Categoría | Deportes

El entrenador tembleño Pablo Ríos triunfa en el fútbol lituano

Recibió el premio al mérito balompédico del país báltico.

Pablo Ríos Freire (El Tiemblo, 1985) es el entrenador de moda en Lituania. Tras casi un lustro entrenando en China, la temporada pasada llegó al BE1 Nacionalinė Futbolo Akademija de Kaunas y logró ascenderlo a 2ª división ganando 14 de los 15 partidos disputados bajo sus órdenes, 13 de ellos seguidos, que fue récord de las tres ligas profesionales lituanas. Con este bagaje fue distinguido con el premio al mérito del fútbol lituano y del condado de Kaunas, premio al mejor entrenador de 3ª división y al mejor entrenador formador de Kaunas, por su ayuda al club en fútbol base.
Formado en las categorías inferiores del Real Madrid y el Real Valladolid, las lesiones privaron a este tembleño de seguir subiendo peldaños en el fútbol como jugador, por lo que decidió continuar jugando unos años en categorías no profesionales, al tiempo que estudiaba Magisterio en Educación Física y posteriormente la Licenciatura de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, y cursaba todos los niveles de entrenador de fútbol para obtener la licencia UEFA Pro con la que poder entrenar en ligas internacionales.
Y no tardaría en dar uso a esa licencia para dirigir clubes en el extranjero. Tras su paso por las canteras del Atlético de Madrid, CD Leganés, Nuevo Boadilla y Getafe CF, el verano de 2015 llegó una oferta de China para trabajar como preparador físico en el Beijing Huawen. Las experiencias en el gigante asiático se fueron sucediendo sin demasiada continuidad, Pablo pasó por varios equipos profesionales allí hasta que, estando en España a principios de 2020, llegó la pandemia y su periplo en Asia concluyó.

¿Cuál es tu relación deportiva con El Tiemblo tras tantos años fuera?
No tengo mucha relación con la directiva del equipo de fútbol porque es nueva, pero sí que lo suelo seguir. Y con Francisco Javier Yágüez Javiluchi, que es el entrenador actual, hablamos casi todas las semanas para ver cómo está el equipo. Por lo menos mantener el contacto.
Cuando llegó la oferta de China, ¿estabas ya pensando en dar el salto a categoría senior?
Sí. Estaba en el Getafe infantil e hicimos un temporadón, de hecho, hasta la actualidad sigue siendo la mejor campaña que ha hecho el infantil de División de Honor, pero yo quería algo más. El Getafe me ofrecía solamente dirigir a un cadete autonómico y yo creía que estaba preparado para algo más, así que tomé la decisión de salir del club. Me llegó la oferta de China en agosto y no me lo pensé. Después de casi diez años en fútbol formativo, si uno quiere crecer tiene que dar el salto y la verdad que fue una oportunidad muy buena y no me lo pensé.

¿Tú intención es seguir dirigiendo equipos senior?
Efectivamente. Cuando no pude regresar a China por la pandemia estuve buscando diferentes equipos profesionales, pero en España es muy complicado entrar en el circuito profesional de 1ª, 2ª o 3ª RFEF. Me salieron varias ofertas para entrenar a equipos de 1ª división en Malasia e Indonesia, pero con el tema del virus fue imposible. Estuve buscando en Europa y hubo ofertas en Francia que al final no salieron adelante. Me decidí por la del BE1 lituano porque es un proyecto bastante ambicioso. Cogí al equipo en 3ª división muy mal, iba 10º y con muy malas sensaciones. En principio el objetivo era mantener la categoría, y desde que llegué ganamos 14 partidos de 15, quedamos segundos y ascendimos, y casi ganamos la liga. En 2022 voy a seguir allí, y tenemos buena perspectiva, con un equipo bastante competitivo y con el objetivo de subir a 1ª división. Hemos hecho fichajes bastante buenos para tratar de ascender.

El BE1 tiene una media de edad muy baja, la mayoría por debajo de 20 años la temporada del ascenso.
En Lituania, como el fútbol no es el deporte principal, los equipos intentan sacar jugadores jóvenes para vender a clubes profesionales de Europa porque no hay mucho apoyo económico quitando los dos o tres conjuntos principales. Por ejemplo, mi club traspasó la temporada pasada a la Fiorentina italiana a un jugador de 16 años. Este año la mayoría de mis jugadores tienen entre 20 y 22 años. Es un grupo muy bueno, con algún jugador internacional por Lituania incluso. En general es un equipo joven con muchas ganas, con jugadores con muy buena base que técnicamente son bastante buenos, aunque tácticamente tienen que mejorar bastante. Pero es un equipo joven con mucha ambición y con ganas de hacerlo bien.

¿Cómo valoras tu experiencia hasta el momento en Lituania?
Muy buena. Mejor que me ha ido hasta ahora es casi imposible. A nivel deportivo, fenomenal. Y a nivel personal, pues fenomenal también. Las condiciones son muy buenas, la ciudad es muy bonita, y todo el mundo habla inglés, que eso también es muy importante para poder comunicarse. Lo único que llevo peor es el clima, que ahora en invierno estamos todo el día bajo cero y nevando, pero se lleva.

¿Cómo es el ambiente de fútbol en una ciudad que vive por y para el baloncesto como Kaunas?
La liga se juega de marzo a noviembre y en los meses de verano sí que suele venir más gente a los partidos, pero en el baloncesto, cuando juega el Žalgiris Kaunas, el pabellón se llena con 15.000 espectadores. Para ver a un equipo de 1ª división aquí a lo mejor hay mil personas. Pero el fútbol está creciendo, el Gobierno está ayudando bastante con subvenciones y poniendo bastante dinero. En Kaunas se está construyendo un nuevo estadio para 15.000 espectadores, que si va todo bien lo terminarán en julio. Los lituanos quieren prosperar en fútbol y poco a poco hay cada vez más noticias, la gente se está interesando más, hay un montón de categorías inferiores y de niños que, en lugar del baloncesto, se están interesando más en el fútbol.

¿Es atractiva la liga lituana para jugadores y técnicos de otros países?
Suelen venir bastantes italianos, españoles o portugueses. Es una liga que es competitiva. La temporada pasada había otro entrenador español más, Víctor Basadre, en el subcampeón de 1ª, el Sūduva. En cuanto a mi staff técnico, el entrenador de porteros es italiano, hay un preparador físico y un asistente portugueses, tenemos un analista italiano y se prevé que venga otro asistente español.

¿Qué diferencias ves entre tu experiencia en China y hasta ahora en Lituania?
Son países totalmente opuestos. Hay muchas diferencias, en todo en general. En Lituania las instalaciones están bien, aunque todavía tienen carencias y se pueden mejorar bastante. En China en cambio son espectaculares, las instalaciones son magníficas y tienes de todo. Pero en cuanto a los jugadores, en Lituania son más profesionales que en China. Allí son bastante vaguetes y les costaba bastante entrenar. A nivel de campo, en Lituania técnicamente y físicamente son bastante buenos, aunque tácticamente fallan. En China puede ser un poco al revés, físicamente fallan, es un fútbol muy lento, a los jugadores no les gusta una velocidad más, pero tácticamente tampoco son malos.

¿Qué crees que le falta a China para dar ese salto que sí han dado desde hace tiempo otros países asiáticos como Corea del Sur o Japón? (China solo se ha clasificado una vez para un Mundial, en 2002)
El Gobierno chino ha invertido mucho dinero y ve que no está sacando jugadores, por lo que están nacionalizando brasileños para intentar subir el nivel. Yo lo que veo es que no tienen un rumbo fijo. Cada año cambian. No es lo mismo el método que utilizan en sub-14 que en sub-18. No tienen esa constancia de crecimiento de trabajar bajo un mismo sistema, una misma regla, y en diez años tener todo asimilado. Constantemente están cambiando y eso es muy complicado. Luego hay que decir que tienen un hándicap con los períodos de la liga, hay mucho parón, además del tema cultural para desarrollar jugadores, ya que prima más el tema escolar que el deportivo. Cuando un jugador llega a una edad casi siempre se decanta por los estudios. Sí que es verdad que es un país con mucha población y mucho deporte. Dentro de un tiempo, aunque no lleguen a un nivel muy alto, sí se clasificarán para Mundiales. Desde luego por instalaciones no será, pero esto es paciencia.

En China dirigiste a varios equipos, ¿por qué tanto cambio?
Son muy resultadistas. Como invierten mucho dinero, en el momento que no obtienen resultados cambian de entrenador o las condiciones se modifican. Yo estuve un año o año y medio como mucho en cada etapa. Allí casi todo el mundo está año o año y medio y cambia. China es muy grande y hay muchas oportunidades y uno va buscando lo mejor para él.

¿Cómo es el trato al entrenador en China y Lituania?
En China es mucho más frío. El idioma es una barrera importante porque la mayoría de los jugadores no hablan inglés. Siempre tienes que estar con un traductor y se pierde mucha información y muchas dinámicas de entrenamiento. Los primeros años fueron complicados por el idioma. Luego ya a partir del segundo año hablaba algo más de chino y resultaba todo más fluido. Pero como decía antes, en China los jugadores son un poco más vagos, les gusta trabajar menos. En Lituania es todo lo contrario, tengo un equipo joven y con ganas, que confían en mí desde el principio, lo escuchan todo e intentan mejorar cada día. La diferencia principal es el tema del idioma y las dinámicas de entrenamiento. En China se perdía mucho tiempo, la información y los conceptos no eran muy claros y luego en el campo había problemas. El fútbol son acciones muy puntuales y hay que comunicarlas rápido.

¿Cómo describirías tu metodología de trabajo?
Soy bastante estricto. Intento que el jugador no solo juegue al fútbol, sino que entienda lo que hace en el campo. Todos mis ejercicios se trasladan a eso. Suelo tener el balón e intento meter algo mental, que para mí es lo más importante, que cuando el jugador esté en el campo no solamente juegue al fútbol o pase el balón, que sepa por qué pasa el balón en ese momento o cuál puede ser la jugada siguiente. Me gusta que haya mucha intensidad en los partidos y llevar la iniciativa del juego, que el jugador crea en sí mismo, esté seguro y gane en confianza.

¿Cómo te ves de aquí a dos o tres años?
Llevo siete años viviendo del fútbol. Sí que me gustaría seguir viviendo de este deporte. Hoy en día en Europa gustan más entrenadores o exjugadores con más edad o experiencia. Me veo intentando llegar a lo más alto. Seguiré con el fútbol a ver si el día de mañana puedo llegar a entrenar en España a alto nivel.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

27 de MAYO

  Chollocolchon

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

mayo 2022
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031