Categoría | Cultura

La Biblioteca Municipal de Fresnedillas de la Oliva pasa a llamarse ‘Juana Keiser’

  • En honor a la mujer que la fundó hace 30 años

Joan Keiser, más conocida como Juana López tiene 84 años y algunos pequeños problemas de movilidad, pero tiene una mente lúcida y despierta y unas ganas de pelear que demuestran lo que tuvo que ser todo un remolino de aire fresco hace ya 30, cuando decidió poner en marcha una Biblioteca Municipal en Fresnedillas de la Oliva, un municipio que por entonces no tenía ni 500 habitantes. Hace unos días, el pasado 23 de abril, se homenajeaba a esta norteamericana afincada en la localidad jaranda, con el bautizo del Centro de Lectura local como Biblioteca Municipal Juana Keiser, sin duda una distinción merecida para la persona que tanta literatura y tantas actividades trajo a Fresnedillas y a quien aún se recuerda como una figura indispensable en la Cultura comarcal. La Biblioteca Encantada se acercó a disfrutar con Juana de una edición especial de La Noche de los Libros que hemos querido dejaros leer en parte en A21, porque un homenaje como este, merece un buen reportaje para que se conozca por todas partes.

¿Cómo se puso en marcha la Biblioteca Municipal?
Yo tenía dos carreras, por un lado el teatro cuando vivía en New York y la otra, desde muy joven, fue la de voluntaria en bibliotecas, por lo que acabé cursando la carrera de bibliotecaria. Y cuando llegué aquí vi que no había biblioteca. Bajo la escalera del Ayuntamiento vi unas sillas y unas mesas, un fichero… Con la ayuda de la concejala de Cultura de aquel momento, María Carmen González y el alcalde, Pedro Aldea, convertimos unas pequeñas escuelas viejas situadas en el centro del pueblo en una biblioteca. Después empecé a mirar cómo la Comunidad de Madrid daba servicio a pequeños pueblos y encontré el Área del Libro, donde conocí a muchísimos bibliotecarios profesionales que no sabían ni siquiera que Fresnedillas de la Oliva existía.semana del libro NUEVO CARTEL BIBLIOTECA

¿Qué hizo que abandonase el mundo de las estrellas de Hollywood para venirse a vivir a Fresnedillas de la Oliva?
Muy fácil, estaba casada con un español y teníamos amigos en la zona, en Zarzalejo, en El Escorial… yo siempre había querido vivir en el campo, aunque siempre había vivido en grandes ciudades y después de buscar encontramos nuestro sitio en Fresnedillas. Vine a España como turista y encontré un trabajo en una película como ayudante de Kirk Douglas, allí conocí a mi marido, grabando “El faro del fin del mundo”.

¿Cómo fue la puesta en funcionamiento?
Era como inventar la rueda de nuevo. Como no había nada, ni lectores ni libros ni dinero, empecé a conocer a todo el mundo dedicado a este asunto en Madrid y ellos respondieron a mis peticiones, me dieron libros, subvenciones para muebles… durante todos estos años que he estado en la biblioteca hemos ganado premios, hemos tenido personas ayudándonos hasta la llegada de la Crisis. Ahora no tenemos dinero ni para libros ni para personal, pero seguimos abiertos a todo el mundo, con casi 4.000 libros para todas las edades. Ahora no voy mucho, ya estoy vieja y le paso el trabajo a otra gente, aunque seguiré como voluntaria de la Biblioteca para siempre, el voluntariado en un centro como este es muy importante, siempre hay algo qué hacer.
¿Fue complicado explicar la necesidad de una biblioteca?
Fue complicado el desarrollo sin dinero, pero como tenía ideas factibles que podían realizarse sin dinero, la Comunidad de Madrid me dio los libros que necesitaba y no había libros electrónicos, dvds, cds y demás… no resultó tan complicado convencer a las personas de la falta que hacía.semana del libro EXPOSICION LIBROS

¿Cómo es su biblioteca pública ideal?
Una biblioteca pública no es un lugar donde leer y permanecer en silencio, es un lugar en el que se puede hablar, se puede jugar, se pueden hacer talleres, se puede leer en voz alta en una esquina… El silencio en una biblioteca pública no es necesario. Esta es una teoría que traje de Estados Unidos y que desarrollé durante casi 20 años como bibliotecaria en la Escuela Americana de Aravaca. Sí, se tenía que hablar en voz baja, pero se podía consultar, charlar… aprendí a enseñar con qué rapidez puedes encontrar lo que necesitas en un libro mejor que en Internet.

¿Es muy importante una biblioteca en un pueblo?
Es necesario que haya una biblioteca en cada pueblo, porque es un sitio de información, un punto de encuentro, es el centro de cultura. Los otros actos culturales son diferentes, la Biblioteca siempre está ahí, al pie del cañón, para ayudar a la gente del pueblo. Y con un presupuesto mejor… nosotros siempre hemos hecho todo sin presupuesto, con donaciones, subvenciones… hemos ganado el Premio María Moliner durante cinco o seis años, lo que nos ha dejado muchos libros en la biblioteca. Nuestra biblioteca es tan buena como otras mucho más grandes en Madrid. Hay igual de trabajo en una pequeña que en una grande, quizá más.
Hay personas que piensan que la Cultura es un gasto superfluo.
La biblioteca y la bibliotecaria son únicas en un pueblo como el nuestro y siendo una sola persona es difícil tener mucha atención. Hay que dar muchas patadas a las puertas para llamar la atención y continuar trabajando, pero aquí estamos para ayudar a nuestros vecinos. Una biblioteca es muy importante y con un poquito de dinero podríamos hacer mucho más.

Javier Fernández Jiménez.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

26 DE FEBRERO

 

DEPORTE VALDEMORILLO

 

 

CORONAVIRUS

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

marzo 2021
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031