Categoría | Cultura

Sierra Oeste: territorio vettón

El profesor Miguel Ángel Martínez Artola comienza con este artículo introductorio una serie que pretende arrojar luz sobre el pasado vettón de la Sierra Oeste, un pueblo que habitó en nuestraregión hasta que en el siglo I a C. fue conquistada por Roma tras las guerras celtibérica y lusitana.

Tras la conferencia celebrada en Cenicientos el mes de agosto titulada “Piedra Escrita y su entorno vettón”, son muchas las personas que me han hecho llegar su interés por conocer la pertenencia de nuestra región al pueblo prerromano vettón.
Sabemos que la zona comprendida entre los ríos Cofio y Alberche y entre las sierras de Guadarrama y Gredos fueron fronterizas entre dos pueblos prerromanos que ocupaban el territorio de este a oeste: los carpetanos y los vettones. La zona de la Sierra Oeste más romanizada, según los restos encontrados, debió ser la oriental, la carpetana, con restos encontrados en Robledo de Chavela, Valdemaqueda, Villa del Prado, Villamanta, Villamantilla, Villanueva de Perales y Zarzalejo, mientras que la occidental permaneció bajo la influencia vettona, desde Santa Mª de la Alameda hasta Cenicientos. Esta influencia se ha concretado más a raíz de la reinterpretación que la profesora Alicia M. Canto de la UAM ha hecho de la Silla de Felipe II como un altar de culto vettón que, junto con el Canto Castrejón del monte Abantos, configuraría el extremo septentrional de la región. Y muy cerca de El Escorial se halla el límite norte de nuestra Sierra, Santa María de la Alameda, mientras que en el sur, en el triángulo formado por Cadalso-Cenicientos-Almorox podría existir un centro cultural de tipo naturalista, cuyo estudio he publicado en la revista Madrid Histórico nº 8, formado por santuarios rupestres. La presencia muy cercana de los Toros de Guisando a San Martín de Valdeiglesias confirma la pertenencia de esta región a la Vettonia.

Distribución geográfica del pueblo vettón.

Distribución geográfica del pueblo vettón.

El pueblo vettón ocupó esta zona, sin límites definidos, y estaba dirigido por una aristocracia guerrera bajo la que se agrupaban campesinos, artesanos, siervos y esclavos. Los vettones nunca constituyeron una unidad nacional y tras las guerras lusitanas y celtibéricas la región fue dominada por Roma a partir del siglo I a. C. Carpetanos, vettones y vecceos fueron derrotados por Marco Fulvio Nobilior cerca de Toletum y el asesinato de Viriato y la caída de Numancia en manos de Escipión acabaron definitivamente con los sueños de independencia de estos pueblos. Las esculturas de cerdos, jabalíes y toros, los verracos, salpicaban su territorio y aunque su interpretación es complicada, parecen ser elementos que marcaban los terrenos de pastos, protegían los ganados y las poblaciones o servían de elementos funerarios. Los núcleos de población se localizaban en lugares elevados y fortificados, los castros, y en una distribución dispersa que se dedicaba al pastoreo y la ganadería. Sus centros culturales eran estructuras naturales situadas en los bosques o roquedales graníticos donde tallaban sus altares o aprovechaban las rocas ya existentes. El altar de sacrificios más importante se encuentra en el castro de Ulaca, Ávila, y está compuesto por una roca granítica con dos series de escalones que ascienden hasta la cumbre donde dos grandes cazoletas comunican con otras dos en vertiente por donde debían discurrir los fluídos. Descubrir estas estructuras dedicadas al culto a sus dioses y a las celebraciones de las festividades relacionadas con los fenómenos naturales, los sacrificios, la adivinación o la observación astrológica es complicada por la escasez de referencias literarias de la época y la falta de estudios arqueológicos, pero en próximos artículos hablaremos de los “posibles” santuarios localizados por nosotros en el citado triángulo Cadalso-Cenicientos- Almorox, donde presentaremos los “indicios” de estos lugares sagrados formados por santuarios en los que se encuentran altares rupestres con escaleras talladas en la roca, mesas de altar, estructuras naturales de significado simbólico, abundancia de cazoletas tal vez utilizadas en los rituales religiosos, y “posibles” espacios cultuales que bien pudieron ser empleados para sus ceremonias por las poblaciones vettonas de la zona, así como la posibilidad de la localización de un verraco. Conviene no olvidar que nuestra forma de entender el fenómeno religioso en la actualidad y, sobre todo bajo el punto de vista de las creencias judeocristianas, poco o nada tienen que ver con la forma en que nuestros antepasados vettones se explicaban el fenómeno mágico-sagrado. Mientras no se realicen estudios arqueológicos sistemáticos, nos moveremos en el campo de la especulación histórica que trata de proporcionar señales e indicios que aporten elementos interpretativos para profundizar en el estudio e los orígenes históricos y culturales de nuestra región.

El Cerro de Pedro Abad (Cenicientos)

El Cerro de Pedro Abad (Cenicientos)

2 Respuestas para “Sierra Oeste: territorio vettón”

  1. jesus dice:

    Con sorpresa he encontrado en el periodico local Sierra Oeste, un articulo sobre un pueblo, ancestral llamado vettones, cuya existencia , desconocia. En el citado periodico, hablan de un monumento, llamado -el canto del Berrueco- proximo a un terreno de nuestra propiedad. Para sorpresa mia, ver despues de tantos años el citado monumento, en fotos y un articulo que hablase de el, me ha impactado y mucho, ya que yo hace casi 40 años, tire dos fotos que aun conservo. Dada la proximidad a el de nuestro terreno, no fueron pocas las veces que junto a el pase, cuando pronto terminava las tareas del campo que mi padre me encomendaba y con prontitud volvia a mi pueblo Almorox. En mi mente de adolescente, aun conservo el recuerdo, de otras piedras del lugar que en mi vuelta a casa, yo reparaba en ellas sin saber si eran fruto de la erosion del tiempo, o que. Algunas que he visto en otros articulos, relacionados con el pueblo vetton, tienen un enorme parecido con las que yo recuerdo, de la zona, con formas caprichosas o como si hubieran sido zinceladas, por la mano del hombre. Saludoss y gracias.

  2. Sergio dice:

    Las cazoletas granítocas son fenómenos puramente naturales erosivos, incluso lss que tienen un canalillo o las agrupadas. De no ser así yo conozco múltiples “altares” en toda la zona.
    No nos dejemos llevar por la arqueología-ficción.
    Si alguien cree que eso de Cadalso o que los Pollitos de Sotillo son altares, debe comenzar por un catálogo de todas las rocas con cazoletas de la zona.
    Todo esto procede de una interpretsción errónea de la estructura del castro de Ulaca.

Trackbacks/Pingbacks


Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

26 DE MARZO

 

DEPORTE VALDEMORILLO

 

 

CORONAVIRUS

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

abril 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930