Archivo de etiquetas | "Vaquilla"

Fresnedillas de la Oliva vivió la Vaquilla un año más

Día 20 de enero, como cada año desde tiempo inmemorable, en el pueblo de Fresnedillas de la Oliva a las doce de la noche se recibe la llegada del día de San Sebastián, al son de los cencerros, comienza la fiesta.
Pocos vecinos de nuestra comarca desconocen que en Fresnedillas se celebra la fiesta de la vaquilla, la televisión ya ha mostrado imágenes de esta peculiar mascarada, prensa y radio también se han hecho eco de la celebración, nuestro periódico lo cubre año tras año, ocupando incluso la portada. Pero en esta Vaquilla de 2018 hemos querido tomar el pulso de la fiesta desde dentro. Estando presentes en los principales actos del día grande y recogiendo las opiniones y el sentir de los diferentes protagonistas de esta especial cencerrada, que según dicen sus vecinos y los conocedores de la materia, es una de las mejor conservadas dentro y fuera de nuestras fronteras.
Llegamos a la entrada de la misa a las doce de la mañana, en el pórtico de la pequeña iglesia están colocados en fila los jóvenes vestidos con coloridos trajes y tapados con mantas. Entran en silencio y respeto ocupando el pasillo central del abarrotado templo. En un momento de la misa hacen la ofrenda al santo de una moneda que llevan los jóvenes sobre la lengua, la moneda ha ido cambiando según los tiempos, pasó de una perra gorda, a una peseta y ahora son diez céntimos, cada personaje entrega la moneda al sacerdote que porta una bandeja y regresa a su sitio caminando hacia atrás, sin dar la espalda al santo.
Al finalizar la eucaristía los jóvenes rápidamente se desprenden de las mantas y se colocan unos grandes cencerros atados a la espalda y comienzan a correr alrededor de la iglesia de un modo peculiar que hace que estos suenen con gran estruendo.
Salen los fieles acompañando a la imagen del santo mártir, representado atado al tronco de un árbol que tiene detrás y ofreciendo su torso a las saetas del verdugo. Para la ocasión añaden a la imagen una rama de olivo del que cuelgan mandarinas, rosquillas y cintas. Resaltan las figuras del Alcalde y del alguacil de la fiesta, vestidos formalmente con traje oscuro y corbata y con sendos sombreros de amplia ala redonda curiosamente engalanados con cintas y flores que durante la procesión portan en la mano en señal de respeto.
La procesión transcurre por las calles de la localidad, la peculiaridad que confiere a esta fiesta es que el grupo de los llamados judíos, jóvenes vestidos con coloridos monos, pañuelo al cuello, gorra militar y los estruendosos cencerros, preceden al santo y fieles realizando rápidas carreras, que según nos cuentan se realizan bajo un protocolo riguroso.
Los cencerros que hacen sonar se llaman zumbas por el gran tamaño, según nos cuenta el vecino Juan Francisco, los traen de Montehermoso en Cáceres y el badajo lo hacen ellos mismos con corazón de encina y de raíz de retama que es una madera muy dura para que suenen bien, esta es otra de las tradiciones que siguen a rajatabla.
El estruendo que hacen al pasar por las estrechas callejas que llevan a la Plaza del Ayuntamiento impresiona al visitante que percibe durante todo el recorrido un recogimiento y emoción contenida en los rostros de los vecinos que rodean a la imagen de su patrón.
La figura de la vaquilla, que porta el joven Alejandro, es un armazón con cuernos y rabo del animal que simboliza, junto con los judíos realizan unas curiosas carreras: cuando llegan ante el santo frenan en seco y se arrodillan, gritando “Viva San Sebastián”.
Se retorna a la parroquia acompañando al santo y el alcalde y alguacil de la fiesta le despiden en su interior. Todos los personajes de la fiesta vuelven a la Plaza donde continua el festejo, ahora con carreras que hace la vaca para conseguir dar con el cuerno al alcalde o al alguacil, con rápidos regates estos esquivan los pitones, parece imposible que vestidos con traje y con zapatos logren que la vaca no les pille cada vez que les enviste, cuando son corneados todos los judíos lanzan sus gorros militares al aire.
Esta es una fiesta en la que participan los varones del municipio, ya desde niños se preparan para sonar los cencerros, nos cuentan algunos de los niños que pululan por la plaza, que ellos ya salieron el sábado anterior como es tradición, van aprendiendo desde muy niños, portando cencerros más pequeños ya hacen sus pinitos siguiendo los consejos de sus padres y abuelos. Les preguntamos si seguirán corriendo cuando sean mayores y hay disparidad de opiniones, Álvaro dice que está deseando tocar con los mayores, en cambio su hermano no está tan seguro porque le parece muy cansado estar desde las doce de la noche dando carreras todo el día.
Los más ancianos del pueblo muestran disparidad de criterios sobre la antigüedad de la fiesta y cuando se entroncó con la iglesia. Los obreros que estaban trabajando haciendo el monasterio de El Escorial, trajeron esta fiesta de tierras extranjeras, era una fiesta pagana explica Francisco Peña, su compañero Juan en cambio opina que es una especie de carnaval, que se celebraba en las fechas cuando empiezan a crecer en horas de luz ya hay más vida.
Los personajes del escribano y su esposa la Hilandera completan el quinteto de protagonistas de la fiesta, él va ataviado con traje y sombrero de enorme copa, y ella que es un joven disfrazado de mujer, con un traje colorido y grotesco tocado con una pamela, por lo que también la llaman la guarrona. Van recorriendo los corros de vecinos y visitantes pidiendo la multa, una aportación voluntaria para pagar los gastos de la fiesta. El que paga la multa recibe un beso, quedando impreso el carmín de los labios de la guarrona en las mejillas de los generosos.
La vaca sigue correteando por la plaza incansable, en la cara de Alejandro, ya se aprecia el cansancio de la jornada, pero no ceja en el empeño de intentar pillar al Alcalde o al alguacil que una y otra vez intentan zafarse del envite del animal, no siempre consiguiéndolo. Los judíos dan vueltas alrededor de la plaza, han cambiado la botella de agua de la mañana, cuando las carreras eran más impetuosas, por el botellín o el vaso de cubata de la tarde, después de una comida de todo el grupo.
Los judíos más jóvenes van concentrados, Borja y su amigo Carlos es el primer año que tocan con los mayores, el primero pertenece a una familia de jarandos que han participado en la fiesta durante generaciones y para él supone un gran orgullo seguir los pasos de sus antepasados, usa el gorro de la mili de su abuelo. Lleva tocando con el grupo de niños igual que su amigo Carlos desde que tenían dos años. Pero se diferencian en que Carlos es rumano, aunque lleva muchos años viviendo en Fresnedillas y cree que cuando tocas o eres de la fiesta, ya eres un auténtico jarando, no importa donde hayas nacido. Ambos sienten mucha emoción al portar esas grandes zumbas sobre sus lumbares y están concentrados para cumplir el reglamento que han aprendido de sus mayores y no cometer ningún fallo.
Vemos a otro jovencito al que se le ha aflojado la correa que sujeta los cencerros a su espalda, cómo se retira del grupo y se acerca a unos ancianos entre los que se encuentra su abuelo, que le ayuda a ceñir fuertemente el cinturón a su joven espalda para que así suene mejor, la emoción empaña la mirada de nieto y abuelo.
Una vecina observa con nostalgia como preparan la carrera donde se ata a la vaca, hay tensión contenida en el ambiente. Nos cuenta que su hijo fue de la fiesta hasta que se casó, recuerda como se le caían lagrimones el año de su boda porque ya no podría salir el día de San Sebastián, ahora lo hace el día 21 junto a otros muchos casados que siguen con la tradición, y aunque ya no corren tan rápido, tienen más veteranía y también hacen buenas carreras haciendo sonar las zumbas.
En otro corrillo de vecinos rememoran cuando los que habían emigrado a Madrid o incluso más lejos, pedían el día de vacaciones en el trabajo para no faltar a San Sebastián, los que estaban haciendo el servicio militar, incluso los de África, hacían todo lo posible por volver al pueblo para celebrar la vaquilla.
Los personajes principales de la fiesta se suben al carro situado en la plaza, se arremolina el numeroso público alrededor y se hace el silencio para escuchar como se recitan poesías con una rima un tanto irregular, inventadas por los poetas locales que versan sobre anécdotas de los habitantes del pueblo. Los padres del Alcalde de la fiesta nos han contado que su hijo lleva 32 años sonando como sigue soltero no deja de participar, pero que hubo años en los que decayó mucho y gracias al apoyo de familias como la de Fernando que apoyaron su continuidad, pueden los jarandos decir con orgullo que jamás se ha dejado de celebrar la vaquilla. Los vecinos ríen las ocurrencias y chascarrillos de las anécdotas locales. Vemos también metido en faena al Alcalde de la localidad, José Damián de la Peña, que fue durante su soltería miembro activo de la fiesta como buen jarando.
La vaca atada sigue corriendo, hasta que en un momento determinado corre a gran velocidad hacia el carro y cae muerta, allí todos beben vino tinto de un barreño que simboliza la sangre de la vaca. Cae la tarde y la fiesta llega a su fin, los cerca de cincuenta jóvenes participantes se dispersan por la plaza, haciéndose fotos con sus amigos y familiares en un ambiente de gran camaradería.
El sábado próximo será el día de pedir, de nuevo los personajes de la fiesta recorrerán todas las casas del pueblo ofreciendo vino y con una talega recoger las donaciones de los vecinos. Finalizará la Vaquilla 2018 con una cena de confraternización.
Enviamos agradecimientos a las personas que nos han contado sus vivencias y compartido sus sentimientos en un día tan especial para ellos.

Publicado en Actualidad, Fiestas, Sierra OesteComentarios (2)

“La Vaquilla es el día más esperado del año en Fresnedillas de la Oliva”

  • Entrevista al portador de la Vaquilla, protagonista de una de las mascaradas más importantes de la región.

Alejandro Zapata es un vecino de Fresnedillas de la Oliva, esta será la segunda vez que porte la Vaquilla, pieza central de una de las mascaradas mejor conservadas en la Comunidad de Madrid, una manifestación ritual de origen prerromano que se celebra habitualmente en el ciclo de invierno en torno a la representación de un animal.
De las pocas “vaquillas” que quedan en la región, la de Fresnedillas de la Oliva es una de las más vistosas debido a que se conservan 7 personajes diferentes (Alcalde, Alguacil, Hilandera, Escribano, Vaca, Pregonero y Judíos en mayor número) y que apenas ha perdido su ritual gracias a una extraordinaria conservación durante la dictadura y el éxodo rural debido a un exigente sistema de “multas” al salirse del protocolo.
Alejandro, ¿qué supone para ti encarnar la Vaquilla?
Todo lo que rodea a este día es una felicidad y un estado de ánimo especial. Participar en esta fiesta siendo el personaje que sea es un orgullo y un compromiso, pues las normas de la fiesta son bastante estrictas y tenemos que seguir cumpliéndolas. La Vaquilla es el personaje sobre el que gira la fiesta y requiere saber muy bien cómo se desarrolla la fiesta: cada carrera, cada vuelta en la plaza, cada ida y venida hacia el santo; lo que le añade un plus de responsabilidad… Y además, los mayores del pueblo vigilan de cerca cada movimiento que haces (si te confundes lo más mínimo lo van a saber y será comentado, jejeje). También es un día físicamente duro, muchas carreras a sprint, en las que a veces las piernas pueden flaquear pero hay una fuerza extra que te empuja: recuerdos, imágenes de tus antepasados, (abuelos tíos bisabuelos) que ya no están, pero ese día resuenan sus palabras en tu mente de cuando te hablaban de la fiesta y te hacen correr como nunca.

¿Cómo son los preparativos previos?
La persona realiza el papel de Vaquilla y su familia (en mi caso mi madre y una vecina, a las que doy las gracias ya de paso) se encargan de adornar el armazón con una escarapela hecha con cintas plisadas de raso y con cintas de colores que, junto con el rabo, cuelgan en la parte trasera. Predominan los colores blanco, azul, rosas, rojos… También junto con el Alcalde, el Alguacil la Hilandera y el Escribano, nos encargamos de organizar y gestionar todo lo que rodea a la fiesta.
¿Cómo vive el pueblo de Fresnedillas de la Oliva esta fiesta?
Creo que es el día más esperado del año para todos. Desde la noche después de Reyes los niños comienzan a sonar sus cencerros por el pueblo todas las tardes hasta el día de su fiesta. Y cuando llega el día 19 el ambiente en el pueblo cambia, todo se para, la gente viene de allá donde esté, Madrid, Valencia, China, Rumanía…desde donde sea para estar en la fiesta y todos tenemos en la mente que en cuanto el reloj marque las 00.00 los cencerros van a empezar a sonar. La magia del ritual milenario se palpa en el ambiente, un ritual que han mantenido nuestros ancestros hasta hoy y que tenemos la fortuna de seguir realizándolo y disfrutándolo. Cúmulo de emociones difícil de explicar.
¿Participarás también en años venideros?
Sin duda.


Los actos comienzan el sábado 13 de enero a las 18:30 horas en la Plaza de la Constitución, donde se celebrará la Fiesta de la Vaquilla desarrollada por niños. Este días es muy importante porque pone fin al aprendizaje de los rituales y simbolismo por los más pequeños del pueblo y que llevan preparando desde el día de después de Reyes, donde cada tarde, salen a recorrer nuestro pueblo inundándolo del sonido de los cencerros.
El día grande se celebra el sábado 20 de enero, coincidiendo con la festividad de San Sebastián, fruto de su posterior cristianización. El simbolismo y sincretismo de la fiesta y cómo ha ido adquiriendo elementos de los periodos que ha vivido es una de las características que hacen de la fiesta de La Vaquilla una mascarada de gran valor antropológico y cultural. Durante todo ese día se realizará un ritual que empieza a media noche y acaba por la tarde con la caída del sol.
Al día siguiente, el día 21 de enero, es el turno de los casados, que repetirán el ritual que hacían siendo mozos y que tanto orgullo y sentimiento representa.

Publicado en Actualidad, Fiestas, Sierra OesteComentario (1)

La Fiesta de la Vaquilla, presente en Mascarávila

La Fiesta de la Vaquilla junto con la Rondalla y el Grupo de Danza de Fresnedillas de la Oliva participaron el pasado 16 de abril en Mascarávila.
Mascarávila es un festival de mascaradas y danzas abulenses celebrado este año en su segunda edición en Hoyocasero (Ávila).Mascarávila 2

Los integrantes de los grupos de Fresnedillas participaron en el desfile por el municipio junto con los Grupo y realizaron una exhibición de las jotas y seguidillas, de los bailes y cánticos más tradicionales de Fresnedillas.

En declaraciones del Alcalde de Fresnedillas, D. José Damián de la Peña Alonso, “Para nosotros ha sido un honor participar en Mascarávila y ser el invitado de la Comunidad de Madrid. Hemos venido con representantes La Fiesta de la Vaquilla, nuestro patrimonio más importante por ser el más ancestral y simbólico y a punto de ser declarado Bien de Interés Cultural por la Comunidad de Madrid.”

“Además, añade José Damián de la Peña, también han asistido representantes de La Rondalla y del Grupo de Danza que han exhibido las Jotas y Seguidillas de gran tradición en nuestro municipio y de igual procedencia castellana”.

Publicado en CulturaComentarios (0)


CERCANÍAS YA

 

LOCAL PELAYOS

 

TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

mayo 2018
L M X J V S D
« Abr    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com