Archivo de etiquetas | "obituario"

Los socialistas abulenses ensalzan la figura de Alfredo Pérez Rubalcaba  

  • Jesús Caro y Josué Aldudo, como máximos representantes del PSOE en la provincia y la capital, han mostrado su tristeza por el fatal desenlace de quien fuera secretario general del Partido Socialista

“Finalmente, los peores presagios se han hecho realidad y Alfredo Pérez Rubalcaba ha fallecido. Algo que nos entristece enormemente. Fue un gran político y mejor persona”, han dicho Jesús Caro y Josué Aldudo.

Los socialistas abulenses han destacado la importante trayectoria de Rubalcaba y su influencia en la historia reciente de nuestro país. “Su figura está ligada a cuestiones de vital importancia para los españoles como el fin del terrorismo de ETA. Fue un hombre de un talante y una altura de miras dignas de mención al que, sin duda, todo el PSOE echará de menos”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Caro y Aldudo han anunciado que el PSOE de Ávila suspende todos sus actos de campaña hasta que finalice el sepelio y han pedido que “afrontemos los días venideros con la fuerza necesaria para rendir homenaje a nuestro compañero y poder regalarle buenas noticias el 28 de mayo”.

“Rubalcaba ha sido y será siempre un referente para cualquier socialista. Nuestro abrazo más cálido y afectuoso para su familia y amigos, y cómo no para toda la familia socialista que hoy estamos de luto”.

FOTOS: Rubalcaba en el Tiétar.

Publicado en ActualidadComentarios (0)

En memoria del escultor tembleño Nicomedes Díaz Piquero

Un día de abril, el abril sevillano, presagio de bullicio y alegrías, se ha llevado al artista, escultor y amigo, Nicomedes. Hoy desde la nostalgia y la amistad, como pequeño homenaje a este tembleño, quiero reproducir en estas páginas, lo que allá en junio del año 1984, yo escribí en el programa de las Fiestas de San Antonio de El Tiemblo.

Aquella tarde, en los bajos del viejo y ya desaparecido Cuartel, en una destartalada pizarra, estaban escritos los machadianos versos:

                                   “Caminante no hay camino,

                                   se hace camino al andar”.

En el suelo, Nicomedes vaciaba la madera de la que sería una de sus primeras obras, y que podemos contemplar en la iglesia parroquial (precisamente, hoy, Domingo de Ramos, mientras escribo, su escultura de  Jesús entrando en Jerusalén estará recorriendo las calles de El Tiemblo).

Aquella tarde de un lejano verano, Nicomedes sabía ya que la vida es lucha y que el camino se hace a fuerza de pisadas. Pero lo que no sabía es que su destino le llevaría a recorrer el camino inverso al que recorrió el poeta andaluz. Machado abandona Sevilla, para, más tarde, encontrarse con la amplitud serena y humilde de Castilla. Nicomedes deja las duras y frías tierras abulenses para descubrir la exuberante sabiduría popular de Sevilla.

Nicomedes Díaz Piquero –Antonio para mí y para los que le conocemos de hace tiempo- nació en El Tiemblo un día del año 1936. Aquí aprende a jugar entre las calles polvorientas y frente a la aplomada silueta de la iglesia , y quien sabe si un día sofocante del verano, entre el estridente canto de las cigarras, descubre la blandura del rojizo barro de nuestras viñas y comienza a soñar con formas y figuras.

Primero sería la Escuela de Artes y Oficios de Ávila; después, los estudios superiores en Sevilla. Desde allí, los viajes de estudios para redescubrir a los clásicos y a Miguel Ángel en Italia y en Francia a Rodin. Y siempre Picasso, del que aprende que el arte es un continuo empezar.

No creemos que los primeros años en la cosmopolita Sevilla fueran fáciles, pero enseguida la ciudad del Guadalquivir le acepta y le adopta como hijo suyo.

Artista inquieto, temperamental, inconformista, ha recorrido todos los entresijos del hacer escultórico. Ningún material ha sido excluido: la madera, la escayola, el barro, el mármol, la piedra, el bronce, el hierro… Elementos cotidianos y humildes como una rueda, un engranaje, una chapa le han servido para dar cuerpo a muchas de sus obras.

Sus esculturas están extendidas por diversos puntos de la geografía española; algunas de ellas monumentales y gigantescas como el grupo de las Pajanosas  o la escultura colgante de la Casa de la Cultura de Vejer; otras más reducidas en tamaño, pero grandes en importancia como el monumento a Rilke en Ronda, el Don Juan Tenorio de la sevillana Plaza de Refinadores, los grupos escultóricos de San Sebastián de los Reyes, el homenaje al emigrante en Alcalá del Valle y tantas y tantas otras.

Nicomedes ha compartido el arte propio del escultor con la enseñanza. Ayer, profesor de la Escuela de Artes Aplicadas de Sevilla, hoy en la de Murcia.

Nicomedes. pese a todo, nunca ha olvidado a El Tiemblo. Cada verano, cada Navidad o Semana Santa , viene aquí, junto a su mujer, María José Caro, pintora y compañera en el sendero del arte, también profesora, para empaparse del paisaje tembleño desde su pequeño estudio y taller en “El Tejar”.

 Hace ya mucho tiempo de lo de aquella tarde en los bajos del antiguo Cuartel, y Nicomedes, escultor tembleño, sigue haciendo camino al andar.

                                                                                              El Tiemblo, Junio de 1984

 

Ni que decir tiene, que su trayectoria, desde ese año al que refería a él desde un programa de Fiestas, no hizo más que crecer. Su estudio en Triana fue punto de encuentro de muchos personajes de las letras y del mundo del arte, que constituyeron, en su tiempo, la vanguardia sevillana.

A su regreso de Almería, donde ejerció de profesor de la Escuela de Arte, sigue su labor en la de Sevilla, donde llegaría a ser elegido director de la misma.

Su labor ha sido reconocida con numerosos premios y sus obras se pueden ver en distintos puntos y lugares: Parlamento Andaluz, Catedral de Ávila (el Cristo de las Murallas), en la Real Maestranza, etc. Así mismo, realizó exposiciones en importantes galerías de Madrid, Sevilla, Granada, Ávila (retrospectiva en San Francisco)

Tan tembleño como sevillano, su tierra de adopción le ha reconocido, apareciendo en sus publicaciones y teniendo un lugar en la Gran Enciclopedia de Andalucía.

También su pueblo natal le honra, de algún modo, en sus calles con sus esculturas de Picasso, San Antonio de los pobres, el monumento a los asesinados por ETA, y su escultura de Entrada de Jesús en Jerusalén en la iglesia Parroquial.   

Hoy, ya, mi amigo Antonio -Nicomedes en el mundo del arte-, no podrá ver desde su estudio los montes que tanto quiso, pero siempre estará en el recuerdo de los que compartimos con él charlas y amistad.

 

 Carlos Reviejo.

Publicado en CulturaComentario (1)


SURVIVAL ZOMBIE NAVALAGAMELLA

 

unival valdemoarillo

 

BANCO DE CASAS

 

LOCAL PELAYOS

 

TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

mayo 2019
L M X J V S D
« Abr    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031