Archivo de etiquetas | "patrimonio"

Entrevista a Rocío Royo, residente en Brunete tras el l I Festival de Arte y Patrimonio de Robledo de Chavela

  • “Si ofreces eventos culturales de calidad, el público responde. Pero tienes que arriesgarte e invertir algo de dinero”.

Hace ya unos días que se disfrutó en Robledo de Chavela del I Festival de Arte y Patrimonio de Robledo de Chavela, una locura puesta en marcha por una gestora cultural que desde Brunete propone la realización de eventos culturales mucho más ambiciosos y completos de lo que estamos acostumbrados a tener en la Sierra Oeste de Madrid. Para esta primera puesta en escena en Robledo de Chavela se ha juntado con narradores, actrices, músicos, ilustradoras y creadores realmente impresionantes. Rocío Royo hace balance de un festival que ha sorprendido a vecinos y visitantes.
¿Qué balance haces de esta primera edición?
Creo que ha sido un acierto lanzarnos a la aventura. Ha sido muy bien recibido por el público, que era lo importante, que la gente del pueblo y de los pueblos cercanos recibieran con alegría y cariño la programación. En ese sentido ha sido un éxito, también por la calidad de todo lo que se ha ofrecido, por toda la gente que ha participado, por la mirada del ayuntamiento ante la propuesta de realización de este festival y por toda la magia que se ha suscitado durante los cuatro días.
¿Y cómo han sido tus sensaciones personales? No sé si, como organizadora, has tenido tiempo para disfrutar…
Sí, sí que he podido disfrutar. Procuré dejar todo organizado semanas antes de ponerlo en marcha y tenía todo atado y previsto (incluso los posibles imprevistos), pero hasta el último momento estás con la incertidumbre de no saber qué va a ocurrir a nivel de recepción por parte del público, de asistencia y demás. Estaba tranquila porque sabía que la programación era buena, pero el sentido de la responsabilidad por si no gustaba o no había público en esta apuesta del ayuntamiento recaía en mí y en la propuesta. Cuando se empezaron a llenar los talleres en los últimos días empecé a respirar algo más tranquila y cuando llegó el momento yo quería disfrutarlo. Quería disfrutar de las lecturas, de los conciertos, de la conferencia… y de alguna forma, a pesar de la responsabilidad, después de ver que el primer día sí que había aceptación, disposición y repercusión, estuve más o menos relajada. Y dentro de la responsabilidad pude disfrutar.
El proyecto era muy innovador y heterogéneo, ¿qué te ha comentado el público?
El proyecto pretendía poner en valor el patrimonio artístico y medioambiental de Robledo a través de distintas acciones artísticas y disciplinas, con el foco en los dragones, pero también del medievo, la fantasía, la imaginación… toda esa línea. Por ejemplo, el día del concierto en la iglesia, el último día, una familia se quedó después de la actuación para darnos las gracias por haber apostado por este tipo de programación. Hubo muchos comentarios agradecidos también de vecinos de Robledo, personas mayores, que deben ser del pueblo de toda la vida, estaban encantados. Y luego mucha gente de pueblos de al lado, de Fresnedillas de la Oliva, Navalagamella, Navas del Rey, Brunete, Quijorna… todos nos han agradecido que tengamos aquí un programa cultural de esta calidad, sin necesidad de irnos a Madrid, que tengamos todo mucho más cerca.
Este es tu primer evento grande en la comarca, ¿la idea es llegar con proyectos semejantes a otros ayuntamientos? ¿Realizar eventos que valoricen los rasgos más fascinantes y característicos de nuestros municipios?
Sí. Para mí lo ideal sería coger características de determinados municipios para valorizar algo que se quiera rescatar o fomentar. A nivel medioambiental, a nivel alimentario, patrimonio artístico, ganadería… proponiendo un evento cultural con los elementos que nos ayuden a enfocar todo lo máximo posible. Y haciendo un análisis previo de infraestructuras, presupuestos, público… y hacer eventos culturales de calidad para fomentar ese turismo de ocio y cultura.
¿Hay algún otro proyecto en marcha?
De momento no. Se quedó en puertas hacer un evento cerca, pero no llegamos por razones de presupuestos y hemos quedado en hablar para el verano que viene. Los proyectos que hay en mente aún no tienen nada cerrado o concreto, pero estaría encantada de poder realizar proyectos en esta zona. Estoy abierta a propuestas y peticiones. Hay mil cosas que se pueden hacer.
¿Tendremos segunda edición?
La primera idea es que el año que viene se repita el Festival, pero tocan elecciones municipales y está en el aire lo que pueda pasar. Ojalá podamos repetir.

Javier Fernández Jiménez.

Publicado en CulturaComentario (1)

El arte expoliado del Monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias II

  • La portada renacentista del Monasterio se desmanteló y trasladó a la finca El Alamín en Toledo.

El número 211 de la Gaceta de Madrid publicado el 29 de julio de 1835 anunciaba un Real Decreto que en su punto número uno afirmaba: “Los monasterios y conventos de religiosos que no tengan 12 individuos profesos, de los cuales dos terceras partes a lo menos sean de coro, quedan desde luego suprimidos y lo mismo se verificará en lo sucesivo respecto de aquellos cuyo número venga a reducirse con el tiempo a menos de lo establecido.”
El Monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias, ya en clara recesión a todos los niveles, contaba con unos 10 monjes que tuvieron que abandonarlo. Ante las continuas cartas de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (RABASF) al Gobierno alertando de la posibilidad de destrucción del arte español, el Estado creó las llamadas Comisiones de Desamortización de Monumentos que, en teoría, se encargarían de contabilizar y velar por los objetos de arte que hubiera en estos lugares.

Portada renacentista (derecha), ahora en El Alamín.(Interviú)

En concreto, un legajo que se encuentra en la sede de la RABASF en Madrid con fecha 30 de abril de 1836 muestra el inventario de los elementos artísticos que había en el Monasterio por entonces. Además de la sillería del coro, el facistol y las pinturas de Juan Correa de Vivar ya mencionados en el anterior artículo, en este documento se habla de otros muchos objetos como por ejemplo: dos cabezas de Ecce-Homo que se encontraban en la sacristía, otras pinturas como el Descendimiento de San Juan Bautista situado junto a la capilla, una pintura de San Benito, El Martirio de San Lorenzo en el respaldo de la sillera y en el claustro superior un gran relieve de Jesucristo muerto además de muchas otras figuras, relieves y pinturas de menor consideración.
En 1853 un oficio del Gobierno de Madrid preguntaba a la Comisión Central de Monumentos sobre si la piedra del convento extramuros podría ser utilizada para construir una cárcel en San Martín de Valdeiglesias. Afortunadamente, esta comisión informó negativamente, aunque muchos objetos ya habían desaparecido para entonces como ya se puede intuir en un grabado de la Ilustración Española y Americana de 1892 realizado por Isidoro Salcedo.

Interior de la portada de El Alamín.

El Monasterio es finalmente propiedad del Estado en 1885, que se lo vende poco después a Ignacio José Escobar y López, I Marqués de Valdeiglesias. La familia del Marqués de Valdeiglesias lo poseyó hasta que se lo vende a Juan Claudio Güell, Marqués de Comillas en algún momento entre los años 1930-1940. Posteriormente, entre los años 1946 y 1956 la portada renacentista por donde se entraba al Monasterio se desmantela y traslada a la finca El Alamín en Toledo. Posiblemente, alrededor de 1951, el Marqués de Comillas lo habría vendido ya, aunque hubo que esperar a un auto judicial en 1962 para inscribirlo en el registro de la propiedad de San Martín de Valdeiglesias.

Elementos recuperados del pórtico.

Algunas personas han visitado los alrededores de esta finca privada para comprobar si efectivamente la portada renacentista se encuentra en este lugar, aunque no había sido posible encontrar evidencias fotográficas hasta ahora. Sin embargo, un reportaje de Interviú sobre Gerardo Díaz Ferrán en marzo de 2013 publicaba tanto en su portada como en las páginas interiores cómo los arcos de la portada y los torreones habían sido montados para ser la entrada de la residencia. La propia revista titulaba una de las fotografías: “La espectacular entrada de la residencia también alberga trofeos de caza”. Es bastante probable que muy poca gente que leyera esta información supiera de la procedencia e historia de esta entrada de piedra.
Como comenté en el anterior artículo, la gestión de Don Mariano García Benito consiguió que, la estatua de San Bernardo, un escudo con simbología cisterciense y otros elementos de la portada, se puedan admirar hoy en día en el Monasterio. Sin embargo, dos relieves, un blasón con retazos monárquicos y otras partes de esta espectacular portada, como el tímpano, continúan desaparecidos, aunque probablemente se encuentren en algún lugar de esta finca.
A diferencia de los anteriores propietarios, Don Mariano García Benito rápidamente se dio cuenta de la belleza y el arte contenidos en el Monasterio tras encontrar un anuncio en ABC en 1973 en el que se ponía a la venta, visitarlo a continuación y a las pocas semanas firmar la escritura de la propiedad. A pesar de su estado de ruina, no dudó ni un instante en pensar que lo que aún quedaba tenía un enorme valor histórico y cultural y que había que detener el expolio. Además, retomó la propuesta del Conde de Yepes para declarar Monumento Histórico-Artístico el Monasterio de Pelayos de la Presa en 1968. Finalmente, en noviembre de 1983 apareció en el Boletín Oficial del Estado, un Real Decreto firmado por Javier Solana declarando al Monasterio, Monumento Histórico-Artístico de carácter nacional.

Mario Cuellar.

Publicado en Actualidad, Sierra OesteComentario (1)

El Pozo de la Villa de Navas del Rey vuelve a ser un lugar vivo y digno de admirar

  • Un rincón histórico renovado

Todos los pueblos tienen un lugar especial, encrucijadas o rincones en los que se ha vivido y se ha visto crecer una población, transcurrir la historia y la vida de sus habitantes. Lugares especiales en los que el tiempo ha dejado huella y que, sin embargo, siguen tan vivos como en tiempos remotos. Navas del Rey es un municipio joven, apenas tiene doscientos años de historia como villa, de ahí que sea complicado encontrar este tipo de lugares, aunque los tiene y muy importantes, son poco visibles y demasiado modernos como para resultar de interés histórico en muchas ocasiones, al menos ante la mirada de visitantes o forasteros.
Uno de estos rincones especiales es el que ocupa en la Plaza de Calvo Sotelo (la Placituela) el Pozo de la Villa, un espacio que fue sinónimo de cruce de caminos, de parada obligada de caminantes y jornaleros, de viajeros que partían con sus productos hacia Madrid o de ganaderos que transitaban por nuestros municipios de pasto en pasto y de pueblo en pueblo, también de vecinos que saciaban allí su sed o de visitantes ocasionales que encontraban un lugar en el que parar y reparar fuerzas. El Pozo de la Villa, como todas las encrucijadas, fue lugar de reunión y de conversaciones, testigo mudo de la historia y crecimiento de Navas del Rey. Hace más o menos medio siglo fue clausurado y pocos hoy, a no ser que lo hubiesen visto en activo, sabían que las piedras y el cemento que muchos hemos usado como asiento durante muchos años ocultaban uno de los pozos y rincones de encuentro más importantes de todo el municipio, un conjunto de galerías que almacenaban —y almacenan— el agua procedente de diversos arroyos hoy invisibles a la vista durante casi todo el año.
10.000 pesetas, ese fue el presupuesto que el Valentín Díaz Segovia solicitó en 1922 al ayuntamiento de Navas del Rey para asentar y construir este pozo, no es hasta meses después, ya en 1923, cuando, según los archivos recopilados por el personal del ayuntamiento casero se remató y abonó el coste del pozo, que finalmente fue de unas 9.000 pesetas, aunque es de suponer que, quizá, los gastos de material fuesen abonados en otra partida presupuestaria. Si comparamos con las 2.500 pesetas que se gastaron en la construcción de un Hospital o de las 1.000 del Cementerio que se pueden ver en los registros de ese mismo curso político podremos hacernos una idea de la envergadura de la construcción del pozo y de su importancia para el municipio.
Sobre este pozo y su constructor, hablamos con Juan José, fotógrafo de El Escorial y vecino en la actualidad de Fresnedillas de la Oliva, nieto de Valentín, un experto en pozos y tratante de animales, que vino desde El Escorial hasta Navas del Rey, donde nació en 1921 una de sus hijas, tuvo siete, madre de nuestro interlocutor, que nos cuenta algunos detalles de “el que logró, sin medio mecánico alguno, construir un aljibe que tiene agua durante todo el año en uno de los rincones más secos de la Finca Canalejas de El Escorial”. Y es que Valentín tuvo que ser un hombre de lo más interesante, alguien que, cuando hacía falta por razones de trabajo, trasladaba a toda su familia a un municipio, alquilaba una casucha o un pajar y vivía en este pueblo hasta que se terminaba el trabajo. Amigo íntimo de Faustino “El Gitano” gracias a su trabajo como tratante de animales, Valentín Díaz Segovia logró un hito apenas posible a mediados del siglo pasado, dejar en herencia una casa para cada uno de los siete hijos que tuvo.
“El agua es vida y un pozo siempre es salud”, así me despide Juan José, que me promete contarme muchas más anécdotas y vivencias de su abuelo, el constructor de el que, quizá, fue el punto de encuentro —si quitamos la Picota— más importante de Navas del Rey y que ahora, gracias al empeño del ayuntamiento por recuperar rincones de cara al bicentenario casero, vuelve a ser un lugar vivo y digno de admirar.

Javier Fernández Jiménez.

Publicado en Actualidad, Lugares con encanto, Sierra OesteComentarios (5)

Arrancan en Brunete los trabajos de rehabilitación de los fortines de la Guerra Civil por parte de Patrimonio y del CISC

  • El alcalde, Borja Gutiérrez, ha destacado la importancia “de poner en valor estas construcciones que forman parte de nuestro patrimonio histórico y que incentivan la afluencia de visitantes interesados por el turismo bélico y la estrategia militar”.

Se han iniciado en Brunete, por parte de técnicos de Patrimonio de la Comunidad de Madrid y del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), los trabajos para la rehabilitación de los búnkeres y fortines que existen en este municipio, donde se libró una de las principales batallas de la Guerra Civil Española.
En esta primera fase, los técnicos están llevando a cabo un intenso trabajo de asesoramiento y documentación de estas construcciones, a fin de tener representada de forma geoespacial la línea del frente y los sistemas de fortificación.
El alcalde de Brunete, Borja Gutiérrez, ha destacado la importancia de este plan puesto en marcha por el Gobierno autonómico “para la conservación y puesta en valor de estas construcciones, que forman parte de nuestra historia reciente, y suponen uno de los principales focos de incentivo del turismo bélico, muy demandado por los visitantes, apasionados de la historia y la estrategia militar”.

Posteriormente, en Brunete se continuará con las fases de musealización de las fortificaciones más sobresalientes y con la creación de un centro de interpretación para su visita pública y, así, dar a conocer a madrileños y visitantes su historia y el contexto en el que fueron construidos.

El importante impulso que se ha dado este año al inventario de estas fortificaciones supone que a inicios de 2018 habrá un conocimiento unificado de la práctica totalidad de estos bienes patrimoniales en el territorio de la Comunidad de Madrid.

El alcalde de Brunete, Borja Gutiérrez, ha querido agradecer al Gobierno de la Comunidad de Madrid la “implicación que ha demostrado desde el primer momento para la puesta en marcha de este proyecto, sin cuya aportación no hubiera sido posible”.
En 2016 se constituyó la Comisión de Asesoramiento para la redacción del Plan, integrada por representantes de la Comunidad de Madrid (Dirección General de Patrimonio Cultural); el Ministerio de Educación Cultura y Deportes (Dirección General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural); el Ministerio de Defensa (Instituto de Historia y Cultura Militar); la Real Academia de la Historia; la Universidad Complutense de Madrid; el Consejo Superior de Investigaciones Científicas; los ayuntamientos de Brunete, Morata de Tajuña y Puentes Viejas; las asociaciones Grupo de Estudios del Frente de Madrid (GEFREMA), Colectivo Guadarrama y Tajar, entre el Tajuña y el Jarama; y el Colegio Oficial de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y Ciencias.

Publicado en Actualidad, Sierra OesteComentario (1)

IV conferencia sobre el patrimonio histórico y arqueológico de Cenicientos

Ayer tuvo lugar en el Centro Cultural de Cenicientos la IV Conferencia sobre de Patrimonio Histórico y Cultural organizada por los Vecinos amantes de la Historia de Cenicientos, Luci Fermosel, Lucía Fermosel, Daniel Puentes, José Luis Puentes, Agostino Gironi, Miguel A.  de Castro, Joaquín Monto, Pedro Bonafonte, y con la colaboración de Vino de Piedra Escrita y la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento.

Daniel Puentes realizó la presentación del acto haciendo en primer lugar una reflexión sobre las Conferencias celebradas en años anteriores con la participación de los arqueólogos e historiadores Eduardo Penedo, Miguel Fernández y Diego Cortecero que trataron diversos temas relacionados con la historia de los orígenes de Cenicientos, dando paso, a continuación, a la presentación del ponente, Miguel A. Martínez Artola, profesor de historia en un centro público de Madrid, escritor con varias novelas publicadas y un premio de narrativa de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y más de  cincuenta trabajos de historia publicados en revistas especializadas.Artola01

La conferencia de este año versó sobre “Cenicientos. Los siglos oscuros”, intentando reconstruir la historia desconocida de la localidad entre los siglos II y     XV, donde apenas existen testimonios documentales  y arqueológicos.

El profesor Martínez Artola recordó su hipótesis de la existencia de un Cenicientos vettón, expuesta en anteriores conferencias, enmarcado en esta cultura al pueblo prerromano que debió ocupar estas tierras al este de Gredos hasta el límite oriental con el Alberche. De esta época no se han encontrado restos visibles pero sí numerosos elementos pétreos y posibles altares que indican la existencia de un santuario vettón en el cerro de Pedro Abad y cerros Merina.Artola03

Es precisamente en el valle, al suroeste de estos últimos cerros, donde se localiza el monumento histórico más importante de Cenicientos: el monolito de Piedra Escrita, datado en el siglo II d. C. con un relieve en hornacina que representa, según el estudio de la profesora Canto, a un matrimonio realizando una ofrenda a la diosa Diana.

       El lugar de Piedra Escrita debió quedar despoblado en época tardorromana no habiéndose encontrado restos tampoco del periodo visigodo. Si pudo quedar una población de tipo disperso en la zona debió ser residual, heredera de los posibles poblamientos vettones y romanos. Tampoco hay noticias de poblamientos en época islámica, siendo los únicos referentes comprobados los de la presencia de musulmanes en la atalaya de Peña  Muñana en Cadalso de los Vídrios y el centro del control del territorio ejercido desde El Alamín.

Llegamos así al siglo XI, en el que se produce la ocupación de Toledo por Alfonso VI en 1085 y la subsiguiente repoblación del territorio con gentes venidas del norte. En 1188 se construye la primera iglesia en Piedra Escrita y a mediados del siglo XIV el Libro de la montería de Alfonso XI ya nombra a Cenicientos con su nombre actual posiblemente también en su emplazamiento actual. Un siglo después, estas tierras pasan a formar parte de los Estados del Condestable de Castilla don Álvaro de Luna y, posteriormente del Ducado de Escalona. La peste que  diezmó al pueblo en 1598 marca el comienzo de una nueva época en que la documentación es ya más abundante y completa, dando fin a esos siglos oscuros.Artola04

El profesor Martínez Artola pasó seguidamente a dar cuenta de sus investigaciones encaminadas a la identificación de las cinco ermitas documentadas el año de la peste de las que sólo queda la de Nuestra Señora del Roble. La conferencia terminó con un pequeño estudio de las marcas de cantería encontradas por el ponente en los muros de la iglesia de San Esteban y la interpretación simbólica de las mismas.

Los asistentes, que llenaban el salón de actos del Centro Cultural, manifestaron su complacencia y satisfacción con fuertes aplausos. Como colofón, se ofreció un vino de Piedra Escrita a todos.

Publicado en CulturaComentarios (0)


LA SOLIDARIDAD A ESCENA

 

BANCO DE CASAS

 

LOCAL PELAYOS

 

TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

octubre 2018
L M X J V S D
« Sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031