Categoría | Productos de la tierra

Terminó la vendimia en Cenicientos con aumento de cosecha y buena calidad de la uva

Pedro Puentes, presidente de la cooperativa, advierte del riesgo de desaparición de muchas Sociedades Agrarias de Transformación (SAT) en la comarca.

Finalizada una nueva campaña de la vendimia, desde la bodega cooperativa San Esteban Protomártir de Cenicientos, su presidente, Pedro Puentes, hace balance de un 2021 “muy difícil, sobre todo por las heladas de primavera, que hicieron mucho daño a la cosecha”, aunque la producción fue “mayor de lo que se esperaba”. Esta aumentó un 8% con respecto a la campaña anterior, hasta alcanzar los 542.000 kilos, registrando 14,1 grados Baumé de glucosa en mosto. Por fortuna, no heló por igual en todas las zonas y, donde no lo hizo, se pudo recoger más cantidad. Como resultado final se confía en obtener un vino de excelente calidad.
Además de las heladas, la cosecha de este año ha sufrido daños por los animales salvajes y aves como mirlos y rabilargos, que están “desbordados” y que “se han comido el 15% de la cosecha”, según indica Puentes. Desde la cooperativa corucha se ha solicitado por escrito a la Dirección General de Medio Ambiente que les ayuden a hacer “capturas selectivas”, sin obtener respuesta hasta el momento, lo que genera preocupación de cara a próximas campañas como la de la aceituna, en la que “pasará lo mismo”. Para Puentes, este es un problema que afecta también a los municipios vecinos de Cadalso de los Vidrios y Rozas de Puerto Real, e incluso a San Martín de Valdeiglesias. Por ello, además de las capturas selectivas de estos pájaros, han pedido seguir manteniendo las esperas conseguidas hasta ahora de jabalíes, corzos y ciervos y, si es posible, hacer un ojeo más.
Clima y fauna salvaje son riesgos recurrentes en el campo, pero desde hace unos años existe una amenaza más para las bodegas cooperativas de los pueblos de nuestra comarca. Las Sociedades Agrarias de Transformación (SAT) corren el riesgo de desaparecer si continúa aumentando la mala praxis dentro de ellas, como vender la uva fuera de la sociedad “al mejor postor”, como denuncia Puentes. “Las SAT se crearon en los años 50 para que las uvas de todos los que querían agruparse se recogieran y, entre todos, se transformasen en vino, evitando así los desprecios y abusos que había yendo por libre, como no querer recogerte la uva en años de mucha producción, o fijarte un precio bajo cuando había poca, con la amenaza de no cogértela más si no aceptabas”. Desde los años 50 hasta el inicio de este siglo, las SAT “han funcionado perfectamente”, pero ahora, según Puentes, “los poderosos han hecho pequeñas bodegas y compran las uvas de sociedades como esta por un precio similar, pero anticipando el pago”, abocando a una posible desaparición de estas sociedades de seguir así. El riesgo para quienes abandonen el “paraguas” de las cooperativas, que “te recogen siempre la uva”, es “volver a lo que había antes”. Puentes advierte de que si las SAT desaparecen, “vendrán otra vez los desprecios y habrá que abandonar el campo, pero vamos a luchar por mantener este tipo de sociedades”.
Optimismo para el futuro “si se siguen haciendo las cosas bien”
Pese a estas problemáticas, el presidente de la cooperativa de Cenicientos vaticina un futuro positivo para la sociedad que preside siempre que “se sigan haciendo las cosas bien” y “se aumente la venta directa al público”, como así está ocurriendo. La venta en la bodega se está recuperando sobre todo gracias a sus dos últimos productos, el rosado dulce Capricho Rosa y el tinto Garnacha Centenaria, que están teniendo una gran acogida en el mercado, pero también está subiendo la venta a granel. “Hacer las cosas bien” es fundamental también para la recogida de la aceituna, cosecha que se espera bastante buena y en la que se confía en obtener un buen aceite. Puentes advierte de que se debe cuidar la forma en la que se recoge la aceituna, rehusando las caídas al suelo, pues lograr que el producto se considere virgen extra depende del compromiso de todos los socios.
Otro síntoma que invita al optimismo es, según Puentes, que en los próximos años se dejarán de abandonar viñas porque se incrementará un poco el precio de la uva y porque la gente en general, y los jóvenes en particular, están “más entusiasmados con los vinos”, existiendo incluso cierto movimiento de gente joven que quiere recuperar viñedos. ”A la gente joven la veo con más ilusión”, afirma. En catas recientes como en la Fiesta de la Vendimia de Cenicientos o la Feria del Vino Cadalvín, en Cadalso, “hubo gran asistencia de público y gustaron mucho todos los vinos que se presentaron en general, y los de Cenicientos en particular”.
De cara al futuro las cooperativas están trabajando en hacer una “unidad cooperativa comarcal”, con el asesoramiento de la Comunidad de Madrid, como ya ocurre en otras zonas del país como Aragón, donde venta y elaboración se realizan en conjunto. “Con los mismos kilos se pueden hacer más cosas”, afirma Puentes, que se compromete no solo a “luchar por mantener la calidad que ya tenemos, sino en la medida de lo posible, aumentarla con nuevas marcas y otros tipos de elaboraciones”. Desde Cenicientos se quiere “aprovechar el tirón de que la garnacha”, su uva típica, que está de moda.

Sergio Lizana Calvo.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

"EDICIÓN IMPRESA">EDICION IMPRESA

 

 

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

17 de diciembre

 

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

diciembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031