Categoría | Salud

Qué debe contener su botiquín de viaje: consulte a su farmacéutico

  • Material de cura, protector solar, repelentes, antidiarreicos o medicamentos frente a la alergia, el dolor o la fiebre, entre los productos y fármacos más habituales para tratar los síntomas menores y las molestias más frecuentes asociadas al verano.

Planificar un viaje requiere también prevenir y tomar las precauciones necesarias desde el punto de vista sanitario para estar preparados frente a cualquier imprevisto que pueda afectar a la salud.

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid recuerda a los ciudadanos la necesidad de informarse y recomienda llevar en el equipaje un pequeño botiquín de salud adaptado a las necesidades concretas de cada persona y lugar de destino, que permita reaccionar a tiempo contra algunas de las molestias y problemas de salud más frecuentes que se pueden encontrar al viajar y cambiar las rutinas diarias.

Este botiquín básico de viaje puede contener, por ejemplo, medicamentos para tratar síntomas leves, repelentes de insectos, protector solar y material básico de curas, entre otros productos de salud.

Algodón, tiritas y apósitos, gasas, desinfectantes o antisépticos son imprescindibles como material general de cura y primeros auxilios contra heridas o cortes que se pueden producir en cualquier momento y para aliviar, por ejemplo, el dolor de rozaduras y ampollas en los pies por el uso de calzado no habitual o por caminar más de lo normal.

Los repelentes deben contener alguno de los siguientes principios activos: dietiltoluamida (DEET), icaridina o picaridina, citriodiol o IR3535. Son necesarios, especialmente en verano, para evitar picores e inflamaciones causados por las picaduras de mosquitos, así como para prevenir enfermedades graves que pueden transmitir otros vectores en expansión en la geografía española, como el mosquito tigre, que fue localizado en la Comunidad de Madrid en septiembre de 2018 y que puede ser transmisor de enfermedades infecciosas como el dengue, zika o chikungunya.

Otro producto imprescindible durante todo el año es el protector solar. En vacaciones se pasa siempre más tiempo al aire libre en la playa, la montaña o haciendo turismo, por lo que los fotoprotectores no pueden faltar en el equipaje. Hay que recordar utilizarlos con frecuencia.

Muy relacionadas con las picaduras o las quemaduras del sol están las irritaciones de la piel y alergias, que se pueden aliviar y combatir con medicamentos antihistamínicos y corticoides. Al tratarse de tratamientos farmacológicos que pueden requerir receta, deben estar prescritos por el médico y consultarse con el farmacéutico. En el caso de las personas que sufren alergias, conviene estar preparados para afrontar los síntomas de un ataque, como puede ser congestión nasal, rinitis o picor de ojos, durante el viaje.

Control de resfriados, dolores o gastroenteritis

También es recomendable llevar un termómetro y tener a mano antipiréticos y/o analgésicos para controlar estados febriles y paliar, por ejemplo, un resfriado o un dolor de cabeza o menstrual.

Además, conviene incluir un antidiarreico y sales de rehidratación oral para reponer sales y minerales en el caso de sufrir un desorden gastrointestinal, tan común, por otra parte, en las vacaciones, derivado de ingerir líquidos o alimentos en mal estado, o bien tener a mano un laxante en caso de sufrir estreñimiento.

Son también imprescindibles los medicamentos contra el mareo, sobre todo cuando hay una predisposición a padecer este tipo de trastorno al viajar o cuando se navega y practican actividades en el mar.

Más allá de este botiquín de urgencia, los pacientes crónicos no deben olvidar su medicación regular que cubra sus necesidades durante el periodo que vayan a estar fuera de su domicilio habitual, junto con su tarjeta sanitaria individual e informe médico que les permita acceder al tratamiento en una farmacia en caso de necesidad.

Del mismo modo, es conveniente informarse con antelación en un Centro Internacional de Vacunación sobre las vacunas requeridas al viajar a destinos tropicales o exóticos y consultar los riesgos de salud asociados al lugar de destino.

Por último, los viajeros deben revisar la caducidad y atender a la conservación y almacenaje de los medicamentos, que tienen que ir siempre en su envase original junto con el prospecto, y los productos sanitarios incluidos en el botiquín de salud para viajar seguros y poder disfrutar de un verano y unas vacaciones saludables.

Sobre el COFM
El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid es una Corporación de Derecho Público que agrupa a los titulados en Farmacia que tienen su domicilio profesional, único o principal, en la Comunidad de Madrid. A 31 de diciembre de 2022, 13.798 farmacéuticos figuraban inscritos en Madrid en las distintas modalidades de ejercicio: oficina de farmacia, farmacia hospitalaria, análisis clínicos, distribución, salud pública o docencia, entre otras actividades. El número de oficinas de farmacia establecidas en la actualidad en la región asciende a 2.925, de las que 1.815 se sitúan en Madrid capital.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

26 de JUNIO

  Chollocolchon   Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

junio 2024
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Verificado por MonsterInsights