Categoría | Cultura

Montserrat Palazón, concejala de Cultura de Colmenarejo, el reto de atraer a la juventud hacia la cultura

¿Colmenarejo es un municipio que apuesta fuerte por la cultura?
Intentamos hacerlo. Ahora mismo la cultura se necesita muchísimo, sobre todo después de la pandemia que hemos sufrido. Tenemos muchos artistas en Colmenarejo y hay que apoyarlos, yo intento apostar muy fuerte por la cultura. Hay veces que da muy buen resultado y otras que no tanto. Poco a poco traemos espectáculos más vistosos y mejores y aquí tenemos buenos músicos, por ejemplo tenemos un festival de jazz que es fantástico. En mayo lo pudimos hacer, a pesar del miedo, y tuvimos un lleno absoluto, dentro de las restricciones que teníamos que cumplir. Trajimos unos artistas excepcionales a nivel mundial y fue todo un éxito. Tenemos muchas actividades y asociaciones culturales, como el Coro de las Veredas, que es conocido internacionalmente… apostamos por la cultura.

Un municipio oculto…
Somos muy desconocidos. Estamos entre dos poblaciones grandes, que son Valdemorillo y Galapagar, por lo que hay mucha gente que no nos conoce, pero aquí estamos, intentando sobrevivir y luchando para sacar muchas cosas adelante.

¿Cómo está siendo realizar cultura en tiempos de pandemia?
Mantener el equilibrio ha sido complicado, hemos tenido que reducir mucho los actos… pero incluso así te puedo decir que estoy satisfecha. El año pasado por estas fechas hicimos un encuentro coral con el Coro de las Veredas para reconocer el trabajo de los sanitarios. En el mes de junio otra vez volvieron a cantar homenajeando a ABBA. Es verdad que el resto de asociaciones lo han tenido complicado, porque algunas están formadas por gente mayor y había mucho miedo. Ha sido complicado. Pero en el centro cultural están en marcha las clases de pintura, de restauración de muebles, de cerámica, de apoyo de inglés, las actividades que programamos desde la biblioteca…

¿La colaboración entre la concejalía y el centro cultural es fundamental?
Totalmente definitivo. Confío mucho en mis técnicos. No he hablado de la escuela de música, que también está dentro de la oferta cultural y está al 100 % de alumnos, durante la pandemia tuvimos que suspender las clases presenciales, pero las hicieron de manera telemática y salió adelante. La colaboración tiene que estar siempre ahí. Mis técnicos son fenomenales, están siempre ahí. Confío en ellas, tanto en Silvia como en María José, confío en ellas plenamente y el trabajo en común y en equipo da un resultado estupendo.

¿Cuáles son las líneas básicas de actuación que has querido mantener desde que estás en el puesto?
Insisto, me fio mucho de mis técnicos. Es verdad que ellas me consultan todo. A mí me gusta intentar que haya muchas actuaciones variadas para todo tipo de público, creo que eso es complicado, porque no es fácil llegar a todo el mundo, pero intento que haya desde cine familiar, actividades de magia para niños… soy educadora infantil y ese mundo me tira. Y luego llegar también a las personas mayores, que creo que es imprescindible, porque han sido muy castigadas durante la pandemia. Ahora mismo en el centro de mayores estamos haciendo clases de zarzuela, van muchos mayores a la escuela de música, a danza moderna, a danza clásica…

¿Y con los jóvenes?
Con ellos resulta algo más complicado, de hecho el primer año que entramos hicimos un ciclo de cine social para ellos y sí que es cierto que es complicado llegar, la adolescencia lo es. Socialmente los adolescentes se mueven en círculos cerrados, no son dados a colaborar, al menos en líneas generales. Aquí funciona muy bien nuestra técnico de juventud, Nuria, que realiza talleres, hace salidas… pero me preocupa, porque se llega muy bien a la preadolescencia, los doce, los trece… pero tenemos una edad desde los 14 a los 18 a los que nos cuesta llegar.

¿Qué cambiarías de la Cultura de Colmenarejo?
En general creo que llegamos a muchos grupos sociales, pero sí que me gustaría dar un empujón a la gente joven, porque puede que ahí cojeemos un poco, no sé muy bien cómo llegar a ellos.

¿Qué eventos tendrían que traernos sí o sí a Colmenarejo?
Creo que el evento, que además ya es muy conocido, es el festival de jazz, que es nuestro icono de la cultura y llena el municipio de artistas internacionales. Tenemos a Javier Polina, que vive aquí. En esta última edición vino Jorge Pardo, que también es vecino, Antonio Serrano… Estamos hablando del nivel más alto de artistas. Creo que nos hemos ido superando año a año, así que no sé el año que viene si va a ser posible superarlo.

¿Cultura y educación tienen que estar siempre muy relacionadas y trabajar para que el municipio crezca?
La verdad es que en educación nuestras competencias son muy limitadas, simplemente el mantenimiento de los edificios, pero me siento muy identificada. Intentamos colaborar con las AMPA de los colegios, intentamos organizar talleres, escuelas de padres. Este año la pandemia nos ha dejado una herida muy complicada que se tiene que ir cerrando poco a poco. Pero intentamos que la educación vaya a la cultura y que la cultura vaya a la educación. Ahora mismo tenemos programada una obra de reestructuración del centro cultural y lo que vamos a hacer es que la cultura vaya a los centros, para que no desaparezca durante estos meses. Incluso queremos llevar al instituto, donde no tenemos ninguna competencia, obras de teatro que teníamos propuestas para nuestro auditorio. El instituto se está mostrando muy colaborador con el Ayuntamiento, con lo que estoy muy satisfecha.

Se dice mucho eso de que el gasto en cultura es inversión, tú que también eres concejala de Turismo, ¿se nota esa inversión cuando hay una buena programación cultural?
Sí, sobre todo lo vemos cuando ponemos en marcha, y espero no ser muy pesada, el festival de jazz. Viene gente de todas partes, es increíble. Vino una violinista en la pasada edición, Maureen Choi, que tuvo un éxito tremendo. Todos reventaron. Había lista de espera en la taquilla… es una satisfacción tremenda. ¿El turismo? Claro, al final viene gente de toda la Comunidad de Madrid e incluso de más lejos. Colmenarejo no es que tenga una gran restauración, pero sí que se anima el consumo cuando hay buenos eventos culturales.

¿Algún proyecto o idea para 2022?
Me gustaría seguir con el Verano Cultural, porque ha funcionado muy bien, pero es cierto que hay mucha gente en el pueblo que lo que está deseando es que llegue el momento de las Fiestas Patronales, que trae otro tipo de actividades y de música. Pero espero que siga habiendo hueco para nuestro Verano Cultural, no me gustaría que se perdiera, ojalá lo podamos mantener.

 

Javier Fernández Jiménez.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

14 de ENERO

 

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

enero 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31