Archive | enero 12th, 2020

La Junta de Gobierno Local recibe el 2020 con el nombramiento de los cuatro nuevos hijos predilectos y/o adoptivos de Valdemorillo  

  • Los títulos ahora acordados recaen en la prestigiosa científica Margarita Salas, tal como estaba previsto antes de su reciente fallecimiento, como homenaje a la bioquímica que “honró a esta villa siendo vecina durante un tiempo”, así como a tres nombres “muy ligados a nuestro pueblo por los servicios que le han prestado a diferentes niveles, durante generaciones”.
  • Así en el acto de entrega de honores del 2 de febrero, el Auditorio acogerá con emoción este reconocimiento especial a Esperanza Nogal, que hasta diciembre estuvo al frente del quiosco de prensa que ha mantenido ‘informados’ a lo valdemorillenses durante décadas; a Pepa Garrido, distinguida en 2015 con la Medalla al Mérito Artístico Local y a quien, entre otras muchas iniciativas, se debe la Asociación de Vecinos La Tenería, la banda de música del mismo nombre y el grupo de teatro Talía; y a Fernando García, a título póstumo, por la destacada y entrañable labor que supo prestar como boticario, siendo apreciado por toda la población a la que atendió en su farmacia de la Plaza de la Iglesia
  • Igualmente, se aprobó la fecha del 18 de abril para celebrar, “con el rigor y entidad que merece”, la primera Jura Civil de la Bandera, en cuyos preparativos trabaja el Concejal de Seguridad, Miguel Partida
  • A destacar también la adjudicación del contrato de consultoría para la elaboración de un proyecto de concienciación cívica en materia medioambiental, que además de incidir en los hábitos y usos higiénico-sanitarios y en la cultura del reciclaje, busca facilitar la economía circular y el aprovechamiento más eficiente de los recursos naturales, todo ello a propuesta del responsable del área, Carlos Isidro López

La Junta de Gobierno Local que preside Santiago Villena estrenó agenda este 7 de enero, y lo hizo, entre otros asuntos, para completar la intensa actividad seguida en semanas anteriores, volcada en la cuestión que, por calendario, fija ya la atención de todos, vecinos y autoridades, al estar muy próximas a celebrarse las Fiestas Patronales en honor de la Virgen de las Candelas y San Blas. Y de ahí la prioridad fijada por este ejecutivo a la hora de tener todo ultimado, presentando un programa “amplio, con el que buscamos agradar a todos los públicos, y que tiene como objetivo facilitar la participación activa y el máximo disfrute”. Así lo explica el Alcalde, una vez dado el visto bueno definitivo en esta primera reunión del año, en la que, además, se acordaron los reconocimientos a otorgar en este 2020 por el Ayuntamiento de Valdemorillo, distinciones que, en esta ocasión, se concretan en cuatro títulos con los que se designa a los nuevos hijos predilectos y/o adoptivos de esta villa. En este sentido, y al margen de mostrar el homenaje de este municipio a la prestigiosa científica Margarita Salas, tal como ya se anunciara antes del reciente fallecimiento de quien “nos honró siendo vecina durante un tiempo de nuestro pueblo”, también se confirmaron los correspondientes nombramientos a tres personas muy ligadas por el servicio que supieron prestar, a diferentes niveles, a las sucesivas generaciones de esta localidad. Así, y si bien el título de Margarita Salas se entregará en un acto especial en fecha distinta, el próximo 2 de febrero, en pleno arranque de la Fiestas, la ceremonia de honores y distinciones que habitualmente convoca el Consistorio tendrá como protagonista a Esperanza Nogal, que hasta el pasado diciembre, y a pesar de su avanzada edad, ha sabido estar al frente del quiosco de prensa situado en pleno corazón urbano, atendiendo siempre a sus convencinos con simpatía y generosidad. Y junto a ella, recogerá nueva distinción Pepa Garrido, a quien fue concedida en 2015 la Medalla al Mérito Artístico local y que verá aún más reconocida tanta actividad seguida en pro de Valdemorillo, sacando adelante entre otros logros, la Asociación de Vecinos La Tenería, la banda de música que es pieza clave para elevar sus ecos en fechas decisivas para esta población, y el grupo de teatro Talía.

Cerrando este cuadro de honor, y a título póstumo, el Consistorio quiere hacer justicia a la dedicación que durante tantos años mostrara Fernando García, el boticario de Valdemorillo en una época en la que los clientes de su farmacia en la Plaza de la Iglesia encontraron en él a una persona dispuesta siempre a escucharles y ayudarles.

Y si las Fiestas Patronales centraron gran parte de esta sesión, una celebración más confirmó también fecha, porque una vez postergada en aras a garantizar que se desarrolle con el rigor y entidad que corresponde a un acto como este, el Concejal de Seguridad, Miguel Partida, ultima todos los preparativos para que sea el 18 de abril cuando Valdemorillo viva su primera Jura Civil de la Bandera.

Por otra parte, y cambiado ya de materia, se dio luz verde a la adjudicación del contrato de consultoría para la elaboración de un proyecto de concienciación cívica medioambiental. Una propuesta defendida por el Concejal del área, Carlos Isidro López, con la que se busca despertar una mayor sensibilización entre los usuarios a la hora de tratar y depositar los residuos que generan en sus hogares, fomentando los hábitos higiénico-sanitarios indispensables para el buen mantenimiento del entorno, los usos correctos de contenedores y demás equipamiento, y en definitiva, impulsar la cultura del reciclaje. Un proyecto importante, en suma, por facilitar la economía circular y e incidir en la importancia de lograr un aprovechamiento más eficiente de los recursos naturales.

Publicada el Actualidad, Sierra Oeste0 Comentarios

Cadalso de los Vidrios solicita una reunión urgente con el consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid

Ante la entrada en vigor el pasado día 7 de enero de los nuevos horarios de las líneas de autobuses 545 y 546, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Cadalso de los Vidrios ha solicitado, formalmente y con carácter urgente, una entrevista con el consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido.

La alcaldesa de Cadalso, Verónica Muñoz Villalba, a la espera de ser convocada a la reunión conjunta con el consejero de Transportes, Ángel Garrido; el de Administración Local, David Pérez, y Economía y Empleo, Manuel Giménez, a la que se comprometió este último durante su visita a la localidad el pasado mes de diciembre, considera, no obstante, urgente abordar el problema del transporte público entre Madrid y Cadalso: «Entendemos que resulta difícil cuadrar las agendas de los responsables de las tres consejerías, pero consideramos perentorio que la Comunidad de Madrid escuche nuestras quejas y que comience a buscar una solución. Es por eso que hemos decidido solicitar una reunión previa con el consejero de Transportes».

Muñoz Villalba afirma que el propósito de la entrevista con Ángel Garrido es trasladar la petición de que el Consorcio Regional de Transportes de Madrid revise las restricciones implementadas en los servicios que prestan las líneas de autobuses 545 y 546 entre Príncipe Pío y Cadalso de los Vidrios: «Como tuve de oportunidad de señalar ante el consejero de Empleo el pasado día 11 de diciembre, es una reivindicación absolutamente irrenunciable de este pueblo y de su Ayuntamiento que no se prive a los usuarios de los autobuses a Madrid ni de uno solo de los servicios que se prestaban hasta el pasado día 7 de enero».

Por otra parte, la alcaldesa de Cadalso de los Vidrios también ha expresado su «profundo malestar» por el hecho de que la previsión de nuevos horarios que fue remitida por el Consorcio al Ayuntamiento a principios del mes de diciembre no coincide con los que han entrado finalmente en vigor: «La Comunidad de Madrid ha de entender que no compartimos la decisión última sobre los nuevos horarios».

Publicada el Actualidad, Sierra Oeste0 Comentarios

Edición impresa A21 enero 2020

La portada del número de enero de 2020 de A21 lleva en portada la magia navideña que llenó de luz la Sierra Oeste.  El día de Reyes puso fin a una navidad que se ha vuelto a vivir intensamente en todos pueblos de nuestra comarca. Desde los ayuntamientos se ha desplegado un sinfín de actividades para lograr el deleite, especialmente de los niños, pero también de los mayores. Nuestras calles se han llenado de luces y adornos para realzar estas entrañables fechas. Un bello ejemplo es la imagen de la plaza de Robledo de Chavela, engalanada durante las pasadas fiestas.

Otra noticia destacada es que el 18 de diciembre saltaba la noticia de que el Ayuntamiento de San Martín de Valdeiglesias dejaba de ser titular del Castillo de la Coracera. Su alcaldesa, Mercedes Zarzalejo se lo comunicaba a los vecinos mediante un vídeo culpando de la pérdida al Partido Socialista, anteriormente en el poder, al no entregar en plazo varias parcelas de una permuta con la la empresa Agro-Manchega del Río. El PSOE emitió un comunicado en el que tildaban las declaraciones de Zarzalejo de “medias verdades” y de sembrar “la incertidumbre y el miedo”. El PP fue la segunda fuerza más votada en las elecciones de mayo y hace unas semanas su Equipo de Gobierno sufrió una crisis por la desafección de dos concejales populares con la alcaldesa y su cargo de confianza.

Download (PDF, 17.14MB)

Publicada el Actualidad, Sierra Oeste0 Comentarios

José España: “Somos muchos los queremos tener lobo en nuestra sierra”

Este biólogo, especializado en el estudio y manejo de este mamífero, el futuro del lobo en Madrid es esperanzador. Los ejemplares madrileños serán quienes emprendan la “reconquista” de la especie hacia nuevos territorios de Castilla-La Mancha y Extremadura.

Está convencido de ello, a pesar de que la exactitud en las cifras sobre la población actual de lobos en la Comunidad de Madrid continúa siendo, en su opinión, una incógnita: “los datos que la administración y los científicos manejamos son tan solo estimaciones sobre su población real y no contamos aún con informes suficientes para determinar que esta llegue a ser viable. El lobo ibérico, el cánido social más grande de la península, es una especie generalista y oportunista, y su reciente regreso a Madrid hay que tomarlo con cautela pues, aunque bien es cierto que ya lleva varios años consecutivos reproduciéndose en tierras madrileñas, su número no ha variado en demasía. La pérdida de ejemplares por causas naturales y no naturales (caza ilegal y atropellos), ha ocasionado que su población no sea tan alta como se podía prever o, lo que es lo mismo, que los grupos familiares no han aumentado en número de individuos como sería deseable. Te voy a dar un dato como ejemplo: de las distintas poblaciones que viven en la península, la madrileña es de las que tiene los menores tamaños de grupo”, me señala el propio José durante nuestra entrevista en la última jornada de sensibilización y divulgación del lobo ibérico, celebrada en Navalagamella el pasado sábado 21 de diciembre y organizada por el espacio de educación ambiental Sendero Vivo, en colaboración con el ayuntamiento de este municipio.

José España, experto en el manejo de lobos en cautividad, participó en la jornada de sensibilización y divulgación del lobo ibérico, celebrada en Navalagamella el pasado sábado 21 de diciembre. En la imagen de la derecha podemos ver una manada de lobos aullando. Los aullidos equivalen al saludo de los humanos.

Sierra Oeste, territorio hostil
En cuanto a la recolonización de territorios en la Sierra Oeste madrileña, los lobos llevan tiempo intentando asentarse aquí, pero la situación no es demasiado propicia y parece que les está costando más de los esperado. Actualmente la principal población lobuna de esta zona ocupa un territorio que va desde la A-6 hasta Santa María de la Alameda, desde donde tienen conexión con lobos de los territorios limítrofes de Ávila. “Hasta ahora todos los avistamientos realizados se refieren a ejemplares solitarios procedentes muy probablemente de la provincia de Ávila. A pesar de ello, debo reconocer que la situación en el oeste madrileño no parecer ser muy halagüeña: la incipiente animadversión por una parte del sector ganadero, originada a causa de algunos de los ataques a la cabaña ganadera, ha generado un pequeño malestar que, a veces, también se ha transmitido al resto de la sociedad rural de este territorio, motivo por el que el asentamiento de una manada de lobos aquí se está haciendo mucho más complicado. Estos sentimientos, junto con las barreras físicas (como carreteras y otras infraestructuras) impiden que estas poblaciones se puedan asentar con total tranquilidad en la Sierra Oeste”, explica Pepe.
El futuro del lobo en Madrid pasa por la educación ambiental
“¡Quiero ser positivo! Somos muchos los queremos tener lobo en nuestra sierra, comprobar que finalmente su población se asienta y que forma parte de nuestros ecosistemas ocupando el lugar que le corresponde como especie apical. De conseguirse, los lobos madrileños serán quienes emprendan la reconquista de la especie de nuevos territorios hacia el este de la península (Guadalajara y Cuenca) y ayude a impulsar su presencia en la zona oeste (Extremadura). Y para conseguirlo creo que la educación y sensibilización ambiental, las mesas de trabajo, las jornadas como esta en los municipios en torno al lobo, etc., son y serán herramientas fundamentales que nos ayudarán a difundir el conocimiento sobre la especie y la vía para alcanzar la coexistencia pacífica del cánido con la población local y los distintos colectivos en especial, el que más sufre su presencia, la ganadería”.

El asentamiento de una manada de lobos en Sierra Oeste está siendo mucho más complicado de lo esperado

Pero para José este trabajo no puede ni debe ser realizado por cualquiera, solo por técnicos expertos. “Las labores de información y concienciación no pueden ser gestionadas por personas poco experimentadas, porque pueden llegar a confundir, sino que deben ser desempeñadas por personal cualificado, que conozca bien la biología, ecología y distribución en este territorio del lobo, para poder transmitir dicha información de la manera más objetiva posible, argumentando el porqué de la presencia del lobo en Madrid y explicar por qué ha llegado y por qué se quiere quedar. Esta es la línea de trabajo que desarrollamos desde Signatur, empresa de turismo activo de naturaleza, concienciando a través de nuestros cursos de formación y talleres de rastreo de lobo sobre la especie, dedicados a grupos de escolares y familias interesadas en conocer la situación del lobo ibérico en la Comunidad de Madrid”.

Publicada el Medio Natural0 Comentarios

La Camerata Cantábile repasó en La Adrada la música navideña francesa

El desarrollo musical en Europa se debe en gran parte a la importancia de la actividad religiosa, y la época de la navidad ha servido como inspiración para numerosos cánticos tradicionales. Originalmente, eran danzas y canciones populares que la Iglesia apropió para su uso en las ceremonias litúrgicas navideñas surgiendo así el gran repertorio de villancicos cantados por todo el mundo. En la evolución de la música clásica, la música sacra con su acento navideño ha sido fuente de inspiración para destacados compositores como Haendel, Bach, Monteverdi o Vivaldi.
La Camerata Cantabile comenzó el 4 de enero a las 8 y media de la tarde en la Iglesia del Salvador de La Adrada su concierto de Navidad, titulado este año Cantique de Noël, con la intención de transportar a las casi 200 personas del público a Francia con una elección de villancicos y obras clásicas de compositores, en su mayoría franceses o que compusieron la mayoría de su obra estando allí. Arrancó con el Gloria in Excelsis Deo, villancico popular de autor anónimo para continuar con Un flambeau, Jeannette Isabelle, también una canción navideña popular francesa, procedente de la región de Provenza, compuesto en el XVI como música de baile para la nobleza. Posteriormente, se le puso letra y fue publicado como villancico por primera vez en 1553. La melodía se hizo muy popular y, desde el siglo XVIII, fue traducido al inglés. En Nochebuena, se sigue manteniendo la tradición en Provenza de vestir a los niños como pastores en la misa del gallo al tiempo que entonan esta pieza.
El parisino Marc Antoine Charpentier compuso su Te Deum probablemente entre 1688 y 1698, durante su estancia en la iglesia jesuita de Saint-Louis, donde ocupó el cargo de director musical, pero también se cree que Charpentier habría compuesto o al menos interpretado esta pieza para la celebración de la victoria en la batalla de Steinkirk en agosto de 1692. Habría escrito seis arreglos distintos aunque solo se conservan cuatro de ellos. El preludio es muy conocido pues fue escogido como himno de Eurovisión y el público de La Adrada lo celebró con una gran ovación.
La tarde fue subiendo con la interpretación de In notte placida, de François Couperin, uno de los más importantes compositores de la música barroca francesa en general y de la música para clave en particular y más aún con L’adieu des bergèrs de L’enfance du Christ compuesto por Hector Berlioz en 1850 tres años antes del resto del oratorio La infancia de Cristo, una de las obras más suaves y entrañables de Berlioz. El Adiós de los pastores representa la bendición y la despedida antes de la Huida a Egipto.
La tarde de música navideña continuó con el Oratorio de Navidad (1858) de Camille Saint-Saëns, compuesto por Preludio, Gloria, Quare y Tollite hostias en el que el autor regresa a la pureza formal de la música, resaltando la belleza de la voz humana.
El libreto finalizaba con el Salmo 150, la gran coral del autor de origen belga César Franck, compuesta en 1883 en la que invita a alabar a Dios a través de la música, nombrando hasta un total de nueve tipos de instrumentos con especial protagonismo del órgano, una obra llena de armonías y de cambios de tonalidad con notas corales sencillas, quizás porque probablemente fuesen entonadas por un coro de niños ciegos, que llega a su fin con una entonación repetida y majestuosa del “Aleluya”.
La Camerata obsequió al público con tres propinas propias de estas fechas además de un improvisado Cumpleaños feliz para una de sus voces femeninas, Pilar Esteban.

Publicada el Cultura0 Comentarios

“Cruces al cielo”, los mojones que delimitaban la jurisdicción del Monasterio de Valdeiglesias

  • Podrían ser los existentes a mediados del siglo XVII y documentados en el Tumbo del convento de Pelayos.

Hay tardes frías, en las que el viento de cara, se mete en el cuerpo, y el caminante se siente en la gloria. Especialmente si el caminante va con el pensamiento puesto en el monasterio de santa María de Valdeiglesias, recreando lo que ha investigado en la Academia de la Historia a través del estudio del Tumbo, el documento más importante para conocer la historia de la comarca de Sierra Oeste. Y en ese manuscrito de más de mil páginas en pergamino, el lector descubre que los monjes, a mediados del siglo XVII se dedicaron a poner mojones y apeos en toda su jurisdicción: de la dehesa de La Enfermería a Navapozas, y de san Esteban a Fuente del Sauz. Era la manera de delimitar su territorio que era mucho más amplio que la cerca que aún bordea el monasterio.
El lector del Tumbo lee que los mojones contaban con cruces grabadas para que no hubiese duda de que era una delimitación abacial, monástica. Pero se sorprende cuando lee que de esa cruz en la piedra de granito existe, además un “mojón con cruz al cielo”, en varios de las delimitaciones que se van detallando, una a una, para saber identificarlas. Y pregunta a expertos que no descartan la hipótesis, y descubre un día, de sorpresa, dos mojones con cruces laterales en la piedra de granito pero observa que en la parte horizontal hay también sendas cruces labradas en lo alto del mojón. Son cruces al cielo. ¿Se trata de las que relata el Tumbo de Valdeiglesias? ¿O al menos pertenecen a la ubicación inicial en donde había mojones a mediados del siglo XVII por los monjes del convento cisterciense?
Digamos ya que esta mojonera encontrada se ubica muy cerca del cruce de caminos de las actuales carreteras de Pelayos a Cadalso, y de San Martín hacia Villa del Prado. Muy cerca del abrevadero que aún persiste del denominado cordel del Boquerón. En la antigüedad este valle se denominaba Val de Aliam, según se relata en el Libro de la Montería, escrito por el rey Alfonso XI (Alfonso el Onzano, siglo XIV), un monarca que fue asiduo de la zona por su afición a la caza. El cordel que mencionamos arranca de abajo del valle, al lado del arroyo del Tórtolas. En época medieval existía, probablemente cerca del actual puente que cruza el arroyo hacia Entrepinos, una aldea denominada santa María de Tórtoles.
Y es una zona rica en pinares. Pero debemos suponer que muchos de los actuales pinos son de repoblación; son claramente posteriores a la fecha de la Edad Moderna que estamos refiriendo. Sin embargo, no nos gustaría olvidarnos de un hermoso ejemplar de pino pinea (pino piñonero o pino carretero), datado en alrededor de doscientos años que alardea junto al referido cordel que no es otra cosa que una cañada de trashumancia, vigente hasta hace pocas fechas.
Pero lo más singular del lugar en donde se encuentran los mojones referidos es un hermoso ejemplar de Enebro Junípero. Desde los mojones, el caminante observa a un lado el camino de trashumancia, con un abrevadero a su espalda, y de frente este ejemplar de varios centenares de años, con un porte elegante y redondeado.

Enebro junípero.

Las mojoneras aludidas distaban del monasterio dos leguas (alrededor de diez kilómetros). ¿Era una distancia elevada para pensar que estaba fuera de la jurisdicción monacal? En absoluto. Pese a que Valdeiglesias no fuese un monacato especialmente poderoso (especialmente por sus continuas disputas con el pujante burgo de san Martín de Valdeiglesias), sin embargo, en época medieval los monjes contaban con amplios territorios donados que cultivaban para su provecho.
Además existe una circunstancia importante para el autor del presente artículo. Aludíamos al principio que Valdeiglesias contaba con varias dehesas. Una de ellas es la denominada Fuente del Sauz, cuya ubicación no está clara. Gregorio de Andrés, autor del libro “Las cacerías en la provincia de Madrid en el siglo XIV” analiza la toponimia del mencionado y hermoso Libro de la Montería. Y sitúa Fuente del Sauz, en el denominado “pasto común” (tierra aramio), muy cerca de la zona en donde se encuentran las mojoneras aludidas.
Y además el nacimiento del arroyo de la Presa (que pasa por San Martín y Pelayos) se encontraría, según consideramos, escasamente a unos doscientos metros de los mojones. ¿Y por qué es importante este dato? Pues porque la jurisdicción del monasterio de santa María de Valdeiglesias arranca del nacimiento del arroyo del Molino de la Presa. Así dice el Tumbo: “desde la fuente más alta de dicho valle hasta ……”
Por tanto, nos encontramos con el descubrimiento de unos mojones “con la cruz al cielo” que podrían pertenecer a los mencionados en el siglo XVII, por el Tumbo, y que delimitaban la parte suroeste del amplio territorio de los monjes. Los medievalistas consultados y profesores de Historia no descartan esta hipótesis aunque matizan que los actuales podrían estar situados en donde originalmente lo estuvieron en épocas pasada. Desde luego se requeriría un estudio arqueológico que confirmase estas hipótesis.
Indudablemente, lo que no hay duda es que nos encontramos en un cruce de caminos, por donde durante siglos pasaba la cañada real, y en donde es lógico pensar que los monjes intentasen la delimitación de su territorio monacal para que el ganado no campase por sus dominios.

Enrique Jurado Salván, periodista y doctor por la UCM.

Publicada el Cultura0 Comentarios


PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

28 DE AGOSTO

  MADRID NO SE PARA

 

 

CORONAVIRUS

 

CEPA SAN MARTIN

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

enero 2020
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031