Archivo de etiquetas | "Albirka"

Nuestra Historia: Los poblados obreros del Alberche

  • Los de San Juan, Picadas e Iruelas, entre los más destacados.

En esta práctica tan española, de llegar siempre tarde, mal o nunca, a las cuestiones de relieve de la Humanidad, también llegamos fuera de plazo a la Revolución Industrial, la Reforma Agraria y, por tanto, a la Revolución Social. Pero, mirando el lado menos malo del asunto, evitamos la aparición masiva y denigrante de los poblados y barrios obreros que se improvisaron, de cualquier manera, junto a muchas de las ciudades industriales de Europa y Estados Unidos. Valgan como ejemplo los denostados slums ingleses, en donde vivieron numerosas familias, hacinadas en pésimas condiciones de habitabilidad. España no se libró absolutamente de ese proceso pero llegó, algo más tarde y leve, a algunas regiones concretas. Especialmente, Cataluña y País Vasco.
Esos desarrollos urbanos se iniciaron tras la Guerra Civil, al implantarse un modelo de recuperación económica que fomentaba la actividad agrícola, frenando la inmigración hacia unas ciudades que no estaban preparadas para ello. Instituciones como Regiones Devastadas o Instituto Nacional de Colonización se encargaron de gestionar el proceso que, pasado el tiempo, se percibe de forma contradictoria, en función de los criterios y puntos de partida utilizados para su análisis.

Poblado de San Juan en Pelayos de la Presa.

Para detener la huida hacia la ciudad se generaron nuevas zonas de producción agrícola, mediante sistemas de regadío, precedidas de la construcción de grandes presas. En esta faceta no fuimos con retraso respecto a otros países, sino que, de los años 50 a los 70, la construcción dentro de este sector nos condujo a estar en el primer lugar del ranking.
Para la construcción de estas presas fue necesario movilizar muchos recursos humanos y construir nuevos alojamientos junto al lugar de trabajo. En función de las empresas que realizaron aquellos trabajos y las directrices oficiales a las que se acogieron, la imagen social que ha trascendido de los poblados obreros es muy diversa. Desde los barracones donde se amontonaban presos —a los que se ofrecía la redención de penas a cambio de trabajo— hasta las modélicas viviendas para ingenieros y personal de plantilla hay un enorme abanico de posibilidades para la controversia. Algunos de ellos desaparecieron al concluir la construcción o se dejaron abandonados a su mala suerte, con el inevitable proceso de ruina, pero otros se pusieron en venta, permanecieron como viviendas para los empleados de mantenimiento o fueron rescatados para distintos usos.

Iglesia de San Blas, en Pelayos

En el río Alberche subsisten dos de estos poblados, acompañando a los embalses de la zona. El poblado de Picadas es el primero que encontramos viniendo desde Madrid, en la margen izquierda, junto a las orillas del embalse. Mantiene la organización inicial, en franjas de edificación siguiendo las curvas de nivel, pero ha evolucionado mal, por su escasa calidad constructiva y la ausencia de espacios para vida social. El poblado de San Juan, muy cercano a él, estuvo mejor construido y se conserva en buen estado.
Se realizó entre 1951 y 1953 en el entorno del Cerro del Cubo, que separa los dos muros de contención de la presa, y estaba dotado de todo lo necesario para la vida cotidiana de los trabajadores. Además de las viviendas, el conjunto disponía de economato, hospital, escuela, comedores, hogar sindical y, por supuesto, iglesia y cuartel de la Guardia Civil. Las viviendas se diferenciaban de acuerdo con la categoría laboral de los empleados y su situación familiar (obreros, capataces e ingenieros, y casados o solteros). Para estos últimos se construyeron albergues, en forma de naves longitudinales, organizados a base de boxes donde se dormía en literas, con los accesos y aseos en sus extremos.
Los muros testeros, pilares, zócalos y recercados de huecos se construyeron con piedra granítica, realizando el resto de las paredes con bloques de hormigón revestidos de un enfoscado a la tirolesa. Viguería de madera y teja cerámica curva daban al conjunto un aspecto tradicional, filtrado de cierta modernidad, anticipo de la recopilación de diseños de los famosos manuales CEAC de los años 60.
Algunos edificios (albergues y comedor de obreros) fueron demolidos, pero la mayoría de las viviendas permanece en pie y en uso, aunque algo abandonados sus elementos comunes, excepto la ermita, utilizada habitualmente durante las Fiestas de San Blas. Merece una visita para rememorar una época, no tan lejana, en la que se pueden apreciar acontecimientos y formas de vida muy diferentes a nuestra actualidad.

Alfonso Segovia, arquitecto y miembro de la asociación cultural Alberche-Albirka.

Además de San Juan

Existen en el Alberche otros poblados obreros de distinto origen y evolución, como el Poblado de las Cruceras, junto al embalse de El Burguillo, que alojó a trabajadores de la madera y la resina (hoy está destinado a turismo rural) o el Pueblo de Colonización de Alberche del Caudillo, al amparo de la presa de Cazalegas y Canal Bajo del Alberche (ambos construidos por presos políticos del franquismo). Y si prefieren perderse en un poblado ausente, vayan a El Alamín, cerca de Villa del Prado, donde están abandonadas unas construcciones modélicas, similares en aspecto al Poblado de San Juan, creadas por el Marqués de Comillas para los trabajadores de su finca agrícola.

Esta sección está coordinada por la asociación cultural Alberche -Albirka.
Albirka.blogspot.com

Publicado en ActualidadComentario (1)

¿Y ahora qué hacemos con el monasterio?

HOMENAJE A MARIANO GARCÍA BENITO.

El 18 de mayo se cumplen 5 años de su fallecimiento. Adquirió en 1974 el Monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias dedicando parte de su vida y su dinero a intentar parar el expolio y abandono al que estaba sometido desde que fue desamortizado en 1835. En 2003 lo donó gratuitamente al Ayuntamiento.

Era 1973. Tres jóvenes, pelayeros de adopción (Paloma Dorado, Antonio Ventura y el que firma este artículo), se acercan a una agencia inmobiliaria en la calle San Bernardo de Madrid. No van a comprar un piso sino a informarse de un anuncio sobre las condiciones de venta de un bien para ellos precioso que es el maltrecho monasterio de Santa María de Valdeiglesias, en Pelayos de la Presa. Tan apreciado es que acaban de filmar un documental amateur, entre amigos, sobre el monasterio, grupo en el que está a veces un todavía desconocido Fernando Trueba, futuro director cinematográfico ganador de un Óscar. Ese mismo anuncio, publicado en el diario ABC, fue leído por Mariano García Benito siendo el origen de la compra del monasterio: “se vende un monasterio”.
Dice con razón Concha Velasco, coordinadora de estas páginas de homenaje, que a las autoridades locales “les cayó el gordo” cuando García Benito decidió transmitir al pueblo de Pelayos su legado como mecenas de un monasterio, que probablemente sin su intervención altruista, hoy habría desaparecido o utilizadas sus piedras para construir cualquiera sabe qué urbanización.
Esas mismas autoridades, que agradecidas sí al legado de García Benito, parecen contemplar  hoy esta joya en sus manos sin mostrarla al gran público. Tienen en sus manos el único monasterio cisterciense de la Comunidad de Madrid. Tienen en sus manos un monasterio que cuenta con el Privilegio fundacional de Alfonso VII, cuyo importante documento se exhibe estos días en el Museo del Prado (ver imagen de la exposición de la Hispanic Society de América). Está en sus manos, un monasterio cuyo documento más importante el llamado Tumbo de Valdeiglesias permanece depositado en la Academia de la Historia (bibliotecadigital.rah.es), para el estudio de los investigadores. Tienen en sus manos un convento que contó con una maravillosa sillería que hoy es la sillería de la catedral de Murcia…..

Torre herreriana del monasterio de Santa María de Valdeiglesias -Pelayos de la Presa-.

Y tienen en sus manos -y también tenemos en nuestra manos los ciudadanos de esta comarca- un potencial de atracción turística para la zona de Valdeiglesias; una oferta de turismo de calidad en una comarca en la que se cuenta, además del monasterio, con los Toros de Guisando y con el castillo de San Martín. Tres joyas de turismo cultural siempre que se gestione pensando en el desarrollo de la región. El desarrollo de la región no se hace solo con ladrillos sino apostando por los valores culturales y medioambientales, promoviendo el legado artístico.
El mejor legado sería, sin duda, que Pelayos y la comarca de Valdeiglesias, impulsaran la creación de un polo cultural alrededor del monasterio, abriendo sus puertas para visitas guiadas; creara un museo didáctico sobre el Arte Cisterciense en región de Madrid; buscara una financiación sólida de la Comunidad de Madrid para rehabilitar de manera integral esta joya artística.
Estas son algunas de las reivindicaciones que desde nuestra asociación Albirka (albirka. blogspot.com) defendemos desde nuestra fundación a principios del presente siglo. Somos conscientes de que la tarea necesita contar con diferentes entidades: Comunidad de Madrid, Sierra Oeste, ayuntamientos, empresarios, mecenas y emprendedores locales. Sería miope no ver en esta oportunidad, una vía de desarrollo económico y cultural para la comarca de Valdeiglesias. Sería el mejor regalo que nos podríamos hacer como ciudadanos, y la mejor contribución para proseguir el legado de García Benito, un mecenas altruista e imprescindible para toda la Sierra Oeste. Por eso, más que nunca cabe preguntarse: ¿Y ahora qué hacemos con su legado, qué hacemos con el monasterio?

Enrique Jurado es el presidente de la Asociación Alberche-Albirka.

Descargar páginas 24 y 25 A21 mayo 2017

Publicado en Actualidad, Cultura, Sierra OesteComentario (1)

Conferencia: “Los judíos en San Martín de Valdeiglesias durante el siglo XV”

El próximo 7 de mayo tendrá lugar una nueva actividad de Albirka. En este caso se trata de una conferencia de la investigadora Isabel Reoyo sobre “los judíos en San Martín de Valdeiglesias durante el siglo XV”. Este acto se desarrollará en el Cafe Teatro de San Martín estando abierto a socios y público en general.
Por Isabel Reoyo, investigadora y conferenciante

Entrada libre

Con posterioridad a la conferencia, habrá una comida en el  restaurante del Café Teatro.

Publicado en Comentarios (0)

La asociación cultural Albirka, guía para ver las pinturas rupestres en los pinares de La Enfermería de Pelayos de la Presa

La Asociación Cultural Alberche-Albirka participó el pasado sábado 14 de julio en una de las primeras actividades incluidas dentro del Plan de Atracción Cultural de Pelayos de la Presa, una iniciativa auspiciada por el ayuntamiento de esta localidad de la Sierra Oeste. Más de una veintena de personas se apuntó al Paseo Ecológico que consistió en la visita guiada a las pinturas rupestres situadas en los pinares de La Enfermería, cerca del monasterio, y la subida a Casa Quemada y los lanchares del risco de la Mora.

Continuar Leyendo

Publicado en CulturaComentarios (0)


TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com