Categoría | Actualidad, Sierra Oeste

“Toca estar cerca de nuestros vecinos y de sus problemas, esa es nuestra prioridad, dar respuesta a sus necesidades”

  • Entrevista al alcalde de Valdemorillo, Santiago Villena.

Trascurridos 14 meses desde su investidura como alcalde de Valdemorillo, y dado el grave impacto del COVID-19, el balance de este primer año de gestión cobra una dimensión especial, ¿cómo afronta esta experiencia, y que cabe destacar de este difícil período con el que se ha estrenado al frente del Ayuntamiento?
La hemos afrontado con mucha responsabilidad y mucho trabajo, es una situación excepcional, absolutamente nueva y nos hemos tenido que adaptar a las circunstancias. De todo este tiempo destaco, como siempre, la disciplina de la gente, la responsabilidad durante el tiempo del Estado de Alarma y durante el confinamiento. La respuesta de los vecinos es la que se podía esperar en estas circunstancias. Me gustaría destacar, además del comportamiento de los vecinos, que hayamos sido uno de los pueblos, quizá también por la propia configuración del municipio, en los que menor incidencia ha tenido la pandemia. Puede que también gracias a nuestra singularidad territorial, con núcleos de población separados que hacen barrera natural, con viviendas unifamiliares, no tenemos grandes comunidades de propietarios ni centros residenciales ni hospitales. Para otras cuestiones puede ser contraproducente pero en esta situación nos ha beneficiado y nos debemos sentir afortunados. Y ello a pesar de los últimos datos conocidos en los que se ha producido un repunte de casos, a pesar de lo cual la situación sigue controlada.

En su primera intervención ante los vecinos destacó su compromiso por sacar al municipio del paréntesis en el que se encontraba, ¿ha podido avanzar en esta cuestión?
Sí, hemos trabajado en muchos ámbitos, en muchos frentes. Recuerdo cuando hablé de este tema, la idea fundamental era que Valdemorillo recuperase vida. Evidentemente no todo está vinculado a la oferta de ocio, hay que hacer mucho trabajo que, entiendo, iremos comentando a lo largo de la entrevista, pero yo lo que pretendo es recuperar vida en el pueblo, que haya oferta para que nadie se tenga que desplazar a municipios limítrofes para poder disfrutar de su tiempo libre, tampoco en lo que se refiere a las compras. Hemos impulsado mucha oferta con cine, teatro, todo tipo de actividades culturales, deporte… La plaza de toros se ha usado más que nunca en el último año con diferentes iniciativas porque ese era el objetivo, que toda aquella oferta que no existía se pudiera visualizar. Que hubiera vida y se generara actividad económica de alguna manera. Creo que hemos puesto las bases para que también sea una realidad.

Los presupuestos municipales son un instrumento de gestión necesario, en solo nueve meses este Ayuntamiento ha pasado de tener partidas prorrogadas desde 2017 a aprobar las cuentas del 2019 y del presente ejercicio, estas últimas, además, con el fuerte componente social que requiere la situación actual. ¿Cómo valora el haber sacado adelante estas cuentas aun gobernando en minoría?
Lo valoro de forma muy positiva. Cuando llegamos en 2019 teníamos unos presupuestos prorrogados desde el año 2017, se había pasado media legislatura sin presentar unas cuentas en el Ayuntamiento de Valdemorillo. Es cierto que la corporación anterior, desde mitad de legislatura se quedó en minoría, pero nosotros seguimos siendo un gobierno en minoría, lo que pone de manifiesto nuestra capacidad para llegar a acuerdos con todos aquellos grupos municipales que estén dispuestos a llegar a un acuerdo con nosotros y sumar para construir un mejor municipio.

¿La capacidad de dialogar y de negociar es una de las virtudes que tiene como alcalde?
En mi ánimo siempre ha estado hablar con todos. Al inicio de la legislatura seguramente teníamos un diagnóstico sobre las cosas que había que afrontar y priorizar, pero nadie sabía que nos íbamos a tener que enfrentar a una situación de crisis sanitaria como con la que estamos viviendo. Lo que sí quise es, en esa situación excepcional, hacer partícipes a todos los grupos municipales. Desde que se decretó el Estado de Alarma a mediados de marzo hemos celebrado una junta de portavoces semanal que ha venido funcionando como comisión de seguimiento de todas las medidas que hemos ido adoptando para salvar esta crisis sanitaria y en esa fase los grupos municipales también han tenido la oportunidad de hacer aportaciones, de hecho, ha habido aportaciones que se han transformado en medidas concretas.

¿Considera que el resto de grupos de la Corporación son proclives a alcanzar puntos de encuentro en las cuestiones clave para el municipio?
Durante este tiempo de pandemia, los grupos municipales han hecho aportaciones que han sido tenidas en cuenta y que han visto la luz. El año pasado conseguimos aprobar los presupuestos del 2019 con las abstenciones del PSOE y de Podemos, y este año nuestra apuesta fue distinta. Así, hemos conseguido aprobar el presupuesto de 2020 con el apoyo de VOX y del concejal no adscrito, señor Moreno. Lo negociamos por separado con ellos y fuimos capaces de sacarlo adelante. Tenemos que tener en cuenta que somos siete grupos municipales los representados en el pleno del ayuntamiento, con lo que eso supone de dificultad añadida a la hora de llegar a acuerdos.

El COVID-19 ha supuesto la adopción de numerosas y continuas medidas, y nos consta que en todo momento ha seguido gestionando la crisis directamente desde el Ayuntamiento, al que no dejó de acudir ni un día. Entre todas las actuaciones seguidas, ¿cuál destacaría especialmente?
Destaco el Plan de Contingencia, un documento que incluía 50 medidas que pretendía incidir en todos los ámbitos en los que nosotros entendíamos que había que dar una respuesta inmediata. Ese Plan incluía medidas fiscales y objetivos fundamentales como proteger a los mayores, posibilitando en la medida de lo posible que ninguno tuviese que salir de casa para cubrir sus necesidades básicas. Ahí tengo que dar las gracias, por la implicación que han tenido, a los empleados municipales y los voluntarios de Protección Civil, que han hecho posible el desarrollo de esta parte del plan de contingencia. También hemos protegido a los menores, a todos los que tenían o percibían algún tipo de beca y que pertenecen a familias receptoras de la Renta Mínima de Inserción. Todos los niños que tenían una beca de comedor han recibido una comida diaria desde que se decretó el Estado de Alarma y se suspendieron las clases en la Comunidad de Madrid. Y muchas otras medidas en todos los ámbitos. Se ha mantenido la máxima higiene de las calles, con limpiezas y desinfecciones tanto en el pueblo como en las urbanizaciones. Se mejoraron las medidas de seguridad y se amplió la oferta de ocio utilizando las nuevas tecnologías de la información. Todo ello con un impacto económico cercano al millón de euros.

¿Cómo ha sido en lo personal gestionar el confinamiento en Valdemorillo?
Ha sido difícil, un reto personal importante, pero la implicación ha sido máxima, la mía y la de todo el equipo de gobierno. Vimos claramente la gravedad de la situación, nos remangamos todos, nos pusimos manos a la obra y pensamos que lo prioritario en ese momento era definir una serie de objetivos concretos. En ello estamos todavía, porque la crisis sanitaria aún no está superada y a mí lo que me preocupa son las consecuencias económicas y sociales de esa crisis, para las que tenemos que estar preparados.

La gestión en materia de Hacienda es una de las competencias que no delegó y que asume personalmente. La bajada de impuestos, mayores bonificaciones y máximas facilidades al contribuyente figuran entre los pasos dados en estos meses, ¿va a continuar profundizando en esta línea de actuación?
Tengo que decir que a estas alturas de legislatura tenemos cumplido el programa electoral en lo que se refiere a la bajada de los impuestos. Ya se empezó a finales del año pasado cuando se aprobó el presupuesto de 2019, dando cobertura a una serie de bajadas de impuestos que luego se han revelado como necesarias y que respondían de alguna manera a la situación que hemos vivido y que nadie podía prever en Navidad. Ya se estableció una bonificación general del 5% para todos los tributos que estén domiciliados en entidades financieras; se bajó el Impuesto de Plusvalías, un impuesto que está en el limbo jurídico y que mientras no se resuelva en el marco de la reforma de la financiación local nosotros creemos que hay que bajar; y se eliminó la tasa de apertura de establecimientos comerciales. Este año se ha bajado la tasa por expedición de licencias urbanísticas y el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras un 25% en ambos casos, se ha modificado el Impuesto de Bienes Inmuebles dándole una orientación social para las familias numerosas y el incentivo de la actividad económica y para las energías renovables. También se han bajado las tasas para la expedición de todo tipo de documentos administrativos y se han anulado la tasa de terrazas y un semestre del mercadillo.

En este sentido, y cara a poder responder a las necesidades reales de sus vecinos, usted se ha mostrado especialmente crítico, expresando su enérgico rechazo a la propuesta de acuerdo entre el Gobierno central y la Federación Española de Municipios y Provincias, que tacha de “atropello a la autonomía local”, ¿Por qué?
La Constitución Española tiene reconocida la autonomía de los ayuntamientos y esa decisión ataca directamente a la autonomía local. Nosotros entendemos que, aparte de lo que supone de confiscación de esos recursos, se debe respetar lo que hasta hace mes y medio era objeto de consenso, es decir, donde se hubieran generado esos recursos y esos superávit es donde se tenía que hacer el gasto. La autonomía local está enfocada precisamente a eso, a que los ayuntamientos podamos decidir a qué empleamos los recursos que generamos, bajo un criterio de oportunidad. Lo que queremos es que nos dejen gastar el 100% del superávit fundamentalmente en políticas sociales, pero para responder a aquellas necesidades que nosotros entendamos prioritarias. Este planteamiento que nos ha llegado lo que nos está diciendo es que nos lo quitan y encima lo tenemos que dedicar a una agenda concreta, política e ideológica que nos impone directamente el Gobierno del Estado. Eso es en lo que no estamos de acuerdo.

Gestiona directamente también el área de personal, y se da la circunstancia que en mayo fue nombrado vocal en la comisión de Función Pública y Recursos Humanos de la propia Federación Española de Municipios y Provincias ¿es esta una forma más de avanzar en la defensa del papel fundamental que han de desempeñar los ayuntamientos?
Claro que sí. Hasta la fecha he asistido a dos reuniones de la comisión, a su constitución primero y después a abordar temas que se han planteado en la actualidad. Hemos hablado de cuestiones concretas que tienen que ver con la buena regulación del teletrabajo en los ayuntamientos, una cuestión que nos ha pillado un poco con el paso cambiado, que ha venido para quedarse y que necesita una regulación que aún no tiene, y cuestiones que tienen que ver con la protección de los propios empleados públicos. En este ámbito del personal, al margen de la actividad de esta comisión de la FEMP a la que pertenezco, quiero destacar que aquí también, en clave interna, tenemos pendiente un proceso de negociación colectiva que se inició en julio del año pasado y que quiero impulsar a partir de septiembre. El Covid-19 ha dejado de lado algunos asuntos importantes que hay que solucionar y que ahora queremos retomar, como un nuevo convenio colectivo, ya que el último es de 2005. Se hace necesaria la elaboración de una Relación de Puestos de Trabajo (RPT) que dé solución a muchos de los problemas que tenemos planteados en determinados puestos, que defina claramente las funciones y la valoración económica de dichas funciones, y que, de alguna manera, permitan funcionar al ayuntamiento mejor para que sea más eficiente y para que los resultados se vean más rápidamente.

¿Es fácil para un municipio como Valdemorillo hacerse oír en ese maremagno de localidades que es la FEMP?
Sí, también formo parte de la Junta de Gobierno de la Federación de Municipios de Madrid y allí llevamos temas que son muchas veces comunes y afectan al municipalismo. Está pendiente la gran reforma de la financiación local. Hace apenas unos días el Gobierno de España hablaba también de una posible reforma de la Ley de Bases de Régimen Local para dotar de mayores competencias a los ayuntamientos. Pero también hacemos llegar todos los problemas que tenemos en el Ayuntamiento de Valdemorillo.
En el foro de la Junta de Gobierno de la FEMP señaló la importancia de contribuir de forma decidida a la mejora de los servicios públicos, ¿una de sus prioridades?
Así lo definimos en su momento. Por supuesto la mejora de los servicios públicos esenciales es una prioridad de este gobierno local. Evidentemente, no somos administración competente ni en materia educativa ni en materia sanitaria, pero no renunciamos a un objetivo, que es mejorar la oferta sanitaria en Valdemorillo. Queremos que el actual consultorio mejore sus prestaciones, que se convierta en el muy corto plazo en un Servicio de Atención de Urgencias (SUAP) los fines de semana. También vamos a trabajar con la administración de la Comunidad de Madrid para mejorar la oferta educativa que podemos ofrecer, no nos resignamos a que cada día centenares de niños salgan del municipio para disfrutar de una oferta educativa que en Valdemorillo no tienen. Vamos a trabajar en esa dirección con el objetivo de contribuir al bienestar de nuestros vecinos, que al final es el objetivo o uno de los objetivos fundamentales que puedo perseguir yo como alcalde.

¿Y en materia de educación? ¿Pueden estar tranquilas las familias de Valdemorillo ante la llegada del nuevo curso y la vuelta al colegio?
Vamos a poner todos los medios a nuestro alcance para que así sea, estamos en constante comunicación con la Consejería de Educación, hemos conocido los posibles escenarios que se manejan y ahora lo único que podemos hacer es esperar a ver cómo van evolucionando las circunstancias. Nosotros, evidentemente, vamos a reforzar los servicios de limpieza de los edificios, se han desinfectado en profundidad y la idea es que cuando se inicie el curso se retome la actividad con normalidad, con todas las medidas de protección y en la medida de nuestras posibilidades. Vamos a ir dando respuesta a cada uno de los requerimientos que nos vaya haciendo la consejería en cada momento.

Valdemorillo ha sido de los pocos pueblos que ha tenido la suerte de vivir sus Fiestas Patronales en 2020 e incluso su Feria taurina. En el caso de septiembre ¿será posible algún tipo de celebración?
No. En Valdemorillo tenemos dos fiestas locales: el 3 de febrero que es nuestro patrón, San Blas y el 8 de septiembre. El año pasado sí que recuperamos la actividad festiva en esta última fecha, pero este año, dada la situación de crisis sanitaria se hace absolutamente imposible cualquier iniciativa de ese tipo, por lo tanto las fiestas de septiembre de este año quedan aparcadas. No podemos pretender llenar la plaza del pueblo cuando toda la actividad ferial en Madrid, por ejemplo, está suspendida hasta el otoño. Vamos a ver la evolución de la crisis del COVID-19, pero ahora lo que toca es estar cerca de los vecinos y de sus problemas para ayudarlos. Siempre actuaremos de la mano de las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

¿Hasta ahora cuál ha sido el momento más emocionante como alcalde?
Quizás, coincidiendo con las fiestas patronales, el 2 de febrero. Fue un día muy emocionante, en el que tuve la sensibilidad a flor de piel y la posibilidad de procesionar desde la ermita de San Juan con la imagen de la Virgen de las Candelas, la oportunidad de dirigirme a mis vecinos, al pueblo de Valdemorillo, desde el balcón del ayuntamiento con motivo del pregón de las fiestas, el acto que se celebró por la tarde en la Casa de Cultura de reconocimiento y distinción a todos aquellos vecinos que a lo largo de una vida han contribuido a lo que hoy es nuestro pueblo. Ese es el día que he vivido con más emoción.

“A estas alturas de legislatura tenemos cumplido el programa electoral en lo que se refiere a la bajada de los impuestos”

¿Y el más duro?
Creo que el día 15 de marzo, apenas un mes y medio después de las fiestas, el domingo en el que se decreta el estado de alarma, un día gris, un día oscuro en el que, de alguna manera, si se me permite la metáfora, nos metimos en una especie de túnel del tiempo que no éramos conscientes de lo que iba a durar. Recuerdo aquella fecha porque fue el primer día en el que se empiezan a tomar decisiones concretas sobre esta situación de crisis sanitaria, se firma el primer bando intentando adaptarnos a la nueva situación y siendo el primero de una serie de bandos que vinieron después. Ha sido un año duro en líneas generales, pero creo que ese fue, por concretar una fecha, el día más duro de todos.

¿Cuáles son sus metas a más corto plazo?
Nuestro objetivo a corto plazo es sacar el máximo rendimiento al presupuesto del año 2020, que nos ha costado sacar adelante y que hemos aprobado mediado el ejercicio. Este presupuesto, además de las medidas fiscales a las que da cobertura, nos permite tener un margen de maniobra importante y da respuesta a muchas cuestiones. Se da respuesta a la gestión de los residuos tanto en el casco urbano como en las urbanizaciones, con la dotación de medios materiales y humanos, también se avanza en garantizar la seguridad de todos los núcleos de población que tenemos con la instalación de cámaras de vigilancia, se aborda el tema de la mejora del alumbrado público, la mejora de determinados accesos a las urbanizaciones, sin olvidarnos de todo el paquete de inversiones vinculadas al Plan de Inversiones Regional (PIR) y a todo lo que tiene que ver con la renovación integral de los parques y jardines de Valdemorillo por un importe cercano al millón de euros. Y vamos a insistir ante la Comunidad de Madrid para que a través del nuevo PIR 2021-2025, podamos invertir en nuestras urbanizaciones. Vamos a poner en marcha la redacción del nuevo Plan General de Ordenación Urbana, que debe definir nuestro modelo de pueblo en medio y largo plazo. En su conjunto, este presupuesto da cobertura a una inversión que supera ampliamente los tres millones de euros. Nuestro objetivo es sacarle el máximo rendimiento y que todas esas inversiones vean la luz y que los vecinos lo empiecen a ver como soluciones a problemas concretos.

Volviendo a lo más inmediato, hay que poner la mirada en los autónomos y en las pequeñas y medianas empresas locales. El Ayuntamiento ha presentado una plataforma para hacerlos más visibles y cercanos, y también se ha aprobado un importante fondo destinado a ayudarlos, ¿cómo se les va a continuar brindando apoyo?
Hemos creado una web municipal, que se llama Comercios de Valdemorillo, una iniciativa que ha tenido una muy buena acogida entre los propios comerciantes. Se les ha hecho partícipes de la elaboración y se les ha ofrecido a ellos y a los vecinos una herramienta en la que poner en un mismo espacio toda la oferta no solo del comercio, sino de las múltiples actividades profesionales que se desarrollan en Valdemorillo. Esa plataforma puede servir muy bien, porque no ha habido nada hasta la fecha que permita en un mismo espacio unificar y que se pueda encontrar todo. Nos hemos implicado personalmente, de hecho, la concejalía está ayudando a todos los comercios que no tienen la misma facilidad de darse de alta en esa plataforma a que lo hagan. Y como complemento a todo esto, en el presupuesto de 2020 hay un paquete importante de medidas y de ayudas destinadas a que nadie se quede por el camino. Un paquete dedicado especialmente a las familias y a los pequeños empresarios de nuestra localidad.

¿Estamos en un momento en el que todos tenemos que acordarnos mucho más de nuestro comercio local?
Sin duda alguna, por eso se ha diseñado esa plataforma, se han previsto una serie de ayudas en presupuesto para que todas las personas que han tenido que echar el cierre a su negocio retomen la actividad. Pero no solo a los trabajadores por cuenta propia, también los trabajadores por cuenta ajena necesitan nuestra ayuda. Hay gente que está en un ERTE o directamente que se ha quedado sin empleo. A esa gente, a esas familias también las queremos ayudar con ese paquete de medidas por valor de 340.000 €, ampliables si fuese necesario.
Valdemorillo como destino turístico muy atractivo en lo paisajístico, histórico, arquitectónico… ¿El turismo es una de las claves para impulsar el futuro de esta localidad?
Así es. Y ya está recogido todo en el marco de un Plan Estratégico de Turismo. Se trata de poner en valor todo lo que podemos ofrecer. Valdemorillo es naturaleza, Valdemorillo es patrimonio histórico, Valdemorillo es gastronomía… es cultura. A eso pretende dar respuesta ese plan que hemos trazado, a poner todo lo que tenemos en valor para que todo ese paquete bien ordenado resulte atractivo para que nuestro municipio resulte también a nivel turístico uno de los municipios más atractivos de la Sierra Oeste de Madrid.

Los eventos culturales, la cultura en sí, están sufriendo muchísimo con todas las medidas que hay que tomar frente al COVID-19, ¿Valdemorillo está buscando o realizando fórmulas para apoyar y proponer cualquier tipo de oferta cultural?
También en ese campo nos hemos tenido que reinventar y hemos sido tremendamente activos desde que llegamos al inicio de la legislatura. Ha habido múltiples iniciativas. El año pasado comenzamos con el certamen de teatro en el mes de octubre y luego se han desarrollado una serie de iniciativas que han resultado novedosas como la Plaza de la Navidad durante las Navidades pasadas. Teníamos previsto realizar el MemoryPop que hubo de suspenderse como consecuencia de la pandemia. Pero también la actividad a lo largo del verano ha sido muy rica, segura y variada. Hemos tenido cine, música y actividades para toda la familia. En esta línea vamos a seguir trabajando.

Este verano está siendo difícil y complicado, como en otros municipios Valdemorillo habrá multiplicado la población durante este 2020 en mucha mayor medida que en otros veranos, ¿qué medidas y dificultades ofrece ese aumento de población tan repentino?
Valdemorillo se caracteriza, como todos los municipios del entorno de la capital, por aumentar su población en el periodo estival. Este año esas circunstancias las hemos vivido antes, porque en cuanto se levantó el estado de alarma y se acabó el colegio, muchas de las familias que estuvieron confinadas en Madrid vinieron a sus segundas residencias o a viviendas de familiares que viven aquí todo el año. Esto nos ha obligado a redoblar el esfuerzo en muchos ámbitos. Tenemos un problema, por ejemplo, con el volumen de residuos, cuya magnitud nos da cuenta de lo que está sucediendo en Valdemorillo y en otros municipios del entorno, lo que nos ha obligado a dotarnos de recursos materiales y humanos para dar respuesta para adaptarnos a las circunstancias. Han sido un conjunto de medidas importantes pero estamos intentando salvar este momento de la mejor manera posible y creo que lo vamos consiguiendo.

Por último ¿qué se les puede decir a las familias, algunas tan castigadas a nivel económico, para que se sientan motivadas cara a superar el panorama actual? ¿Qué mensaje le gustaría dejar para todos los vecinos de Valdemorillo?
El mensaje que les quiero transmitir es de confianza, que confíen en el Ayuntamiento de Valdemorillo, porque hemos trabajado y hemos planificado el futuro más inmediato. Todavía, desgraciadamente, como decía antes, no hemos podido superar ni olvidar la crisis sanitaria pero lo que nos preocupa de aquí en adelante son las consecuencias económicas y sociales de todo esto. Hemos trabajado en una planificación a corto plazo con el objetivo de que nadie se quede atrás. El ayuntamiento de Valdemorillo no va a dejar a nadie en la estacada y en la medida de nuestras posibilidades vamos a evitar que eso suceda. Todos juntos seremos capaces de superar esta situación y saldremos fortalecidos. Estoy convencido.

Javier Fernández Jiménez.

Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

25 DE SEPTIEMBRE

 LA DESPENSA DE MADRID EN VALDEMORILLO

 

 

CORONAVIRUS

 

CEPA SAN MARTIN

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

septiembre 2020
L M X J V S D
« Ago    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930