Categoría | Burladero

Cadalso de los Vidrios: Resumen de una feria de novilladas toristas

Contó con las ganaderías más prestigiosas del campo bravo.

En este pueblo de pinos, vinos y nostalgias se vive, se siente y se practica el arte. Y el arte del toreo es preponderante. Ni en mi época taurina más optimista hubiera podido creerme una feria torista en Cadalso de estas dimensiones. Contó con las ganaderías más prestigiosas del campo bravo: Miura, Prieto de la Cal, Juan Luis Fraile, Barcial, Rehuelga, Baltasar Ibán. Ante ellos todo lo que hicieron sus lidiadores cobró real importancia. No exige lo mismo el animal bobalicón y disminuido que el encastado e íntegro con trapío apabullante. El Ayuntamiento ejerció de empresa y a la cabeza nuestra alcaldesa, Verónica Muñoz, con su equipo. Vero ha  sabido dotar de identidad y relanzar esta plaza en los doce años de su gestión. La feria pasó del anonimato a estar situada entre los ciclos de novilladas de mayor relevancia y categoría. Veintidós años lleva Cadalso otorgando sus prestigiosos premios taurinos (diecinueve con la denominación de Racimo de Oro). Cierto que hay cosas que mejorar y ellas se enumeran con educación, pero con firmeza, en los coloquios taurinos que brillantemente organiza la Asociación Taurina de Cadalso. Uno de los más debatidos es la falta de uniformidad en la presidencia. Si bien en los apartados matinales defiende a los novillos mejor presentados, a la hora de conceder trofeos adolecen de rigor. Un aficionado expuso: “¡tanto trabajo y sacrificio para luego regalar las orejas…!” Andrés Carrillo sugirió en un coloquio la conveniencia de que hubiera un único asesor. En mi opinión, creo que debería haber dos únicos equipos presidenciales bien preparados para Ferias venideras. En cualquier caso, se trata de estudiarlo y llegar a puntos de encuentro entre el Ayuntamiento, la Asociación y los aficionados. No voy a extenderme mucho en el resumen de la Feria porque existen suficientes medios de información que nos han tenido puntualmente informados y con mucho más conocimiento que servidor.

El apoderado de El Niño de las Monjas, Alfredo Fernandez, habla con Juan Moreno.

La tarde del 14/09/22, Día del Cristo, se corrieron novillos de Miura y Prieto de la Cal en la modalidad de desafío ganadero. El sexto de Miura fue un toro agresivo y muy encastado, estuvo en la más pura línea de este hierro, me sorprendió muy gratamente y eso que fue protestado de salida; ejerció con rigor la presidencia manteniéndolo en el ruedo. Los de Prieto de la Cal más toreables y cómodos. José Rojo, silencio y silencio. Alejandro Adame, oreja benévola y silencio. Diego García, palmas y silencio.

El Niño de las Monjas en pose muy torera.

El 15/09/22, saltaron al ruedo novillos de Juan Luis Fraile y Barcial, también como desafío ganadero. Al quinto novillo, nº 20, Sortijillo, le considero el mejor novillo de la Feria; sembró el pánico: encastado, feroz, con sentido y muy astifino me trasladó a lidias decimonónicas, le dieron dos puyazos inmisericordes; el animal se sobrepuso al castigo y mantuvo su hegemonía en el ruedo. Tarde de toros-toros que alimentó la emoción sin darnos respiro, servidor estuvo con el corazón en un puño. Los novilleros no estaban preparados para esta avalancha de casta y fiereza; normal, son inexpertos. Creo que muchos matadores con años de alternativa tampoco hubieran podido con ellos. No me equivoqué depositando mi confianza en la vacada de Fraile. José A. Lavado, silencio con aviso y silencio. Jesús Díez el Chorlo  (sustituía a Jesús Sosa), silencio y silencio. Germán Vidal el Melli, silencio con dos avisos y oreja. ¡Primorosa suena en todo tiempo y lugar la Unión Musical de Cadalso!

Día del Cristo.

La jornada del 16/09/22 se lidiaron novillos de Rehuelga, de los que sobresalió el sexto, nº 24, Caballero. Bien presentados, en la línea de su procedencia Buendía-Santa Coloma. Manuel Calero Calerito, dos orejas dadivosas y silencio. Víctor Hernández, oreja y oreja, facilonas (bien con las banderillas Marcos Prieto). Jordi Pérez Niño de las monjas, palmas y oreja. Felicito personalmente al apoderado del Niño de las monjas, Alfredo Fernández, por su afición, sinceridad y franqueza. Si hubiera más como él, el toreo estaría de enhorabuena. Coincidí con un señor de Santa María del Tiétar (Ávila) cerca de la Puerta Grande, vulgo bar, una eminencia en esto del toreo. Departimos con gran entusiasmo (virtud de los perdedores). Me dijo que es familia de mi quinto, Fernando Pícaro. Nos hicimos unas fotos y se las envié a Fernando para que se las entregara. Qué gran satisfacción recibí al coincidir con él.

Aficionado de Sta. María del Tiétar, Miguel Moreno González y su sobrino Álvaro Moreno.

La tarde del 17/09/22 se inició con un minuto de silencio sobrecogedor en memoria de Raquel, emocionantísimo, hasta los pájaros enmudecieron con su corazón roto. Después salió una novillada de Baltasar Ibán bien presentada salvo en sus defensas, tuvo un juego interesante, de ellos destacó el nº 62, Santanero. El francés Solalito, silencio y oreja dubitativa. García Pulido, dos orejas generosas y silencio con 2 avisos. Jesús de la Calzada, oreja y silencio. Calzada tiene buen concepto del toreo clásico, se coloca y coge los trastos con destreza. En el tendido me contó un terapeuta del Hospital de Villa del Prado un remedio para la resaca y otro para saber si los cuernos de los bicornes estaban afeitados. Si me lo vuelvo a encontrar le diré que la primera solución no me sirvió absolutamente de nada y la segunda se quedó en el aire. Como ya no hay, creo, exámenes de pitones… pues no pude comprobar lo que me explicó. ¡Llámame!

Peña Muñana. La Pionera de una Revolución.

Se cerró la feria el 18/09/22, con una clase práctica de toreo. Se lidiaron erales de Blanca Hervás de muy buen juego para Miguel Álvarez el Cadalseño (que sustituía a Roberto Cordero), Ignacio García, Arturo Sánchez y Álvaro Bravo. Los tres primeros cadalseños y Álvaro de Villa del Prado. Vivimos una tarde muy emotiva gracias al sentimiento y el toreo que desarrollaron los lidiadores. Los cuatro salieron a hombros en esta tarde dichosa que cerraba las Fiestas. Lo importante de la vida no es como empieza, sino como acaba. Y ellos dejaron una satisfacción inmarchitable en nuestros corazones. Nos ofrecieron lo mejor de ellos y nos hicieron felices. Son ejemplo de valía humana y torera, incluido Roberto, que por lesión no pudo actuar. Gracias amigos, toreros, y enhorabuena por la bella tarde de caireles ofrecida.

Paseillo del 14-09-22.

Apuntes: es fundamental que aprendan a matar la mayoría de los coletudos de los dos escalafones, no están las cosas como para alargar agonías. Al menos las novilladas cadalseñas contaron con una duración normal (sobre 2 horas). Se notó que no eran novillos comerciales de pases y más pases, sino de lidiar. Para evitar confusiones, sería interesante que en caso de concederse trofeos (orejas o vuelta al ruedo al toro) el presidente/a dejara sobre el balconcillo, hasta que se arrastrara al morlaco, uno o dos pañuelos blancos, según la concesión de una o dos orejas y el pañuelo azul en caso de vuelta al toro. Advertir, por favor, a los mulilleros que no ralenticen el arrastre del bicho; los trofeos los pide el público y los concede el presidente, ellos no. Como cada año, la labor desarrollada por el personal de plaza y corrales fue magnífica (¡bien por Valvulina y sus compañeros!). Han conseguido que esas faenas sean una ceremonia respetuosa. Fantástico el programa de mano elaborado por nuestro ínclito paisano José L. Acuña que nos facilita seguir la lidia de las novilladas. Demostrada está la hospitalidad y alegría cadalseña, pero también hay que demostrar respeto durante la lidia. Acuden muchos espectadores foráneos y no conviene que se lleven una idea negativa de la seriedad de nuestros festejos. Por otra parte, pienso que va siendo hora de que se pinte el exterior de la plaza y se alise el terreno bajo los tendidos, así como algún que otro mantenimiento hasta que se construya una plaza de toros de obra. La buena imagen que da un inmueble tan representativo del pueblo se me antoja imprescindible. Felicitaciones también al personal de limpieza del Ayuntamiento y a los cuerpos de seguridad. Ímproba, valiosa y respetuosa su labor. De quitarse el sombrero…

Cruzamos por delante del Hotel Cadalso. En la primera planta hay un balcón abierto (siempre hay balcones abiertos en los hoteles). Una chaquetilla torera reposa sobre una silla secándose al raso nocturno. Hace cuatro horas un novillo de Juan Luis Fraile, Sortijillo, sembró de miedos el ruedo de Cadalso. Cogió al banderillero Chamaqui, nos sobrecogimos temiendo lo peor, el burel tenía dagas por pitones (“¡no pasó nada!”, dijo el miedo en voz alta). El ruedo estaba encharcado y al reflejo de las luces la sangre brillaba. Volví más tarde. La chaquetilla seguía allí muda de lamentos: blanca y oro por fuera; llena de angustia y genio por dentro. ¡Pobres torerillos, tan solos y desamparados!, creo que los espectadores no fuimos justos cuando ellos se jugaron la vida lealmente. Tenemos que respetar más estas lidias dramáticas con tintes de tragedias griegas. Llamarían a sus madres y escucharían de fondo la juerga de las peñas: “Madre, todo fue bien, me sentí en una trincherilla, un natural y un pase cambiado… El piso estaba muy mal, encharcado, poco pudimos hacer. Dale un beso al hermano chico…” No dijo nada de Sortijillo, para qué, si sabía que le acompañaría su fantasma durante toda su vida. “Aquel novillo de Fraile que no pudimos con él una tarde de septiembre en Cadalso de los Vidrios…” Cuando se echó a dormir la música seguía por las calles y Sortijillo en su mente. Dicen que el toreo es grandeza, olvidan que también es tragedia…

Miguel Moreno González.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

22 de DICIEMBRE

  Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031