Categoría | Deportes

Pablo Lastras: “Una derrota me ayudó a ser mejor ciclista”

Nuestra Sierra Oeste está repleta de trabajadores incansables y de grandes figuras que apenas reconocemos y que son nuestra mejor bandera más allá de nuestros municipios. Algunos son tan conocidos y reconocidos en todas partes que nos extraña que no sean mucho más aplaudidos en nuestro entorno de lo que ya lo son, pero esto es lo que hay, cuando has crecido con alguien, lo has visto crecer y has tomado su crecimiento personal y profesional en pequeñas dosis, en muchos casos, te parece imposible creer que ese vecino, ese compañero, ese amigo, sea una de las personas más reconocibles de aquello a lo que ha decidido dedicar su vida.
Hoy tenemos la suerte de encontrarnos con una figura del ciclismo, con un currante del pelotón que ha corrido en las pruebas más importantes, que ha ganado etapas de las tres grandes, que ha representado a España en el Mundial y que ha llevado la bandera de San Martín de Valdeiglesias y de la Sierra Oeste de Madrid por todo el mundo. Para celebrar nuestro 10º aniversario nos hemos reunido con Pablo Lastras.
Pablo, ¿qué se encuentra uno al echar la vista atrás? ¿Cómo han sido estos casi 20 años en activo como profesional del ciclismo?
En primer lugar que se me ha pasado muy rápido. Lo bueno que tuve fue que, al no tener un gran talento o unas grandes prestaciones, pero sí ser muy trabajador y muy constante, además de cabezota, me supe ubicar rápido en el pelotón. Hay muchos puestos en el ciclismo, se puede ser jefe de filas, gregario de lujo, caza etapas, aguador, contrarrelojista… yo me definí muy rápido en un puesto de trabajo y lo he sabido explotar al máximo. Algo que sí me queda de estos años es que me he ganado el respeto de compañeros y rivales, creo que ese es mi legado.
La retirada te vino a los 39 y tras una gravísima lesión… ¿te quedaste con la espinita de no poder cumplir con un objetivo personal en concreto?
Tenía pensado haber seguido en activo hasta este año 2017. Mi idea era haberme retirado en el Giro de Lombardía, que es una de mis carreras favoritas, que se ha corrido en octubre en Italia, ahí es donde había pensado ponerle fin. No pudo ser por un accidente. Para mí ha sido un poco ingrato retirarme así del mundo del ciclismo, pero es un mundo al que no puedo reprocharle nada, porque he hecho siempre lo que me ha dado la gana, eso sí, siendo muy disciplinado. Esa es la primera premisa. A nivel personal no me ha faltado nada por hacer. Solo me pongo una nota mala a mi carrera, que no he podido ganar una de las grandes para alguno de mis líderes. Sí que conseguimos dos veces ser segundos en un Giro, con Unai Osa y David Arroyo, también en la Vuelta con Alejandro Valverde y con Paco Mancebo… solo me ha faltado una gran victoria.
En 2007 hice un reseteo a mi manera de ver el ciclismo y empecé a disfrutar muchísimo con lo que hacía y mejoré mucho en todo. Cada carrera pensaba que era la última que iba a correr y la disfrutaba todo lo posible. Esa intensidad me ha hecho dar todo para el ciclismo, no me he dejado nada que ofrecer.
Has estado toda tu vida en el mismo conjunto deportivo, has superado dificultades, momentos complicados, historias terribles que se vinculaban con el ciclismo y que poco más que os tildaban a todos de criminales… ¿en algún momento pensaste en tirar la toalla, o tener la conciencia limpia y el actuar siempre de cara, aunque te haya traído algunos problemas te ha servido para permanecer siempre sobre la bicicleta con la cabeza bien alta?
Cuando uno empieza a competir tiene que asumir unas reglas, unas normas, unas leyes… ese es el juego limpio. La conciencia siempre ha estado muy tranquila. Bajón a nivel personal sufrí uno en el año 2002 e incluso llegué a pensar en dejar la bicicleta. No le sacaba partido a nada, entrenaba demasiado y lo hacía mal, carecía de un mentor deportivo que me supiese dirigir y tuve ese momento crítico. Gracias al apoyo de mi madre pude seguir para adelante. Muy importante contar con esos líderes en silencio que siempre están y nunca te fallan.
Te he definido como un currante… ¿eso te ha tocado ser en el pelotón? ¿Un currante con toques muy exquisitos? Porque no todos los currantes tienen en su palmarés, al menos, una etapa en cada Grande…
Mi labor era esa, la de ser un trabajador del pelotón y aprovechar las oportunidades. A pesar de ser un currante nato, porque tenía mucha visión de carrera, de ejercer un poco de líder en el grupo, tomar decisiones, acertar… algo que es un desgaste añadido pero que me gustaba asumir. Y cuando se me presentaba alguna oportunidad gracias a alguna fuga, la aprovechaba. Lo que más llenó mi carrera no fueron las victorias, fue una derrota con la que aprendí muchas cosas que después usé en mi carrera y que me ayudó a ser mejor ciclista. Ese día aprendí mucho, es curioso, pero fue así.
Sigues vinculado a tu equipo y a tu deporte, ahora como director deportivo del Movistar… ¿el ciclismo ha superado su peor momento?
Sí, totalmente. Puede que haya quien piense que soy ingenuo o crédulo. Antes éramos un deporte que se ponía como ejemplo de lo que no había que hacer y poco a poco hemos ido cambiando la metodología de trabajo, hemos hecho un esfuerzo de concienciación y llevamos unos años muy buenos con los controles antidopaje por sorpresa en casa, los pasaportes biológicos y el sistema de localización. Con esos tres pilares se está consiguiendo que el ciclismo sea creíble.
Casos como el de Froome ahora mismo se juzgan antes de ser comprobados, ¿los ciclistas tenéis asumido que sois culpables hasta que se demuestre lo contrario?
Para el ciclista no existe la presunción de inocencia. Es normal, porque estamos pagando todo lo que se hizo mal en el pasado. Por eso estamos tan señalados. Con el tema de Froome hay que esperar y ser prudentes. Él tendrá que demostrar su inocencia si es que la tiene o tendrá que cumplir una sanción, pero te digo una cosa, si le sancionan volverá en el tiempo que estipule un presunto castigo y volverá ganando. Acordaos.
Movistar ha presentado un equipo ciclista femenino…
Esta es una idea de Eusebio Unzúe, el gran jefe, eso sí apoyado por Movistar. Es un compromiso que él ha puesto sobre la mesa por ese otro ciclismo, el más romántico, el sentimental y un compromiso social. Se lo propuso hace año y medio a nuestro sponsor y ya era un poco tarde para arrancar la temporada, así que se ha ido macerando bien y sale el equipo en 2018. Mismos vehículos, mismas bicicletas, misma equipación… al ciclismo femenino aún le queda un paso grande para estar al nivel del masculino, pero las ciclistas estarán igual de tratadas que los chicos. Y a nivel de calendario va a ser un calendario mundial, con el Giro de Italia como carrera por etapas grande y clásicas de la Copa del Mundo… hay movimientos de cara a pruebas paralelas a Tour y Vuelta, van poco a poco haciéndose cosas.
¿Cómo es ver la carrera desde el coche?
Hay dos cosas que me han costado mucho como director deportivo este año, por un lado, el momento del vehículo. Tienes que ir pendiente de la emisora de los auxiliares, la emisora de los corredores, que son distintas. Uno ha parado, otro esta cogiendo un bidón, el coche te adelante, otro que te adelanta… coger esa destreza me ha costado. Los ciclistas no saben todo lo que hay detrás. Y por otro, cuando se cae un corredor y paras el coche para atenderle y esperas a que lleguen la ambulancia… ves lo frágiles que somos y se ve el dolor. Un dolor que sobre todo es por no poder seguir adelante en la carrera y no cumplir el compromiso adquirido.
Para la Sierra Oeste también tenemos proyecto de futuro…
Sí. Cinco exalumnos del Club Ciclista Valdeiglesias teníamos en mente retomar este club. Al final, el que está tirando del carro es Marcos García, el actual ciclista profesional de San Martín, el resto estamos poco más que de gregarios. Ha sido él el que ha tomado la iniciativa y todos vamos para adelante. Nos hemos dado a conocer y estamos preparando la siguiente actividad, que se realizará el 7 de enero y la idea es explicar bien el proyecto, conseguir alumnos y alumnas, hablar de la metodología de trabajo. No va a ser una escuela de ciclismo sino una escuela de bicicleta. Podrá venir cualquiera con una bicicleta. No queremos ganar carreras, queremos disfrutar con la bicicleta.
La bicicleta es compañerismo, disfrutar de nuestro entorno, seguridad vial, respetar el medio ambiente… hay muchas cosas que se pueden hacer. Estamos pidiendo ayuda a trabajadores sociales para saber cómo dirigirnos a los críos. Es un proyecto que queremos tratar a nivel social, a nivel sentimental… somos unos románticos. Y ya era hora de que lo cogiésemos, hemos tardado demasiado en hacerlo.
El ciclismo es un deporte de sacrificio, de trabajo, de empuje diario… ¿un deporte más necesario que nunca?
Sí, sobre todo por lo que te da. Todos los valores. Ese compañerismo que da, esa entrega, yo no lo he visto en otros aspectos de la vida. Tengo amigos que trabajan en grandes empresas, otros son autónomos… yo no lo he visto. Eso es lo que queremos transmitir a los niños. Un refuerzo añadido a la educación que reciben en casa y en los colegios, un puntito más. Que los niños se diviertan y no agotarlos. Que jueguen mucho y con hambre, que todos quieran más bicicleta, que no lleguen cansados. Todo a través del Patronato Municipal de Deportes de San Martín de Valdeiglesias.
Es muy habitual encontrarse con ciclistas en las carreteras de toda España, pero especialmente en nuestra Sierra Oeste ¿Qué opinas sobre la situación legislativa y social de la bicicleta en carretera?
Tenemos una comarca que es estupenda para disfrutar de la bicicleta y de su entorno. El problema es que cada vez están montando en carretera más personas que llevan, a lo mejor, sin montar en bicicleta muchísimos años y el peligro está creciendo en ese sentido. Otro problema que hay es que hay algo que a nivel didáctico y de educación, en las autoescuelas, para mí, no se está enseñando bien, que es el respeto.
Lo que sí querría decir es que los ciclistas, tanto los que están entrenándose a diario como los que cogen la bici puntualmente o de nuevas, que elijan las carreteras. Que sean vías con poco tránsito, que lleven colores muy pintones, ahora están comercializándose las luces, por ejemplo. Que se les vea. Que circulen en las horas de luz, que no vayan por una carretera en la que pega el sol de frente y que no se les pueda ver. Esas cosas se tienen que elegir un poquito, hay que saber ir, con quién y cuándo.
Es un problema de todos. Hay gente muy nueva que sale por la carretera y piensa que es suya. Y es de todos.
Por cierto, Pablo, con la retirada de Alberto Contador nos hemos quedado sin uno de los grandes referentes ciclistas actuales de nuestro país… Valverde y Landa parecen ser los herederos, pero ¿tenemos futuro en el ciclismo español o vamos a tener una temporada sin grandes figuras?
Sí que los tenemos. Ahora mismo el presente se llama Mikel Landa. Mikel ya tiene la madurez suficiente para ganar una gran vuelta. Lo único que pedimos es un poco de prudencia, sobre todo al aficionado que pierde un mito como ha sido Alberto y quiere otro ya, a lo mejor Mikel “solo” gana dos grandes vueltas. Y eso ya sería la repera. No se puede comparar. Alberto ha sido una época, Miguel fue otra… ahora vendrá Mikel Landa. Y después de él vienen chavales muy potentes. Hay pocos pero los que hay son los mejores del grupo español: Carlos Verona, Iván García Cortina, David de la Cruz… son corredores estupendos y te los digo un poco por encima, porque hay muchos que vienen empujando fuerte.
¿Cuáles son tus deseos deportivos para 2018?
A nivel local que la escuela de ciclismo de San Martín de Valdeiglesias funcione bien y que a final de año hagamos una valoración y que nos podamos decir que hemos acertado. Que se apunten los críos y que puedan experimentarlo. Y a nivel profesional que el Movistar Team consiga el Tour de Francia, vamos a llevar a nuestros tres corredores más importantes Alejandro, Nairo y Mikel. Ahora mismo para derrotar a Froome, la única manera es ir con los tres.

Una Respuesta para “Pablo Lastras: “Una derrota me ayudó a ser mejor ciclista””

  1. EL JUEGO DEL ARO

    Corre desde la Plazuela
    trazando circunferencias,
    sin aplicarle más ciencias
    al ingenio que no vuela.

    Con el cerco de un caldero
    y de guía un grueso alambre,
    nos impelía un calambre
    imperioso y tesonero.

    Correr, correr y un sudar
    como sudan los potrillos,
    con aros grandes y arillos
    compitiendo sin parar.

    Y siendo guiado entre alardes
    por estrechos vericuetos,
    ¡aro amigo de secretos,
    que fueron de aquellas tardes!

    Habilidad y reflejos
    y velocidad de piernas
    de las carreras eternas
    sin pies cansados y viejos.

    Y de la sangre bullicio
    corriéndonos por las venas,
    y no conociendo penas
    en libertad ejercicio.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

Trackbacks/Pingbacks


Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

LOCAL PELAYOS

 

TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

agosto 2018
L M X J V S D
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031