Categoría | Actualidad

Fresnedillas de la Oliva acoge la exposición de la Comunidad de Madrid “Entre fortines y trincheras”

  • El elevado número de fortificaciones de la Guerra Civil y su excelente estado de conservación, pasados 80 años del final de la contienda, hacen que Fresnedillas sea un lugar idóneo para el estudio de las defensas militares de ambos bandos durante el periodo de 1936 a 1939.

De forma institucional y dentro del Plan de Fortificaciones de la Guerra Civil en la Comunidad de Madrid, se enmarca esta muestra itinerante que recorrerá varios municipios de la región en 2019 y que en Fresnedillas de la Oliva estará presente en la Casa de la Cultura desde el día 20 de Agosto al 22 de Septiembre. La exposición viene a resaltar el trabajo que la Dirección General de Patrimonio emprendió en 2013 para inventariar, documentar y preservar las construcciones militares de nuestra provincia y darles el valor histórico que les corresponde antes de caer en el olvido. Cuenta con 60 fotografías divididas en cuatro bloques temáticos que dan una visión tanto arqueológica como patrimonial de los hitos más importantes sucedidos en Madrid a lo largo de la guerra. La entrada es gratuita y plantea los siguientes apartados: la defensa de Madrid, las grandes batallas, la fortificación de un paisaje y la guerra en retaguardia. A todo ello se añade un apartado dedicado ex profeso a la Guerra Civil en Fresnedillas y la construcción de sus fortines.
Fresnedillas quedó bajo la órbita gubernamental desde el comienzo de la Guerra Civil hasta el día 5 de Noviembre de 1936, cuando el pueblo fue ocupado por las tropas franquistas. Durante el verano del 36 en Fresnedillas convivieron soldados republicanos, venidos a Madrid desde Castellón, con milicianos locales que se alistaron para la defensa de la República en los primeros días inciertos tras el Golpe de Estado del 18 de julio.

Fortín republicano de la Posición La Cañada en La Puente.

A finales de Octubre de 1936, la entrada de los soldados de Franco en el pueblo era inminente. El día 25 del mismo mes llegaron a Fresnedillas varias columnas de soldados republicanos milicianos que venían de retirada hacia Madrid para protegerse del avance del ejército rival. Ante esta situación, en el pueblo se organizó la evacuación de todos los habitantes para su protección. La evacuación hizo que las familias de Fresnedillas tomaran lo estrictamente necesario o lo que básicamente pudieran portar entre las personas y algunas caballerías que les acompañaban, junto a sus ganados, a un destino incierto por los caminos que se dirigían hacia Madrid o El Escorial.
Así, el 5 de Noviembre de 1936, llegaron a Fresnedillas las tropas del Coronel Rada y tomaron el pueblo ocupando estratégicamente las alturas que lo rodean: el cerro de La Cabezuela, La Peña Gorda y Los Roblazos. La prensa del bando franquista dejó constancia del hecho y en los diarios del día 6 de Noviembre de 1936 se recogía la noticia de la ocupación de Fresnedillas en primera plana, en alguno de ellos, como el Norte de Castilla o el Heraldo de Aragón, entre otros.
Una vez instalados en el pueblo, los soldados de Franco comenzaron la ocupación de los principales edificios. Ocuparon la Iglesia, que fue rehabilitada como tal; la Casa de la Luz, donde se encontraba el transformador del alumbrado público inaugurado en 1929; el edificio de las Escuelas, que inaugurado en 1930 fue utilizado como Hospital de Campaña por su amplitud y el Ayuntamiento, donde, tras un gobierno militar, se situaron autoridades locales puesto que tras la llegada de los soldados, algunas familias decidieron no continuar con la evacuación y regresaron al pueblo con las debidas precauciones, dando varios rodeos antes de volver a sus casas de nuevo. Además de los citados edificios públicos, los franquistas ocuparon una serie de casas de gente del pueblo que se encontraban evacuadas, sobre todo en las fincas cercanas a El Escorial dominadas por los republicanos como El Enebral o Mojadillas.

Alfombra de flores realizada por Isabelino Martín para la Procesión del Corpus de 1938 en Fresnedillas.

El Frente de Guerra de Fresnedillas lo conformaba el valle del Arroyo de la Moraleja, al norte del pueblo. La línea de fuego estaba fuertemente alambraba por ambos bandos, que además tenían cortada, en cada uno de los lados, la carretera que cruzaba el Frente en dirección a El Escorial. A uno y otro lado del arroyo, franquistas y republicanos construyeron todo un sistema defensivo de observación, vigilancia y prevención de un ataque por parte de uno de los dos bandos, sobre todo a partir de la Batalla de Brunete de 1937 en la cual Fresnedillas se situaba en el extremo Oeste del campo de batalla y quedaba como lugar propicio para un ataque republicano desde El Escorial.
Las tropas franquistas fortificaron enormemente toda el área de Fresnedillas dejando un buen número de fortines distribuidos a lo largo del Frente en dos Centros de Resistencia y cinco Posiciones, construidas por la 71 División, que se mimetizaban perfectamente con el medio para pasar inadvertidas en un claro ejemplo de arquitectura organicista de fortificación de campaña.
El Centro de Resistencia de Fresnedillas tenía las Posiciones Enlace, Cota 960 y Entrecarreteras y el Centro de Resistencia de Los Roblazos, las Posiciones Roblazos y Alamedilla. En el lado contario del Arroyo de la Moraleja, el Quinto Regimiento del Ejército Republicano había levantado dos posiciones con sus característicos fortines circulares: la Posición Los Pajares y la Posición La Cañada.
Cabe destacar un hecho ocurrido en Fresnedillas durante la Guerra Civil. Se trata de la celebración del Corpus Christi de 1938 en el pueblo. En Fresnedillas estaba destinado un batallón de soldados de Tenerife. Estos, por lo general, estaban en sus posiciones durante el día o en periodos de guardia pero para comer e incluso dormir, muchos de ellos acudían siempre a la misma vivienda de los pocos habitantes de Fresnedillas que había vuelto al pueblo después de la evacuación. Los canarios, por su amabilidad y bondad, congeniaron bien con la gente civil y muestra de ello fue la elaboración de las alfombras de flores que hicieron los soldados para la celebración de la procesión del Corpus Christi de 1938, que ellos ya estaban acostumbrados a realizar en las islas. La acogida de la idea por parte de los mandos militares fue enorme y la expectación entre la gente de Fresnedillas no mucho menor. El resultado fue espléndido. Tanto es así, que al soldado canario Isabelino Martín Díaz, autor de la alfombra principal situada frente al altar de la procesión, le obsequiaron con diez días de permiso que aprovechó para viajar desde Fresnedillas hasta Málaga.

Pablo Alonso Hernández, profesor de Historia.

FOTO portada: Fortín del bando nacional de la Posición Cota 960.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

 

LOCAL PELAYOS

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

diciembre 2019
L M X J V S D
« Nov    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031