguos, no importaba mucho el conservarse o por darse estas memorias, estas fueron últimamente de (Bernardo de Leyva) y las deshizo el año de 1632 y vendió a este Monasterio, (311 tejas) y ladrillos, tenían un huerto, el cual hizo mayor con el sitio de esta casa.

Mario Cuellar.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

26 de JUNIO

  Chollocolchon   Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

junio 2024
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Verificado por MonsterInsights